Análisis de Age of Conan: Hyborian Adventures (PC)

Sus hazañas se convirtieron en leyenda. Ahora tú debes honrar con sangre su legado.
Age of Conan: Hyborian Adventures
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.7
SONIDO
9.5
NOTA
9.5
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.1
Análisis de versión PC.

En el mundo de Hiboria no hay piedad para los que fracasan. No existe la compasión para los más débiles, y el respeto y el honor únicamente se logran con la sangre de los rivales abatidos. Tras cinco largos años, por fin podemos disfrutar del esperado Age of Conan, el juego de rol masivo en línea ambientado en el salvaje universo literario creado por Robert E. Howard en el que, encarnando a un esclavo superviviente de un terrible naufragio, decidiremos el destino de toda Hiboria mientras las tropas de Conan, convertido en rey de Aquilonia, tratan de apaciguar los frentes de batalla abiertos por sus enemigos.



Con esta ambientación como telón de fondo, los creadores de Anarchy Online nos sumergirán en una intensa y épica aventura en la que tendremos que recorrer este salvaje universo, sumido en una cruenta guerra, mientras tratamos de recuperar la memoria perdida. Para nuestra desgracia, como comprobaremos tempranamente, el conflicto bélico y nuestro objetivo final no se resolverán por métodos tradicionales, ya que nuestros enemigos no serán simplemente ingentes huestes de soldados, sino también una considerable variedad de criaturas demoníacas invocadas por poderosos hechiceros.

Tradición e innovación

Como ya os hemos comentado en más de una ocasión, el nuevo trabajo de Funcom aunará los elementos clásicos del género con un novedoso sistema de combate que nos permitirá vivir con mayor intensidad las contiendas. De este modo, antes de iniciar nuestra andadura por Hiboria crearemos a nuestro avatar con un considerable grado de libertad a nivel de diseño, teniendo en cuenta un aspecto fundamental, que no es otro que la procedencia de nuestro héroe. Dependiendo de su lugar de origen –Estigia, Aquilonia o Cimmeria-, las clases que podrán seleccionarse variarán. Por lo tanto, si optamos por convertirnos en un sirviente de Set, de las doce clases disponibles, englobadas en cuatro categoría arquetípicas como son Soldado, Ladrón, Sacerdote y Mago, solamente podremos optar a seis, la mayoría centradas en las artes mágicas arcanas.



Realizada esta elección, el desarrollo de la partida seguirá los fundamentos básicos del género. Esto significa que nos moveremos por un mundo de grandes dimensiones entablando conversaciones con centenares de personajes controlados por la inteligencia artificial del juego (NPC por sus siglas en inglés), que serán los encargados de encomendarnos las distintas misiones que deberemos superar. Éstas, podrán ser de carácter secundario, u objetivos que seguirán el hilo conductor de la historia central de la aventura, que sin duda sorprenderá a más de uno por lo bien trabajada que está. Y lógicamente, una vez hayan sido superadas, se nos recompensará con grandes sumas de experiencia –que obtendremos también exterminando a los enemigos y criaturas con los que nos encontremos-, dinero, y en determinados casos con objetos y equipo básico para nuestro avatar. Equipo que podremos utilizar o no dependiendo de la clase de nuestro luchador, de sus especializaciones, y de su propio nivel.



En este sentido, con cada subida de nivel obtendremos una serie de puntos a repartir en diversos atributos de nuestro héroe como son escalada, provocación, percepción, velocidad al correr, recuperación, etc., y unos puntos de dote que serán, principalmente, las habilidades que nos diferencien del resto de jugadores pertenecientes a nuestra misma clase, aspecto que no podemos dejar de resaltar por lo bien desarrollado que se encuentra. Así, cada jugador tendrá a su disposición tres árboles de habilidades en los que repartir dichos puntos, teniendo en cuenta que uno de los mismos es propio de la raza a la que pertenecemos, y los dos restantes a la clase de luchador. Por ello, dependiendo de nuestras elecciones el estilo de juego que desarrollaremos variará considerablemente.



Pero como vemos, hasta aquí todo se desarrolla prácticamente igual a lo visto en otros juegos de corte similar. La principal diferencia radica en el sistema de combate del juego, que propicia la participación activa del jugador en las escaramuzas, al menos, en las clases de guerreros, que son las que harán uso de los ya populares combos. Como ya os hemos comentado en más de una ocasión, esta obra de Funcom se basa casi por completo en la utilización de diversos combos que ejecutaremos realizando combinaciones de botones. Así, tendremos tres teclas destinadas a realizar los movimientos de ataque básicos –izquierda, derecha y frente-, que usaremos también constantemente para completar las cadenas de movimientos requeridas cada vez que activemos alguna de las habilidades especiales de nuestro héroe. De este modo, si activamos un ataque brutal o un movimiento con finta, por ejemplo, en pantalla aparecerá la combinación de teclas a realizar para que dicho movimiento llegue a completarse. Conforme los ataques sean más poderosos, la cadena de movimientos a realizar será más compleja. Sin embargo, esto no significa que constantemente debamos estar machacando las teclas sin control, ya que también habrá habilidades que se activarán simplemente pulsando sobre las mismas, siguiendo el método tradicional.

Del mismo modo, los enemigos se adaptarán a nuestra forma de combatir variando sus puntos de protección. Así, representado como un semicírculo compuesto por tres anillos, gracias al sistema defensivo creado por Funcom, todos los personajes del juego, incluidos nosotros mismos, podremos modificar la posición de estos tres anillos para dirigirlos a la zona que queramos proteger con mayor intensidad. Obviamente, en caso de ser los atacantes, dañaremos con mayor contundencia al rival si golpeamos los puntos desprotegidos. Pero además, también podemos esquivar los golpes contrarios saltando hacia los lados o hacia atrás, o protegernos de los golpes pulsando la tecla "X". Elementos que vienen a mostrar el interés por parte de los desarrolladores a la hora de diseñar un sistema de combates lo menos pasivo posible, algo que sin duda han logrado con nota.



Un viaje épico

Otro aspecto que diferencia a Age of Conan del resto de sus competidores lo encontramos en el propio inicio de la aventura, que se nos presentará como si de un juego de rol offline se tratara. En este caso, nuestro viaje dará comienzo en la región de Tortage, donde aprenderemos los fundamentos básicos del juego mientras desvelamos los primeros detalles del argumento central del título. En esta zona, que como el resto del juego se encuentra fragmentada en diferentes instancias –las diversas zonas admiten un número determinado de jugadores para evitar la saturación, algo importante sobre todo en labores de recolección-, podremos compartir aventuras con otros jugadores recorriendo varias localizaciones como unas islas plagadas de caníbales pictos, o las ruinas de una civilización ya extinta a la luz del día; o hacerlo en solitario por la noche siguiendo el hilo narrativo marcado por los desarrolladores. En todo momento, podremos alternar entre ambas opciones, aunque tendremos que superar todas las misiones centrales –de noche- para lograr salir de la región y entrar, por fin, en el mundo online creado por Funcom.



Dependiendo de la nación que defendamos, el inicio de nuestro viaje se iniciará en la capital de cada una de estas regiones. A partir de este punto, tendremos que superar una impresionante variedad de misiones que nos llevarán a recorrer el mundo de Hiboria mientras luchamos contra infinidad de enemigos. Destaca en este punto lo bien desarrolladas que han sido la gran mayoría de misiones, que aunque en muchos casos nos obliguen a realizar tareas rutinarias como recoger diversos objetos, o matar a un número determinado de enemigos, en muchos otros casos sí nos harán vivir situaciones de lo más épicas: adentrarnos en un campamento militar nemedio con el único fin de eliminar a su general, rescatar a inocentes de las manos de brutales salvajes o criaturas demoníacas, o adentrarnos en las oscuras profundidades de templos arcanos para vencer a pesadillas vivientes. Además, resulta destacable el argumento central del juego, que nos convertirá a nosotros mismos en protagonistas de la historia, resolviendo una serie de misiones con secuencias cinemáticas, diálogos emocionantes y muchos, muchos combates contra rivales de toda clase.



Y precisamente es este esmero por dotar al juego de un argumento serio el que logra que la mayoría de usuarios disfruten de lo lindo recorriendo Hiboria mientras superan todas las misiones posibles. A diferencia de otros títulos, en los que se nos proponen los objetivos en base a argumentos o historias en ocasiones ridículos, en Age of Conan se nos sumerge desde un principio en un mundo terriblemente cruel en el que centenares de inocentes mueren por la avaricia de unos pocos, en el que la barbarie y la venganza forman parte del día a día; en el que bien podemos ir a rescatar a una mujer simplemente por tratarse de una prostituta necesaria para que el burdel de turno funcione correctamente, o en el que sobornar a determinadas personas puede solucionar muchos problemas. Además, las opciones de diálogo resultan dignas de mención, no ya solo por representar esta brutalidad de una forma acertadísima, sino también porque son tremendamente fieles al estilo narrativo de Robert E. Howard.

Juego en equipo

Gracias a la variedad de combatientes con la que nos encontramos, y a la necesidad de contar con su ayuda para superar determinadas misiones, el juego cooperativo en Age of Conan resulta ser una de las experiencias más satisfactorias de los últimos años. No en vano, gracias a la unión de guerreros tan dispares, podemos disfrutar de batallas francamente espectaculares. A ello ayuda la variedad de ataques y movimientos especiales con las que cuentan los jugadores, que harán que diversos demonios acudan en nuestra ayuda, que espíritus nos protejan de las acometidas rivales, o que algunos guerreros se lancen a la carga contra los contrarios para asestar terribles estocadas. Por supuesto, cuanto mejor esté coordinado el equipo, mejor será la experiencia de juego.

Además, no podemos olvidarnos tampoco de la posibilidad de crear gremios con otros usuarios lo que, además de permitirnos estar agrupados bajo una misma bandera, hará que podamos construir ciudades que después defenderemos de otras facciones rivales. Estos asedios, como ya os comentamos hace casi un año, nos permitirán vivir batallas masivas contra otros jugadores haciendo uso de máquinas de asedio, con las que dañar las fortificaciones levantadas por el gremio en cuestión para proteger su ciudad, y en las que las monturas de guerra como rinocerontes o mamuts cobrarán un gran protagonismo –resulta increíble ver moverse a estos seres por los escenarios del juego-. Sin embargo, para disfrutar de todas estas opciones –las monturas, o la posibilidad de convertirnos en arquitectos- necesitamos alcanzar antes el nivel 40, lo que abrirá todas las puertas para que disfruten al máximo de Age of Conan.



En este sentido, tras alcanzar el nivel 20 podremos convertirnos en recolectores, lo que nos permitirá, una vez hayamos hablado con los instructores de turno, obtener materias primas como madera, piedras preciosas, pieles, etc., que después podremos vender o usar para fabricar determinados objetos tras alcanzar el nivel 40, que nos da acceso a las distintas profesiones del juego -tendremos que especializarnos en la que más nos interese-. Este sistema no resulta tan complejo como en títulos como Star Wars Galaxies, si bien es cierto sí permite a los usuarios especializarse en diversos campos como la arquitectura, alquimista, la herrería, etc. En estos casos, tras seleccionar el tipo de objeto que deseamos crear –las opciones aumentan conforme crece nuestro nivel de habilidad-, se nos encomendará ir en busca de los ítems necesarios para dicha tarea, lo que da pie a que los miembros de un mismo gremio colaboren para reunir materias primas.



En definitiva, aunque Age of Conan otorga un considerable grado de importancia a los combates entre usuarios, el denominado PvP, no hay dudas de que también han potenciado el componente social del juego al tratar de unificar a los usuarios en grandes gremios en los que todos deben trabajar por un bien común, que es el de mantener a salvo su ciudad. Esto sin contar con las espectaculares mazmorras en las que nos adentraremos, en las que como decíamos resulta vital colaborar con otros jugadores. Pero como comentábamos, las batallas entre usuarios serán una constante a lo largo de la aventura.



Y aunque de momento no hay ningún servidor español centrado en el sistema PvP, que permitiría a los usuarios combatir entre sí libremente a lo largo y ancho de Hiboria, el actual servidor sí combina de forma acertada ambas facetas de juego, al incluir en las regiones destinadas a los niveles más altos diversos puntos en los que el combate entre usuarios es libre. Igualmente, todos pueden adentrarse cuando lo deseen en las arenas, en las que disfrutar de intensos combates contra otros usuarios en distintas modalidades de juego, opción que sin duda permitirá a los jugadores demostrar sus habilidades al resto de combatientes.

Ver para creer

Desde el mismo día en que se anunció el juego, Age of Conan fue presentado como un portento gráfico que permitiría recrear con todo lujo de detalles el universo creado por Robert E. Howard. Con la obra de Funcom en la calle, sólo podemos decir que estamos ante uno de los juegos más espectaculares del momento; una maravillosa recreación del mundo de Conan que dejará con la boca abierta a cualquier usuario y, más concretamente, a los aficionados a la obra literaria. Y esto lo decimos porque no estamos simplemente ante un título que muestre en pantalla un modelado en los personajes sorprendente, o porque posea unos efectos de luces, de partículas y texturas a un nivel superior a la media. Si destacamos el apartado gráfico del juego es principalmente por el soberbio trabajo llevado a cabo por el equipo de desarrollo a la hora de plasmar las palabras de Robert E. Howard con tanta fidelidad en nuestras pantallas.

Desde el primer momento, al pisar las paradisíacas playas de Tortage, nos damos cuenta de la magnitud del mundo de Hiboria. No en vano, ya la variedad de regiones por las que nos moveremos resulta digna de mención, pasando de sumergirnos en espectaculares selvas en las que construcciones arcaicas semiderruidas copan prácticamente toda nuestra atención –subir a lo más alto de las ruinas de Aquerón en Tortage no tiene precio-, a adentrarnos en las maravillosas calles de Tarantia, capital de Aquilonia, desde las cuales podemos vislumbrar el sorprendente castillo desde el que Conan vigila a sus súbditos. Igualmente, pisar por primera vez las calles de Khemi, en Estigia, dejará a más de uno sin respiración por todos los detalles que pueblan estos entornos. Pero es que no son solo las grandes capitales las zonas mejor tratadas a nivel gráfico, sino todo el mundo en general.



Pasear por las llanuras de Hiboria y encontrar a lo lejos enormes fortificaciones, grandes lagos, o montañas nevadas salpicadas por ríos y cascadas será lo habitual en el juego. Y en este punto no podemos dejar de resaltar dos ejemplos que demuestran el mimo con el que ha sido diseñado todo el juego, ya que los desarrolladores han rescatado algunas de las historias y personajes más importantes de la obra literaria para recrear nuevas misiones basadas en estos relatos. Por ello, en Tarantia tendremos ante nosotros la Torre del Elefante, que es sin duda uno de los relatos más impactantes de Conan, o tendremos que rescatar a una pobre inocente de las garras de unos seres sobrenaturales con apariencia de hombres negros adentrándonos en su siniestro templo, extraído directamente de otro de los relatos de la obra –la misión nos la encarga la protagonista en dicho relato, que fue la inocente a la que Conan tuvo que rescatar-. Por último, el sobrecogedor Santuario de las Almas es una muestra más de que el juego, más que impresionar por el detalle que logra alcanzar su motor gráfico, lo consigue por su genial diseño artístico.



Tampoco podemos olvidarnos del diseño de las criaturas y habitantes de Hiboria, que resulta de nuevo sorprendente, y de las fantásticas animaciones de combate, que nos dejarán perplejos en más de una ocasión. Sobre todo cada vez que realicemos las brutales muertes violentas, que nos permitirán disfrutar de una considerable variedad de decapitaciones –resulta sorprendente las formas en las que los enemigos pueden perder la cabeza-, a los degollamientos, a las estocadas letales en la garganta, vientre… o directamente a la rotura del cuello.



Como contrapuntos, nos encontramos con unos requisitos bastante elevados que harán que no todo el mundo pueda disfrutar de todo el esplendor gráfico de Age of Conan con los detalles al máximo. Sin embargo, el juego se muestra estable en equipos de gama media con un nivel de detalles adaptado, sin perder en ningún momento la espectacularidad –de nuevo gracias a su diseño y puesta en escena-. Eso sí, en ambos casos el empleo de Windows Vista mejora de forma considerable el rendimiento del juego. También la interfaz de usuario resulta poco agraciada, con unos menús un tanto liosos, un chat pobre, y un minimapa poco claro cuando hablamos de localizar a los miembros de nuestro propio grupo, aspectos que esperamos solucionen en los próximos parches para el juego.

A nivel sonoro, Age of Conan de nuevo se encuentra por encima de la media. En primer lugar por mostrar una banda sonora fantástica con temas muy épicos que casan a la perfección con el ambiente del juego. Pero es que a estos, se le suman una serie de melodías que, sin tener en pantalla imágenes del lugar en el que nos encontramos, nos evocan directamente a las regiones a las que hacen referencia; algo que no todos los compositores logran. En cuanto a los efectos sonoros, estos también cumplen a un gran nivel por su contundencia en el caso de los combates –hasta las salpicaduras de sangre y sollozos de los enemigos resultan admirables-, o por lo bien que han sido plasmados: internarse en una zona montañosa y escuchar el viento o a los lobos aullar por la noche, es algo realmente espectacular. También el juego ha sido doblado al castellano de forma notable, aunque hay que remarcar que el doblaje lo disfrutaremos en toda la región de Tortage, y después únicamente en las misiones centrales, ya que el resto no cuentan con voces de ningún tipo –aunque sí están traducidos los textos-. Al respecto, aunque los desarrolladores trabajan para mejorar esta faceta, actualmente hay líneas de diálogo que no se encuentran traducidas a nuestro idioma, por variaciones en el texto de última hora.

Un trabajo admirable

Como resaltábamos al inicio de este análisis, han sido muchos años de desarrollo, pero después de adentrarnos en la recreación de Hiboria que ha realizado Funcom, no podemos más que aplaudir su inmenso trabajo. Jugar a Age of Conan supone disfrutar de una de las experiencias de juego más emocionantes y divertidas de los últimos tiempos no ya sólo por la posibilidad de compartir nuestras aventuras con otros usuarios, algo que siempre agrada si existe buen rollo, sino sobre todo por mejorar uno de los aspectos más descuidados en este tipo de juegos, que son las misiones a cumplir a lo largo de la aventura. Pero también la vertiente PvP, con los asedios como principales protagonistas, promete ofrecer grandes sesiones de juego para los más aficionados a este género.



Estamos en definitiva ante un título imprescindible que nadie debería perderse. Eso sí, Age of Conan está muy enfocado a los combates, y no tanto a la vida social y profesional como en otros exponentes del género, aspecto que tal vez eche para atrás a más de uno. Sin embargo, como decíamos, perderse en el mundo de Hiboria, descubrir los parajes que Robert E. Howard ideó, y adentrarse en las misteriosas catacumbas y templos de civilizaciones olvidadas es una experiencia que cualquiera con sangre aventurera desearía vivir.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Género/s: MMORPG
PEGI +18
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.5
  • Fecha de lanzamiento: 23/5/2008
  • Desarrollo: Funcom
  • Producción: Eidos
  • Distribución: Proein
  • Precio: 49,95 €
  • Jugadores: Multijugador Online
  • Formato: 2 DVDs
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Multijugador Online
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.28

PUNTÚA
Age of Conan: Unchained para Ordenador

25 votos
Flecha subir