Análisis de Resident Evil Deadly Silence (NDS)

En su décimo aniversario, Resident Evil regresa a las consolas. Esta vez, a la portátil de Nintendo.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión NDS.

Desde 1996, con la primera entrega de esta saga, hasta el año pasado, con Resident Evil 4, ha habido un claro proceso evolutivo en la concepción de sus diferentes entregas, representando esta última un importante un giro en su jugabilidad y ambientación. Sin embargo, Deadly Silence, para Nintendo DS, no es sino una vuelta al origen, pues estamos ante una versión del título original que nació en PlayStation hace diez años que llega, tal y como fue concebido (con algunos añadidos, claro) a la portátil.

Para esta versión se ha partido, precisamente, de esa entrega original, la de la consola de Sony y no del remake que en 2002 llegó a GameCube. De este modo, y sin duda alguna gracias precisamente a esto, contamos con unos gráficos muy similares a los de ese primer capítulo, así como un desarrollo calcado al original; es decir, se ha respetado en toda su esencia al clásico. Esto, sin duda alguna, encantará a muchos usuarios y presentará problemas a otros tantos, pues si bien es cierto que incluye toda una serie de novedades para adaptarse a la portátil de doble pantalla, lo cierto es que su sabor puede resultar excesivamente clásico para algunos. Empezando por el sistema de control.

PUBLICIDAD

Y es que, pese a quien pese, lo cierto es que los años no pasan en balde, y es difícil –por no decir imposible- intentar ver esta entrega con la misma inocencia con la que nos entregamos en PlayStation, cuando Capcom, con esta saga, inauguraba todo un género. No se puede negar que, entendiendo este título como una conversión del original, el resultado es sobresaliente, de manera incuestionable; todos aquellos que busquen disfrutar en cualquier lugar del juego que ya conocieron en PSOne están de enhorabuena, pues Deadly Silence representa un trabajo indiscutible por parte de sus creadores en este sentido, incluyéndose tanto las escenas de vídeo como las voces originales, que le otorgaban ese sutil encanto de una producción cinematográfica de serie B. La escena introductoria es exactamente la misma que vimos en Europa y Estados Unidos en 1996, es decir, una versión censurada con respecto a la nipona.

Como ya sucedía entonces, estamos ante un juego que combina personajes y objetos realizados en tres dimensiones con escenarios bidimensionales. El trabajo para adaptar los entornos a la resolución de la pantalla de la portátil es más que encomiable: se pierde cierto nivel de detalle, es cierto, pero el resultado final es más que destacable. Además, no se puede negar que se han empleado más polígonos para formar los personajes, lo que mejora su aspecto general. Similar calidad nos encontramos en su banda sonora, efectos especiales, y voces, aprovechando con gran resultado las posibilidades técnicas de Nintendo DS. Desde luego, al ser una consola portátil, en ocasiones le falta la fuerza necesaria en el apartado sonoro para conseguir que el jugador que se enfrente por primera vez al juego dé algún que otro saltito de inquietud al jugar, pero si optamos por unos auriculares la inmersión del juego gana muchos enteros.

En cambio, si el jugador ya conoce la aventura, siempre puede optar por jugar en el modo Renacimiento (presentado en el menú de opciones, todo sea dicho, como modo capital). En ese modo de juego se enfrentará a nuevos retos, como cambios de perspectiva a primera persona en los que tendrá que enfrentarse a zombis con la pantalla táctil (a modo de cuchillo). Y ése es tan sólo uno de los ejemplos de jugabilidad añadida y variaciones que se nos ofrecen en Renacimiento, pues en ese modo de juego habrá más zombis, y otros habrán cambiado su localización. Además, no es sólo cuestión de cantidad, sino de variedad, ya que ahora habrá zombis capaces de correr, otros más lentos, etc. Con todo, la principal novedad seguirán siendo los nuevos puzles que, a modo de minijuegos, se nos plantearán para resolver con la pantalla táctil, un más que agradecido añadido al desarrollo general de la acción. Al conjunto de novedades se debe sumar el uso del micrófono, del que no desvelaremos nada, pero que resulta tan ingenioso como importante en determinados momentos del juego.

El sistema de salvado del juego es el mismo que en el original: sólo podemos salvar en las máquinas de escribir dispuestas en algunas salas de la mansión en la que tiene lugar la acción del juego y, además, para hacerlo necesitamos tinta que, por cierto, está limitada. Es decir, tan sólo podemos salvar una cantidad determinada de veces, y únicamente en los lugares destinados a tal efecto. Es un método que funcionaba bien en PSOne, y sigue haciéndolo en Nintendo DS, aunque lo cierto es que no es la mejor de las opciones posibles para un juego portátil, ya que las situaciones de juego suelen ser otras, pues no es lo mismo destinar un buen rato a una sesión de juego frente al televisor que las más rápidas sesiones de juego habituales con consolas portátiles.

En este sentido hubiese sido recomendable añadir algún tipo de opción de salvado rápido, o una alternativa que, sin alterar ostensiblemente el espíritu del sistema de salvado del juego, permitiese al jugador guardar la partida en caso de tener que dejar su sesión de juego de manera repentina. En todo caso, el modo Renacimiento nos ofrece más posibilidades para salvar la partida, adaptándose mejor al carácter portátil de la consola, del mismo modo que nos proporciona también bastante más munición para nuestras armas (algo lógico, pues también cuenta con muchos más enemigos).

El sistema de cámaras es, una vez más, el mismo que en el original: fijas, sin ningún tipo de movimiento, y ofreciendo, por costumbre, perspectivas de la acción muy cinematográficas que permiten a los diseñadores del juego esconder enemigos que nos den sustos de vez en cuando, ataques sorpresa, etc. Es un sistema limitado, cada vez menos habitual en la actualidad, pero que ayuda a crear una ambientación encomiable, sin duda alguna. Tiene problemas, desde luego, tantos como cuando fue concebida esta técnica, pero desde luego se nos antoja inviable cambiar la cámara del juego sin alterar toda su concepción. Algo similar se puede decir del sistema de control, que, como anunciábamos líneas más arriba, se ha mantenido intacto, lo que puede resultar un inconveniente para algunos.

Y es que Resident Evil: Deadly Silence se controla en esencia del mismo modo que el original: giramos sobre nuestro eje, y avanzamos, sin control analógico. Además, la dirección superior de la cruceta siempre implica avanzar, con independencia de la situación de la cámara y la posición relativa de nuestro personaje en la sala; la dirección inferior siempre será retroceder. Es, por tanto, el mismo sistema de control del original, sin posibilidad de optar por algún tipo de alternativa, como sí se dio con el ya citado remake para GameCube. Esto no es bueno ni malo en sí mismo, pero desde luego es inevitable que haya tantos usuarios satisfechos con esta opción tomada por Capcom como a los que les parezca imperdonable no haber incluido alguna alternativa. El control funcionaba, con sus más y sus menos, hace diez años, y sigue haciéndolo hoy. Por otro lado, en esta entrega sí se ha optado por remozar el sistema de uso del cuchillo: ahora bastará pulsar el botón R de la consola (gatillo derecho) para sacarlo, de manera similar a la que vimos en Resident Evil 4, mejorando su uso y accesibilidad.

La principal novedad de Deadly Silence viene dada por sus opciones multijugador, un sistema de juego completamente independiente de la aventura principal y que, si bien es cierto que no acaba de encajar en el conjunto del título, representa un añadido interesante. Hasta cuatro jugadores podrán competir entre sí o colaborar para llegar al final del escenario que se les presente, extraído siempre de zonas de la aventura original. Si optamos por competir, cada jugador estará en su propia mansión (es decir, solo), y si optamos por el modo cooperativo… extrañamente, también. Se tratará de matar a todos los enemigos, cada uno en su consola, teniendo como referente en el mapa del juego (pantalla superior) unas estrellas representando la posición de nuestros aliados (o enemigos, pues en competitivo funciona del mismo modo). Además, los enemigos podrán ser diferentes y hacer, cómo no, cosas diferentes, en cada consola, por lo que el resultado general es, cuando menos, extraño. Son dos opciones que sirven para entretenerse un rato, pero desde luego no son grandes modos multijugador.

Conclusiones
Estamos ante una excelente conversión del título original de PlayStation, con añadidos interesantes (aunque no de gran relevancia) en la opción Renacimiento, donde se aprovechan de un modo u otro las posibilidades especiales de Nintendo DS. Y si como conversión es excelente, lo cierto es que de acuerdo a lo estándares actuales el título flojea en varios aspectos, sin que por ello deba ser desmerecido. Tan sólo la falta de más opciones de control, para satisfacer a un mayor espectro de jugadores (pues es éste el aspecto más polémico que ha tenido siempre la saga), y un modo multijugador no tan satisfactorio como sería deseable juegan, realmente, en su contra. Con todo, Resident Evil luce estupendamente en Nintendo DS, y es una magnífica posibilidad para revivir este título en su aniversario.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
PEGI +16
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: 31/3/2006
  • Desarrollo: Capcom
  • Producción: Capcom
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: Tarjeta de juego
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.72

PUNTÚA
Resident Evil Deadly Silence para Nintendo DS

75 votos
Flecha subir