Análisis de Final Fantasy III (NDS, PSP, PC, Android, Wii)

Hace diecisiete años Square lanzó el tercer Final Fantasy. Ahora, Nintendo DS nos da la oportunidad de descubrirlo.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8.3
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones NDS, PSP y PC. La versión o versiones Android y Wii todavía no salen.
Otros análisis: iPhone

Por unas razones o por otras, en la ya extensa trayectoria de adaptaciones y conversiones de los títulos más antiguos de la saga Final Fantasy a otras consolas (PlayStation, WonderSwan y GBA) desde los originales de NES y Super Nintendo, el tercer título se había ido quedando siempre fuera de los recopilatorios, convirtiéndose así en el único de la serie que no había abandonado jamás tierras niponas. Este hecho, sin duda alguna, ha ayudado a forjar toda una leyenda y unas ansias en torno a Final Fantasy III, pero no ha sido hasta ahora cuando el título ha sido lanzado en Europa, gracias a la adaptación realizada para la portátil de doble pantalla.

Final Fantasy III deja atrás los toscos -aunque con encanto- gráficos de la consola de 8 bits de Nintendo para convertirse en un juego colorista que se sustenta en gráficos poligonales y escenas de vídeo, remozando por completo su estilo audiovisual, al tiempo que mantiene toda la esencia jugable de uno de los juegos de rol japonés más rompedores en su época, esto es, en 1990. Muchas de las fórmulas aplicadas y desarrolladas en este título se desarrollaron en el género a lo largo de los años siguientes, perfilándose cada vez más y esto, desde luego, hace que el juego pueda resultar un poco árido en este sentido; incluso su dificultad está muy por encima de la media de los desarrollos actuales. Es ésta la combinación de frescura y clasicismo que nos propone Square Enix para Nintendo DS. Veamos qué tal ha salido la jugada.

http://www.youtube.com/watch?v=LzPsxOMzh-o|Vídeo en castellano

PUBLICIDAD

Antes, sin embargo, nos vemos en la obligación de explicar una de las anécdotas más populares en el ámbito de la saga, y que ha creado muchas confusiones a lo largo de los años. Es bien sabido que hasta no hace tanto, había una muy sana costumbre de cambiarle los nombres a los videojuegos sin ningún criterio; no es algo que se haya perdido, aunque cada vez se da menos, y siempre es divertido ver las cosas que se hacen en el mundo del cine. Por estas razones, y unido a que no toda la saga había llegado hasta el mercado americano, cuando Final Fantasy VI, de Super Nintendo, se distribuyó en los EE. UU., lo rebautizaron como Final Fantasy III. Por supuesto, la saga adquirió su numeración estándar –la japonesa- cuando la séptima entrega salió a la venta, y se mantuvo su número tanto para América como para Europa (donde fue el primer juego de la saga en distribuirse oficialmente.) Esperamos que si alguien todavía tuviese dudas por las referencias de los párrafos anteriores, ya se haya aclarado por completo. Entremos, finalmente, en materia.

El juego destaca por presentar un sistema de trabajos que marcó época, y a partir del cual se desarrollaría el bien acabado sistema de entregas posteriores. Gracias a la inclusión del elaborado sistema de trabajos podemos, realmente, personalizar al completo a toda la cuadrilla de héroes que formarán nuestro grupo, algo quizás más en la línea de amplia libertad que presentó, sin ir más lejos, Final Fantasy XII que otros títulos también recientes. Salvando las abismales distancias, claro. Pese a que la complejidad y profundidad de un sistema diseñado hace un escaso año y el que nos ocupa, con más de quince a sus espaldas, es incomparable lo cierto es que el sistema de trabajos de Final Fantasy III nos permitirá escoger hasta una veintena de trabajos diferentes, cada uno de ellos desembocando en un diversas habilidades y características para el personaje. Puesto que controlaremos hasta a cuatro diferentes, será importante buscar que se puedan complementar de manera correcta para explotar sus posibilidades.

Por supuesto, los trabajos abarcan todo tipo de orientaciones. Esto es, podemos optar por un personaje más físico (siendo soldado), con gran contundencia en sus ataques; o un mago de diverso tipo (magia blanca, negra, o combinada). Puesto que el sistema del juego nos permite cambiar el trabajo de los personajes sin trabas a lo largo de la aventura, lo mejor es ir experimentando por uno mismo, según van estando disponibles al ir avanzando en la historia, para ver qué combinatoria nos conviene más. Eso sí, teniendo en cuenta que la experiencia que acumulemos no sólo mejorará nuestras estadísticas tradicionales (fuerza, defensa, inteligencia, vida...), sino también la de nuestro trabajo. Cuanto más tiempo usemos un mismo trabajo y más luchemos, más jugo le sacaremos.

Los combates, además de aleatorios, son puramente por turnos, de manera que al principio de las luchas se asigna un turno a cada uno de los contendientes en función de sus estadísticas en relación a las del resto. Nosotros les daremos las instrucciones necesarias a nuestros muchachos (atacar, usar magia, usar objetos,...), y luego las ejecutarán según les corresponda en turno. Se prescinde, por tanto, de los diferentes sistemas que, aunque por turnos, aportaban más dinamismo a los combates que se introdujeron posteriormente, respetando, por tanto, el sistema de juego original al completo.

A este toque tan "retro" se añade el prescindir por completo de puntos de salvado dentro de las mazmorras, pudiendo salvar la partida sólo cuando estamos en el mapa exterior, yendo de un lugar a otro. De esta manera, habrá que ser un poco más conservador en las luchas y tener especial cuidado si no queremos tener que repetir toda una sección del juego que se nos haga un poco cuesta arriba. Por supuesto, si nos elimina el jefe final, dará igual: habrá que volver a empezar desde el último puesto de salvado. Esto respeta, evidentemente, la construcción original del título y ayuda a potenciar la sensación de ser un título difícil y orientado especialmente a los seguidores de la saga.

Así, el húerfano Luneth, el protagonista de la aventura, podrá evolucionar notablemente desde que ésta comience cuando descubre, después de un extraño terremoto, un cristal mágico. No podía ser de otro modo: el destino del joven es especial y está unido al de Arc, Refia e Ingus, quienes se sumarán pronto a la historia. Los cuatro descubrirán el secreto se esconde tras los cristales elementales guardados a lo ancho del mundo. La historia, como vemos, es de un notable corte clásico y no se ha buscado profundizar en ella. Los personajes están bien definidos en cuanto a su personalidad, y hay un buen puñado de secundarios que ayudan a llevar la trama. Desde luego, no es un guión tan elaborado como los que empezarían a surgir desde el salto de la saga a Super Nintendo gracias a dejar atrás las notables limitaciones de espacio en NES, hasta nuestros días, pero desde luego es más que suficiente como para enganchar al jugador.

La aventura es en realidad larga, sobre todo si deseamos explorar todos los rincones del juego para desentrañar sus secretos, aunque no es comparable en duración a la de los títulos actuales. El director del título ha afirmado que el juego puede dar una veintena de horas de entretenimiento, pero la práctica demuestra que la primera partida será, con casi total seguridad, bastante más larga; si nos decidimos a jugarlo a fondo, es más que posible que le dediquemos en torno al doble o triple, pues hay bastantes mazmorras opcionales. Por otro lado, tampoco es tan difícil ver los créditos en una docena de horas, debido a que el juego es difícil en los combates, pero en realidad no es tan largo. De hecho, dado que los combates van creciendo exponencialmente en dificultad lo más posible es que tengamso que dedicarnos a nivelar los personajes (es decir, buscar enemigos a los que enfrentarnos para mejorar nuestras estadísticas y adquirir mejores objetos.) El desarrollo de la aventura, eso sí, es bastante predecible, pero hay que entenderlo en la perspectiva de la época en la que se hizo, cuando todavía podía resultar fresco y original y no una amalgama de clichés del género, claro.

La duración se puede ver levemente potenciada por el soporte para la conectividad Nintendo Wi-Fi, es decir, el soporte de red. No se trata de un multijugador real, sino de un sistema algo básico para intercambiar objetos con otros jugadores y que tiene como principal función el darnos acceso a algunos elementos exclusivos además de simpáticas cartas "enviadas" por personajes del juego. Y es que otra de las funcionalidades de su soporte de red es la posibilidad de enviar cartas a los otros jugadores como si fuese un sistema de correos electrónicos: si el receptor no está conectado, lo recibirá cuando lo haga.

Los gráficos presentan personajes y escenarios de gran belleza que aprovechan el potencial de Nintendo DS como pocos juegos hasta el momento en lo referente a su fuerza bruta para generar imágenes. Artísticamente, los diseños son encantadores en todo momento, tanto a nivel de enemigos como personajes, y es, sin duda, un juego bello, sin fallos aparentes en su apartado técnico, exceptuando alguna pequeña ralentización ocasional y muy localizada. La música es igualmente soberbia, con composiciones muy propias y típicas de la saga, con una calidad técnica muy elevada y unos efectos de sonido igualmente sobresalientes. Se nota que se ha puesto mucho mimo en, por un lado, respetar la esencia jugable del título y, por otro, hacer una profunda revisión de su apartado técnico.

Quizás, precisamente por eso, no se entiende el desaprovechamiento tan notable que se hace de las cualidades especiales de Nintendo DS. Entendemos que se trata de un juego original de NES, no pensado específicamente para la portátil, pero se nos antoja incomprensible que se haya optado por presentar la pantalla superior en simple y llano negro con tanta asiduidad. El mismo mapa que aparece en ella cuando estamos, por ejemplo, por un pueblo, o en los menús, muestran que sabía que había una segunda pantalla; el que esté inactiva por completo –insistimos, en un antiestético por completo negro que da sensación de estar apagada- no ayuda a dar buena sensación, y unas simples estadísticas de los personajes en ella hubiesen ayudado a dar un aspecto más redondo. Por eso la sensación de Final Fantasy III en su presentación es tan desigual: por un lado, los gráficos son uno de los techos técnicos de la consola, pero, por otro, se ha desaprovechado la mitad del potencial de la consola por completo. No creemos que costase mucho aportar algo de utilidad o una simple solución estética; cualquier cosa antes que la notable sensación de dejadez que transmite y que es una pena por, como hemos dicho, su contraste con un trabajo gráfico tan destacable.

El control, eso sí, nos da la opción de usar tanto la cruceta digital y los botones como la pantalla táctil. La táctil tiene sus ventajas a la hora de escoger las opciones de los menús de lucha, pero realmente no aporta ninguna mejora sustancial con respecto al sistema clásico y tradicional. Eso sí, está lo suficientemente bien implementado como para escoger cuál de los dos controles queremos y no tener que alternar entre uno y otro, con las ventajas y desventajas naturales de cada uno, claro.

Conclusiones
Con un estilo de juego clásico, más en la línea de las adaptaciones y reediciones de los primeros juegos de la saga para GBA (con los dos primeros en un cartucho; el cuarto y el quinto ya editados, y el sexto en camino), pero sobre todo más cercano a texto, su aspecto gráfico tan puntero en Nintendo DS no debe engañarnos. Final Fantasy III es una adaptación a los tiempos actuales en su acabado técnico de uno de los juegos de rol más notables de su época y que se ha ido convirtiendo en un mito con el paso de los años. Es por eso un juego duro, más difícil que los lanzamientos actuales, pero atractivo para los aficionados al género y una buena opción para quienes quieran conocer cómo eran estos títulos hace unos añitos sin pasar por gráficos también antiguos. Además, es la primera vez que este juego sale de Japón y nos llega, además, en nuestro idioma.

Pese al desaprovechamiento de la doble pantalla Final Fantasy III para Nintendo DS sigue siendo atractivo, y es, sin duda, un gran título dentro del campo de los juegos de rol japonés, si entendemos su herencia y sus bases jugables, establecidas hace ya diecisiete años.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Género/s: JRPG / Rol
PEGI +12
Plataformas:
NDS Wii iPhone
Android PSP PC

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
8.3
COMUNIDAD
7.59

PUNTÚA
Final Fantasy III para Nintendo DS

153 votos

Ficha técnica de la versión Wii

COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Final Fantasy III CV para Wii

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión iPhone

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.76

PUNTÚA
Final Fantasy III para iPhone

8 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Android

COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Final Fantasy III para Android

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PSP

COMUNIDAD
6.62

PUNTÚA
Final Fantasy III PSN para PSP

9 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
  • Fecha de lanzamiento: 27/5/2014
  • Desarrollo: Square Enix
  • Producción: Square Enix
  • Distribución: Steam
  • Precio: 12,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: No
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8

PUNTÚA
Final Fantasy III para Ordenador

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir