Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Cine
  3. Noticias
  4. Los puntos más negativos y controvertidos de Star Wars Los Últimos Jedi (spoilers)

Los puntos más negativos y controvertidos de Star Wars Los Últimos Jedi (spoilers)

Hacemos un repaso por aquellos aspectos del film que menos han entusiasmado.

El estreno de una nueva película de Star Wars es un acontecimiento a escala planetaria. Generaciones enteras, que han crecido junto a la saga de películas de George Lucas, se unen en los cines de multitud de países para dejarse llevar por una experiencia cinematográfica única, que trasciende la pantalla como ninguna otra serie de cintas y que nos transporta a un complejo y cada vez más inabarcable mundo de fantasía, naves especiales y cuentos galácticos.

Si bien con la entrada en la gerencia de Disney todo pareció cambiar a mejor, y la gran mayoría de aficionados salieron muy contentos -en mayor o menor medida- de films como El despertar de la Fuerza o incluso Rogue One: Una historia de Star Wars, Los últimos Jedi ha polarizado de manera excesiva a las audiencias, que han señalado con insistencia algunos aspectos de la obra de Rian Johnson. Si bien en Vandal Random nos ha gustado especialmente, incluso con sus aspectos e ingredientes controvertidos. ¿Qué puntos negativos pueden achacársele a este nuevo capítulo de Star Wars?

La trama de Canto Bight

Cuando Lucas concibió su primera película, lo hizo bebiendo e inmiscuyéndose en multitud de cintas de western, algunas de las obras más influyentes de Akira Kurosawa -sí, La fortaleza escondida es la más evidente y reconocible- y ciertos elementos de las películas de ciencia ficción más clásicas. En otras palabras: quería traer las space opera, encabezadas por Flash Gordon y sus decenas de imitadores, a un nuevo plano cinematográfico. Y lo consiguió. Star Wars en 1977 lo cambió todo y demostró que, bien empleados, una serie de ingredientes en principio inconexos podían dar un todo irreprochable y sin fisuras.

Los Últimos Jedi

Los últimos Jedi, como ya os comentamos en su momento, es una película que tiene excesivos altibajos, y que si bien está pensada y exquisitamente cuidada en muchos de sus tramos, también genera en el espectador una cierta sensación de improvisación o poco tino en otros. Y la trama de Canto Bight, es el reflejo perfecto. Es quizás el mayor punto negativo o negro de toda la cinta, y pese a que se ha recalcado mucho su importancia de cara al recurso final con el cierra la película o para el trasfondo humilde de Rose Tico (Kelly Marie Tran), lo cierto es que no llega a despegar ni ser realmente importante para el desarrollo en ningún momento. No hay tensión para los personajes, las situaciones son inconexas y parece más un cuento corto independiente, más propio de esas novelas cortas y cómics de dudosa calidad que aparecen para aumentar el universo mitológico a través de productos transmedia que otra cosa.

La idea original de Rian Johnson era aproximar más esta trama a una película de espías pero ha quedado como un atiborrado conjunto de clichés

La idea original de Rian Johnson era aproximar más esta trama a una película de espías, incluyendo a Poe Dameron (Oscar Isaac) como pareja de Finn (John Boyega) en la aventura -algo que en teoría iba a potenciar la relación entre ambos-, pero en las etapas más iniciales de la escritura se dio cuenta había algo que no terminaba de cuajar, y decidió cercenarlo de la ecuación para apostar por Rose, usando el escenario de esta mezcla de ostentación galáctica para definirla.

Los Últimos Jedi

Las aventuras en este casino de Montecarlo galáctico son un conjunto de clichés que casi llegan a recordarnos lo peor de la trilogía de precuelas, que en teoría sirven para aportar trasfondo al conflicto entre la Primera Orden y la Resistencia que está desgarrando a la galaxia y toda la sociedad mientras un grupo de élite se lucra con ello. Podría haber cuajado, y de hecho, haber servido como uno de esos elementos desmitificadores de la película -algo que agradecemos y aplaudimos-, pero al igual que en Looper, -cuya parte central es bien árida y eso que se localiza en una granja en mitad del campo- a Rian Johnson se le pierde el relato y el pulso narrativo con facilidad y acabamos asistiendo a una forzadísima y un tanto absurda persecución a lomos de una serie de fathiers por las calles de este lujoso complejo hotelero.

Los Últimos Jedi

El asunto Snoke

Imaginad por un momento que acabáis de salir del estreno de El imperio contraataca. Habéis asistido a la película más importante, redonda y cuidada de toda la saga de Star Wars, aquella que contiene la mayor de las revelaciones y el más cruento de los conflictos. Entre dimes y diretes de la dinastía Skywalker, encontráis un pequeño atisbo de quién o qué papel desempeña la figura del Emperador, aquel que parece dominar la galaxia a través de su mano derecha, Darth Vader. ¡Y queréis saber más de él y del reverso tenebroso de la Fuerza! Esperáis pacientemente al estreno de El retorno del Jedi… Y pese a su mayor presencia en la trama, no obtenéis nada. Es más, el Emperador es asesinado a manos del propio Vader. Pues en Los últimos Jedi sucede exactamente lo mismo, pero adaptándolo todo a los nuevos tiempos.

Star Wars Los Ultimos Jedi Snoke

Juego de tronos y Canción de hielo y fuego han llevado la llamada subversión de expectativas al gran público, que está esperando constantemente lo inesperado. Nada sale como creemos que va a suceder, ya sea en términos negativos o positivos, abriéndose la puerta a una serie de recursos de guión y escritura que pueden funcionar especialmente en un film de aventuras como Los últimos Jedi, con tantas características sobrenaturales o que trascienden las reglas de lo que sucede de forma común en nuestro ámbito diario. La presentación de la figura ominosa de Snoke, líder supremo de la Primera Orden en El despertar de la Fuerza ,se tradujo en una oleada de teorías -a cada cual más disparatada- sobre el origen, el tamaño, el rol a desempeñar o incluso el parentesco de este villano.

Johnson ha querido ir un paso más allá en su torsión galáctica y ha eliminado, literalmente, a Snoke

La fórmula clásica en la historia nos llevaría a una mayor presencia de Snoke en el segundo capítulo de esta nueva trilogía, para a posteriori, revelarnos su destino o final en el último episodio. Es la habitual estructura en tres actos, que aunque se ha usado hasta la saciedad, lo cierto es que sigue funcionando. Pero Johnson ha querido ir un paso más allá en su torsión galáctica y ha eliminado, literalmente, a Snoke. Esto ha enfadado especialmente a aquellos aficionados que esperaban que el propio personaje interpretado por Andy Serkis explicase a las audiencias quién era o qué papel desempañaba en esta nueva realidad galáctica, pero a efectos prácticos lo cierto es que funciona.

Star Wars Los Ultimos Jedi Snoke

Podríamos hablar de lo discutible de su eliminación o de incluso de las muestras de su excesivo poder en secuencias y escenas anteriores para luego caer asesinado casi de sorpresa, pero son pequeños trucos que emplea el propio film para que el golpe en el espectador sea mayor, y por lo tanto, más efectivo. Sí nos hubiera gustado un mayor halo de misticismo, al igual que se hizo con el Emperador en su día, pero como ya hemos recalcado en anteriores ocasiones, comprendemos esta ruptura y renacimiento de los órdenes mitológicos de la licencia.

El recurso de Leia

Perder a Carrie Fisher, mito absoluto e indiscutible dentro del mundo del cine y de la saga de Star Wars, fue una tragedia que nos conmovió a todos. Muchos de nosotros hemos crecido con Leia Organa como referente e icono pop y ha sido espejo aspiracional para millones de mujeres y aficionadas a la serie de películas de George Lucas a lo largo de generaciones enteras. Fisher es la trascendencia hecha carne de Star Wars, y su fallecimiento, nos sumió en la más oscura tristeza. El estreno de Los últimos Jedi supondría su última participación en estas películas, y por lo tanto, su despedida. Sin embargo, el regusto que nos queda tras sus escenas y secuencias en la cinta es muy agridulce.

Star Wars ultimos Jedi Recurso de Leia

La General Leia Organa demostró sus dotes de liderazgo de manera exquisita durante El despertar de la Fuerza, comandando a las tropas de la Resistencia desde la base de D’Qar. Sensible a la Fuerza, vivió en sus carnes la pérdida de Han Solo y sintió como Ben Solo, su primogénito, daba los pasos definitivo al lado oscuro. La visión de Rian Johnson de Leia mantiene su fuerte carácter como personaje, pero la lleva a situaciones extremadamente ridículas que, más por el hecho que muestran o quieren mostrar, quedan especialmente mal en pantalla por la torpe realización de las mismas.

El tratamiento de Leia en el film deja la sensación de ser una concesión a las audiencias amamantadas de tumblr

Sí, hablamos de esa secuencia en la que Leia flota a través del frío espacio, ayudada por la Fuerza, intentando llegar sana y salva al crucero espacial luego de que la Primera Orden vuelve por completo la cabina con un disparo de bláster desde los TIE Fighter comandados por el propio Kylo Ren. Lo que podría haber sido un momento para empoderar la figura de Organa, acaba convirtiéndose en uno de los momentos más bajos e incómodos de todas las películas de Star Wars, y os recordamos que existe una entrega que se llama El ataque de los clones. Toda la escena está poco cuidada, algo que nos choca dado el gusto de Johnson por los primeros planos, y es otro ejemplo de cómo al trastocar tanto con las expectativas y lo inesperado de cara al espectador, puedes acabar en el terreno de la indiferencia emocional.

Star Wars ultimos Jedi Recurso de Leia

Lo que podría haber servido para mostrar a las audiencias la resiliencia de la Fuerza en Leia, en un momento increíblemente emotivo, acaba generando risa y controversia por culpa de una mala realización. Al igual que aplaudimos en determinadas decisiones muy arriesgadas de guion, toda la secuencia debería haberse revisado y planteado de otra manera y deja la sensación de ser más una concesión a las audiencias amamantadas de tumblr y diversas redes sociales que otra cosa.

DJ y Amilyn Holdo

¿Se puede realizar un buen casting para una cinta de Star Wars y desaprovechar por completo su participación en la película? Sí. Ya lo demostró George Lucas con su trilogía de precuelas y lo vuelve a mostrar Rian Johnson con Los últimos Jedi. Los personajes pueden ser muy buenos sobre el papel, y tener a los mejores actores y actrices del mundo para interpretarlos, pero si no les ofreces un contexto correcto en forma de una trama que los haga lucirse, acabas teniendo excelentes perchas que acaban siendo engullidas por el propio ritmo de la película o sus contrapuntos interpretativos. Es el caso de Amilyn Holdo -Laura Dern- y DJ -Benicio Del Toro-.

DJ y Amilyn Holdo Star Wars

Ambas figuras, a simple vista, son increíblemente atractivas. Holdo es una figura muy relevante desde los tiempos del Senado Imperial, lugar en el que entabló especial amistad con una adolescente Leia Organa. Partícipe de la Rebelión contra el Imperio y vicealmirante de la Resistencia en los posteriores tiempo de la Primera Orden, se trata de un perfil extraño y especial, que usa los colores y las metáforas para comunicarse y que, como su personaje destaca en alguno de esos materiales del universo expandido colindantes, ama la astrología por encima de todo. Desgraciadamente, pese a tener uno de los trasfondos más interesante de todo el film, lo que vemos en Los últimos Jedi es un mero atisbo de lo que se esconde tras ella.

Lo que podría haber sido una versión new age de Mon Mothma queda en un personaje un tanto pobre en pantalla

Laura Dern está perdida y extraviada en la película, y es de largo, uno de los puntos más descuidados de todo el metraje. Su trama, al igual que la de Canto Bight -con la que está íntimamente ligada, pues es la responsable de los cruceros varados y perseguidos por los destructores y acorazados de la Primera Orden-, está sujetada con precarias pinzas y da cierta sensación de incoherencia. Es una mera sucesión de clichés y golpes de guion constantes que en teoría buscan contextualizar el liderazgo de Holdo pero que acaban convirtiéndola en un personaje extravagante más en Star Wars que va pegando bandazos de un puente de mando a otro. ¿Para qué formar tanto jaleo y llegar incluso a generarse un botín en una situación tan delicada como a la que se enfrentan sus protagonistas por ocultar un plan a Poe Dameron? De hecho, en estas secuencias troncales del film Poe también acaba engullido por los satélites y sucesos que afectan a su trama, perdiéndose en la narración hasta el exquisito final en Crait. Lo que podría haber sido una versión new age de Mon Mothma queda en unas meras buenas intenciones sobre el papel y un personaje un tanto pobre en pantalla.

DJ y Amilyn Holdo Star Wars

DJ, abreviación de ‘Don’t Join’ en sus siglas en inglés, es incluso un caso más sangrante. El cínico timador y hacker encarnado por Benicio del Toro es el tipo perfil que casi puede funcionar con el piloto automático en una película de Star Wars y que, dada su amoralidad de ladrón, cuajar tanto en el rol de villano como en el de aliado. Si su presentación y utilización en la trama de Finn y Rose Tico hubiera sido mínimamente aceptable, habríamos tenido un recurso interesante, capaz de aportar ese plus tan necesario en el conflicto de la Primera Orden y la Resistencia, sin tener que colocarnos los habituales tics maniqueístas tan forzados en el guion. Esto, que se desarrolló especialmente bien en la infravalorada por muchos Rogue One: Una historia de Star Wars, acaba reducido a un holograma y una frase lacónica en la película. Da igual cómo lo adorne Benicio Del Toro -que defendía que era una figura habitual en las canciones de Bob Dylan y Tom Waits-: DJ es otro de los problemas más evidentes de Los últimos Jedi.

Star Wars Los Ultimos Jedi no arruinará tu infancia

No, Los últimos Jedi no arruinará tu infancia

Suena a cliché manido y recurrente, pero es así: muchos aficionados se han vuelto realmente locos, en el peor de los sentidos posibles, con Los últimos Jedi. Destrozándola hasta los cimientos en foros y redes sociales y acusándola de derribar todo el legado de las películas de George Lucas y su universo, el núcleo duro de los fans de la saga galáctica creen que Los últimos Jedi no debería ser considerada canon y que no hace honor a los films con los que crecieron. Se han llegado a formar peticiones, e incluso aprovechando todo el revuelo, se han formado grupos de extrema derecha en internet que han intentado desprestigiar la cinta en base a malas críticas en portales como Rotten Tomatoes. De locos.

Es lógico y hasta normal que nos sintamos perdidos y atribulados como Luke Skywalker en su forzoso destierro en Ahch-to

Si bien se pueden debatir y exponer algunos de los puntos más negativos de la película de Rian Johnson -que los tiene, como muchas otras cintas de la franquicia-, Los últimos Jedi no comete ningún delito ni es la encarnación de los Sith hecha celuloide. El film sigue siendo Star Wars hasta el tuétano, con muchos de sus elementos, clichés y tics, y eso es algo innegable. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos de los que crecimos con las películas originales y sufrimos gran parte de las precuelas, hemos ido madurando y cambiando a lo largo de los años. Y Star Wars, por su parte, también. Es lógico y hasta normal que nos sintamos como Luke Skywalker en su forzoso destierro en Ahch-to. Los últimos Jedi es una ruptura cinematográfica, un renacimiento para la saga, que entrega el legado galáctico a nuevas generaciones de espectadores. La antorcha -en forma de sable láser- ha pasado a nuevas manos y no pasa nada por asumirlo.

Star Wars Los Ultimos Jedi no arruinará tu infancia

Más Noticias

Más sobre Cine

Comentarios: 8
RANDOM
Flecha subir