De castillos a conquistas: explorando juegos de estrategia medievales al mejor precio

La estrategia está viviendo uno de sus mejores momentos y en este artículo vamos a repasar algunos de los mejores juegos a un precio irresistible en G2A.
·

La Edad Media es un período absolutamente ideal para explorarlo. Una época de la historia muy con muchas culturas diferentes y todo tipo de conflictos que es una increíble fuente de inspiración. Reinos que se disputan un trozo tierra, venganzas, nuevos asentamientos que se convierten en pueblos y ciudades... ¿No suena como una premisa perfecta para un videojuego?

De hecho, el entretenimiento digital acude con bastante frecuencia a la Edad Media. Incluso si dejamos de lado todos los videojuegos fantásticos basados en la estética medieval, aún disponemos de muchísimos ejemplos que usan escenarios históricos de esa era concreta. La agitación política y cultural de la época es especialmente apropiada para los juegos de estrategia (y similares).

Gamificando la historia: juegos de estrategia medievales

Por supuesto, los videojuegos, incluso los que tienen más atención al realismo, no pueden ser totalmente realistas y con rigor histórico. El medio tiene sus propias reglas, y a menudo hay que hacer concesiones para hacer el título más jugable o atractivo. Encontrar el equilibrio adecuado entre la jugabilidad y el realismo puede ser complicado, y los diferentes juegos eligen navegar de diferentes maneras.

Cuanto menor sea la escala, mayor será la precisión

Es difícil estropear la historia si solo estás a cargo de una sola ciudad o fortaleza. Había cientos de ellas, y dentro de una sola puede haber más libertad creativa. Un alcance tan limitado y enfocado puede permitir a los desarrolladores entrar en el meollo de la gestión de una ciudad.

Tomemos, por ejemplo, Manor Lords, el constructor de ciudades lanzado este año, y que promete mucho. Ambientado en el Ducado de Franconia (actualmente parte de Alemania) del siglo XIV, te pone a cargo de construir un próspero asentamiento. Además de gestionar el comercio, los impuestos y demás, también podrás utilizar el maravilloso sistema de construcción sin cuadrículas del juego, que te permitirá dibujar a mano carreteras, parcelas de viviendas y mucho más. Un modelo tan orgánico y emergente es una rareza en el género, y hará que tu aldea sea mucho más realista. Manor Lords tiene muchos toques realistas y auténticos en su jugabilidad y presentación, todo embellecido por cosas típicas de los videojuegos como el clásico árbol de la tecnología.

Por otro lado, hay un clásico como Anno 1404, que prefiere adentrarse en los complejos sistemas de crecimiento económico y gobernanza de una gran ciudad. La serie Anno siempre ha sido un placer para los fanáticos del establecimiento de políticas y la planificación a gran escala, y 1404 no es diferente. Puede resultar poco creíble a nivel histórico en ocasiones, ya que la existencia de una gran ciudad próspera es más difícil de manejar que un asentamiento relativamente pequeño, pero sigue siendo detallado, complejo.

En algún lugar entre los dos podríamos colocar un clásico de los 2000 como Stronghold. Como su nombre indica, te pone a cargo de construir, mantener y defender una ciudad amurallada autosuficiente, con una fortaleza fuertemente fortificada y una serie de edificios que proporcionan recursos y ciudadanos. Es bastante ‘old school’, pero su Definitive Edition demuestra que un buen diseño siempre funcionará bien, y si el turtling en tu base es tu rollo, este es el mejor constructor de ciudades con inclinaciones históricas para ti.

Grandes ambiciones

A veces, estas operaciones a pequeña escala no son exactamente lo que deseas en un juego. Tal vez anheles la conquista, las maquinaciones políticas y las grandes batallas. Son un poco más difíciles de encajar en un encuadre históricamente preciso, pero a menudo se mantienen en un grado agradable de precisión, incluso cuando te permiten reescribir la historia a tu antojo.

PUBLICIDAD

Uno de esos juegos es Total War: Medieval II. También es uno de los clásicos, y no el último de la lista. Como sugiere el título, se centra en los grandes planes bélicos en la Edad Media europea, dividiendo el tiempo de juego entre el mapa estratégico, donde emites órdenes de marcha a tus ejércitos, participas en la diplomacia y trabajas para mejorar tus regiones, y las batallas tácticas en tiempo real entre cientos de unidades, poniendo a prueba tus habilidades, no como líder de un estado, sino como oficial al mando de grandes fuerzas armadas.

Con habilidad y paciencia, Total War: Medieval II te permitirá conquistar Europa como un reino desvalido, sin embargo, donde sobresale es en la guerra. Sus aspectos sociales dejan un poco más que desear. Si buscas una proporción completamente opuesta de simulación, dirige tu mirada hacia Crusader Kings III, el último, y hasta ahora también probablemente el más accesible, de la serie de simuladores dinásticos increíblemente complejos, matizados y asombrosamente reactivos.

En CK3 asumes el papel del líder de una casa noble, responsable de asegurarse de que la dinastía se vuelva más poderosa e influyente. En este contexto, su libertad es excepcional. Podrías convertirte en el jefe de una nueva religión y enfrentarte a las censuras del Papa, podrías enviar asesinos tras tu propia familia para recortar la línea de sucesión. El grado de simulación del juego es sobresaliente, e incluso los cambios más salvajes y ahistóricos pueden conducir a resultados creíbles y muchas anécdotas divertidas. Cuanto más dure la campaña, mayores serán tus posibilidades de ver algún giro del destino deliciosamente absurdo.

Tanto Total War como CK favorecen la simulación de la dinámica del mundo medieval en lugar de las simplificaciones intensas y la ficción completa, pero otros juegos demuestran que pueden conducir a una jugabilidad fantástica y experiencias memorables por derecho propio.

¿Quizás la precisión histórica no es lo que buscas?

Un ejemplo memorable y querido de tal simplificación es la serie Age of Empires, ejemplificada por AoE4. Estas estrategias en tiempo real de la vieja escuela tienden a reducir la construcción de ciudades a unos pocos edificios simbólicos y ejércitos a guerreros individuales. Es posible que estas representaciones no sean estrictamente precisas, pero dejan mucho espacio para una gran jugabilidad de estrategia en tiempo real, e incluso campañas dedicadas basadas en eventos y períodos históricos, como la conquista normanda de Inglaterra.

En el otro extremo del espectro hay juegos como Mount & Blade 2: Bannerlord, que tiene lugar en un entorno totalmente ficticio. A pesar de eso, su nivel de detalle inmersivo y convincente lo convierte en un buen escaparate de ciertas armas medievales reales, armaduras y conceptos básicos de la arquitectura. El juego es, técnicamente, un RPG de acción en tercera/primera persona, pero sus batallas y asedios en campo abierto te permiten comandar pequeños ejércitos, y con el tiempo es probable que te ganes tu propio feudo, tal vez incluso establezcas una operación comercial, lo que le da a M&B2 un aspecto estratégico y táctico interesante.

Atractivo multifacético

Si estás ansioso por simulaciones detalladas y profundas, o buscas una forma divertida, "abreviada" o ficticia de la historia, podrías encontrar el videojuego de estrategia adecuado para cumplir tu deseo. Estos títulos son solo una fracción de la representación del período en el género, y una fracción aún más pequeña de temas y elementos medievales en los juegos en su conjunto.

Si quieres empezar a explorar las versiones de juegos de la Edad media por tu cuenta, puedes encontrar cientos de atractivas ofertas en clave digital en el rico y diverso catálogo de ofertas de G2A para facilitar tu entrada en el género. ¡Ahora sal y conquista!

Imágenes:

Juegos Relacionados:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir