Vandal

Cómo pasarse el Capítulo 4 de la historia de Rime - Guía completa

Guía completa del capítulo 4 de Rime, el nuevo juego de Tequila Works para PC, PS4, Xbox One y Switch.
·

La zona final de la aventura, un lugar triste y sombrío donde no deja de arreciar la lluvia, y en el que nuevamente tendremos que activar cuatro estatuas mientras esquivamos a los seres oscuros.

Abriendo puertas

Tras llegar a tierra firme tenemos que dirigirnos hacia la derecha, siguiendo varios tramos de escaleras. Al igual que en otros momentos del juego cuando no sepáis por donde continuar fijaros en las líneas blancos sobre las piedras, que aquí destacan bastante entre tanta oscuridad.

PUBLICIDAD

Llegaréis hasta una estatua que se está tapando la cara, y que tenemos que rodear caminando por la izquierda. Tras la cinemática cruzamos el arco y seguimos al zorro hacia la izquierda, hasta encontrarnos con un autómata, al que tendremos que seguir. Le seguimos hasta llegar a una enorme puerta dorada, donde se encajará un autómata y se abrirá.

Cruzamos y seguimos hacia adelante, hasta llegar a un lugar por el que no podemos continuar. Ahora volvemos para atrás, y un autómata derribará una columna que podremos escalar para continuar.

Escalamos, saltamos un pequeño abismo, y en vez de seguir el camino del autómata giramos a la derecha y bajamos por unas escaleras. Si seguimos este acantilado, con algunos saltos y escalada, nos reencontraremos con el zorro sobre una plataforma, y al acercarnos a él aparecerá el autómata derribando un muro.

Entramos por la apertura que se ha abierto, escalamos por la derecha, y volvemos a escalar un pilar derriba que tenemos que rodear, y vamos hacia la derecha. Cruzamos la puerta dorada, llegamos a un sitio muy amplio en el que nos tenemos que dirigir hacia la izquierda, y llegaremos a una nueva puerta, que el autómata abrirá en una triste cinemática.

Bajamos por una rampa con cuidado, ya que hay algunos saltos exigentes, siguiendo el camino de las líneas blancas, y al final llegaremos hasta una estatua negra, con cuatro pequeñas estatuas blancas a sus pies.

Activando las cuatro estatuas

Nuestro objetivo ahora es encontrar y activar cuatro estatuas en este lugar que es bastante amplio, y no hay que hacerlo en un orden concreto, simplemente os vamos a decir el orden más lógico, de más cerca a más lejos. La primera estatua está muy cerca de este punto de partida, y si miramos de frente a la estatua negra, está a su espalda. Nos dirigimos hacia la derecha subiendo por varios tramos de escaleras, y llegaremos sin apenas dificultad, ya que está en mitad de un puente de manera muy visible.

Como al principio del juego, es muy fácil conocer la posición de las estatuas ya que un rayo de luz azul cae sobre ellas, que se divisa a lo lejos. Otro detalle que tenéis que tener en cuenta es que en esta zona hay espíritus negros como en el anterior capítulo, pero ahora son inofensivos, así que no hace falta esquivarlos.

Después de activar la estatua con un grito como siempre (aunque primero las tiene que activar el zorro) cruzamos el puente y seguimos hacia adelante, siempre en la misma dirección. Tras cruzar por varios pasillos y escaleras, sin haber un camino concreto o prefijado, llegaremos a la segunda estatua, teniendo cuidado de no pasarla por alto, siempre mirando hacia arriba buscando el rayo de luz azul.

Aquí lo que tenemos que hacer es subirnos a una pequeña rampa y saltar hacia el muro que veis en la imagen, para dirigiros a la izquierda y seguir escalando.

Al final llegaréis hasta una pared con una esfera que emite una luz azul, y tenéis que saltar hacia ella para agarraros, y que se active un mecanismo que suelta un chorro de agua.

Al hacerlo el agua levanta una plataforma que hay abajo, y ya podemos saltar hacia adelante y llegar hasta la segunda estatua. Continuamos en la dirección habitual hasta que veamos la tercera estatua, que está en un sitio bastante elevado como veis en la imagen.

Subimos la rampa y movemos la cámara hacia la derecha, donde veremos un sitio al que tenemos que saltar. Damos un segundo salto hacia adelante a otro pilar, y luego nos dirigimos a la izquierda, teniendo que dar un peligro y gran salto al vacío. Seguimos las líneas blancas escalando, dirigiéndonos hacia la izquierda, y tras varios saltos llegaremos por fin a la tercera estatua.

Ahora nos dejamos caer y seguimos en la dirección de siempre, y nos encontraremos con un muro con una esfera que emite luz, a la que tenemos que agarrarnos para que el muro se rompa. Al final llegaremos a esta zona con la cuarta estatua, en la que hay dos esferas como la anterior del muro, que tenemos que activar.

La primera está justo a la derecha de la imagen, y tras activarla se romperá una estructura. No subáis todavía, ya que antes hay que activar la segunda, está muy cerca, a unos metros. Ya con estas dos estructuras rotas, podremos subir a la parte de arriba y cruzar una serie de puentes, hasta llegar a una tercera esfera a la que nos tenemos que agarrar. Seguimos el camino y llegaremos a la cuarta estatua.

Bajamos, seguimos hacia la derecha como siempre, y acabaremos llegando de nuevo a la zona central con las cuatro estatuas pequeñas. Nos acercamos, gritamos para que se activen, y veremos una pequeña cinemática, tras la cual nuestro protagonista se habrá convertido en un espíritu oscuro.

El final del viaje

Seguimos adelante, entramos en una zona anegada de agua, y rodeamos el pilar central por la derecha, hasta que veamos unos pequeños escalones por los que podemos escalar. Ahora como siempre intentamos seguir los filos de color blanco, escalando y saltando, hasta llegar a lo alto, donde tendremos la primera esfera a la que podemos agarrarnos y activar.

Cuando se ilumine el muro la cámara nos habrá mostrado el camino que debemos seguir, así que tenemos que bajar con cuidado la estructura, intentando descolgarnos por la parte derecha. Una vez que estemos abajo buscamos la pared iluminada y comenzamos a escalar siguiendo los filos blancos, en un camino que no tiene mucha pérdida.

Cuando parece que el camino se acaba, podemos seguir hacia la derecha saliendo al exterior y luego a la izquierda. Seguimos unos metros y podremos volver a entrar teniendo justo enfrente la segunda esfera. La activamos y ahora tenemos que descender por la derecha, dejándonos caer por el filo blanco.

Seguimos hacia la izquierda escalando y al final del camino llegaremos a una larga cadena negra, en cuyo extremo nos espera la tercera y última esfera.

Tras activarla aparecemos en una y luminosa localización, y lo único que tenemos que hacer es subirnos sobre un pequeño pedestal. Ahora bajamos por la rampa pegada al muro, y después de la cinemática llegaremos a un largo pasillo, que al cruzar comenzará el final del juego. A partir de aquí disfruta de las escenas finales, ya no te esperan más puzles o desafíos, has terminado RiME.

Buscar en la guía

Juegos relacionados

Flecha subir