Análisis de Grand Theft Auto IV: The Ballad of Gay Tony (Xbox 360)

No te metas con Gay Tony, porque su guardaespaldas es capaz de hacer saltar por los aires Liberty City para salvar a su extravagante jefe.
Grand Theft Auto IV: The Ballad of Gay Tony
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión Xbox 360.

Liberty City tiene muchas historias que contar, y tras la epopeya en busca de venganza de Niko Bellic y el retorno a sus orígenes de Billy, ahora ha llegado el momento de salvar el emporio nocturno de un hombre incomprendido y carismático. The Ballad of Gay Tony, el segundo y último episodio descargable de GTA IV en exclusiva para Xbox 360, es un retorno a los orígenes más salvajes de Grand Theft Auto. A lo largo de numerosas horas sembraremos el caos en el día y, sobre todo, la noche de Liberty City, en una aventura que se aleja del tono más serio y oscuro de The Lost and the Damned y el propio GTA IV para ofrecernos algo más de humor, sin que esto tenga que estar reñido con los tiroteos, las explosiones y el marcado toque macarra que todos adoramos.

Este cambio comienza por los personajes protagonistas y por la propia historia. Luis, el protagonista que controlaremos, y Tony Prince, el que da nombre al juego -o episodio-, forman una curiosa y bien compenetrada pareja. El primero, un joven americano de orígenes hispanos, a medio camino entre matón y hombre de negocios. El otro, una leyenda viviente de Liberty City, homosexual hasta la médula y con el estilo y fina ironía que se espera de su estereotipo. Nuestra misión es salvar los negocios de Tony, asediado y agobiado por las deudas y favores que debe a media ciudad, que se disputa el control de sus negocios, su clientela, o al menos el dinero del seguro si son consumidos por las llamas. A partir de una situación inicial en la que se nos presentan a grandes rasgos los personajes y su entorno, comienzan los problemas y comenzamos a resolverlos de la manera más directa posible.

Al contrario que GTA IV y su primer episodio, Gay Tony empieza a lo bestia. Es tan alta la promesa del retorno a la acción salvaje, que los primeros minutos tranquilos, de conducción y escenas cinemáticas, se nos harán tremendamente largos. Pero pronto empieza lo bueno, en forma de tiroteos, explosiones, y misiones en barco o en helicóptero, todo muy orientado a la acción, diferenciándose de misiones más sesudas vistos en anteriores episodios. Aquí las misiones son mucho más directas: obviamente hay trayectos en coche, y partes algo más tranquilas, pero casi todas tienen una parte de acción que podríamos llamar extrema, léase tiroteos a gran escala, enfrentamientos con fuerzas muy numerosas e incluso vehículos, explosiones, situaciones in extremis, etc... GTA en estado puro, aprovechándose de un mayor repertorio de armas, casi todas con el mismo elemento en común: la contundencia.

PUBLICIDAD

Algunas de estas armas son simplemente más potentes y más rápidas que sus versiones anteriores, como la escopeta automática, o la recortada, o el lanzagranadas. Otras las aprovecha el juego para darle un uso más variado, como las bombas lapa, un divertido añadido, consistente en bombas adhesivas que podemos detonar por control remoto. Aparte de ofrecer nuevas posibilidades en el multijugador, se usarán como arma arrojadiza desde los vehículos, y en algunas misiones es el eje central. También contamos con el añadido del Magnum calibre 44 o el subfusil dorado, la primera conocida por ser el "pistolón" de Harry el sucio. La adición estrella, sin embargo, es un tanque de la policía (que se puede ver en uno de los tráilers) con el que seremos prácticamente imparables.

Mientras que las misiones son de acción extrema, como ya hemos comentado, la historia parece simple al principio pero va poniéndose cada vez más interesante, introduciendo algunos personajes ya conocidos, otros relacionados con algunos de GTA IV, e incluso cameos de los anteriores protagonistas, Niko y Johnny (de hecho, salen en la primera cinemática, como diciéndonos "recuerda que esto es Liberty City"). La historia de salvación de los negocios de Tony se entremezcla con la propia vida personal de Luis López, un hispano que ha abandonado su barrio tradicional y lo ha cambiado por los exclusivos ambientes de la jet set de Liberty City, y en el porqué de su relación con Gay Tony. La historia es tan buena como la de los dos "episodios" anteriores, pero con un toque diferente, más familiar y más hilarante al mismo tiempo, un cambio de tono acertado complementado, volvemos a repetir, con divertidas y brutales misiones.

Es inevitable hablar de las posibilidades "sociales" nuevas que tenemos, como las peleas callejeras, las guerras de bandas, el golf o la vida nocturna en general, pudiendo visitar los garitos de Gay Tony, hablar con las chicas, tomar chupitos y controlar un poco la situación como todo "insider" de un local nocturno. Pero sin duda hay que señalar el salto base como uno de los añadidos más divertidos del juego, incluyendo su vertiente multijugador. Podremos saltar en paracaídas sobre Liberty City, haciendo "surf por el aire" desde varios lugares distintos, y en el modo multijugador podremos jugar por equipos e intentar fastidiar a los demás. Todo el mundo sabe lo seguro que es un paracaídas, pero también que es frágil como las alas de una mariposa, poniéndonos poéticos. Y cualquier disparo, y sobre todo uno de un lanzacohetes, puede fastidiar a los otros jugadores.

 1

El multijugador de Gay Tony se ha limitado a algunos modos seleccionados del restos de GTAs: solamente Deathmatch, Deathmatch por equipos, Race, GTA Race y el modo libre, aunque "enriquecidos" por las nuevas armas que tendremos disponibles. Rockstar al parecer se ha querido centrar en el modo para un solo jugador, que repetimos ahora está mucho más orientado a la acción, hasta el punto de de que recibiremos una puntuación tras cada misión, dependiendo del tiempo, nuestra vida y los objetivos secundarios, para fomentar la rejugabilidad.

A nivel gráfico Gay Tony está en la línea de los GTA anteriores, mostrando una ciudad enorme, llena de vida y de pequeños detalles que solo identificaremos si nos fijamos bien, más parecido visualmente a GTA IV que al más oscuro The Lost and the Damned, pero con un toque propio, como más nocturno, por llamarlo de alguna manera. El diseño de los personajes, no ya por número de polígonos o expresiones faciales, sino por cómo logra que su personalidad nos entre por los ojos sin necesidad de oirles, es uno de los grandes logros del juego -y de toda la familia GTA, todo sea dicho-, recogiendo y combinando estereotipos familiares y creando un gran repertorio, complementado con un muy buen diseño de escenarios. El juego ha envejecido un poco a nivel gráfico, todo sea dicho, pues no se nota ninguna mejora importante en el motor, pero aguanta bastante bien el tipo.

El apartado sonoro sigue siendo una maravilla, tanto por la cantidad de canciones licenciadas para la banda sonora, como por lo bien que encajan algunas con la temática y el "sabor" del juego. Abundan los temas discotequeros, como era de esperar, pero también los hispanos, por el trasfondo de Luis, el protagonista. El doblaje sigue siendo extensísimo y excelente, pero en inglés, claro está, lo que echará para atrás a algunos. Los subtítulos en castellano ayudan, pero no siempre recogen a la perfección el tono de los comentarios. Aún así, y con los excelentes sonidos FX a los que estamos acostumbrados, sigue siendo un apartado excelente.

 2

The Ballad of Gay Tony es el colofón perfecto a la "saga" GTA IV, y una de las mejores compras disponibles en Xbox Live Arcade. Por solo 20 euros tenemos horas y horas de diversión, y es una diversión más adictiva que la de los anteriores por el carácter poco complicado pero al mismo tiempo extremo y directo de las misiones. GTA vuelve un poco a la vida salvaje de Vice City y San Andreas en las misiones, lo que es ir contracorriente hoy en día si echamos un vistazo a los otros juegos, pero lo hace de forma divertida: disparar sin parar puede ser demasiado sencillo, pero si se hace con una ametralladora dorada, o con una escopeta de asalto, o lanzando bombas lapas y detonándolas por sorpresa, se convierte en algo muy divertido. Y si lo quieres ya, y no tienes el anterior episodio, Episodes of Liberty City incluye ambos por un gran precio, y sin exigir tener GTA IV.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Rainbow Six Extraction - Análisis
Rainbow Six Extraction - Análisis
Análisis
2022-01-24 19:18:00
En la fiebre del género, Ubisoft nos trae su propia propuesta en la que coge elementos de Rainbow Six Siege dándonos una fórmula divertida pero que no destaca en nada.
Blackwind - Análisis
Blackwind - Análisis
Análisis
2022-01-24 09:47:00
Acción y aventura en un shooter arcade que no tiene miedo a introducir pequeños puzles y exploración.
Pupperazzi - Análisis
Pupperazzi - Análisis
Análisis
2022-01-20 15:54:00
Pupperazzi nos lleva a un adorable mundo habitado por perros para que les saquemos fotos mientras hacen monerías. Una irresistible premisa que aprovecha sus limitaciones con inteligencia.
Windjammers 2 - Análisis
Windjammers 2 - Análisis
Análisis
2022-01-20 10:07:00
25 años después, el clásico de recreativas vuelve con una gran secuela que mantiene su esencia intacta.
Nobody Saves the World - Análisis
Nobody Saves the World - Análisis
Análisis
2022-01-19 09:27:00
DrinkBox Studios nos trae un RPG de acción al estilo clásico con transformación en diferentes personajes y un interesante cooperativo.
God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Plataformas:
Xbox 360
También en: PS3 PC

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
8.54

PUNTÚA
Grand Theft Auto IV: The Ballad of Gay Tony para Xbox 360

112 votos
Flecha subir