Análisis de Xenoblade Chronicles X (Wii U)

Una fascinante y gigantesca aventura de ciencia ficción que nos hará disfrutar durante horas explorando Mira, uno de los mundos más bellos y cautivadores jamás creados para un videojuego.
Xenoblade Chronicles X
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
10
SONIDO
9.5
NOTA
9.4
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión Wii U.

Los títulos de mundo abierto se han convertido en uno de los tipos de juego más importantes del panorama actual, ofreciéndonos grandes extensiones de terreno para que exploremos con libertad y nos perdamos cumpliendo todo tipo de actividades. Pero casi todos ellos siempre acababan por limitarnos de algún modo, ya sea por medio de zonas divididas por pantallas de carga, paredes invisibles u otros trucos utilizados para impedir que nos salgamos de las fronteras marcadas por sus desarrolladores.

Precisamente por eso (y por otras muchas cosas que comentaremos a lo largo de este análisis), resulta muy difícil de creer lo que nuestros ojos ven en pantalla cada vez que conectamos nuestra Wii U para jugar a Xenoblade Chronicles X: un planeta entero, con todos sus continentes, sin cargas y con una escala sobrecogedora, a nuestra completa disposición para que podamos descubrir todos los secretos y misterios que esconde sin que nada nos impida llegar hasta ese lejano punto que vemos en el horizonte. Bienvenidos a la nueva obra maestra de Monolith Soft. Bienvenidos a Mira.

La segunda oportunidad de la humanidad

Sin entrar en demasiados detalles, decir que la historia de Xenoblade Chronicles X nos traslada a un futuro cercano en el que la Tierra acaba siendo destruida, obligando a la humanidad a buscar un nuevo mundo en el que asentarse para poder empezar de nuevo. Por diversas causas que no concretaremos, la nave en la que íbamos acaba estrellándose en un misterioso planeta bautizado como Mira, momento en el que comenzaremos nuestras andanzas por sus diferentes parajes para asegurar la supervivencia de nuestra especie en un entorno tremendamente hostil y lleno de peligros.

PUBLICIDAD
En esta entrega tendremos que crearnos a nuestro protagonista con un sencillo editor.
En esta entrega tendremos que crearnos a nuestro protagonista con un sencillo editor.

A partir de aquí se desarrolla una trama muy entretenida (eso sí, el comienzo es bastante lento) y que encantará a los fans de la ciencia ficción, repleta de momentos épicos e intensos, así como de algún que otro giro de guion bastante sorprendente. Además, se permite el lujo de tratar incluso temas más o menos serios y adultos, como ciertas cuestiones morales en torno a qué significa ser humano, aunque tampoco se profundice demasiado en ellos. Eso sí, os avisamos que se quedan muchos cabos sueltos y que todo indica que habrá una secuela (aunque el conflicto principal de esta entrega queda cerrado).

En lo que se refiere a los personajes, no nos han parecido precisamente los más carismáticos que hemos visto nunca en un juego de rol, aunque con los principales llegaremos a conectar de un modo u otro gracias a la cantidad de horas de aventuras que pasaremos junto a ellos, especialmente si no nos importa demasiado que tiren por los tópicos habituales que hemos visto ya en cantidad de animes y juegos del género (empezando por el protagonista que nos creamos, que, cómo no, tiene amnesia).

Descubriendo Mira

A diferencia de muchos otros juegos de rol japoneses e incluso de su predecesor, Xenoblade Chronicles X no gira en torno a una historia que marque el ritmo de la aventura. Aquí lo realmente importante es que nos sintamos como uno de los últimos supervivientes de la humanidad mientras exploramos y descubrimos todas las maravillas y peligros que esconde el planeta alienígena en el que hemos acabado, por lo que la exploración de Mira se convierte en el eje central del juego.

¿Preparados para descubrir hasta el último rincón de Mira?
¿Preparados para descubrir hasta el último rincón de Mira?

Si compráis la nueva obra de Monolith Soft pensando en disfrutar de un juego de rol japonés con una estructura clásica en la que avanzar por una historia que nos vaya guiando y llevando de la mano sin que tengamos que preocuparnos de mucho más que de llegar a cada jefe con el nivel y el equipo adecuados para derrotarlos, probablemente os llevéis una gran decepción, ya que no es lo que plantea ni lo que busca ofrecer.

Esto es algo que queda muy patente en el sistema de progreso con el que cuenta el juego, repleto de requisitos para desbloquear cada capítulo de la trama principal, como explorar un determinado porcentaje del mapa, realizar ciertas actividades secundarias, etcétera. Con esto, el título no para de ponernos pequeñas barreras con las que nos dice claramente que quiere que salgamos a descubrir el mundo y a ayudar a la humanidad con otras actividades que, por secundarias, no son menos importantes para su supervivencia.

Evidentemente, todo esto está lejos de ser algo negativo, ya que a fin de cuentas lo que hace es potenciar la sensación de estar explorando un planeta desconocido y hostil mientras vivimos infinidad de aventuras por el camino y nos maravillamos con los descubrimientos que vamos realizando, pero conviene que sea algo que os quede bien claro para que sepáis si su propuesta entra dentro de vuestros gustos o no antes de lanzaros a por él.

Como hemos dicho al comienzo de este análisis, el mundo del juego es gigantesco y la enorme escala de sus escenarios (en serio, no os hacéis una idea de lo grandes que son) conseguirá quitarnos el aliento frecuentemente. Lo mejor de todo es que no se trata simplemente de un planeta con mucho terreno que recorrer pero poco para hacer.

Para empezar, el mapeado tiene una gran verticalidad, por lo que no solo tenemos que preocuparnos de explorar a lo largo y ancho, sino también a lo alto, algo que ofrece infinidad de posibilidades a la hora de movernos por Mira, con cuevas escondidas, lugares aparentemente inaccesibles que nos obligarán a mirar en todas las direcciones posibles, distintos niveles de altura con su propia fauna y ambientación, estructuras que podemos utilizar como plataformas para abrirnos camino, y un larguísimo etcétera de virtudes que harían que el texto se nos alargara durante varias páginas para describirlas todas y hacer justicia a lo bien diseñado que está este mundo.

El mundo es tan grande que se ha potenciado considerablemente nuestra movilidad, pudiendo esprintar y realizar gigantescos saltos. Evidentemente, también existen multitud de puntos de viaje rápido.
El mundo es tan grande que se ha potenciado considerablemente nuestra movilidad, pudiendo esprintar y realizar gigantescos saltos. Evidentemente, también existen multitud de puntos de viaje rápido.

Lo interesante es que en el GamePad veremos el mapa de cada continente dividido en casillas, indicándonos que en cada sector hay algo para hacer, ya sea instalar una sonda, saquear los restos de una nave, acabar con un Magno (monstruos únicos más poderosos de lo normal que se distinguen por tener un nombre propio), cumplir una misión secundaria, etcétera, de modo que si queremos completar el 100% vamos a tener que recorrer hasta el último palmo de Mira e investigarlos a conciencia, una tarea titánica que os llevará decenas de horas.

Instalando sondas, las casillas a su alrededor mostrarán el icono del tipo de actividad que hay para hacer allí, aunque en la ciudad de Nueva Los Angeles (la única del juego y donde pasaremos multitud de horas) podremos obtener información adicional sobre cada sector escuchando las conversaciones de sus habitantes, algo que suele ser muy útil, ya que nos indican incluso las condiciones ante las cuales salen algunos Magnos (de noche, de día, con lluvia, etcétera) y los niveles de recolección que necesitamos para determinados saqueos.

Hablando de misiones secundarias, estas ahora se han mejorado considerablemente respecto a su primera entrega y se dividen en tres tipos bien distintos. Por un lado tenemos las sencillas, encargos tremendamente básico y sin componente narrativo alguno en los que tendremos que matar un determinado número de enemigos, recolectar ciertos objetos, acabar con un Magno concreto o hablar con alguien. Solo podemos aceptar 20 de forma simultánea y lo mejor suele ser aceptar las misiones que se realicen en los continentes a los que nos vayamos a dirigir para cumplirlas por el camino. No son nada del otro mundo, pero son prescindibles y nunca nos obligarán a completarlas.

Por otra parte, tenemos las secundarias, misiones con una historia detrás y en las que nos tocará seguir varios pasos para terminarlas. La calidad de estas es algo irregular, ya que hay algunas muy interesantes y que aportan detalles importantes sobre el universo del juego, ayudándonos a comprender mejor su contexto y cómo es la vida en Mira, permitiéndonos a veces hasta tomar decisiones. Sin embargo, también hay un buen número de estas que se sienten como puro relleno y son bastante más "tontas", aunque al menos nos servirán para ver el lado más cotidiano de NLA.

Dependiendo de nuestras respuestas en algunas conversaciones y luchando junto a nuestros compañeros conseguiremos subir nuestra afinidad con ellos, permitiéndonos desbloquear misiones de conversación y de afinidad adicionales.
Dependiendo de nuestras respuestas en algunas conversaciones y luchando junto a nuestros compañeros conseguiremos subir nuestra afinidad con ellos, permitiéndonos desbloquear misiones de conversación y de afinidad adicionales.

Finalmente están las Misiones de Afinidad, las mejores de todas y con diferencia. Al igual que las de la trama principal, estas tienen sus propios vídeos, conversaciones dobladas, jefes y requisitos para desbloquearlas, permitiéndonos descubrir mejor la historia y personalidad de muchos personajes secundarios y de sus protagonistas, de modo que si queréis profundizar en ellos os tocará pasar por aquí.

Destacar que hay bastantes de este tipo, consiguiendo alargar por mucho el contenido basado en narrativa que tiene el juego. De hecho, la historia principal es mucho más corta que la de su predecesor (nosotros tardamos 50 horas justas en completarla, aunque más de la mitad de ese tiempo nos lo pasamos explorando, haciendo actividades secundarias, entrenando y equipándonos para desbloquear sus capítulos), aunque si a esta le sumamos las Misiones de Afinidad, el contenido final es mucho mayor.

Luchando por nuestra supervivencia

Otro de los grandes pilares del juego lo encontramos en su sistema de combate, heredado directamente de Xenoblade Chronicles, por lo que volveremos a batallar moviéndonos en tiempo real por el escenario mientras realizamos ataques automáticos y ponemos en práctica nuestras habilidades especiales (Artes), cada una con su propio tiempo de recarga para poderlas utilizar de nuevo. Como siempre, cada Arte tiene unos efectos concretos y específicos que pueden potenciarse según nuestro posicionamiento o los estados que le provoquemos a nuestros rivales.

El sistema de combate supone la evolución natural de lo visto en Xenoblade Chronicles.
El sistema de combate supone la evolución natural de lo visto en Xenoblade Chronicles.

A esta base tenemos que sumarle algunas novedades que hacen de los enfrentamientos algo mucho más interesante y estratégico. Por ejemplo, ahora siempre llevaremos un arma cuerpo a cuerpo y otra a distancia que podremos intercambiar en mitad de una pelea siempre que queramos. Dependiendo de con cuál estemos realizando ataques automático, podremos sobrecargar las Artes que se realicen con dicho tipo de arma para que sean más potentes de lo normal, obligándonos a medir mucho mejor cuándo las utilizamos, ya que es posible que nos convenga potenciar una en vez de ejecutarla nada más la tengamos lista.

Las novedades no acaban aquí, ya que ahora también tendremos una barra de Puntos de Tensión que se rellena con ataques automáticos (también hay otras formas de hacer esto). Este nuevo medidor nos servirá para resucitar a nuestros aliados, entrar en modo Turbo para potenciar nuestras habilidades ofensivas e incluso realizar ciertas Artes.

Además, ahora las Artes curativas son mucho menos efectivas que antes y nuestra principal fuente de sanación será trabajar junto a nuestros compañeros para provocar que se produzcan las "Voces del Alma". A veces nuestros aliados nos pedirán que hagamos un tipo de Arte concreto y si respondemos a su petición ejecutaremos un combo en equipo que nos dará algún tipo de beneficio, ya sea una mejora de nuestras estadísticas o incluso una curación. Esto también se puede producir al contrario y según cómo hayamos configurado las Voces del Alma de nuestro personaje, este también puede pedir a los demás que hagan un combo junto a él.

El círculo que veis sobre la cabeza del enemigo representa la vida que le queda a esa parte concreta a la que el personaje está apuntando.
El círculo que veis sobre la cabeza del enemigo representa la vida que le queda a esa parte concreta a la que el personaje está apuntando.

Según lo que ocurra en el combate (como, por ejemplo, que derribemos a un enemigo), también pueden producirse Voces del Alma acompañadas por un Reto del Alma, un pequeño QTE que si lo acertamos nos subirá la moral (lo que hará que nuestros compañeros nos pidan realizar combos con una frecuencia mayor) y que si lo ejecutamos de forma perfecta nos recompensará con Puntos de Tensión. La velocidad a la que se produce este QTE es muy variable, por lo que conviene estar siempre muy atentos para no fallarlo cuando aparezca, pues puede salvarnos la vida.

Por si fuera poco con todo lo mencionado, ahora los enemigos cuentan con varias partes diferenciadas a las que podemos apuntar. Esto es tremendamente importante, especialmente contra los jefes, ya que eliminando sus armas y extremidades evitaremos que realicen técnicas concretas e incluso expondremos sus debilidades (es también el método para obtener botines únicos que de otro modo no nos darían). Eso sí, cada golpe que reciban, independientemente de la zona que sea, les hará perder vida, por lo que tampoco será raro que matéis a muchos rivales antes de poder desmembrarlos (algo que podéis solucionar con ciertas Artes).

Como veis, hay muchos factores a tener en cuenta, lo que se traduce en un sistema de combate mucho más rico y profundo que lo visto en su predecesor, consiguiendo que combatir sea incluso más divertido que antes al tener que administrar nuestros recursos y técnicas con más cabeza.

Destacar también que la dificultad de las batallas suele ser elevada, por lo que entrenar, subir niveles, equiparnos y desarrollar correctamente nuestras Artes para crearnos una buena "build" nos será vital para avanzar en la historia y derrotar a los jefes más duros (os advertimos de que más os vale prepararos a conciencia para la batalla final y para ciertos Magnos). De hecho, el mundo del juego está tan "vivo" que los niveles de los enemigos suelen estar muy entremezclados y es perfectamente posible encontrarnos en un mismo sitio monstruos nivel 2, 50 y 90, por lo que hay que saber escoger bien nuestras luchas y estar muy atentos a lo que nos rodea para que los rivales más duros no nos maten de un solo golpe al pillarnos desprevenidos y evitar las zonas de mayor peligrosidad.

En lo que respecta a las posibilidades de personalización de nuestros personajes, podremos seleccionar sus Artes activas, sus habilidades pasivas, su equipo (este lo podemos comprar en tiendas, crearlo con los materiales que recolectemos, obtenerlo de los enemigos, mejorar sus estadísticas, añadirle mejoras, etcétera) y las apariencias de sus vestimentas. Por otra parte, a nuestro avatar también podremos modificarle sus Voces del Alma y su clase. Cada clase nos permitirá utilizar unas armas concretas y subirlas de nivel nos servirá para obtener nuevas Artes y habilidades pasivas, aunque para desbloquear las más avanzadas primero tendremos que dominar por completo las anteriores.

Gracias a este sistema tendremos un enorme mundo de posibilidades para personalizar y definir el progreso de nuestros personajes, especialmente el de nuestro protagonista, dándonos mucho juego a la hora de crear estrategias, encontrar combinaciones devastadoras y concretar estilos de combate.

El poder de los Skells

Una de las grandes y mejores novedades de Xenoblade Chronicles X la encontramos en la inclusión de los Skells, unos mechas transformables en vehículos con un diseño y estilo que nos recuerda inevitablemente a los míticos Gundam. Estos son totalmente personalizables, pudiendo modificar desde el color de sus piezas hasta cada una de las armas con las que pueden ir equipados.

Los Skells son muy poderosos, pero tienen unas reservas de combustible limitadas que se consumirán al volar y luchar. Podremos recargar su energía cuando no los pilotemos o repostando en el barracón a cambio de miranio.
Los Skells son muy poderosos, pero tienen unas reservas de combustible limitadas que se consumirán al volar y luchar. Podremos recargar su energía cuando no los pilotemos o repostando en el barracón a cambio de miranio.

Esto último es especialmente importante, ya que las armas que les equipemos definirán no solo sus estadísticas, sino también las Artes que podrán utilizar en batalla, por lo que tendremos que estudiar con mucho cuidado si los beneficios de atributos que nos dan nos compensan un Arte no demasiado efectiva o al revés.

Los Skells son tremendamente poderosos, aguantan muchísimo y pueden hacer unas cantidades de daño realmente devastadoras, por lo que resultan imprescindibles para derrotar a los enemigos más duros (conviene que siempre los tengáis a punto y bien equipados), ofreciéndonos de paso algunas de las batallas más espectaculares de todo el juego, incluyendo jefes que son, literalmente, igual de grandes que una montaña y ante los cuales nuestros mechas parecerán una simple pulga.

Estos robots tienen algunas características concretas que distinguen su control del de nuestros personajes a pie. Entre ellas nos encontramos con la posibilidad de realizar "Yugo" sobre nuestros enemigos para inmovilizarlos durante unos segundos o la de hacer daños a los rivales más pequeños con el simple contacto. Tampoco tendremos la oportunidad de potenciar nuestras Artes con ataques automáticos, aunque podremos extender la duración del modo Turbo.

A pesar de que son una de las grandes novedades del juego, pasarán más de 20 horas antes de que obtengáis vuestro primer Skell, y más de 30 para poder volar.
A pesar de que son una de las grandes novedades del juego, pasarán más de 20 horas antes de que obtengáis vuestro primer Skell, y más de 30 para poder volar.

Otro detalle a tener en cuenta es que, al igual que los enemigos, los rivales pueden destrozarnos las extremidades y armas de nuestro robot, lo que nos impedirá ejecutar algunas de nuestras Artes (se regeneran al terminar el combate), y si son destruidos tendremos que volver al barracón a cobrar el seguro para que nos lo devuelvan (si este vence, tendréis que pagar una buena suma de dinero para recuperarlo).

Pero sin duda, una de las mejores experiencias que ofrecen los Skells es la posibilidad de volar, algo que nos abrirá las puertas para acceder a una gran cantidad de sitios que de otro modo serían inaccesibles, permitiendo de paso espectaculares batallas áreas. Recorrer los cielos de Mira a bordo de uno de estos mechas es algo indescriptiblemente satisfactorio que cualquier amante de los videojuegos debería de experimentar por lo menos una vez en su vida.

Las posibilidades online

Monolith Soft se ha atrevido esta vez a incluir diversas opciones online que en nuestra mano estará decidir si queremos utilizarlas o no. Existen tres tipos de patrullas, una para las que prefieren jugar solos y no sacarle partido a estas funciones, otra para los que sí y otra para que nos emparejen con amigos y jugadores favoritos, por lo que nunca nos obligarán a jugar en compañía, aunque esto último ofrece posibilidades muy interesantes y bien integradas. Podremos reclutar a los personajes de otros usuarios para que nos ayuden y si alguien usa el nuestro recibiremos recompensas por ello.

 1

Por otra parte, también existen misiones de matar ciertos tipos de enemigos o recolectar objetos que se cumplen entre todos los miembros de una patrulla, aunque cada uno jugando en su propia partida. Mientras más participemos en ellas, más vales obtendremos para canjear por objetos en una tienda especial. Finalmente, se ha añadido una selección de misiones concretas pensadas para ser superadas en grupos de cuatro jugadores que hagan equipo, siendo algunas de ellas realmente difíciles. Estas nos limitarán el nivel si tenemos uno demasiado alto.

El prodigio técnico de Monolith Soft

Si Xenoblade Chronicles ya consiguió dejarnos con la boca abierta durante la generación pasada en una consola tan limitada como Wii, lo que Monolith Soft ha conseguido esta vez en Wii U con Xenoblade Chronicles X nos ha hecho replantearnos muy seriamente dónde están realmente los límites de la actual consola de Nintendo, ya que a nivel visual puede rivalizar perfectamente con gran parte del catálogo de otras máquinas más potentes.

Ni las imágenes ni los vídeos hacen justicia al espectáculo que supone ver el juego en movimiento desde nuestra consola.
Ni las imágenes ni los vídeos hacen justicia al espectáculo que supone ver el juego en movimiento desde nuestra consola.

Como decimos, la escala de los escenarios es descomunal y algo sin precedentes, la distancia de dibujado nos permite visualizar hasta continentes en el horizonte, todos los mapas están recargadísimos de elementos y detalles, no hay pantallas de carga (solo al entrar o salir de nuestro barracón, cuando aparece una escena de vídeo, al cargar partida y al realizar viajes rápidos), la tasa de imágenes por segundo es estable como una roca, el AA es realmente bueno y apenas se aprecian dientes de sierra, los modelados de los enemigos, las razas alienígenas y los mechas son geniales, no hay bugs (¿os acordáis de cuándo las compañías se escudaban en el tamaño de un juego para justificar la cantidad de errores de programación de sus títulos?) y el diseño artístico es una auténtica pasada, consiguiendo maravillarnos siempre de un modo u otro miremos a dónde miremos.

Evidentemente se han realizado algunos sacrificios para conseguir este titán técnico en la consola, como elementos que se pueden atravesar (coches por los personajes, coches, farolas y árboles por los Skells), aparición repentina de algunas cosas (aunque está muy bien disimulado), unas caras totalmente inexpresivas y cierta irregularidad en las escenas de vídeo, con algunas realmente cutres para las conversaciones y otras que nos dejarán con la mandíbula totalmente desencajada de la maestría con la que están grabadas. También se echa en falta una resolución algo mayor, ya que los 720p deslucen un poco todo el trabajo emborronando un poco la imagen.

 2

Pero al final, tal y como decimos, Xenoblade Chronicles X es sin duda el juego más potente a nivel gráfico de toda la consola y estos sacrificios son más que comprensibles. Tanto es así que ahora vamos a tener que empezar a exigirle muchísimo más al resto de plataformas de sobremesa que hay en el mercado (y a la propia Wii U) de lo mucho que ha subido Monolith Soft nuestro baremo con esta aventura.

El sonido tampoco se queda atrás, empezando por la maravillosa banda sonora de la que hace gala, repleta de temas tremendamente variados (la mayoría vocales) y que se adaptan como un guante a todo lo que sucede en pantalla, hasta el punto de que nos resulta imposible ahora mismo imaginarnos cómo sería el juego sin las composiciones que ha creado Hiroyuki Sawano (Attack on Titan, Guilty Crown) para la ocasión. Simplemente perfectas.

La versión occidental trae todos los contenidos del juego instalados de serie, ofreciéndonos nuevos personajes y misiones de afinidad.
La versión occidental trae todos los contenidos del juego instalados de serie, ofreciéndonos nuevos personajes y misiones de afinidad.

Los efectos también son muy buenos, suenan con mucha calidad y los hay de todo tipo. El doblaje nos llega esta vez únicamente en inglés (con unos textos perfectamente traducidos al español y muy bien adaptados, tal y como ya nos tienen acostumbrados en Nintendo), aunque las interpretaciones y la selección de voces mantienen un buen nivel a pesar de habernos quedado sin la opción de poder seleccionar las originales japonesas, repletas de grandes actores de doblaje. Lo único negativo es que a veces la música suena tan fuerte que a veces se solapa con las voces en algunos vídeos y no se escuchan de forma clara, aunque esto solo nos ha pasado en unas pocas ocasiones.

Conclusiones

Xenoblade Chronicles X es un juego que consigue, como ningún otro ha hecho antes, que sintamos que de verdad estamos explorando un planeta nuevo y desconocido en su totalidad. Mira es bella, fascinante, enorme, hostil, peligrosa y cautivadora a partes iguales, y es probablemente uno de los mundos mejor diseñados y más sobrecogedores que hemos visto nunca en un videojuego, cuyo único límite se encuentra en el espacio. Es un auténtico placer explorar sus entornos y la sensación de aventura que nos transmite el descubrir sus parajes mientras intentamos llegar a ese lejano punto que vemos en el horizonte, sabiendo que todo lo que veamos es alcanzable, resulta en una experiencia única e inigualable que no encontraréis en ningún otro sitio.

 3

Si a todo esto le sumamos un apartado técnico y artístico descomunal, una banda sonora inolvidable, una buena historia de ciencia ficción repleta de grandes momentos, un sistema de combate divertidísimo, la posibilidad de pilotar mechas, montones de actividades y misiones secundarias para realizar, y cientos horas si queremos completarlo todo, queda claro que estamos ante uno de los grandes juegos del año.

Quizás ciertas decisiones de diseño, como los constantes requisitos que nos imponen para avanzar en la historia, su falta de tutoriales, su dificultad, su complejidad y lo poco que lleva al jugador de la mano no lo hagan un juego especialmente recomendable para todo el mundo, pero si, como a nosotros, en vez de echaros esto para atrás lo que consigue es aumentaros todavía más las ganas de jugar, no podéis estar más de enhorabuena, tenéis una enorme e inolvidable aventura por delante para disfrutar. ¡Nos vemos en Mira!

Hemos analizado el juego con un código de descarga que nos ha proporcionado Nintendo España.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
PEGI +12
Plataformas:
Wii U

Ficha técnica de la versión Wii U

ANÁLISIS
9.4
  • Fecha de lanzamiento: 4/12/2015
  • Desarrollo: Monolith Software
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 54,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Wii U Optical Disc
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
COMUNIDAD
8.99

PUNTÚA
Xenoblade Chronicles X para Wii U

168 votos
#10 en el ranking de Wii U.
Flecha subir