Análisis de StateShift (PSP)

Una nueva competición está a punto de comenzar en el año 2054. ¿Te apuntas?
StateShift
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7.5
NOTA
7.2
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión PSP.

El generalmente bien surtido género de la velocidad en la portátil de Sony recibe a un nuevo miembro de la familia. StateShift gustará a los jugadores de la conducción arcade ambientados en un ambiente post apocalíptico, en el que cualquier medio es válido para cruzar la meta el primero.

Estrategia con sabor japonés
La propuesta de StateShift no es demasiado original (ni pretende serlo) para aquellos que en su momento conocieron cierto título de Psygnosis para PlayStation: Rollcage. Quizás con la intención de cambiar ligeramente de registro y a la vez mantener la esencia de la afamada saga Wipeout, la compañía decidió lanzar un juego en 1999 de carreras con vehículos de cuatro grandes ruedas, armados y la habilidad de subir por las paredes y techos de túneles gracias a la inercia. Su moderado éxito dio lugar a una secuela, que pasó ya completamente desapercibida en pleno apogeo de las por entonces nuevas consolas, PlayStation 2 y Dreamcast.

Engine Software recoge el testigo con este juego que viene a sumarse al ya extenso y de gran calidad abanico de juegos de velocidad para PSP. La portátil de Sony posee además ya dos entregas de Wipeout, por lo que cabe preguntarse si hay hueco en el consumidor con StateShift. La respuesta es si, para quién busque carreras desenfadadas, aunque este juego no marque un antes y un después en el género y no es uno de los máximos exponentes técnicos o jugables de la velocidad, un género muy bien surtido en la pequeña portátil de Sony.

PUBLICIDAD

StateShift sitúa la acción en un futuro cercano y apocalíptico tras unas guerras y una crisis a escala mundial que ha relegado a gran parte de la población a vivir en suburbios con una única alegría, que además atrae tanto a ricos como pobres: el nuevo deporte Rey. Unas carreras de bólidos que por fin se convierten en legales mediante un torneo es la disculpa perfecta para el marco del juego y los seis diferentes personajes (no todos disponibles desde el principio), cada uno con un bólido diferente. Tras seleccionar a nuestro héroe de los dos desbloqueados, comenzaremos a jugar, y los stateshift conseguidos con cada uno no serán transferibles al resto, por lo que se aumenta la vida del juego si se desea completar al 100% (es necesario terminar el campeonato con el resto).

Pero ¿qué son los stateshift?. Como jugosa novedad frente a otros títulos, los vehículos disponen de un marcador de energía que permite utilizar una serie de mejoras que afectan incluso a la conducción. Además del modo Ghost que nos hace invulnerables ante ataques enemigos o evitar peligros de la carretera, o de Mammoth que otorga fuerza contra choques y la capacidad de destruir a oponentes arroyándoles, encontramos dos habilidades interesantes. Dragster por ejemplo acelera el bólido limitando nuestro control, y Scorch aumenta la maniobrabilidad. No todas estas ayudas están disponibles desde el comienzo, y su uso depende de la citada barra de energía. Recuperarla tras su uso es sencillo y hay dos alternativas, una obteniendo del recorrido cargadores, y otra, inspirada en las sagas Burnout o Ridge Racer, con los derrapes. Los stateshift se activan, a falta de más botones, mediante combinaciones de los gatillos; así tenemos que Dragster, el primero de ellos (que hace las veces de turbo) se consigue mediante la pulsación de L una vez corta seguida de otra más larga que determina el impulso. No es demasiado intuitivo, pero tras los tutoriales (una pequeña prueba en un circuito a modo de "examen de conducir") el jugador se hará con ellos.

Las armas en el juego resultan escasas en comparación con Wipeout, pero realmente encontramos las más esenciales, tanto por sus usos como alcance. Cuatro dañinas artimañas que van desde los misiles, las minas para impactar en perseguidores, granadas de deflagración y un impulso de energía mortal para los corredores situados en cortas distancias. Útiles contra cualquiera de los hasta dieciséis oponentes en carrera, ellos pueden fijarnos como objetivo, lo que activa un aviso en pantalla que puede salvar nuestra partida si activamos el modo Ghost o fantasma. Este indicador muestra el arma y los segundos antes de su uso, para replantear la estrategia o realizar un brusco volantazo y evitar el impacto.

La naturaleza de StateShift apuesta claramente por el arcade puro y duro, y es fácil ver algunas similitudes con algunos de los primeros títulos de la serie Ridge Racer. ¿Recuerdas cuando en los juegos de Namco apenas podías coincidir con pocos competidores simultáneamente, a pesar del gran número de participantes? StateShift funciona de una manera parecida. Ajustando un poco la dificultad de los rivales según nuestro ritmo en carrera, el jugador siente que no está ante un título en el que cada bólido posee su inteligencia artificial, y hay cierta manipulación. Una jugabilidad algo tramposa que tiene sus fans y detractores, que ofrece diversión y un reto constante, a costa de eliminar realismo.

El grueso del título se encuentra en el modo carrera, consistente en nueve torneos, cada uno con sus carreras en los catorce circuitos diferentes, que van desbloqueando armas, los stateshift e incluso los tutoriales para dichos extras. Carrera Rápida, como es lógico, es una partida en uno de los circuitos a nuestra elección, y las pruebas contrarreloj disponen de corredor fantasma, la clásica visión de nuestra mejor partida durante el juego para intentar superarnos segundo a segundo. Más horas de juego para una persona nos las dará sin embargo los tres diferentes desafíos, unas nuevas reglas para todos los circuitos. Energy Drain desgasta la energía de los bólidos, y exige recuperar de las dos formas posibles la vitalidad o la carrera termina; Critical Damage permite hasta un máximo de tres impactos; Checkpoints recuerda al sistema de juego de los clásicos arcade de Sega como Outrun o Sega Rally, con varios puntos de control por los que pasar en un determinado tiempo.

Finalmente, el modo multijugador adhoc para un total de hasta cuatro jugadores ofrece diversión y ciertas dosis de mala leche gracias a las armas del juego. Todos los parámetros importantes son configurables, y se aseguran horas de entretenimiento con la portátil.

StateShift es un juego que no arriesga demasiado, y no ofrece demasiadas novedades respecto a otros títulos, pero en parte ese es su punto fuerte, y no decepciona. Lejos de la ambición de las entregas Wipeout, no por ello este juego es accesible y entretenido. Los diferentes circuitos esconden tras esa aparente simpleza algunos atajos que aumentan la estrategia, y el uso de las armas y la energía da siempre carreras con un resultado inesperado hasta el final.

Año 2054
Pese a no contar con una fuerte personalidad o una dirección artística de gran prestigio como la saga de velocidad de Psygnosis, StateShift tiene un motor gráfico que permite mostrar unos escenarios a un buen framerate (velocidad de cuadros por segundo) y con algunos buenos detalles en iluminación. No hablamos de un título que exprima la potencia de PSP, y también posee algunos defectos, como la calidad de las texturas que no alcanza las cotas de los pesos pesados de la portátil, pero a gran velocidad estos defectos pasan casi inadvertidos, no así algún parpadeo de polígonos visibles en los escenarios, tanto en la lejanía (el conocido pop-up como en primer plano, en los choques contra los muros.

El tono general es bastante "sucio", apocalíptico. Al contrario que la elegancia y los luminosos rascacielos futuristas de Wipeout, StateShift se inclina por claustrofóbicos túneles, no muy atractivos, pequeños efectos de fuego y humo, y tonos bastante apagados, que en general dan unos tonos homogéneos según el circuito o la sección del mismo. La restricción del número de bólidos simultáneos en pantalla es un pequeño límite que sin embargo no afecta demasiado a la jugabilidad, puesto que más de tres o cuatro competidores impide realizar una conducción cómoda.

El apartado sonoro se completa con músicas apropiadas y cañeras, eso si, sin grandes licencias que llamen la atención, y unos efectos sonoros típicos.

Conclusiones
StateShift es un juego "modesto" dentro de la línea de lanzamientos de conducción para PSP, pero que esconde muchas horas de diversión. Desde el primer momento nos encontramos con un juego que no plantea revolucionar el género en ningún sentido, con un envoltorio visual aceptable, sin grandes alardes, y un control sencillo, aunque en ocasiones se hace difícil de dominar. Recomendable para seguidores del género que han probado ya otras alternativas como Wipeout Pulse, Burnout Dominator o Ridge Racer 2.
Ramón Varela
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
PEGI +3
Plataformas:
PSP

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
7.2
  • Fecha de lanzamiento: 4/7/2008
  • Desarrollo: Engine Software
  • Producción: Midas
  • Distribución: Planeta
  • Precio: 29.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 UMD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
StateShift para PSP

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir