Análisis de Dynasty Warriors (PSP, Game Boy Advance)

Koei lleva la mayor de sus sagas a la consola PSP, cambiando algunos puntos interesantes pero cometiendo algunos errores que echarán para atrás a algunos.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
5.5
SONIDO
6
NOTA
6.3
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
6.5
Análisis de versiones PSP y Game Boy Advance.

El lanzamiento de PSP es uno de los grandes acontecimientos de este año, y la primera consola portátil de Sony viene especialmente bien acompañada de juegos. La gran mayoría de las compañías han decidido apoyar a la máquina de Sony con alguna versión portátil de una gran franquicia, y en el caso de la japonesa Koei, es Dynasty Warriors el juego elegido para lanzar con la consola. La saga Dynasty Warriors, como siempre decimos, se ha convertido en un referente de la acción en esta generación con su mezcla de arcade, estrategia y acción "yo contra el barrio", ambientado todo ello en la China del siglo III que cuenta el Romance de los Tres Reinos.

El juego ha gozado de un notable éxito en PlayStation 2, donde ha contado con cuatro entregas, y era de esperar que llegase una versión portátil. Como os contamos en nuestras primeras impresiones del juego, publicadas hará unos dos meses y medio, Dynasty Warriors PSP no es una simple conversión del juego de PS2, sino que introduce cambios con el objetivo de hacer el juego más apropiado para las partidas en una consola portátil. En los juegos de PS2, una batalla puede llegar a durar 30 minutos, pero en esta ocasión no durarán tanto; o mejor dicho, sí, pero estarán divididas en pequeñas minibatallas que nos permitirán grabar la partida, por lo que podremos avanzar poco a poco, y retomar la batalla cuando queramos.

Ése es quizás el mayor cambio que incluye esta versión portátil de Dynasty Warriors. En anteriores juegos estábamos en un gran escenario que podíamos recorrer de cabo a rabo, mientras que ahora los escenarios están divididos en pequeñas áreas conectadas entre sí. Nuestra misión será, naturalmente, llegar al cuartel general enemigo y acabar con su líder, y para ello tendremos que avanzar, en ocasiones pudiendo elegir entre varios caminos, de mini-escenario en mini-escenario hasta llegar a la batalla final.

En ocasiones los escenarios estarán conectados solo en un sentido, o contarán con una penalización de vida para avanzar entre ellos, representando posiciones destacadas o montañas. Nuestro enemigo en esta ocasión será le tiempo, que representa los suministros con los que cuenta nuestro ejército, y en este sentido cobra una importancia capital, quizás demasiado, ya que podremos capturar depósitos enemigos, y ellos hacer lo propio con los nuestros. El problema es que el tiempo no abunda, y en el caso de que un enemigo nos capture un depósito es muy posible que si no lo recuperamos de inmediato acabemos perdiendo la partida. Y en ocasiones para reconquistar el depósito tendremos que cruzar el escenario, haciendo frente a más enemigos, perdiendo por lo tanto tiempo, entrando en un círculo vicioso un tanto molesto y frustrante. Es terrible perder una partida porque se acaba el tiempo, y puede pasarnos muy a menudo.

Otro cambio importante se da en el sistema de experiencia de los personajes. Como en juegos anteriores, a medida que vayamos progresando nuestro personaje se hará más fuerte, obteniendo más vida, poder mágico, capacidad de ataque y defensa. Sin embargo, aparte de la experiencia general, dentro de las batallas también habrá experiencia (que se usará para calcular la experiencia "perpetua" con la que seremos recompensados). Nuestro general empezará todas las batallas en Nivel 1, y a medida que vaya acabando con enemigos se hará haciendo más poderoso.

¿Dónde está el problema en este diseño? Que es posible que en el segundo mini-escenario nos topemos con un general enemigo de nivel 3, y nos mate fácilmente. La solución evidente es evitar los encuentros con los generales enemigos fuertes hasta que hayamos alcanzado cierto nivel, pero he aquí que nos encontramos con otro enemigo más terrible: el tiempo, que se acaba. Entramos así en otro círculo vicioso que puede hacer que perdamos partidas, ya sea porque se acaba el tiempo, o porque por miedo a ello nos metamos en una combate que tenemos muy pocas posibilidades de ganar.

Estos dos son quizás los mayores errores de esta versión portátil, que aporta buenas ideas pero no las equilibra lo suficiente para lograr una experiencia que no saque de quicio al jugador, incluso al más aficionado a la saga. El sistema de dividir las pantallas en pequeños escenarios enlazados de forma inteligente entre sí es una buena idea, pero la forma de llevarla a cabo puede decepcionar al más pintado.

Otro cambio importante, que es absolutamente positivo, todo sea dicho, es la inclusión de suboficiales personalizados. En anteriores entregas íbamos acompañados de guardaespaldas, pero en esta ocasión podremos seleccionar oficiales que vengan con nosotros, pudiendo incluso "invocar" algunos de sus poderes especiales. Estos van desde la curación hasta el modo berserker, que hará que nuestro personaje sea más fuerte durante un tiempo limitado, pasando por otros como la ralentización del enemigo, la duplicación de la defensa, etc... Aparte de estos poderes, un suboficial puede aportar por sí mismo mejoras a nuestro personaje, como más vida, defensa o ataque, o un factor curativo constante. Tendremos a nuestra disposición 25 puntos de liderazgo que podremos usar para asignarnos oficiales que tengamos en nuestro repertorio, hasta un máximo de cuatro.

Nuestro repertorio de oficiales funciona como una baraja de cartas y es éste un factor también muy interesante, ya que podremos intercambiarlos a través de la red inalámbrica. Obtendremos más oficiales tras finalizar la misión y, si nos matan, perderemos a los que estuviésemos utilizando. Debido a la naturaleza "juego de cartas" de este aspecto, podremos tener oficiales repetidos, algo particularmente útil para ciertas pantallas difíciles de pasar.

PUBLICIDAD

Con estos cambios mencionados, Dynasty Warriors para PSP se diferencia considerablemente de las versiones grandes, aunque como hemos dicho algunas decisiones de diseño dejan un tanto que desear y pueden hacer que el juego sea frustrante. Cuando las pantallas dejan cierta holgura para no tener que ir a toda velocidad y cruzando los dedos para que no haya ninguna emboscada, se aprecia el acierto del diseño a base de mini escenarios, pudiendo realizar ataques a una misma posición coincidiendo con algunos generales del mismo bando.

Pese a los cambios, el día a día del juego sigue siendo el mismo: coge a tu general favorito de tu bando ídem, y ábrete camino entre centenares de soldados enemigos usando los combos ya conocidos por todos, un botón de ataque y otro de carga, y un botón de ataque especial que hará que daremos golpes sin parar durante unos cuantos segundos sin que nadie se nos ponga por delante. Los problemas del juego original a la hora de manejar escenarios y un gran número de soldados siguen, sin embargo, estando presentes.

A nivel gráfico, como decíamos, la adaptación sufre de los mismos problemas que la versión de PlayStation 2, aunque esta vez a mayor escala. El refinamiento que durante los últimos años se ha ido aplicando a la versión PS2 está desaparecido en esta versión portátil, y con sorprendente frecuencia nos encontraremos con grandes ralentizaciones o con momentos donde enemigos que están a dos metros de nosotros desaparecen. Estos defectos son todavía más graves si tenemos en cuenta que esta vez los escenarios son mucho más pequeños, y que los personajes tienen un nivel de detalle mucho menor que en las versiones grandes. El sonido es prácticamente el mismo que en los juegos "grandes", tanto en las músicas como en los efectos, aunque en estos últimos se encuentran algunos samples nuevos. Es una lástima que se haya reciclado la música de los juegos originales, y no se hayan incluido grandes novedades en el apartado sonoro para esta versión PSP.

En conclusión, estamos ante una adaptación decente de Dynasty Warriors pero que se queda muy lejos de ofrecer lo que el fan de la saga espera. A nivel técnico es mediocre, y los cambios jugables son bienvenidos, pero como ya hemos comentado provocan que el juego tenga una curva de dificultad sinuosa y extraña. Una lástima lo de tener que subir de nivel dentro de las propias partidas, pues eso hace que el juego no beneficie tanto la habilidad del jugador, sino su perspicacia a la hora de evitar enfrentamientos complicados al comienzo de las batallas. Cualquiera de los dos detalles comentados (la limitación de tiempo basada en los suministros y la "experiencia interna" de los niveles) habría sido un acierto de no existir el otro.

Sin embargo, la inclusión de los suboficiales y el sistema de cartas es una novedad original y divertida, y el poder intercambiarlas con otros jugadores, una posibilidad interesante. Dynasty Warriors es un decente juego de acción en PSP, pero quizás los jugadores deban echar una buena ojeada al catálogo de la nueva portátil antes de decidirse definitivamente por esta adaptación que para muchos no cumplirá las expectativas.

Pablo Grandío
Director y fundador

Últimos análisis

The Political Machine 2024 - Análisis
The Political Machine 2024 - Análisis
Análisis
2024-05-19 11:28:00
Stardock Entertainment nos trae una nueva entrega de su conocido simulador político que es un título ideal para todos aquellos amantes de todo lo que tenga que ver con la política estadounidense.
Jack Holmes: Master of Puppets - Análisis
Jack Holmes: Master of Puppets - Análisis
Análisis
2024-05-17 17:23:00
Este juego independiente parte de una interesante base de terror clásico y la adereza con una sorprendente ambientación y minijuegos.
Heading Out - A Narrative Road Movie Racing Game - Análisis
Heading Out - A Narrative Road Movie Racing Game - Análisis
Análisis
2024-05-16 16:58:00
A medio camino entre la novela visual y los juegos de conducción, Heading Out sorprende por la originalidad de su propuesta.
Baladins - Análisis
Baladins - Análisis
Análisis
2024-05-15 09:11:00
Sin grandes pretensiones, Baladins consigue un delicado equilibrio entre narrativa, toma de decisiones y un peculiar sentido del humor.
Crow Country - Análisis
Crow Country - Análisis
Análisis
2024-05-14 10:16:00
Nos sumergimos en este fantástico homenaje a los clásicos del 'survival horror' con un sobresaliente apartado visual que es capaz de llevarnos al momento dorado del género.
Homeworld 3 - Análisis
Homeworld 3 - Análisis
Análisis
2024-05-13 17:55:00
Blackbird Interactive da una nueva vida a una de las sagas más queridas entre los amantes de la estrategia que llega con buenas ideas y algunos errores que le alejan de la grandeza de los originales.
Género/s: Acción / Musou
PEGI +12
Plataformas:
PSP Game Boy Advance

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
6.3
  • Fecha de lanzamiento: 8/9/2005
  • Desarrollo: Omega Force
  • Producción: Koei
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 49.95 €
  • Formato: UMD
COMUNIDAD
7.83

Dynasty Warriors para PSP

10 votos
#100 en el ranking de PSP.

Ficha técnica de la versión Game Boy Advance

  • Fecha de lanzamiento: 9/12/2005
  • Desarrollo: Koei
  • Producción: Koei
COMUNIDAD
5.75

Dynasty Warriors para Game Boy Advance

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir