Vandal

Análisis de The Tomorrow Children (PS4)

Lo nuevo de Q-Games nos propone construir y mantener un mundo virtual. ¿Estás preparado para ser un miembro productivo de la sociedad?
·
Actualizado: 12:07 22/8/2019
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
NOTA
7.7
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PS4.

En The Tomorrow Children, te ganarás los dólares libres con el sudor de tu frente. El peculiar mundo virtual de Q-Games, un estudio independiente japonés que en los últimos años nos ofreció multitud de pequeños PixelJunk, ha centrado esta vez sus esfuerzos con una arriesgada producción que no dejará indiferente a nadie.

La buena noticia: opta por el modelo gratuito, free to play con microtransacciones, lo que permite que cualquiera con curiosidad pueda probarlo sin miedo a meter la pata. Tiene un poco de trampa, no obstante, que primero se lance como acceso anticipado con un pack que ofrece una serie de ayudas –papeles de burguesía, permisos, atuendos, avatares, mochila jet- y dinero para el juego con un precio de 19,99 euros. Todavía no se ha puesto fecha para este cambio de modelo.

The Tomorrow Children cae en ese género difuso, especialmente para los jugadores con más años a sus espaldas, que apuesta por una jugabilidad muy dispersa, donde tú pones las reglas. ¿Es otro No Man's Sky de obtención de recursos y exploración? No, al menos no del todo. El equipo de Dylan Cuthbert se ha preocupado de presentar una serie de urgencias que nos presionan para mantenernos en constante trabajo.

PUBLICIDAD
Las islas o montañas de extracción muestran unas formas fantásticas.
Las islas o montañas de extracción muestran unas formas fantásticas.

El juego comienza en el mismo punto que la última beta, con un pequeño tutorial de lo que será una de las mecánicas principales: la extracción de minerales en fantásticas islas que, temporalmente, aparecen cerca de la civilización. Es un mundo persistente online inspirado en la sociedad de la Unión Soviética, una distopía que nos cuenta un desastroso experimento en los años 60 que pretendía unir todas las mentes humanas en una única consciencia. El resultado diezma a la población mundial y no queda más remedio que utilizar clones proyectados en el Void, un paisaje onírico que parte de cero. El objetivo: revivir a la gente y hacer crecer la ciudad, expandiendo sus límites.

Controlamos a uno de estos clones, una especie de muñeca de madera que puede cambiar de apariencia asociada a los trabajos más básicos: proletaria, minera, ingeniera o con uniforme de combate –hay algunos más para desbloquear-. The Tomorrow Children está planteado para ser un círculo vicioso, donde subimos el nivel de nuestros parámetros -destreza, poder, agilidad, fortaleza, patriotismo, fuerza- y permisos para adquirir nuevas herramientas, el aumento de población consume más energía y bienes, y así continuamente. Incluso hay un pequeño incentivo para ser el mejor de nuestro barrio gracias a los tablones de puntuación.

El objetivo principal es llevar los recursos a la ciudad. Cuanto más grande, más se consumirá cada día.
El objetivo principal es llevar los recursos a la ciudad. Cuanto más grande, más se consumirá cada día.

Uno de los problemas con No Man's Sky es lo fácil que se podía desconectar de la misión principal por la repetitividad de tareas y la escasa sensación de progreso. En este caso, si bien vas a estar limitado a una serie de actividades reducida, son mucho más variadas y se permite pasar de una a otra en cualquier momento. La ciudad sufre carencias concretas, a veces falta electricidad o está bajo el ataque de las criaturas gigantes, pero eres libre de actuar como desees.

Cada cierto tiempo aparecen las islas, montañas con formas exóticas listas para ser cavadas con la intención de extraer sus recursos. Las herramientas se desgastan, pero puedes comprar más y de varios tipos que facilitan dar formas al terreno –el pico en horizontal, una pala para agujerear suelos, incluso una para crear bloques que evitan el terreno movedizo entre ciudad e isla-. Mencionar también la existencia de un mercado negro con más ventajas que funciona con un dinero escaso, y que lógicamente, se trata del apartado para microtransacciones.

La extracción es una tarea, llevarlo a su almacenamiento otra. Podrías hacerlo todo tú mismo, pero el diseño está planteado para premiar las actividades positivas. Lo más práctico es dejar estos recursos en el autobús y que los jugadores en la ciudad se ocupen de ello. No hay comunicación entre personajes, de hecho sólo ves a otros usuarios cuando realizan alguna actividad cerca, pero de manera natural el grupo entiende la manera de trabajar. O no.

Esta es un poco la lotería de estos juegos, la experiencia varía enormemente de un usuario a otro, aunque dispone de localizador de amigos para visitar sus ciudades –es mucho más divertido hablar de lo que sucede con conocidos-. En cualquier caso, nuestra experiencia con la comunidad ha sido buena excepto por la organización de apartamentos, por lo general distribuidos sin mucha organización y casi con ánimo de troleo.

De la noche a la mañana tus compañeros pueden rehacer la ciudad completamente. En la nuestra se dedicaron a construir en vertical.
De la noche a la mañana tus compañeros pueden rehacer la ciudad completamente. En la nuestra se dedicaron a construir en vertical.

Los Izverg son monstruos, kaijus, que transitan cerca de las urbanizaciones. Muchos pasan de largo y el único estímulo para entrar en guerra con ellos es conseguir las recompensas que dejan al morir. En ocasiones, el desastre: un godzilla cruza la ciudad o somos bombardeados desde el aire. Esto dañará el estado de la civilización, no hasta el punto de resetear todo el avance, pero sí es un inconveniente. The Tomorrow Children está lejos de ser un juego de acción, y no es uno de los pilares de su jugabilidad, sin embargo es entretenido estar pendiente de estas embestidas y utilizar alguna de las torretas disponibles o el armamento propio si nos hemos especializado en el combate.

Si mejoras tu armamento los Izverg no serán un gran problema, pero eso supone destinar recursos a la defensa.
Si mejoras tu armamento los Izverg no serán un gran problema, pero eso supone destinar recursos a la defensa.

Estas partes del juego –exploración, minijuegos para la construcción, defensa- forman un todo más interesante que las piezas independientes. Es gestionar una ciudad sin la complejidad –o posibilidades- de un Sim City, y controlando a un único miembro de este colectivo. Quizás los mineros necesiten la ayuda de escolta armada para eliminar las criaturas pequeñas –una especie de moscas-, o se pida construir un nuevo tipo de edificio para desarrollar la población. En algunas ciudades todo irá sobre la seda, en otras los egoísmos y la dejadez de tus compañeros te estropeará la diversión.

La principal dificultad para vender un juego de este tipo es que el gran público entienda su propuesta, o al menos el sector más tradicional. Porque la combinación de mundo abierto, supervivencia, obtención de recursos y construcción no es precisamente de gusto minoritario. Quizás echamos en falta una curva de aprendizaje más guiada al principio, ya que el tutorial apenas cubre el aspecto de la minería, pero no la utilidad de cada edificio o la información que se extrae del menú principal. Hay aspectos que si no los investigas por tu cuenta podrían pasar un poco inadvertidos.

The Tomorrow Children es un juego entretenido bajo ciertas condiciones. Lo más importante: te deben gustar los juegos para disfrutar a medio y largo plazo. El aficionado a MMO y similares lo tendrán más fácil para entrar en su mecánica, porque es la antítesis a un juego arcade. No puedes –o no debes- probarlo diez minutos, para que tenga sentido hay que ver la evolución y los problemas de esta civilización en miniatura, conseguir experiencia, permisos para acceder a vehículos o lograr objetivos comunes que premian con nueva decoración exclusiva. Y eso lleva su tiempo.

Puedes liberar a jugadores encarcelados mediante pago. Es una sociedad estricta, pero no se libra de mercado negro y sobornos.
Puedes liberar a jugadores encarcelados mediante pago. Es una sociedad estricta, pero no se libra de mercado negro y sobornos.

Q-Games ha conseguido un juego muy vivo, y nos da la sensación de ver un ritmo acelerado frente a las primeras pruebas en la beta. La aparición de Izverg es más común, y siempre hay alguna necesidad general o mediante misiones recibidas por radio -otras ciudades también tienen problemas-. Y por supuesto, la actividad no descansa cuando apagamos la consola. De un día para otro te encontrarás el mapa con más construcciones, nuevas islas o un importante bloqueo porque nadie se preocupó de almacenar suficiente mineral. Siempre puedes cambiar de ciudad si tienes mala suerte.

Uno de los atractivos se encuentra en el estilo tan original de los gráficos, del que os hablamos en nuestras anteriores impresiones. Nos habría gustado encontrar más variedad de monstruos, pero en general sigue siendo un juego muy llamativo en el arte y la tecnología, si bien a veces puede sufrir caídas puntuales en la fluidez –como todo, depende del lugar y número de jugadores que veamos en pantalla-.

La música, que no es mala, pasa muy desapercibida la mayor parte del tiempo.

El cambio de iluminación colorea la imagen y da un ambiente completamente distinto.
El cambio de iluminación colorea la imagen y da un ambiente completamente distinto.

Conclusiones

The Tomorrow Children evita caer en el saco del mundo abierto demasiado libre marcando claramente insuficiencias y amenazas para el grupo. La clave está en el progreso, colectivo y propio. El trabajo realizado tiene sentido y reflejo personal o de nuestra ciudad.

Ahora bien, ¿encaja este tipo de juegos en tu filosofía de entretenimiento? Incluso si eres uno de los jugadores decepcionado con algún juego similar de cosechar recursos, quizás este título te sorprenda: la imprevisibilidad y el factor social de colaboración reducen la repetitividad que estos juegos suelen sufrir. Todavía no se puede decir que sea para todos los gustos, pero lo tiene más fácil para enganchar a un público diverso.

Puesto que es muy difícil acertar con esta recomendación, en caso de duda aconsejamos esperar a la versión gratuita. Puede que incluso para entonces los desarrolladores amplíen el contenido y las actividades, y merezca aún más la pena.

Hemos realizado este análisis con un código de descarga de la versión "Pack de fundadores" que nos ha proporcionado Sony.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4

Ancestors: The Humankind Odyssey - Análisis
Análisis
2019-12-06 16:01:00
La dura aventura de supervivencia de Patrice Désilets (Assassin's Creed, Prince of Persia Las arenas del tiempo) llega a consolas con ciertas mejoras respecto a la versión de PC.
Sid Meier's Civilization VI - Análisis
Análisis
2019-12-05 09:12:00
Firaxis cubre los huecos que quedaban en consolas de la estrategia más completa con una versión brillante que no decepciona en (casi) ningún punto.
Arise: A Simple Story - Análisis
Análisis
2019-12-02 15:37:00
Plataformas y puzles se dan la mano en una emotiva aventura sobre los altibajos de toda una vida.
Garfield Kart: Furious Racing - Análisis
Análisis
2019-11-28 09:45:00
Un fallido intento de llevar al conocido personaje a las competiciones de karts.
Lost Ember - Análisis
Análisis
2019-11-27 10:02:00
Una aventura muy relajada en la que la gran protagonista es la naturaleza… y una loba.
Shenmue III - Análisis
Análisis
2019-11-25 15:45:00
Casi dos décadas después continuamos la historia de Ryo Hazuki con una secuela imperfecta pero respetuosa con la saga, que encantará a los fans.
Género/s: MMO / Mundo abierto
PEGI +12
Plataformas:
PS4
Ficha técnica de la versión PS4
ANÁLISIS
7.7
Producción: SCEE
Distribución: PlayStation Network
Precio: Free to play
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: No
Online: Sí
COMUNIDAD
5.47

PUNTÚA
The Tomorrow Children para PlayStation 4

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir