Análisis de Rune: Viking Warlord (PS2)

·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
2.5
SONIDO
7
NOTA
4.5
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión PS2.
De PC a PlayStation 2
A principios de año salía para PC un juego llamado Rune, que siguiendo un esquema parecido al del español Blade: Edge of Darkness y utilizando el magnífico engine de Unreal Tournament nos ponía en la piel de Ragnar, un vikingo, que tenía que vengar a su pueblo. Rune era un juego del tipo “hack and slash”, con una perspectiva en tercera persona. La conversión a PlayStation 2, que también sería realizada por HumanHead Studios, fue anunciada meses después y ha salido en nuestro país hace unos días, bajo el título de Rune: Viking Warlord.
Salva al mundo vikingo
La historia de esta versión PS2 vuelve a ser la misma. Tú eres Ragnar, un joven vikingo que acaba de entrar en la llamada orden de los guerreros; justo en el momento en que supera la prueba, los guerreros (él incluido) tienen que partir en ayuda de otra tribu, y a mitad del camino el barco es destruido y todos sus tripulantes muertos, por la magia negra de Conrack, otro vikingo que gracias a un pacto con a saber cual ente demoníaca (Loki, tal vez) posee un maléfico y destructivo poder. Ahí comienza la aventura de Ragnar, que le llevara a enfrentarse a todo tipo de peligros para vengar a su padre y demás “colegas guerreros” y... salvar al mundo de Midgard de un futuro muy poco prometedor.
Una decepción
Sin embargo y pese a que el juego en PC era bueno, haciendo uso del engine del UT para mostrar unas texturas increíbles y unos muy buenos efectos, esta versión PS2 no cumple las expectativas. Para que engañarnos, no parece un juego de PS2, sino de PSX. Y no, ya se que un juego no es malo por tener malos gráficos, pero cuando estos malos gráficos acaban resultando un impedimento para jugar, y la jugabilidad en cuestión tampoco es lo suficientemente buena, Rune comienza a parecer una broma. Si a esto le añadimos unos tiempos de carga terriblemente largos (se recomienda tener alguna distracción para la pantalla de carga; un cubo de rubik, una diana de dardos o mismamente una GBA), Rune puede acabar provocando aversión al que lo juegue.

Poniéndonos serios y dejando los defectos a un lado, la jugabilidad de Rune es la misma que la del juego de PC, y muy parecida al Blade de Rebel Act, pero adaptada, por supuesto, al Dual Shock 2 de PlayStation 2. El sistema de control es el mismo que el de un First Person Shooter, utilizando un mando analógico para movernos y otro para girar y mirar. Podremos también agacharnos y saltar, agarrarnos a cuerdas, subirnos a cornisas y otros movimientos básicos más. Además de los botones de ataque y de defensa, habrá acciones para coger objetos, para lanzarlo y otras acciones de inventario.

Control de FPS
Rune se controla, en resumidas cuentas como si se tratase de un FPS. Esto implica que para realizar la práctica totalidad de los desplazamientos tendremos que combinar el uso de ambos mandos analógicos, cuya sensibilidad tendremos que ajustar en el menú de opciones. Pero este sistema de control, como os podréis imaginar, no es tan sencillo como parece. Al ser la perspectiva en tercera persona, con el mando de girar y mirar no moveremos realmente al personaje, sino a la cámara. Esto implica que para mirar hacia arriba muchas veces la cámara colapsará contra el suelo, o se sumergirá bajo el agua, si estamos cerca de ella. Lo mismo pasará, si estamos bajo el agua o en una caverna, al mirar hacia abajo. Superando esto, tras unos cuantos pasos en falso dominaremos el mover a nuestro personaje de esta manera, cosa que nunca terminará siendo cómoda pero que con esfuerzo será, al menos, eficiente. Hay muchas configuraciones del control, pero siempre habrá este sistema de movimiento. Es algo por lo que hay que pasar si se quiere ser un vikingo de provecho.
Combate básico
El sistema de combate es realmente básico. Hay tres tipos de armas (mazas, espadas y hachas), y cinco armas de cada tipo. Cada arma, con ayuda de las runas que iremos recogiendo a lo largo del juego, puede llegar a desarrollar un poder especial gracias al poder rúnico que tengamos. A la hora de combatir, aparte de un limitado uso de la magia,el sistema es realmente simple; pese a que podemos lanzar el arma, inflingiendo daños a nuestro enemigo, el sistema de ataque se reduce a unos cuantas combinaciones de golpes, y vuelta a empezar. Rune no es un juego que se reduzca solo a combatir, ya que existen puzzles e incluso ciertas zonas donde parecerá un juego de plataformas, pero lo que constituye verdaderamente al juego es el combate, y éste, como habréis adivinado ya, acaba haciéndose terriblemente monótono.
Gráficamente muy pobre
Recordemos que Rune: Viking Warlord utiliza el motor gráfico de Unreal Tournament, y que este motor gráfico no se adapta precisamente bien a PlayStation 2. En la versión PS2 de UT lo pudimos comprobar, luciendo esta un aspecto gráfico no demasiado brillante, más oscuro de lo normal y con unas texturas bastante pobres. En este juego desarrollado por HumanHead, esta mala conversión del motor se hace notar mucho más. El aspecto gráfico parece de PlayStation, sin darle a la mítica consola gris connotaciones peyorativas.

El juego, en primer lugar, se mueve brusco demasiado frecuentemente. El nivel de polígonos y animación está muy por debajo de lo que puede ofrecer la PlayStation 2, y la calidad de las texturas es paupérrima (a baja resolución, además). Para colmo de males, el juego se ve (tal como pasaba en el UT) exageradamente oscuro, hasta el punto de no distinguir si lo que tenemos delante es una caverna o una pared (cosa que ha destacado todo el mundo). Además, los efectos especiales están al mismo bajo nivel que todo lo demás: el agua no parece agua, y no cambia en nada cuando nuestro personaje está nadando. Por último, abunda la niebla para evitar el popping. Las secuencias cinemáticas son irrisorias, generadas por el propio motor del juego y con unas animaciones toscas de los personajes; la secuencia en la que el barco es destruido, la primera que veremos, es un buen ejemplo; no se sabe lo que está pasando, caen “rayas azules” sobre el barco y de repente nuestro personaje sale volando al mar. Resumiendo, un aspecto gráfico verdaderamente triste que llega a afectar a la jugabilidad.

Doblado al castellano
En el apartado de sonido es donde más cumple Rune: Viking Warlord. Posee, en primer lugar, un doblaje más que decente al castellano (que acompaña a la íntegra traducción del juego a nuestro idioma)., y en segundo lugar, una música que acompaña muy bien a la temática del juego, y de la que pocos juegos de este tipo pueden presumir. El sonido de los golpes, los gritos de nuestros deleznables enemigos y demás también está conseguido.
Poco recomendable
Terminando, Rune: Viking Warlord ha decepcionado completamente a aquellos que habían puesto expectativas sobre él. El sistema de control del juego de PC no ha acabado de adaptarse demasiado bien al Dual Shock 2, pero lo que realmente coloca a este juego por debajo de la media es su apartado gráfico, uno de los más pobres de PlayStation 2, considerando que ya estamos en la segunda generación de software para la consola negra de Sony y ya va siendo hora de aprovechar su potencial. La cara de esta cruz es el sonido, el mejor apartado del juego, y el control acaba asumiéndose. El otro impedimento que puede haber para Rune es la propia dinámica del juego, combinando combates poco variados con resolución de puzzles y un poco de exploración, que llega a hacerse monótono. El modo para dos jugadores consiste en combate uno contra a uno, y como ya habréis adivinado tampoco es el culmen de la diversión. En definitiva, solo recomendado a los muy aficionados al género (y éstos, bajo su propia responsabilidad). Lástima de gráficos, Rune: Viking Warlord podría haberse convertido en un juego mucho mejor.
Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

NieR: Automata The End of YoRHa Edition - Análisis
NieR: Automata The End of YoRHa Edition - Análisis
Análisis
2022-09-30 14:19:00
La obra maestra de Yoko Taro regresa cinco años después con una conversión impecable para Nintendo Switch.
Valkyrie Elysium - Análisis
Valkyrie Elysium - Análisis
Análisis
2022-09-30 09:20:00
Valkyrie Profile cambia de registro con un entretenido juego pensado para fans de la acción a costa de perder la magia del original.
Shovel Knight Dig - Análisis
Shovel Knight Dig - Análisis
Análisis
2022-09-28 16:29:00
El Caballero de la Pala vuelve a la carga con un roguelite muy divertido y bien diseñado que encantará a los fans de la saga.
Session - Análisis
Session - Análisis
Análisis
2022-09-28 10:04:00
Tras años en acceso anticipado, llega por fin este fantástico simulador hecho por y para fans del monopatín… y nadie más.
FIFA 23 - Análisis
FIFA 23 - Análisis
Análisis
2022-09-27 17:00:00
EA Sports lanza una nueva edición de FIFA que apuesta por la continuidad sin añadir demasiados cambios notables en la jugabilidad para conservar el esférico hasta la llegada de su nueva licencia.
The DioField Chronicle - Análisis
The DioField Chronicle - Análisis
Análisis
2022-09-27 10:00:00
Square Enix y Lancarse lanzan un SRPG con emocionantes combates en tiempo real y un interesante apartado artístico.
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
4.5
  • Fecha de lanzamiento: Octubre 2001
  • Desarrollo: Rockstar Games
  • Producción: Take Two
  • Distribución: Proein
  • Precio: 10990
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 CD
COMUNIDAD
5

PUNTÚA
Rune: Viking Warlord para PlayStation 2

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir