Análisis de Juiced (PS2, Xbox, PC)

THQ rescata uno de los juegos más prometedores del año pasado y lo lanza, mejorado, con la esperanza de convertirlo en un referente, objetivo que consigue a medias.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8.1
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS2, Xbox y PC.

La historia de Juiced podría denominarse de forma más apropiada un culebrón. Inicialmente producido por Acclaim, Juiced irrumpió de forma muy prometedora en el E3 del año pasado, destacando por sus atractivos gráficos y, sobre todo, por ser el primer juego de tuning que implementaba un control cercano a la simulación, ambas ideas antagonistas hasta la fecha. Cuando el juego estaba terminado y a punto de salir, allá por el mes de septiembre, Acclaim quebró –justo cuando empezaba a levantar cabeza-, y Juiced quedó en el limbo. Habría sido entre irónico y cruel que no llegase a salir, pues el equipo responsable, Juice Games, está formado por los integrantes del estudio de la también desaparecida Rage que había desarrollado Lamborghini, cancelado en situación similar.

Sin embargo, finalmente ha llegado, "rescatado" por THQ, que se hizo con sus derechos en una puja junto a otras compañías. El juego había levantado gran expectación y fue toda una decepción que se cancelase con la quiebra de Acclaim, y THQ se decidió a relanzarlo, no sin antes dar más tiempo al equipo de desarrollo para mejorarlo. Finalmente ha llegado, con nueve meses de retraso, y con algunos cambios importantes respecto al diseño original, siendo el principal que se ha suavizado el aspecto de simulación para convertirlo en una especie de híbrido entre un arcade y un simulador.

PUBLICIDAD

Juiced en principio no resulta diferente a la gran mayoría de juegos de velocidad tuning. Nos ofrece un repertorio muy variado de coches reales, entre los cuales se encuentran los habituales de las modificaciones, y circuitos urbanos donde competir contra otros corredores. No obstante, el modo de organizar todo esto difiere de las últimas tendencias en los juegos de este estilo, como Midnight Club o Need for Speed Underground, y Juiced prescinde del concepto de ciudad abierta para volver a los menús. Aunque el modo carrera no nos ofrece ese libre albedrío por las ciudades, sí tendremos a nuestra disposición un calendario con las carreras y los diferentes desafíos que se celebrarán, para así poder acceder al que queramos, tanto nosotros como nuestra banda.

La idea de la banda es una de las novedades que introduce Juiced. Nosotros no seremos un corredor cualquiera, sino el líder de una nueva banda de corredores clandestinos, y a nuestro grupo se irán uniendo nuevos corredores que podemos hacer que compitan en vez de nosotros, y con quienes podremos formar equipo para competiciones de bandas. Las carreras en las que participemos serán organizadas por una banda en concreto y, de igual modo, nuestra banda podrá organizar sus propias carreras donde participen otras.

El tema de las bandas es diferente a lo que puede parecer en un principio. Las bandas no están enfrentadas entre sí en un sentido clásico del término, sino que son algo así como facciones organizadas por unos determinados gustos, que se respetan entre sí. El respeto de las bandas será lo que tendremos que conseguir para lograr participar en sus competiciones, siendo el mínimo poder asistir como espectador a sus eventos, para más adelante poder competir en ellos.

¿Cómo nos ganaremos el respeto de las bandas? En primer lugar, quedando bien en las carreras. Una buena posición siempre nos dará cierto respeto extra con las bandas con las que estemos compitiendo, dependiendo del puesto y de la holgura con la que ganemos. La otra forma de ganar respeto, y que resulta especialmente importante con las bandas más elitista, es haciendo aquello que esas bandas valoran, como por ejemplo tener un coche muy tuneado, o conducir con gran habilidad, derrapando en las curvas, y sufriendo pocos daños. Como contrapartida, perderemos respeto si chocamos con nuestros rivales, algo que puede pasar bastante a menudo.

De este modo, nuestra progresión en el modo carrera dependerá de que nos vayamos ganando el respeto de las diferentes bandas que pueblan la ciudad. Pero otro aspecto importante en todo juego de tuning que se precie son los coches, que en Juiced se llevan gran parte del protagonismo. Inicialmente solo podremos elegir entre tres, pero más adelante estarán disponibles los demás. Los coches están organizados en categorías dependiendo de su potencia, y muchas carreras están limitadas a coches de una sola categoría, de modo que habrá que pensar si nos compensa seguir tuneando un coche hasta los, digamos, 230 caballos, si no podemos hacer que progrese más, ya que siempre contaría con una desventaja frente a sus rivales de mayor potencia. Un buen ejemplo es el Peugeot 206, uno de los coches iniciales.

Las opciones para modificar los coches son muy variadas e incluyen, como es de esperar, tanto las partes internas del vehículo como las externas. El apartado del interior está dividido en las clásicas categorías como ruedas, transmisión, embrague, etc... contando con varias partes que mejorarán nuestro coche en mayor o menor medida, y todas ellas correspondientes a marcas reales. Hay una opción muy interesante para aquel que quiera tunear el coche todo lo que pueda sin reparar en el ya mencionado asunto de las categorías, que es el "tuning programado", donde el juego nos propondrá automáticamente unas mejoras que hacerle al coche, que aprovecharán al máximo todo el dinero que tengamos.

En el apartado externo llama la atención por la gran variedad de opciones, pudiendo aplicar más de un millón de configuraciones diferentes a cada coche. Numerosos retrovisores, parachoques, faldones, etc... estarán disponibles para que los apliquemos a nuestro vehículo y que así tenga el aspecto que deseemos. Accesorios como luces de neón también están disponibles, pero lo que más llama la atención es la posibilidad de aplicarle tres tipos de pintura diferente al coche para que muestre una amalgama de colores según la iluminación y el punto de vista. Además, podremos elegir entre prácticamente todas las tonalidades con un selector de color muy al estilo de las aplicaciones de gráficos de un PC.

El modo carrera del juego va avanzando, por lo tanto, a medida que vayamos ganándonos el respeto de las otras bandas y reclutando gente para la nuestra, mientras ampliamos y mejoramos nuestra colección de choques. Entre las pruebas disponibles hay desde carreras hasta torneos, pasando por otras pruebas como las de habilidad, donde tendremos que hacer derrapes, trombos y otras virguerías con el coche. Casi todas las pruebas, salvo algunas contadas, tienen un precio de entrada, y todas ellas cuentan con un premio en metálico si las ganamos. Adicionalmente, en cada carrera podremos apostar contra uno de los rivales, ganando dinero si quedamos por delante de él. Esto hace que en una prueba podamos ganar mucho dinero... siempre que la ganemos, claro.

Aquí radica uno de los problemas de Juiced, y es que prácticamente no hay evento donde participemos donde no exista cierto riesgo económico. Aparte de que todos tienen cuota de entrada, que podremos considerar perdida si no ganamos, tras cada carrera será necesario reparar nuestro coche incluso cuando no haya sufrido daño. Esta reparación será inicialmente de 500 dólares, pero si hemos sufrido daños será considerablemente mayor. Esto produce un problema, que es que si tenemos una mala racha –porque acabamos de subir nuestro coche de categoría pero aún no es lo suficientemente potentes- podremos quedarnos sin dinero y, aunque siempre habrá un mecenas dispuesto a reparar nuestro coche cuando estemos sin blanca, volver a entrar "en el juego" será muy difícil, ya que tendremos que esperar a que esté disponible un evento gratuito, poco numerosos en el juego.

Más allá de esta eventualidad el modo carrera es divertido y tiene una larga duración, y como decíamos se aleja de los actuales juegos del género evitando la "ciudad libre" e incluso haciendo que las carreras sean cerradas y carezcan de tráfico. Esto podrá decepcionar a algunos que esperasen algo más en la línea de Need for Speed o Midnight Club, pero resulta perfecto para los que quieran un juego de carreras tradicional con elementos tuning.

Algo prometido y visto en el "primer Juiced" (antes de que THQ lo rescatase) era su estilo de conducción cercano a la simulación, lo que le hacía realmente innovador frente a su competencia. Hay que decir que en esta versión final esa característica se ha suavizado considerablemente, terminando siendo una especie de híbrido entre el arcade y la simulación que corre el riesgo de defraudar a algunos; aunque la conducción es sencilla, se nota que aún quedan elementos de simulación, como la gran sensibilidad del coche al tipo de superficie (o si está montado con dos ruedas en la acera y las otras dos en la calzada). Para ayudar a los que estén totalmente acostumbrados a conducir sin frenar, el juego incluye una ayuda en tiempo real que nos dirá cuándo reducir o frenar antes de una curva, aunque no está lo suficientemente bien calibrada y si la seguimos a rajatabla podemos tanto chocar como acabar yendo muy lento. Aparte del modo carrera, está la opción de carrera rápida (donde podremos coger un coche y tunearlo automáticamente, dando lugar a interesantes combinaciones) y un modo online para tan solo seis jugadores.

A nivel gráfico Juiced cumple con creces, aunque no hay duda de que habría sido más vistoso si hubiese salido el año pasado, para cuando estaba previsto. El modelado de los coches es excelente y la cantidad de modificaciones posibles apabullante, y la sensación de velocidad está conseguida. Sin embargo, los escenarios en ocasiones pecan de ser poco imaginativos (aunque en general están bien y recrean bien una ciudad americana). Es un apartado gráfico de notable, pero que tampoco llama la atención ni brilla sobremanera en ningún aspecto. En el sonido destaca el buen doblaje al castellano del juego, que está acompañado de una banda sonora variada y competente y de unos efectos de sonido de gran calidad.

En definitiva, Juiced es un buen juego de velocidad tuning, que destaca por la gran variedad de opciones de modificación y por una jugabilidad divertida. Sin embargo, el hecho de que su estilo de conducción no esté demasiado definido, quedándose en un híbrido peculiar entre la simulación y el arcade, y lo exigente del modo carrera, donde podremos quedarnos sin dinero y ver muy limitada nuestra progresión durante una buena temporada, son puntos negativos que pueden hacer que el juego frustre o decepcione algunos. Pasando eso por alto, estamos ante un juego de velocidad muy recomendable para los amantes de la modificación de coches –para estos es casi compra obligada- y que el resto de jugadores también disfrutarán.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Género/s: Carreras arcade / Coches
PEGI +12
Plataformas:
PS2 Xbox PC

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: 16/6/2005
  • Desarrollo: Juice Games
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ España
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1 - 6 Online
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
6.79

PUNTÚA
Juiced para PlayStation 2

19 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: 16/6/2005
  • Desarrollo: Juice Games
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ España
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1 - 6 Online
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
10

PUNTÚA
Juiced para Xbox

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: 16/6/2005
  • Desarrollo: Juice Games
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ España
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1 - 6 Online
  • Formato: CD-ROM
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
7.66

PUNTÚA
Juiced para Ordenador

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir