Análisis de Dragon Ball Z: Infinite World (PS2)

La popular franquicia de anime y manga se despide con cierto sabor agridulce.
Dragon Ball Z: Infinite World
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
5
NOTA
6.5
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
6
Análisis de versión PS2.

El título que hoy nos traemos entre manos, es la despedida de Goku, Trunks, Vegata y cia de la segunda consola de sobremesa de Sony. Si hiciéramos un repaso rápido y con poca atención a los pormenores de las aventuras en busca de las Bolas de Dragon, pocas consolas han tenido la suerte de recibir tantos títulos, juegos y adaptaciones de la obra del gran Akira Toriyama. La franquicia de Dragon Ball ha sido adaptada y versionada a una decena de sistemas y consolas, algunas con mejor fortuna que otras. PlayStation 2 ha contado con varios títulos de diversa índole, destacando la saga "Budokai" enfocada a un tipo de juego más clásico y a "Tenkaichi", con una simulación algo más parecida a lo que muchos de nosotros hemos visto miles de veces en las reposiciones televisivas durante tantos años.

El avance de las técnicas de cell-shading y el aglutinamiento masivo de personajes fueron consiguiendo productos cada vez más depurados y completos. Los resultados obtenidos por Spike y Dimps fueron alabados y festejados por decenas de miles de usuarios y fans de las aventuras de la obra de Toriyama. El objetivo de conseguir el juego más completo y redondo sobre el universo de Goku estaba al alcance de la mano. Y lo que es más: muchos apostaban por verlo antes en PlayStation 2 que en su hermana más reciente, PlayStation 3.

Dragon Ball: Infinite World es la última apuesta de Atari y Bandai para conseguir un juego definitivo de Goku. Mentiríamos si os comentáramos que es la definitiva, pero lo que sí es cierto es que ha conseguido mejorar ciertos aspectos en la jugabilidad y en la historia, pero ha descuidado otros muy importantes, dando resultado a un juego irregular. Sin más dilación, os presentaremos los pros y los contras de la última aventura del saiyan más conocido del panorama mundial.

PUBLICIDAD

Un argumento y planteamiento de sobras conocido

Namco Bandai ha querido ofrecer a los aficionados un estilo directo, sencillo y rápido, orientado a la sucesión de misiones inspiradas en la historia principal de la saga. El Modo "Dragon Mission" es el principal aliciente jugable de Dragon Ball: Infinite World. El argumento, como muchos de los fans sabrán, está basado en la línea temporal de Dragon Ball Z y GT. Empezaremos con la llegada de los Saiyans (Raditz y Cia) a la Tierra, y continuaremos por las clásicas contiendas contra Célula, Freezer o Bu, terminando con la lucha a muerte con los dragones resultantes de las bolas negras.

El modo "Dragon Mission" es lo que en principio podría parecer una sucesión de combates clásicos uno contra uno, pero que se convierte en una interesante mezcla de misiones basadas en objetivos y combates aderezados con buenas secuencias de video. Dichas secuencias, ayudarán a la narrativa de una forma bastante acertada y serán recreaciones casi perfectas con respecto al anime. Eso sí, como nota, hay que decir que ciertas escenas están ligeramente censuradas y que no están todo lo bien rodadas que deberían, siendo toscas y simples en algunos casos. Aún así, un buen intento de dinamismo por parte de Bandai, y lo que es mejor, un detalle para todos aquellos que deseen un modo lo más parecido a la serie que tanto veneran. Aún así, y pese a una buena capa de pintura, no es oro todo lo que reluce.

En términos jugables, el Modo "Dragon Mission" no es nada del otro mundo. Estamos hablando de un típico modo de juego orientado en misiones sencillas, rápidas y altamente repetitivas. Si bien al principio puede parecer divertido, cuando superemos varias misiones de recolección o de exploración sencilla se nos hará relativamente pesado seguir avanzando. Todo parece simple, poco cuidado, sin apenas interés y de dificultad totalmente irrisoria. Habrá momentos, en los que estaremos deseosos de volver a combatir en las clásicas luchas vistas en la saga. Y ese sentimiento, en un modo diseñado para dotar de variedad a esas mismas batallas no es un buen resultado. Es cierto que hay diferentes objetivos adicionales, como recolectar las bolas de dragón o encontrar monedas y otros objetos repartidos por los escenarios. Eso sí, este tipo de modo supera con creces a lo visto en la saga "Ultimate Ninja" de Naruto, estando mejor trabajado y siendo menos aburrido y tedioso.

 1

La historia se centra principalmente en Goku, dejando patente su protagonismo imperante durante el argumento del juego, pasando cada poco tiempo (y en contadas ocasiones) a Gohan. Al final de juego, cuando estemos a punto de acabar con nuestro periplo con Goku, veremos ciertas batallas desde el punto de vista de otros personajes involucrados, como Krillin o Trunks. Al jugador experimentado en la saga no le extrañará que la base jugable sea principalmente la vista en la tercera entrega de la Saga "Budokai". Estamos ante un juego de lucha de corte clásico, con los habituales botones destinados a los ataques y defensas básicos (puñetazo, patada) y a las habilidades especiales, como ondas de energía. Aparte, los botones superiores, serán los encargados de la recarga de energía y el vuelo. Si bien la base es "Budokai", el resultado no es ni mucho menos lo que tendría que haber sido tras el resultado de la última entrega.

El momento de los combates destaca por su simpleza, con pocos ataques y menos movimientos, dejando en evidencia un aspecto que creíamos trabajado o por lo menos, bien planteado. Y es que, tal sencillez, trae consigo un omnipresente trabajo de recolección de habilidades. Durante el "Dragon Mission" podremos recoger ciertos elementos que nos darán créditos y dinero, que podremos canjear y cambiar por habilidades más complejas o movimientos especiales. Éste cambio de mecánica obliga al jugador a comprar habilidades y mejoras para poder avanzar en niveles o situaciones al final de la aventura, donde la dificultad aumentará. Aún así, reiterando lo dicho, la dificultad en relación con la duración del juego es bastante endiablada, suponiendo un reto para el más versado o espabilado jugador. Todo ello, hablando siempre de las batallas uno contra uno.

 2

Aparte de éste modo principal, Dragon Ball: Infinite World ofrece otras opciones a la hora de jugar, destacando el consabido modo para dos jugadores o el sempiterno modo de entrenamiento. Aunque las opciones de jugar contra un amigo o contra la máquina puede ayudar a amenizar una tarde, y el salón del guerrero es una buena guía a la hora de comprar habilidades, trajes o escenarios para el modo principal y el modo para dos jugadores. Aún así, Dragon Ball: Infinite World se antoja bastante escaso en opciones, focalizando todos sus resultados y virtudes, al modo "Dragon Mission". De hecho, la cantidad de trajes, personajes y lugares es tan brutal que si no conseguimos el suficiente dinero en el modo historia, se nos hará imposible disfrutar de los otros modos de juego en todo su esplendor.

Un apartado técnico muy visto

No vamos a decir otra vez que PlayStation 2 es una consola desfasada a nivel técnico. Ni volveremos a repetir que sus juegos ya acusan los años a sus espaldas. Pero es que todo lo dicho es cierto. Dragon Ball: Infinite World es un título con un apartado gráfico depurado con respecto a ciertos títulos de la franquicia, pero que ya no sorprende, y ni mucho menos, entra por los ojos. Es cierto que tiene detalles depurados, que sus modelados son buenos, y que el nivel de los escenarios, pese a ser pobre en líneas generales, desprende una buena sensación de ambientación. Pero a estas alturas del partido, con una generación ya aposentada en la calle, un apartado así no ayuda a vender un juego. No hablamos de sacrificar la experiencia jugable en pos de un mejor apartado gráfico, pues todos conocemos las limitaciones de PS2. Reclamamos un mejor aspecto, una mayor atención a los detalles, y no un simple refinamiento o adaptación gráfica de títulos anteriores.

 3

Podríamos decir, que el sentimiento que nos queda es de una oportunidad desperdiciada a la hora de despedir la saga en la negra de Sony. De todas formas, veremos grosso modo un buen repertorio de modelados de personajes, lugares emblemáticos o animaciones extraídas con buen atino de la serie original. Tendremos unos personajes grandes, detallados en lo posible y con buenas animaciones y movimientos.

A nivel sonoro y musical, nada que no hayamos visto en los siete títulos anteriores. Las mismas voces, los mismos efectos especiales y las muy similares canciones y melodías empleadas con anterioridad. No queremos hacer una crítica con mala baba, pero no podemos permitir que el apartado sonoro quede tan distanciado de otros aspectos como el gráfico, que aunque tiene limitaciones, si es cierto que ha ido adaptándose y mejorándose (dentro de los límites ya conocidos) a lo que pedían los aficionados a Dragon Ball. Así pues, podríamos decir que estamos ante un resquicio de lo que fue oído y escuchado en juegos anteriores de la saga"Budokai" o "Tenkaichi".

 4

Un final agridulce y amargo

Dragon Ball: Infinite World no es aquello que nos prometieron. Ni mucho menos lo que muchos nos imaginábamos o deseábamos. No es un broche de oro, no es un canto de cisne a la saga en la consola de Sony. No es la evolución perfecta de la tercera entrega de "Budokai" o la vuelta de tuerca al estilo pseudo RPG de otras adaptaciones de las aventuras de Goku en anteriores ocasiones para otras consolas. Es como un buen disco recopilatorio, con destellos puntuales y mucha morralla que en vez de complementar y ayudar a mejorar el producto, quizás lo estropea y afea un poco. En este mundillo, muchas veces ha de primar la calidad y no la cantidad. Pero el problema es que Dragon Ball: Infinite World no tiene ni lo uno ni lo otro. Podría haber sido el mejor final posible ateniéndonos a resultados anteriores, pero no ha sido así. Aún así, es el juego que muchos fans de las aventuras de Akira Toriyama querrán tener en sus consolas para despedir los buenos momentos que nos han dado Goku y compañía.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Lost Judgment - Análisis
Lost Judgment - Análisis
Análisis
2021-09-16 15:01:00
Yagami regresa con una apasionante aventura que nos habla con gran maestría sobre problemas muy reales y delicados al mismo tiempo que mejora en todo a su primera parte.
Género/s: Lucha 3D / Lucha
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
6.5
  • Fecha de lanzamiento: 5/12/2008
  • Desarrollo: Namco Bandai
  • Producción: Namco Bandai
  • Distribución: Atari
  • Precio: 44,95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés/Japonés
COMUNIDAD
7.5

PUNTÚA
Dragon Ball Z: Infinite World para PlayStation 2

28 votos
Flecha subir