Análisis de The Red Strings Club (PC, Switch, Xbox One)

Deconstructeam modela una ingeniosa aventura ciberpunk al calor de un bar y con serias reflexiones sobre la libertad.
The Red Strings Club
·
Actualizado: 12:08 22/8/2019
Análisis de versiones PC y Switch. La versión o versiones Xbox One todavía no salen.

Si alguna vez alguien duda de la necesidad de que haya estudios pequeños que abran nuevos (y normalmente arriesgados) caminos le remitiremos a Deconstructeam, un pequeñísimo estudio valenciano compuesto por tres personas que obtuvo el respaldo de la crítica y los jugadores con su anterior juego, Gods will be watching y ahora acaba de lanzar otro juego, The Red Strings Club con gran personalidad que reúne unos magníficos gráficos pixel art, una banda sonora variada y buena, un universo de juego trabajado y una historia interesante y bien narrada que, para mayor dificultad, tiene múltiples posibilidades de desarrollarse.

En un futuro no demasiado lejano buena parte de la población lleva unos implantes cibernéticos de efectos muy variados y el mundo está en manos de unas cuantas empresas a las que se oponen algunos movimientos de resistencia. The Red Strings Club cuenta parte de esta lucha, y lo adereza con algunas reflexiones sobre la libertad que dejan huella en el jugador en mayor o menor medida, según la dureza de su corazón.

El Red Strings es el núcleo del juego. Los títulos de los juegos de Deconstructeam no tienen fuerza comercial, pero sí toda la lógica.
El Red Strings es el núcleo del juego. Los títulos de los juegos de Deconstructeam no tienen fuerza comercial, pero sí toda la lógica.

Un club en el que el camarero "lee" el alma de sus clientes

Pero no es tan simple como seguir una historia a lo largo de la cual nos sueltan frases más o menos profundas. Deconstructeam le añade unos cuantos ingredientes especiados que le dan un sabor diferente y lleno de vida. El club al que hace referencia el título es clave. En él trabaja Donovan, que lleva al máximo el concepto de que los camareros saben interpretar el estado de ánimo de sus clientes y elabora unos cócteles específicos para las emociones que detecta en el alma del parroquiano. Según la que elija, la conversación tendrá un recorrido u otro, y a veces deberá cambiar de bebida en mitad del diálogo para conseguir averiguar lo que le interesa.

PUBLICIDAD
Junto a la pareja protagonista está la androide Ankara, que será precisamente quien nos haga dudar de lo que pensamos al darla vuelta a los argumentos.
Junto a la pareja protagonista está la androide Ankara, que será precisamente quien nos haga dudar de lo que pensamos al darla vuelta a los argumentos.

Las elecciones que realizamos en múltiples ocasiones durante los diálogos a lo largo del juego van llevando la historia por diversos caminos. El final es el mismo siempre pero el desarrollo de la historia varía: puede que muera uno o más personajes, las revelaciones que encontramos son diferentes… Es interesante rejugarlo al menos un par de veces para entender mejor toda la historia, relaciones y motivaciones de los personajes, que están desarrollados con un detalle exquisito, aunque algunos de ellos quedan cojos en las versiones del juego en las que no vemos toda su historia.

Aunque no son los únicos, hay tres tipos destacados de mecánicas en el juego, el equipo explica que proceden de ideas desarrolladas en otras tantas gamejam sobre alfarería de mejoras cibernéticas, coctelería con influencias y suplantar a gente en el teléfono. Esta última tiene un desarrollo brillante y como puzle es mucho mejor que las otras dos.

De la alfarería cibernética a los cócteles emocionales

La primera tropieza con la dificultad de manejar el ratón con cierto nivel de precisión y puede llegar a ser irritante al principio. Consiste, literalmente, en alfarería de mejoras cibernéticas y hay que trabajar unos implantes en el torno para darles la forma exigida, pero el menú es incómodo (a veces se cambia la herramienta o se deshace el último movimiento sin querer) y el concepto en sí es demasiado ajeno al resto del juego como para encajar bien -claro que seguramente no lograría encajar en ningún juego ciberpunk-. Además, está al principio del juego y da una idea equivocada de lo que vamos a encontrar después. Dicho esto, hay que añadir que tampoco es insalvable y dura lo justo para no ser pesada.

La alfarería cibernética especialmente complicada para los jugadores zurdos, que ven la mano derecha en el monitor mientras ellos manejan el ratón con la contraria.
La alfarería cibernética especialmente complicada para los jugadores zurdos, que ven la mano derecha en el monitor mientras ellos manejan el ratón con la contraria.

En la coctelería, que consiste en unir el cóctel que estamos haciendo con la emoción deseada, la dificultad no radica en hallar la forma de llegar hasta ella, sino que el verdadero reto es acertar con la emoción que desatará la lengua del interlocutor de Donovan. Eso sí, los puzles están integrados a la perfección en la historia, de forma que todo tiene sentido y lógica y el jugador no se queda la margen de lo que está sucediendo en la trama en ningún momento y siempre tiene la sensación de que está desarrollándose todo gracias a su intervención. No es una historia difícil en la que nos podamos quedar atascados, sino un río de pensamientos en el que según la dirección en que rememos llegaremos a la desembocadura en unas condiciones u otras.

Un magnífico diseño de puzles

La suplantación de gente por teléfono nos ha parecido muy inteligente y desarrollada de manera soberbia. Tuvimos la sensación de ser un marionetista intentando mover varios personajes a la vez pero, al mismo tiempo, sabíamos de qué cuerda había que tirar en todo momento.

Pese a toda la información que el jugador maneja en esos instantes no da pie a actuar de forma aleatoria ni a liarse, gracias a un magnífico diseño del puzle, sobre todo cuando comprobamos en una segunda vuelta al juego que cambiando las decisiones anteriores el puzle se desarrolla de manera diferente. El ritmo de todo el juego es destacable, pero en este punto alcanza su cota más alta.

Cada bebida mueve de forma diferente el disco del alma, y hay que mezclarlas en la medida justa para alcanzar el nodo del alma. La coctelera sirve para conseguir el mismo efecto con la mitad de cantidad.
Cada bebida mueve de forma diferente el disco del alma, y hay que mezclarlas en la medida justa para alcanzar el nodo del alma. La coctelera sirve para conseguir el mismo efecto con la mitad de cantidad.

La historia está desarrollada al ritmo preciso y no sobra ni falta nada, aunque algún personaje se nos ha quedado sin desarrollar en las partidas que hemos jugado, pero es probable que no hayamos dado con las opciones necesarias para ampliar sus diálogos. No obstante, el juego se hace corto: (unas cuatro horas en la primera vuelta tomándose todo con tranquilidad) aunque la posibilidad de volver a jugarlo eligiendo otras opciones supone un aliciente y esta brevedad es más por lo rápido que pasa el tiempo cuando una está disfrutando.

Un estilo pixel art realizado con esmero

Los gráficos son soberbios. El estilo pixel art está trabajado con gran mimo. La visión global de los escenarios muestra un mundo muy reconocible y repleto de pequeños detalles sutiles. El diseño de los personajes está igual de cuidado; igual que las animaciones -la de Larissa es deliciosa-. El sonido está casi a la misma altura cualitativa, con temas variados y (casi todos) excelentes que acompañan a lo que sucede en pantalla y unos efectos de sonido muy buenos.

Los textos son, sencillamente, brillantes en los diálogos para definir a los personajes y al llevarnos a lo largo de la historia por el camino del pensamiento deseado por el desarrollador para luego apuntillarnos en todo lo alto de las convicciones para que nos replanteemos nuestra postura.

El juego es para adultos: tiene lenguaje y escenas fuertes (la ruleta rusa comienza a ser un fijo en el estudio) y todo el mundo fuma mucho.
El juego es para adultos: tiene lenguaje y escenas fuertes (la ruleta rusa comienza a ser un fijo en el estudio) y todo el mundo fuma mucho.

The Red Strings Club es un gran ejemplo de juego independientes. Sabe medir sus fuerzas y proporciona al jugador una experiencia diferente a lo que puede encontrar en una producción media o AAA. Crónica de una muerte anunciada, arriesga desde el primer momento con una pirueta narrativa, justo cuando vemos el final del juego y nos queda ver qué y cómo lleva a Brandeis a esa situación. Es una obra innovadora, con estilo propio, profunda y transcendente al tiempo que divertida.

Hemos jugado The Red Strings Club con un código de Steam facilitado por Devolver Digital

NOTA

9
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Un estilo gráfico con carácter y cuidado.
La valentía (y el acierto) al innovar.
La ingeniosidad de algunos puzles.

Puntos negativos

El “modelado” de los implantes.

En resumen

Merece la pena entrar en el Red Strings para una experiencia narrativa que hace pensar en temas como el libre albedrío y con puzles muy originales.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC, Switch y Xbox One

Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise - Análisis
Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise - Análisis
Análisis
2020-07-08 18:17:18
Una de las aventuras más especiales de la última década vuelve con una inesperada secuela que brilla con su historia y personajes, pero que naufraga en un mal uso de la acción y el mundo abierto.
Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Análisis
2020-07-08 15:44:00
Una de las entregas más queridas de los juegos de granjas de Harvest Moon llega a Nintendo Switch y PC con un remake que introduce nuevas posibilidades.
CrossCode - Análisis
CrossCode - Análisis
Análisis
2020-07-07 16:46:00
Un juego de rol con combates en tiempo real de la vieja escuela aterriza en las consolas actuales.
Death Come True - Análisis
Death Come True - Análisis
Análisis
2020-07-07 11:20:00
Lo último del escritor de Danganronpa es una interesante película interactiva.
F1 2020 - Análisis
F1 2020 - Análisis
Análisis
2020-07-06 10:00:00
Codemasters sigue puliendo año a año su videojuego oficial de la F1 ofreciéndonos su entrega más completa con la posibilidad de crear nuestra propia escudería para el Gran Circo.
Plataformas:
PC Switch Xbox One

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.57

PUNTÚA
The Red Strings Club para Ordenador

8 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
The Red Strings Club para Nintendo Switch

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox One

COMUNIDAD
Flecha subir