Análisis de StarCraft II: Legacy of the Void (PC)

La mayor ópera espacial jamás realizada en un videojuego llega a su final por todo lo alto con una expansión independiente que nos deja para el recuerdo una campaña inolvidable y un multijugador legendario. ¡Por Aiur!
StarCraft II: Legacy of the Void
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9.5
NOTA
9.6
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
10
Análisis de versión PC.

Hace 17 años, Blizzard creó uno de los mejores juegos de estrategia jamás realizados, por no decir el mejor. Un título que llegó con tantísima fuerza que puso patas arriba la industria, revolucionando uno de los géneros más queridos por los jugadores de PC (aunque tristemente esté de capa caída últimamente) y llevándolo a un nuevo nivel en el que la filosofía de la compañía primaba ante todo: fácil de jugar, difícil de dominar. Tanto fue así que gracias a él los videojuegos llegaron a convertirse en deporte y hoy en día sigue siendo un título muy jugado y con una gran comunidad que se niega a desinstalarlo de sus equipos. Su nombre es Starcraft.

Si bien Starcraft es especialmente conocido por su vertiente multijugador competitiva (pocos juegos de estrategia vais a encontrar que sean más equilibrados y adictivos que este), la épica odisea espacial que nos ofreció su campaña para un jugador también supo dejar una huella imborrable en nuestras memorias gracias a su sobresaliente diseño de misiones, su fascinante historia repleta de momentazos y sus carismáticos e inolvidables personajes, como Jim Raynor, Kerrigan, Artanis, Zeratul o Tassadar.

Tal fue el éxito de Starcraft que tuvieron que pasar doce años para que Blizzard se atreviera a lanzar su secuela, aunque a diferencia de la primera parte y de su expansión, Brood War, esta vez la campaña nos llegaría dividida entre el juego principal y dos expansiones, cada una protagonizada por una de sus tres facciones principales: Terrans, Zergs y Protoss. Eso sí, con muchas más misiones para que pudieran sostenerse como un juego completo. El resultado final se acabó traduciendo en un título imprescindible (Wings of Liberty) que supo estar más que a la altura de su predecesor (a excepción de algún que otro desequilibrio inicial en el multijugador que se fue subsanando con actualizaciones) y en una primera expansión (Heart of the Swarm) que si bien bajó un poco el listón, nunca dejó de ser sobresaliente.

PUBLICIDAD

Ahora, 17 años después, el viaje llega a su fin con el lanzamiento de Legacy of the Void, la última expansión de StarCraft II, donde Blizzard pone punto y final a una de sus sagas más importantes. Una conclusión a lo grande y para la que el estudio californiano ha puesto toda la carne en el asador con tal de ofrecernos ese épico desenlace que tantos años llevábamos esperando presenciar. Preparaos, pues ha llegado la hora de una última batalla tan brillante que relucirá eternamente en todo el universo.

Mi vida por Aiur

Lo primero que nos gustaría destacar es que, a pesar de tratarse del capítulo final de la saga, el juego hace un gran esfuerzo para que cualquiera pueda jugarlo y enterarse aunque sea de la parte principal de la historia. De hecho, se ha incluido un vídeo a modo de resumen donde nos resumen brevemente y de forma muy eficiente todo lo que ha ocurrido en este universo desde su primera entrega hasta Heart of the Swarm incluido, algo que probablemente también agradecerán los veteranos para refrescar la memoria. De todos modos, os recomendamos jugar los títulos anteriores, no solo ya por el hecho de que son auténticos juegazos, sino porque hay multitud de referencias y detalles que os perderéis si no los completáis primero.

Artanis es el gran protagonista de la expansión.
Artanis es el gran protagonista de la expansión.

Entrando ya en materia, decir que esta vez la campaña está protagonizada por los protoss, comenzando la historia justo en el momento en el que la gran armada de esta mística especie alienígena se decide a recuperar su mundo natal, Aiur, de una vez por todas, aunque como bien sabréis si estáis al día con el argumento de la serie, una gran oscuridad se cierne sobre el universo, amenazando con extinguir toda la vida conocida.

Contar más allá de este punto sería caer en spoilers, por lo que simplemente os diremos que aquí asistiréis a una aventura épica, intensa, narrada con gran maestría, espectacular como ella sola, protagonizada por grandes personajes y tan repleta de giros argumentales y de momentos capaces de dejaros con la boca abierta que os resultará imposible despegaros de vuestro monitor hasta terminarla. Y sí, el final está más que a la altura de lo que cabría esperar del cierre de una saga tan importante como esta, dejando todos los cabos sueltos bien atados para que nos sintamos plenamente satisfechos y con la sensación de haber vivido una ópera espacial como ninguna otra.

¡En Taro Adun!

En lo referente a su jugabilidad, volvemos a estar ante un título de estrategia en tiempo real que sigue paso por paso la fórmula habitual de la serie, con tres facciones tan diferentes que hacen que pasar de controlar una a otra sea casi como cambiar de juego, y en la que tendremos que recolectar recursos (minerales y gas vespeno) para así poder crear una gran base y unidades de todo tipo (cada una de ellas con sus propias características, habilidades, puntos fuertes y debilidades) para enfrentarnos a nuestros rivales.

Para alegría de todos, a nivel jugable sigue siendo puro Starcraft.
Para alegría de todos, a nivel jugable sigue siendo puro Starcraft.

Ponerse a construir y dar órdenes es relativamente sencillo y cualquiera que se atreva con su campaña acabará aprendiendo a defenderse lo suficiente como para superarla, aunque como bien saben los más veteranos, Starcraft es un juego exigente como pocos y dominarlo para ser competentes en su multijugador competitivo es algo que nos puede llevar meses de entrenamiento, por no decir años.

Pero vayamos por partes y centrémonos primero en su campaña. Como hemos dicho, en este modo controlaremos a los protoss y tendremos que superar tres misiones de prólogo (Murmullos de Muerte), 19 principales y tres de epílogo, lo que hace un total de 25 niveles. A diferencia del multijugador competitivo, aquí dispondremos de una gran cantidad de unidades, variantes de las mismas y estructuras únicas que no podremos usar en el resto de modalidades, ofreciéndonos nuevas posibilidades de acción y dándole sabor propio a la campaña para que se sienta como una experiencia diferente.

De hecho, una de las grandes novedades en este sentido la encontramos en la presencia de la Lanza de Adun, la nave en la que viajaremos de un planeta a otro y donde podremos gestionar el tipo de variante que queremos para cada una de nuestras unidades. Lo interesante es que esta gigantesca nave también nos beneficiará durante las misiones con habilidades pasivas (por ejemplo, extraer gas vespeno automáticamente o aumentar nuestra velocidad de construcción) y activas, permitiéndonos hacer cosas como invocar pilones, realizar un ataque concentrado con sus cañones o incluso paralizar el tiempo.

En nuestra nave también podremos hablar con otros personajes para presenciar nuevos vídeos y conocer más detalles sobre la historia.
En nuestra nave también podremos hablar con otros personajes para presenciar nuevos vídeos y conocer más detalles sobre la historia.

Eso sí, para poder acceder a sus técnicas más potentes y devastadoras necesitaremos Solarita, un recurso muy especial que conseguiremos cumpliendo los objetivos adicionales de cada pantalla (aunque a veces también lo obtendremos por terminar el nivel en sí). Con esto podremos crear nuestra propia build de habilidades y experimentar con ellas, ya que nos permitirán desviar nuestras reservas de Solarita de una función a otra con total libertad siempre y cuando no estemos en misión.

Hablando de misiones, nos sentimos obligados a destacar el increíble diseño que tienen, ofreciéndonos una campaña variadísima en la que no hay dos fases que sean ni siquiera parecidas y donde tendremos que replantearnos nuestras estrategias constantemente para adaptarnos a las situaciones que nos tocarán vivir (algunas de ellas son realmente originales y dudamos que hayáis visto algo parecido en otro juego de estrategia).

Además, se trata de la campaña más difícil de todo Starcraft 2, algo que lo notaréis especialmente en su dificultad Brutal, por lo que además de espectacular, divertidísima y variada, sabe proponernos un buen desafío para que pongamos a prueba nuestras dotes como estrategas. Y no os penséis que por ser un título de estrategia su desarrollo y ritmo es lento, ya que aquí la acción es prácticamente constante y a la que avance unos minutos la partida os veréis inmersos enfrentamientos de todo tipo al mismo tiempo que gestionáis vuestra base y recursos, por lo que pocos momentos de respiro vais a tener.

También hay que señalar que se ha encontrado un equilibrio mucho mejor entre las misiones excesivamente guiadas de Heart of the Swarm y la estrategia pura y dura que ofrecía Wings of Liberty, por lo que tendremos una mayor libertad para decidir nuestro curso de acción, aunque no se van a olvidar de enseñaros a jugar y a usar cada unidad (se van introduciendo poco a poco) casi sin que os deis cuenta.

Utilizar adecuadamente las habilidades de la Lanza de Adun nos será imprescindible para salir airosos de cada misión en las dificultades más altas.
Utilizar adecuadamente las habilidades de la Lanza de Adun nos será imprescindible para salir airosos de cada misión en las dificultades más altas.

Si a todo lo dicho le sumamos su épica historia y una narrativa digna de una superproducción cinematográfica, os podéis hacer una idea de la inolvidable experiencia que nos regala la campaña de Legacy of the Void. Completarla os llevará entre 10 y 15 horas de juego, dependiendo de la dificultad en la que juguéis y de vuestra habilidad, y si encima queréis obtener todos sus logros y pasárosla en Brutal, a esta cifra le podéis sumar una buena cantidad de horas extras.

¡En Taro Tassadar!

En lo que respecta a su vertiente multijugador, la novedad más visible que nos encontramos en esta expansión la tenemos en la inclusión de dos nuevos modos de juego: Misiones Cooperativas y Arconte. En el primer caso, tal y como su propio nombre indica, nos tocará hacer equipo con otro jugador para superar alguna de las cinco misiones disponibles.

En las misiones cooperativas podremos escoger como comandante a varios de los héroes de la saga, cada uno con sus propias habilidades, características y unidades.
En las misiones cooperativas podremos escoger como comandante a varios de los héroes de la saga, cada uno con sus propias habilidades, características y unidades.

Lo interesante es que aquí no escogemos raza como tal, sino a un comandante (evidentemente controlaréis a la facción a la que pertenezca el personaje que escojáis, por lo que no esperéis controlar a los zergs si optáis por Artanis, por poner un ejemplo). Cada uno de ellos nos permitirá crear una serie de unidades distintas, cuenta con sus propias pasivas y puede utilizar una serie de pasivas que no tienen el resto, lo que hace que la experiencia de juego varíe considerablemente según con quién juguemos.

Además de estar muy bien diseñadas y de ser bastante divertidas de jugar, se ha incluido un sistema de progresión bastante adictivo que nos permitirá subir de nivel a nuestros comandantes a base de jugar partidas, lo que nos dará acceso a nuevas mejoras y características para las siguientes que juguemos con ese personaje, algo que nos será muy útil para pasarnos las misiones en Brutal, por lo que siempre acaba apeteciendo echarse "una más". Sin embargo, ahora mismo el número de misiones disponibles nos parece algo escaso, al igual que los comandantes, por lo que esperemos que se vaya aumentando a base de actualizaciones para mantener vivo este modo durante mucho tiempo.

Por otra parte, el modo Arconte supone una interesantísima vuelta de tuerca a las partidas competitivas por equipos, ya que aquí los jugadores de un mismo equipo tendrán que controlar al mismo ejército, permitiendo que nos organicemos para dividirnos la gestión de tareas de multitud de formas distintas (por ejemplo, uno encargado de gestionar la base y producir unidades, mientras otro se encarga de atacar y defender).

Decir que no solo es un modo divertidísimo y muy satisfactorio de jugar (eso sí, no tenemos claro que vaya a tener demasiado recorrido en el terreno más competitivo y profesional), sino que también es la modalidad perfecta para que los más veteranos introduzcan a sus amigos en el juego y les enseñen a jugar, facilitando muchísimo las cosas a los novatos antes de saltar al auténtico e implacable modo Versus de toda la vida, donde el nivel del jugador medio es tan alto que suele intimidar a muchos de los que se atreven a probarlo por primera vez.

Hablando de esto último, os avisamos que hay importantes cambios en el multijugador competitivo tradicional. De entrada nos encontramos con que se han realizado multitud de ajustes y modificaciones a cada facción, incluyendo nuevas unidades para cada una de ellas, por lo que descubriréis que casi todas vuestras estrategias previas a esta expansión se han quedado obsoletas y vais a tener que volver a aprender a jugar con cada una de ellas. De hecho, ahora la microgestión de unidades es más importante que nunca, exigiéndonos más habilidad que antes a la hora de controlar a nuestro ejército. Esto también se traduce en que nos llevará algo más de tiempo aprender a dominarlo, aunque es un reto que cualquier fan de la serie aceptará encantado.

Otro cambio destacable está en algunas pequeñas modificaciones que se han llevado a cabo para aumentar el ritmo de las partidas y obligar a los jugadores a que se muevan y busquen expandirse en cuanto puedan, ya que ahora los depósitos de recursos no son tan ricos como antes y se gastan a una velocidad mucho mayor, haciendo de cada partida una experiencia más dinámica y menos estática.

Finalmente, decir que se ha añadido una serie de torneos oficiales que se realizan de forma periódica y a los que nos podemos apuntar siempre que queramos con un solo clic. Están muy bien organizados y podemos consultar sus horarios siempre que queramos para saber cuál es el calendario, por lo que se trata de una genial inclusión con la que se ha revitalizado y dado nueva vida al multijugador competitivo del juego.

¡En Taro Zeratul!

A nivel gráfico se trata de un título cuidado hasta el extremo y con unos valores de producción sobresalientes y donde hasta la presentación de los menús y de las pantallas de carga (literalmente) se han mimado con gran atención al detalle. El título sigue viéndose igual de bien que siempre, con un motor muy optimizado capaz de poner en pantalla cientos de unidades y efectos gráficos de forma simultánea sin sufrir ralentización alguna, por lo que si tenéis un equipo que pueda moverlo con todas las opciones en alto vais a disfrutar de un espectáculo de los que quitan el hipo, especialmente en la campaña, donde ciertas misiones regalan momentos totalmente únicos, como luchar sobre una estación espacial en caída libre mientras atraviesa la atmósfera de un planeta.

La cantidad de efectos, unidades y elementos que pone el juego en pantalla siguen haciendo de él todo un espectáculo visual.
La cantidad de efectos, unidades y elementos que pone el juego en pantalla siguen haciendo de él todo un espectáculo visual.

Como no podía ser de otra manera, la presentación de todas las secuencias cinematográficas y de los vídeos son para levantarse y ponerse a aplaudir, dejándonos para el recuerdo algunos de los momentos más asombrosos jamás realizados por Blizzard. De la misma forma, el apartado artístico es igual de sublime que siempre (incluso diríamos que algo más que en sus predecesores ante la enorme variedad de entornos que visitaremos).

Del sonido decir que el título cuenta con una banda sonora potentísima y repleta de grandes temas que elevan la épica de cada situación a niveles que si no fuera por esta saga pensaríamos que sería imposible en un título del género. Los efectos de sonido también son sobresalientes y el doblaje español nos ha parecido impecable, con una selección de voces muy acertada (la de Kerrigan sigue sin convencernos del todo, aunque se agradece que se mantenga la misma actriz de Wings of Liberty y Heart of the Swarm) y mejores interpretaciones.

¡En Taro Artanis!

Concluir una saga tan importante, con tantos años a sus espaldas y con millones de seguidores en todo el mundo no es una tarea nada fácil, pero Blizzard ha sabido estar a la altura y ha conseguido darle el final que se merece con una aventura inolvidable que convierte a la serie, por derecho propio, en la mayor ópera espacial jamás realizada en el mundo de los videojuegos y en uno de los mejores juegos de estrategia de la historia (con permiso del primer Starcraft). Una campaña irrepetible, una historia que nos mantendrá en vilo hasta el final, nuevos e interesantes modos, acertados cambios en su multijugador y cientos de horas de diversión es lo que Starcraft: Legacy of the Void nos ofrece, así pues, ¿a qué esperáis para recuperar vuestro legado? ¡Por Aiur!

Hemos analizado StarCraft II: Legacy of the Void con un código digital que nos ha proporcionado Blizzard.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Análisis
2021-10-08 17:16:00
Hace 20 años el equipo español Rebel Act Studios lanzaba un ambicioso RPG de acción que regresa a la distribución digital de PC, aunque sin mejoras reseñables.
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.6
COMUNIDAD
9.06

PUNTÚA
StarCraft II: Legacy of the Void para Ordenador

44 votos
Flecha subir