Análisis Bonfire Peaks, puzles a fuego lento (PC, Switch, PS4, PS5)

Mediante desafiantes e ingeniosos puzles en preciosos dioramas de espacio limitado, Bonfire Peaks nos cuenta una introspectiva historia de aprendizaje y superación personal.
Bonfire Peaks
·
Actualizado: 12:46 7/10/2021
Análisis de versiones PC, Switch, PS4 y PS5.

Hay un botón en Bonfire Peaks que sólo sirve para sentarse. Es el mismo que utilizamos para coger y soltar las cajas con las que resolvemos los puzles, pero si no llevamos nada en las manos y lo dejamos pulsado, el personaje se sienta en el suelo. Es un simple detalle que dice mucho de esta nueva obra de Corey Martin, creador de Pipe Push Paradise, que llega apadrinada por Draknek, responsables de A Good Snowman Is Hard To Build; al sentarnos nos damos tiempo para pensar, mirar el rompecabezas, escudriñar su espacio limitado y tratar de romper las restricciones que nos impiden descubrir la solución.

Casi nunca funciona a la primera. Es la regla de oro de los Sokoban, un endemoniado género basado en puzles con cajas que nos ha dado obras tan buenas como las anteriormente mencionadas, además de otros grandes títulos como Stephen's Sausage Roll o incluso Baba Is You, si ampliamos un poco las lindes de esta etiqueta. En Bonfire Peaks se respetan las premisas básicas que se le piden a cualquier Sokoban, pero además se le añaden reglas adicionales basadas en la tridimensionalidad, se comprimen todavía más sus espacios y se le imprime cierta narrativa contándonos la historia de un señor que quiere desprenderse de sus pertenencias quemándolas en una pira. Todo envuelto en un precioso apartado gráfico de estilo vóxel y con una música ambiental sosegada y atmosférica que nos pone algo más fácil eso de estrujarnos los sesos.

Diseño minucioso, puzles comprimidos

El objetivo principal de cada nivel de Bonfire Peaks es quemar una caja de pertenencias en una gran hoguera. Para ello tendremos que recolocar otras cajas en el escenario, ayudándonos también de las estructuras del mismo. No será fácil; por mucho que pueda parecer que los dioramas en los que se representan estos rompecabezas son pequeños, y por ello sencillos, el diseño milimétrico convierte cada paso en todo un proceso de análisis del nivel para que tareas tan sencillas como subir un peldaño o girar una esquina puedan suponer todo un reto.

PUBLICIDAD

Corey Martin ha sabido jugar muy bien con la altura en este Sokoban vitaminado, explorando nuevos tipos de puzles que van más allá de empujar y girar cajas; los escenarios, diseñados con ingenio, esconden restricciones que no se ven a simple vista y que nos atrapan durante minutos, horas o incluso días. Esa sensación tan común en el género de seguir pensando en un rompecabezas cuando ya ni siquiera tenemos el juego abierto está aquí, pero también se propicia esa contemplación dentro del propio juego gracias a detalles como ese botón dedicado exclusivamente a sentarnos o el grato diseño artístico del juego, con un tenue movimiento casi relajante y una banda sonora cautivadora.

Un simple escenario como este puede darnos más de un quebradero de cabeza.
Un simple escenario como este puede darnos más de un quebradero de cabeza.

Y si es necesaria esa contemplación es porque, como decíamos antes, los puzles de Bonfire Peaks están diseñados al milímetro, con un ingenio renovador que coge lo mejor del género y le da una nueva profundidad. Sorprende que consiga hacerlo en escenarios tan contenidos y, a veces, con elementos tan escasos: de repente podemos enfrentarnos a un puzle que comienza sólo con dos cajas, la que tenemos que quemar y otra que usaremos como escalón, y aun así podemos pegarnos un buen rato pensando cómo superarlo. No falta la reinvención constante de sus reglas, introduciendo nuevos elementos como cajas dobles o verticales, y nuevos obstáculos como pinchos o corrientes de agua. El diseño de los puzles va a encantar a quienes tengan predilección por este tipo de juegos, pero también puede llegar a enganchar a quienes no tengan una relación previa con él.

200 puzles dentro de un gran rompecabezas

Bonfire Peaks se divide en dos. Por un lado tenemos lo que el juego llama 'mundo exterior' y que es algo así como un hub desde el que podemos acceder a los puzles como tal, y por otro dichos puzles, que son niveles independientes unos de los otros. Cuando resolvemos un puzle obtenemos una caja en el mundo exterior, lo que nos servirá para superar los desniveles del hub, que en realidad es un rompecabezas a gran escala; esto nos permite avanzar para descubrir más hogueras (desde las que se acceden a los puzles) y caminos secundarios opcionales. Así hasta dar con los alrededor de 200 niveles que nos ofrece el juego.

Las hogueras que dan acceso a cada mapa están colocadas de una forma un tanto extraña en el escenario, desviándose más hacia su faceta de hub que a la de escenario semiabierto a explorar. Como ocurre con los controles, es comprensible que se haya optado por este sistema más cómodo para jugador y autor, pero menos evocador; eso no quita que de vez en cuando chirríe ver una hilera de hogueras como si se tratase de un menú de selección de niveles (que a fin de cuentas es lo que es).

La idea del mundo exterior es contarnos una historia de forma emergente, pero esa intención a veces choca con la disposición de las hogueras que dan acceso a los puzles.
La idea del mundo exterior es contarnos una historia de forma emergente, pero esa intención a veces choca con la disposición de las hogueras que dan acceso a los puzles.

Dejando a un lado ese tropiezo, con esta doble faceta se crea un ritmo fluido que le sienta fenomenal a la fórmula Sokoban: normalmente tenemos varios puzles a los que podemos entrar para conseguir nuevas cajas, así que si nos quedamos atascados en alguno de ellos podemos salir al mundo exterior y probar suerte en otro. Al mismo tiempo, en el escenario central podemos explorar con algo más de libertad, reagrupando incluso las cajas de las que disponemos para acceder a nuevas zonas en las que encontraremos más puzles, pero que son totalmente opcionales. De algún modo, Bonfire Peaks consigue representar mejor la sensación de exploración libre de lo que consiguió hacerlo A Monster's Expedition, pese a que aquel se describía a sí mismo como un juego de puzles de mundo abierto.

El buen ciclo de juego de Bonfire Peaks no sólo ayuda a potenciar esa faceta de exploración, sino que también despeja una de las características que menos suele gustar de este tipo de juegos (al menos a los que no están tan acostumbrados a jugarlos): la frustración. Es cierto que cada nivel sigue siendo desafiante, tanto que casi exaspera, pero el propio diseño del juego facilita que podamos salir y entrar de los rompecabezas cuando queramos, e incluso que busquemos formas alternativas de conseguir cajas en el mundo exterior para poder seguir avanzando sin necesidad de completar todos los niveles.

La poética del aprendizaje

Hay una conexión sorprendente entre la temática del juego y lo que hacemos en él; uno puede trazar líneas entre las cajas del juego y la experiencia vital ganada por la manera en la que la utilizamos para desprendernos de un pasado intoxicado que ya no queremos. También en cómo lo que surge de esa quema es una recompensa en forma de caja, es decir, experiencia, que podemos utilizar de nuevo para avanzar en la introspección. De cómo a veces esas unidades de conocimientos tienen que ser destruidas para que sean útiles, y de cómo siempre es necesario saber aplicarlas, porque si no son sólo obstáculos que nos frustran al impedirnos el paso.

A medida que avancemos en el juego iremos descubriendo nuevas formas de resolver puzles gracias a nuevos objetos y elementos del escenario.
A medida que avancemos en el juego iremos descubriendo nuevas formas de resolver puzles gracias a nuevos objetos y elementos del escenario.

Incluso podemos interpretar el apego que solemos sentir en este tipo de títulos a un punto del puzle en el que creemos que hemos dado con la solución pero en realidad no la hemos alcanzado todavía, aunque hayamos dado muchos pasos para llegar hasta ahí creyendo que sí. "Después de todas las vueltas que he dado", nos decimos, "¿cómo voy a reiniciar el nivel y perder todo el progreso? ¡Si estoy a punto de conseguirlo!". Hay algo de poesía en esa sensación de borrarlo todo, comenzar de cero, desde otra perspectiva, con más calma e intentando darle otro enfoque a la problemática. En ese momento el concepto seminal de este género cuadra con la propia narrativa de Bonfire Peaks y se produce la misma magia que cuando conseguimos resolver un puzle.

Esta reflexión no emana exclusivamente de la jugabilidad, sino que viene anticipada por una atmósfera de la que se hacen cargo tanto su apartado visual como el sonoro. Por un lado, sus gráficos estilo vóxel consiguen hacer funcionar una técnica que parece no terminar de encajar del todo bien (y aquí sí lo hace en parte por la propia naturaleza del juego, pero también por el buen trabajo técnico que hay y los juegos de iluminación y desenfoque que se realizan), y por otro, el sonido que nos acompaña está siempre supeditado a nuestra interacción con el juego, nunca busca más protagonismo del que debe tener mientras con su música sosegada y el constante crepitar de la hoguera genera el ambiente adecuado para dejarnos pensar a nuestro aire.

Podemos mover, acercar y alejar la cámara tanto para encontrar nuevos ángulos que nos ayuden a resolver los puzles como para observar de cerca el precioso apartado gráfico del juego.
Podemos mover, acercar y alejar la cámara tanto para encontrar nuevos ángulos que nos ayuden a resolver los puzles como para observar de cerca el precioso apartado gráfico del juego.

Quizás hay un momento de ruptura de esa inmersión en el juego y viene de donde peor podría venir: de los controles. El manejo del personaje protagonista de Bonfire Peaks prioriza la resolución de los puzles por encima de la credibilidad de su movimiento en el escenario, lo que a veces genera situaciones algo absurdas que rompen la inmersión. Tampoco es que termine de ser un sistema de control especialmente bueno, creando también algunos momentos desconcertantes cuando nos centramos en solucionar los rompecabezas. Como no termina de despuntar en ninguna de las dos intenciones, ni en la de ser un movimiento orgánico y creíble ni en la de ser preciso para la solución de los puzles, es algo que podemos ver como un problema; afortunadamente es fácil acostumbrarse a su esquema de controles y serán momentos muy puntuales en los que sus imprecisiones nos supongan algo verdaderamente molesto (además, cualquier fallo involuntario puede ser fácilmente resuelto pulsando el botón de deshacer acción que está disponible de manera ilimitada).

Conclusiones

Bonfire Peaks tiene todo lo que tiene que tener para encantar a los amantes de los Sokoban: puzles desafiantes con un diseño excelente, una buena progresión de la curva de dificultad y una constante reinvención de sus reglas. Es una buena obra que casi supone un soplo de aire fresco dentro del género, porque además presume de un apartado gráfico precioso y de una trama que no sólo sirve de hilo conductor, sino que engarza con las propias mecánicas del juego (como ya habíamos visto en anteriores obras de Corey Martin, de hecho). Si falla en algo es en que su enfoque hacia los puzles puede generar disonancias en ciertos momentos, como en el esquema de controles o en el diseño de su escenario central, aunque son detalles que importarán más a quienes no tengan experiencia previa con este tipo de juegos y busquen una obra introspectiva que a quienes vengan por los rompecabezas. Lo que está claro es que funciona para ambos tipos de públicos, lo cual lo convierte en una obra genial y altamente recomendable.

Hemos realizado este análisis en PC con un código digital para Steam proporcionado por Future Friends Games.

Manu Delgado
Redactor

NOTA

8
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Diseño ingenioso.
Dificultad bien medida para no frustrar.
Gráficos preciosos y música cautivadora.

Puntos negativos

Control del personaje impreciso e irregular.
El diseño de su 'mundo exterior' es algo disonante.

En resumen

Ingenioso juego de puzles que reinventa constantemente sus reglas para sorprendernos y contarnos una historia de superación personal mediante sus mecánicas. Además, es un juego precioso con una atmosférica banda sonora.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC, Switch, PS4 y PS5

Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Plataformas:
PC Switch PS4 PS5

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 30/9/2021
  • Desarrollo: Corey Martin
  • Producción: Draknek
  • Distribución: Steam
  • Precio: 16,79 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
6

PUNTÚA
Bonfire Peaks para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 30/9/2021
  • Desarrollo: Corey Martin
  • Producción: Draknek
  • Distribución: eShop
  • Precio: 16,79 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Bonfire Peaks para Nintendo Switch

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 30/9/2021
  • Desarrollo: Corey Martin
  • Producción: Corey Martin
  • Distribución: PlayStation Store
  • Precio: 17,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Bonfire Peaks para PlayStation 4

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS5

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 30/9/2021
  • Desarrollo: Corey Martin
  • Producción: Corey Martin
  • Distribución: PlayStation Store
  • Precio: 17,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Bonfire Peaks para PlayStation 5

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir