Análisis de Blitzkrieg 2: Fall of the Reich (PC)

La nueva entrega del popular juego de estrategia Blitzkrieg llega a nuestro país de la mano de Proein con escasas novedades jugables, pero con un interesante nuevo escenario bélico que sin duda agradará a los aficionados a la serie.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PC.

La serie de juegos de estrategia en tiempo real Blitzkrieg nacía en 2003 de la mano de Nival Interactive. Este equipo de desarrollo decidió crear un título estratégico en el que la gestión de recursos diera paso a un sistema de juego centrado en su totalidad en las batallas, a lo que añadieron ciertos elementos de simulación y bastantes dosis de tensión en los combates (perder a una gran cantidad de unidades al comienzo de la partida resultaba mortal) que lo convirtieron en uno de los títulos más interesantes del momento. A finales de 2005 regresaban al mercado con la notable continuación de su juego estrella, en la que se mantenían las bases jugables, pero se ampliaban notablemente las opciones de batalla con el incremento de unidades de combate, y la gran variedad de escenarios bélicos creados para la ocasión.

Ahora, de la mano de Proein nos llega un nuevo capítulo de la serie ambientado en las batallas que se libraron en Europa Oriental entre los nazis y la Unión Soviética, con muy pocas novedades jugables, pero con un sistema de juego que a día de hoy continúa siendo de lo más adictivo, lo que sin duda logrará que los aficionados a la saga disfruten con Blitzkrieg: Fall of the Reich.

PUBLICIDAD
Cada unidad cuenta
Como en Blitzkrieg 2, en este Fall of the Reich nos encontraremos con un juego de estrategia en tiempo real dividido en dos planos bien diferenciados. Por un lado estarán los propios escenarios de batalla en los cuales la acción se nos mostrará como en cualquier juego de estrategia en tiempo real, y un sencillo mapa estratégico en el que se nos presentarán todos los detalles referidos acerca del campo de batalla, el movimiento de las tropas, y las posibles alternativas para superar cada desafío. Esta división, que en principio podría parecer un mero añadido estético, cobra una gran importancia en el transcurso de la partida ya que, entre otras cosas, nosotros seremos los que decidamos qué batallas afrontar, y el momento en el que las afrontaremos (con la excepción de la primera y última misión de cada una de las dos campañas que se incluyen).

En este sentido, como en el resto de títulos de la serie, en Fall of the Reich obtendremos una cantidad determinada de puntos de experiencia y medallas por cada misión que superemos, puntos que después podremos repartir entre los distintos comandantes que conformarán la cadena de mando en nuestro ejército, y que a la larga nos favorecerán con una serie de bonificaciones que estarán ligadas al campo o especialidad que cubrirá dicho comandante. De este modo, por ejemplo, tras superar una serie de misiones podremos lograr que nuestra artillería pesada golpee con una mayor contundencia, que nuestros blindados puedan disparar en movimiento (en principio sólo lo pueden hacer cuando detienen su avance), que las granadas de nuestra infantería sean más poderosas, o que la defensa de nuestros carros de combate resulte más eficaz. Por tanto, dependiendo de las elecciones que realicemos (aunque podemos mejorar nuestro ejército de forma automática) nuestro ejército mejorará de una u otra forma, lo que sin duda nos condicionará después en el transcurso de las batallas, ya que siempre deberemos apostar por las tropas que en mejor estado se encuentren.

Además de estas mejora en la figura de los comandantes, que como decimos se traducen en bonificaciones para cada una de las ramificaciones de nuestro ejército (artillería, infantería, blindados…), las unidades de nuestro bando también mejorarán con el paso de la partida, pasando de ser novatas a auténticas veteranas en la guerra, lo que de nuevo mejorará sus estadísticas y las hará más poderosas. Sin embargo, para lograr estas mejoras las tropas y sus comandantes deberán demostrar antes en el campo de batalla buenas actitudes en el combate, por lo que mejorarán con mayor rapidez las tropas que combatan de forma más eficaz en una misión, que no las que pasen sin pena ni gloria por un escenario. Por tanto, estamos ante un juego que presenta un elevado nivel de personalización en nuestro ejército, lo que sin duda nos obliga a trabajar concienzudamente cada escenario de batalla, ya que los errores no solamente se pagarán con una enorme pérdida en nuestras reservas de unidades (de lo que hablaremos a continuación), sino que también afectarán al propio desarrollo de nuestro ejército.

Otro elemento a destacar del mapa estratégico es que en la mayoría de ocasiones tendremos la oportunidad de escoger la misión que afrontaremos, pudiendo dejar al margen las más complicadas para cuando nuestro ejército tenga la experiencia necesaria, o centrarnos únicamente en las principales y afrontar la batalla final con un ejército menos poderoso e impresionante del que podríamos haber obtenido con algo más de tiempo. En este sentido, Nival Interactive ofrece una gran libertad a los usuarios a la hora de disfrutar del modo campaña del juego, aunque como decimos, afrontar todas las misiones a la larga nos beneficiará ya que nuestro ejército podrá ser mucho más poderoso y, por tanto, tendremos menos dificultades a la hora de afrontar el desafío final de cada una de las dos campañas con las que nos encontraremos (una para los alemanes y otra para los soviéticos).

En lo referente a los escenarios de batallas, como en el resto de títulos de la saga, en Fall of the Reich tendremos a nuestra disposición una gran variedad de vehículos (terrestres y aéreos) y unidades de infantería extraídos directamente de la realidad, con los que tendremos que afrontar una gran variedad de desafíos. En este caso, como comentábamos al principio del artículo, no tendremos opción de recuperar a las unidades perdidas en pleno campo de batalla, ya que no habrá ningún tipo de elemento de gestión de recursos y creación de centros de operaciones que nos permita ampliar nuestro batallón. Las unidades que perdamos en la batalla serán irremplazables, lo que lógicamente nos obliga a avanzar por el escenario con sumo cuidado. Sin embargo, como explicábamos antes, sí contaremos con la posibilidad de pedir refuerzos, aunque estos estarán limitados.

Cada vez que iniciemos un nuevo escenario de combate en la sencilla interfaz que los desarrolladores han implementado nos encontraremos con un icono de un teléfono acompañado de un número. Esta cifra será la que nos marque el número de refuerzos que podremos solicitar, encontrándonos en el menú con una gran variedad de unidades de combate, aunque éstas variarán dependiendo de nuestros actos en el mapa estratégico (si hemos afrontado muchas misiones tendremos unidades más fuertes y variadas, que no si hemos optado por ir directos a las fases principales). Con esto, en cualquier momento de la partida podremos acceder a dicho menú y solicitar el tipo de unidad que más nos convenga, teniendo en cuenta lógicamente el tipo de misión en el que nos encontremos: en ocasiones bastará con solicitar bombardeos para limpiar unas zonas, pero en otros casos, por las defensas antiaéreas, resultarán más efectivos los carros de combate y la artillería pesada, o las tropas de infantería si estamos ante un escenario plagado de trincheras a las cuales, por supuesto, podremos entrar para dotar a nuestra infantería de una mejor defensa.

Sin embargo, como decíamos, el número de refuerzos será muy limitado, por lo que no podemos depender de esta opción a la hora de superar las misiones (sobre todo en los niveles de dificultad más elevada), ya que las malas jugadas nos costarán la victoria en la mayoría de escenarios. Como buen juego de estrategia que es, Fall of the Reich nos presenta una gran variedad de unidades completamente diferenciadas entre sí, con características opuestas que nos obligan a conocer todos sus detalles para enfrentarlas al tipo de unidades que más le convengan, y alejarlas de las zonas en las que más peligro corren. De este modo, por ejemplo, debemos tener claro que la infantería poco podrá hacer contra los carros de combate, a no ser que las tropas se encuentren en una trinchera y no dejen de lanzar granadas. Del mismo modo, habrá carros de combate que no podrán hacer nada contra los blindados pesados, para lo cual tendremos que usar los cañones u otras armas más potentes para dañarlos, y encima hacerlo desde los laterales o la parte trasera del vehículo, que son las zonas en las que menos blindaje posee. En este sentido, esta nueva obra de Nival Interactive vuelve a destacar por el realismo en lo que a las unidades de combate se refiere.

Como en los capítulos anteriores, cada una de nuestras unidades tendrá un número limitado de munición que solamente podrá ser restablecida por los ingenieros que podremos solicitar. Además, los tanques, por ejemplo, podrán quedar inutilizados si pisan una mina, o sufrirán más daños si reciben golpes desde los laterales que desde su parte delantera, como explicábamos antes. Del mismo modo, nuestras tropas de infantería podrán ocupar las instalaciones enemigas, u ocupar las armas de artillería dejadas por los enemigos al morir, como es el caso de los cañones anticarro, que además podrán trasladar lentamente de un lugar del escenario a otro, o pedir ayuda a las unidades móviles para que arrastren el cañón a un lugar determinado a mayor velocidad.

Con todo esto, tendremos que aprovechar al máximo a nuestras unidades de combate para superar los distintos objetivos que se nos irán encomendando en cada misión, usando las distintas habilidades especiales que podrán adquirir con las citadas mejoras de nivel, y empleando sabiamente las opciones que nos ofrece la petición de refuerzos, ya que ésta será una de las claves de nuestras victorias o derrotas en el campo de batalla. Sin embargo, hasta aquí todo resulta idéntico a lo visto en Blitzkrieg 2, ya que como explicábamos al inicio de este artículo, Fall of the Reich posee escasas novedades con respecto a la entrega anterior.

Sin novedades en el frente
La principal novedad con la que nos encontraremos en esta creación de Nival Interactive se trata del nuevo escenario bélico en el que combatiremos. En este caso, la acción se traslada a Europa Oriental en el momento en el que las tropas de la Unión Soviética comenzaron a liberar las fronteras occidentales de su territorio de las manos de Alemania. Por tanto, como explicábamos con anterioridad, alemanes y soviéticos serán los dos bandos que podremos controlar en el modo campaña.

También se incluyen en el juego nuevos tipos de blindados que se utilizaron a finales de la Segunda Guerra Mundial, así como habrá nuevas condecoraciones, basadas en las batallas que libraremos en este juego, que podremos conseguir superando con éxito las distintas misiones que se nos irán planteando. Además, los desarrolladores también han trabajado para modificar distintos parámetros y estadísticas en las unidades aumentando la dificultad, lo que convierte a Fall of the Reich en un título casi destinado únicamente a los fieles seguidores de la serie; aunque resulta contradictorio si tenemos en cuenta que éstos posiblemente decidan no adquirir el juego debido a la falta de novedades.

Daños colaterales
Técnicamente Fall of the Reich resulta un título notable, aunque ya está lejos de otros juegos de estrategia basados en el mismo conflicto que cuentan con motores gráficos más potentes. Aún así, esta nueva obra de Nival Interactive vuelve a destacar por ofrecer unos escenarios de grandes dimensiones en los que decenas y decenas de unidades de todo tipo se enfrentarán sin tregua, pudiendo destrozar gran parte de los elementos del entorno como árboles, casas, u otros vehículos que hayan sido abatidos. No obstante, volvemos a encontrarnos con las mismas carencias que en Blitzkrieg 2: unas texturas de no muy elevada calidad, y un modelado tanto para las unidades de infantería como los vehículos lejos de lo alcanzado por otros títulos del género. Aún así, como decimos, el resultado final es de notable gracias al gran trabajo llevado a cabo por los desarrolladores a la hora de plasmar en pantalla este nuevo campo de batalla en el frente oriental.

Del mismo modo, el apartado sonoro mantiene la calidad de las entregas anteriores, con un gran realismo a la hora de plasmar los sonidos de la guerra, y con unas melodías militares que animarán cada una de las misiones en las que nos embarquemos, aunque a la larga se tornarán excesivamente repetitivas. También, la inteligencia artificial del juego nos pondrá a prueba ya que los enemigos siempre nos atacarán aprovechando sus virtudes, aunque en este caso se nota cierto grado de pasividad por parte de los rivales, que casi siempre se quedarán en sus posiciones esperando a que nosotros vayamos para castigarnos con una mayor contundencia, hecho derivado del propio sistema de juego (los rivales también cuentan con unidades limitadas, así que no las arriesgan en ataques suicidas).

Conclusiones
Blitzkrieg: Fall of the Reich se trata, como vemos, de un buen juego de estrategia que no ofrece ningún cambio destacable con respecto a las entregas anteriores de esta saga de juegos, pero que sigue manteniendo intactos los elementos jugables que la han convertido en una de las más importantes dentro del panorama actual de juegos de estrategia en el mercado del videojuego. A la campaña principal, que nos mantendrá pegados al PC durante horas, debemos sumarle las clásicas modalidades de juego online que destacarán, como era de esperar, por permitirnos disfrutar de batallas apasionantes contra otros usuarios. Sin embargo, se echan en falta un mayor número de novedades, ya que básicamente estamos ante una simple actualización con más escenarios en los que combatir, lo que puede no satisfacer a los seguidores de la saga. No obstante, como decimos, su jugabilidad se mantiene intacta por lo que si gustaron las anteriores entregas, este nuevo capítulo distribuido por Proein en nuestro país a precio reducido, y en castellano, gustará.

Nota: no es necesario disponer de Blitzkrieg 2 para disfrutar de Fall of the Reich.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Género/s: Estrategia
PEGI +12
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: 26/1/2007
  • Desarrollo: CDV
  • Producción: CDV
  • Distribución: Proein
  • Precio: 14,95 €
  • Jugadores: 2 a 8
  • Formato: PC DVD
  • Textos: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Blitzkrieg 2: Fall of the Reich para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir