Análisis de Billy Hatcher and the Giant Egg (GameCube, PC)

Billy y una legión de huevos gigantes asaltan GameCube con un fresco pero mejorable plataformas, mediante una mezcla entre Super Monkey Ball, Sonic y Rayman.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6
SONIDO
6.5
NOTA
8
DIVERSIÓN
8.3
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones GameCube y PC.

Billy y sus huevos. Esta original propuesta del Sonic Team se presentó meses ha para mayor desconcierto de los seguidores de la mítica división de Sega y los poseedores de GameCube. ¿Un juego, exclusivo, sobre… huevos? ¿Es eso lo único que tiene el Sonic Team para GCN? Pues sí, y la verdad es que en las ferias en que se mostró de forma jugable (E3 y ECTS) la idea agradó considerablemente a los que tuvieron la suerte de probarlo. Presentaba una jugabilidad rápida, divertida y, sobre todo, fresca. Se notaba la mano del Sonic Team, en definitiva, aunque parecía casi seguro que el juego no se convertiría en una de aquellas obras maestras que todo el mundo debe tener, por alguna razón u otra.

Y así ha sido. La última invención de Yuji Naka y cia. es uno de aquellos juegos que destacan sobre la media general pero que no acaban de cuajar, por los motivos que sean. En este caso viene a presentar una nueva idea a un género que está bien cubierto en el cubo de Nintendo. Y no pretende ser mejor ni peor que los Mario Sunshine, Rayman 3 y compañía que pueblan sobradamente el género, sino tan solo un juego diferente. Una nueva apuesta, ligada a los cánones de siempre, pero con ese toque especial que solo Sega sabe darle a sus juegos. La nueva apuesta se materializa en un aspecto, de nombre algo malsonante: los huevos. Resulta que tú encarnas a un chaval, de nombre Billy Hatcher, que debe salvar al mundo de los típicos reyes malignos que quieren gobernarlo todo. Hasta aquí bien, si no fuera por el hecho de que en la primera misión del juego te enfundas un traje legendario que te permite controlar, usar, y "dar vida" a los que serán tus mayores aliados: ¡los huevos!

A partir de aquí somos testigos de una explosión de color y movimiento, en un mundo de fantasía, huevos gigantes y extraños seres. En total tendremos cinco mundos a nuestra disposición, cada uno de ellos con cinco misiones o pantallas que completar con diversos objetivos. El primer nivel de cada mundo consiste en liberar al Sabio capturado por las fuerzas del mal para que devuelva la luz a ese lugar, y luego se nos irán asignando diferentes tareas, tales como derrotar al jefe final de turno o recuperar un preciado huevo que ha sido capturado. Todo ello en un plataformas 3D al más puro estilo de Mario y Sonic, en el que controlamos al pequeño Billy Hatcher. Esto sería así de no ser por la novedad introducida por nuestros amigos los huevos, que se convierten en un imprescindible para avanzar a lo largo del juego y que llevan a éste a terrenos más propios del magnífico Super Monkey Ball. Controlamos aún a Billy, pero en cuanto tengamos en nuestro poder a un huevo, podremos atacar con él, realizar saltos especiales, e incubarlo hasta que tenga el tamaño ideal para poder ser roto, dando de esta manera una criaturita con alguna habilidad especial que nos ayudará seguro en nuestro avance.

PUBLICIDAD

A nivel gráfico el juego no destaca demasiado, aunque el color esté presente en todo momento y la paleta esté bien usada. Se trata, llanamente, de un apartado gráfico digno de Dreamcast, lo cual no lo convierte en un desastre, pero debemos esperar bastante más de una máquina de nueva generación como GameCube. Las animaciones y los huevos cumplen sobradamente, y en general el diseño de escenarios está bastante trabajado, aunque las texturas dejen mucho que desear. En este aspecto hay que agradecer (aunque debería ser un habitual) la inclusión del modo 60 hz, y a la vez dar un pequeño tirón de orejas al Sonic Team puesto que, pese a este modo, el juego sufre en momentos puntuales ralentizaciones más que considerables, que provocan que el juego se mueve a trompicazos, cuando en realidad tampoco hay excesivos personajes en pantalla al mismo tiempo.

En definitiva, un aspecto a la altura de Dreamcast pero que casi no aprovecha las posibilidades gráficas que GameCube ofrece. En cuanto al sonido, anda bastante a la par, aunque la canción principal del juego (una animada e infantil melodía que aparece al principio del mismo) es suficiente para subirle un poco de calidad al aspecto. En general, los efectos sonoros cumplen sin más, y la música se adapta a las distintas situaciones que se dan en el juego, pero otra vez sin grandes alardes. Una lástima, pero que tampoco empaña los brillantes apartados de jugabilidad y diversión que el juego ofrece.

Porque es precisamente en el estilo de juego donde el título del Sonic Team destaca especial y merecidamente. Y es, como ya hemos comentado, debido a su propuesta de juego ágil y sin pausas, quizás en ocasiones demasiado sencillo, pero que sin duda divertirá a cualquiera que se ponga por delante. El control es en todo momento intuitivo y con posibilidades, con el único inconveniente residente en la cámara del juego, que aunque se puede controlar con el pad (no de forma muy eficiente, que digamos), no acaba de situarse siempre en el mejor de los lugares para seguir la acción. Esto, además, se ve agravado por el hecho de que Billy Hatcher es un juego, en este sentido, bastante rápido y que precisa de la agilidad y eficacia del jugador para superar ciertos obstáculos y enemigos, por lo que si la cámara no funciona todo lo bien que debiera, el jugador puede verse en algunas situaciones francamente desesperado.

Mas, realmente, la cámara es el único gran problema en cuanto a control y jugabilidad del título, puesto que todo lo demás se antoja realmente logrado y, por encima de todo, muy divertido. Resulta toda una gozada coger un huevo desde el principio del nivel, ir eliminando a los enemigos gracias a él, y viéndolo crecer, hasta llegar al punto de que para avanzar necesitamos, por ejemplo, apagar las llamas de un interruptor. Muy fácil: hacemos nacer el animalito que hemos incubado en el huevo, y de él aparece uno con la capacidad de usar el agua para cualquier cosa. Lo lanzamos contra las llamas (en ningún caso con tendencias suicidas), y ¡fuego apagado! Ahora solo debemos coger otro huevo, usarlo para pulsar el interruptor, y seguir con la aventura. Aventura que, por cierto, es de lo más variada y diversa dentro del género al que el juego pertenece. Encontraremos momentos al más puro estilo Super Monkey Ball, controlando el huevo por una rampa con el objetivo de recoger cuantos más ítems mejor, otro más de acción y exploración (aunque tampoco demasiados), basados en activar interruptores y vencer a enemigos y jefes finales, y por último los plataformas de toda la vida, con sus saltos, carreras y obstáculos. Una acertada mezcla que no deja momento alguno para el aburrimiento, sea quien sea quien lo esté jugando. Por si fuera poco, todos los mundos incluyen algún que otro nivel con minijuegos, y además podremos ojear en cualquier momento el gran libro de los huevos, donde se contabilizan todos los huevos que hemos usado hasta el momento y se describen sus principales características. Todo un detalle.

Pero todo tiene un fin, y el de Billy Hatcher es seguramente demasiado pronto. Los niveles dan poco de sí, y aunque pueden ser rejugados, no ofrecen la misma diversión que cuando lo son por primera vez. En cualquier caso, el modo multijugador del juego puede alargar un poco la vida del mismo, al presentar batallas de todos contra todos en determinados escenarios. Aunque tampoco son muchas horas más. Billy Hatcher and the Giant Egg es un juego con un planteamiento original, una puesta en escena mejorable, y una duración algo escasa. Lo que pasa es que mientras dura, divierte mucho, y lo hace de una forma muy digna, por lo que pese a tener defectos se trata de un juego notable. Sin duda una buena opción tanto para amantes de los plataformas como para los que buscan un juego original y fresco que se aparte un poco de los cánones tradicionales, aunque tampoco en exceso. Dadle una oportunidad. Aburriros, no os aburrirá. Seguramente os quedéis con ganas de más, pero no se puede tener todo en esta vida…

PUBLICIDAD

Últimos análisis

The Forgotten City - Análisis
The Forgotten City - Análisis
Análisis
2021-08-03 17:01:00
The Forgotten City nos lleva a investigar una misteriosa ciudad romana sumida en un bucle temporal. Analizamos este curioso e interesante juego que nació como mod para The Elder Scrolls V: Skyrim.
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Análisis
2021-08-03 10:39:00
El simulador de vuelo, tradicionalmente de PC, llega ahora a la nueva generación de consolas Xbox con un resultado increíble.
The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
PEGI +3
Plataformas:
GameCube PC

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 7/11/2003
  • Desarrollo: Sonic Team
  • Producción: Sega
  • Distribución: Acclaim España
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 GOD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Opción 60Hz: Sí
  • Online: No
COMUNIDAD
7.26

PUNTÚA
Billy Hatcher and the Giant Egg para GameCube

83 votos

Ficha técnica de la versión PC

  • Fecha de lanzamiento: 31/3/2006
  • Desarrollo: Sega
  • Producción: Sega
  • Distribución: Atari
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Billy Hatcher and The Giant Egg para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir