Vandal
Censura en videojuegos: una historia en ejemplos

Censura en videojuegos: una historia en ejemplos

Un pedacito de historia sobre cómo las culturas y tabús sociales afectaron al contenido de distintos juegos.

El recorte y los cambios en la concepción original de los autores azota a todos los sectores desde tiempos remotos. De la literatura hasta el cine, pasando por la música y cualquier otra forma de arte: todo es susceptible de ser censurado si, a los que tienen el poder de hacerlo, les parece que el contenido no es apropiado para la audiencia que lo recibirá. Algunas industrias lo tienen más superado que otras, pero no es el caso de los videojuegos. Nuestro ocio, que sigue sin estar plenamente integrado en la sociedad como sí lo están otros medios, arrastra una larga lista de títulos que fueron censurados. Es más, se trata de un hecho de total actualidad, con ejemplos muy recientes como South Park: La Vara de la Verdad o Monster Monpiece, por nombrar dos de naturalezas bien distintas.

Los motivos que llevan a censurar un videojuego suelen ser dos: sexo y violencia. Luego existen otras razones variadas y a la vez muy concretas, como el alcohol, la religión o la política. Centrémonos en las dos primeras, que son las más habituales y conforman el escenario global que permite comprender la mayoría de casos de censura.

PUBLICIDAD

Sexo y violencia. Dos términos que abarcan tanto y tan variado, que es demasiado fácil pasarlos por el doble rasero. Mientras que los americanos tienen una cultura de armas, guerra y patriotismo que se considera de lo más normal y sano (por ellos mismos), en otros lugares se escandalizan por las escabechinas de sangre y vísceras. Lo mismo ocurre, a la inversa, con el sexo. En Japón, la industria del sexo es inmensa y, a veces, incluso nos puede llegar a parecer enfermiza a los ojos occidentales. Tampoco la consideración de la mujer es la misma. Como el país es productor de videojuegos, este aspecto social se plasma en muchos de los títulos que acabaron o acaban llegando a nuestras manos, y es cuando sucede el inevitable choque.

Así pues, por un lado tenemos las dos grandes fábricas de videojuegos con concepciones muy distintas en dos aspectos tan delicados como la violencia y el sexo. Por el otro, una Europa que es amalgama de muchas culturas, pero considerada por la industria del videojuego como un único mercado, y con una Alemania especialmente sensible. Por supuesto que en territorio europeo también se da vida a multitud de títulos, y cada vez más, pero no es posible generalizar en sus enfoques porque somos demasiados países y ni siquiera tenemos una postura tan polarizada.

"Juegos de matar"

Si los videojuegos llevan una etiqueta colgada del cuello, esta dice "violentos". Lo gracioso es que la gente que piensa que todos los juegos son "de matar", son los mismos que lo ven como un divertimento solo apto para niños y adolescentes, ¡así es normal que los consideren una creación del diablo! Pero no nos engañemos, es cierto que la mayoría de videojuegos basan sus mecánicas en matar, disparar y, en esencia, eliminar al enemigo. Se podría ver violencia incluso en Mario aplastando a una pobre seta que pasea por el campo. Y con esto quiero remarcar que la moral y sensibilidad de cada persona es particular y relativa. Lo que algunos podemos considerar que ha sobrepasado la línea, para otros es divertido, precisamente, por lo desmesurado. Entonces, ¿dónde está el límite?

PUBLICIDAD

Remontémonos a los tiempos del primer Mortal Kombat, en 1993. Cuando se decidió portear el exitoso arcade a las consolas domésticas, Nintendo se opuso a que el juego llegase en su forma original, pues era demasiado explícito y violento. Como consecuencia, la versión de SNES cambió la sangre por sudor y los fatalities rebajaron considerablemente su tono, con modificaciones o incluso cambios completos del movimiento.

En forosComentar en nuestros foros

EduGamer · 06/07/2014 05:02
Muy interesante!

gutix_psx · 01/06/2014 21:38
NO A LA CENSURA

Verchiel · 01/06/2014 14:25
Buen reportaje. Lo de el traje de Poison me ha recordado a la censura del bañador de un personaje en el juego Evil Zone de PSX. Hay censuras que rozan lo absurdo.

LoboRundas · 01/06/2014 04:38
[respuesta:43]Totalmente de acuerdo, pero sólo una apuntación: la apología del fascismo como tal no está prohibida en nuestro país (ni lo estará, teniendo en cuenta los que gobiernan). Sólo eso, gracias.[/respuesta]

perroazul · 01/06/2014 02:47
¿y quién censura a los censores?

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir