Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. El director de 'Tomb Raider: La cuna de la vida' explica su traumática experiencia

El director de 'Tomb Raider: La cuna de la vida' explica su traumática experiencia

Jan de Bont, uno de los directores más grande de los años noventa en lo relativo a los blockbusters, confirma que las presiones de los estudios y las majors lo hicieron dejar su carrera aparcada.
El director de 'Tomb Raider: La cuna de la vida' explica su traumática experiencia
·

Durante años, el director Jan de Bont fue el epítome de los films de acción de los años noventa. Director responsable de Speed y Twister, se convirtió en un referente para los blockbusters de la época, siendo contratado por múltiples estudios que confiaban en su talento. Sin embargo, su carrera terminó en 2003 con Lara Croft: Tomb Raider - The Cradle of Life, una película que le costó su salud y que supuso el final de su trabajo en el mundo del cine (vía ComicBook).

Una historia que se ha repetido miles de veces antes y que le tocó cerca

"No fue una experiencia demasiado buena. Pero la culpa fue del estudio, que trató de interferir en el film de alguna manera. Y la cuestión es que los creadores del videojuego también estuvieron involucrados en todas esas injerencias y comentarios, pero se ponían en contacto con el estudio. Y nunca me llegaron a comunicar que ellos, también, querían contar algo sobre la historia que preparábamos", argumenta Bont. "De repente, todo se fue cambiando, y me obligaban a quién tenía que ser qué y qué reparto debíamos contemplar. Y sin venir a cuento, todo se volvió una locura. La película era gigantesca, demasiado grande, y se convirtió en un problema", prosigue.

Angelina Jolie fue Lara Croft en el cine, pero sus películas no salieron demasiado bien

"Y luego, tras el primer día de rodaje, que fue en Grecia, en una isla preciosa, recibimos una llamada. 'Oh, quiero felicitarles por vuestro primer día. Y, por cierto, tenéis que recortar unos 12 millones de dólares de vuestro presupuesto'. ¡El primer día! Y en aquellos días, 12 millones de dólares, eran como cuatro escenas", confesaba. El equipo tenía una gran responsabilidad a la horda de rodar una secuela como esta, ya que hablábamos de adaptar al cine una figura de los videojuegos de los años 90 como Lara Croft, que contó con Angelina Jolie como estrella de carne y hueso. Se revisaron los guiones, las historias y los conceptos, y pese a que Bont los tenía claros, no estaba interesado en tener que dar explicaciones a varios ejecutivos con sus esfuerzos de dirección, que consideraba lógicos y profesionales.

El director tenía que dar cuentas de todo al estudio de manera constante

"Básicamente, me encontré en una situación en la que debía dar explicaciones. Pensaba 'Espera un segundo, ¿todas las películas van a ser así? ¿Es el estudio el que me obliga a hacer lo que se hará en pantalla, en qué escenas deben estar los protagonistas e incluso qué tipo de camisas deben usar los protagonistas en un punto determinado?'" prosigue. "Hubo una anécdota muy buena. ¡No les gustaron los botones de una camisa! Aún recuerdo ese momento, recibí una llamada muy urgente. 'No me gustaron los botones de la camisa'. Ni siquiera lo recuerdo bien, pero me sorprendió", confiesa el cineasta. Por esa llamada le obligaron a rehacer la secuencia y cambiarla al gusto de los productores. Y tras esa experiencia, el cineasta decidió aparcarlo todo. "Había películas en las que quería trabajar y, lamentablemente, tampoco se hicieron. Ninguna se hizo", comentó.

industria
jan de bont

Más sobre Cine

RANDOM
Flecha subir