Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Los traductores españoles cargan contra Netflix por los subtítulos de El juego del calamar

Los traductores españoles cargan contra Netflix por los subtítulos de El juego del calamar

Netflix usó un software automático para la traducción de la serie, todo un fenómeno en el mundo capaz de batir récords de audiencia. Los traductores han cargado contra el método de trabajo.
Los traductores españoles cargan contra Netflix por los subtítulos de El juego del calamar
·

Síguenos

Ayer os lo contábamos. Netflix había usado un software de traducción automática para El juego del calamar, algo que permite a la plataforma ahorrarse dinero a la hora de crear los subtítulos para la serie de moda. El proceso ha sido criticado por los traductores profesionales, que se han visto relegados a supervisar el trabajo de esta herramienta. Ahora, el estreno más visto de la historia de la plataforma dirigida por Reed Hastings y Ted Sarandos está en el punto de mira de la asociación de traductores de España.

Como comunican desde ABC, la Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual de España (ATRAE) ha emitido un comunicado contra Netflix por no haber contratado a profesionales para traducir al castellano, perjudicando la calidad del producto y dejando elementos fuera de las conversaciones y la narrativa.

PUBLICIDAD

ATRAE carga contra la posedición de los subtítulos y la calidad de la traducción

La asociación opina que la traducción automática poseditada es una mala práctica que está dañando la profesión y ofreciendo a los espectadores una mala calidad en los subtítulos. "La posedición consiste en la (mala) práctica de pasar el texto original por un software de traducción automática. Más tarde, se pasa el resultado a un traductor humano para que lo revise e intente dejarlo lo más legible posible, dado que el texto que produce el algoritmo es de una calidad más que dudosa", comentan desde ATRAE. "El traductor humano recibe una remuneración irrisoria que hace que tenga que ir a destajo si quiere llegar a fin de mes. No solo eso, sino que desde muchas agencias de subtitulación ya se insta a tocar 'lo menos posible' el texto", puntualizan.

El juego del calamar Netflix

El juego del calamar no es la única serie que ha sufrido este tipo de traducción. Otras producciones menores, de diferentes plataformas de streaming, se han visto condenadas a ser objeto de esta herramienta, en teoría revolucionaria, para agilizar los tiempos y abaratar los costes de las traducciones a diferentes mercados e idiomas. Además, el escándalo con la traducción ha llegado justo cuando Netflix confirmaba un aumento de las tarifas de suscripción, en teoría, para mejorar la calidad de las series y películas que llegan al catálogo. Según ATRAE, esto solo beneficia a los intermediarios. "La posedición simplemente ayuda a los intermediarios, que se quedan con un mayor porcentaje de lo que pagan las distribuidoras, pero que perjudica a todos los demás eslabones", continúan en declaraciones recogidas por el citado medio.

ATRAE cree que se está dañando la profesión, la calidad del producto y a la obra original

Así pues los traductores ven precarizada su profesión, los usuarios reciben unas traducciones de mala calidad o incluso los creadores ven cómo se maltrata su creación, algo que les puede perjudicar a la larga. El talento humano y la manera de entender las situaciones, reafirman en ATRAE, es incomparable y ofrece un mejor resultado en la calidad de la traducción. Ninguna máquina, remarcan, es capaz de otorgar el contexto y el matiz necesario en este tipo de trabajos.

El comunicado oficial de ATRAE

Recibimos con cierto asombro y estupefacción la noticia de que El juego del calamar, la serie que lleva semanas copando el primer puesto de obras más vistas en Netflix y sobre la que se han escrito cientos de artículos aludiendo a su calidad, se ha subtitulado con traducción automática poseditada.

Como traductores, no entendemos cómo se puede dejar no solo esta, sino cualquier obra, en manos de un algoritmo de traducción que produce resultados deficientes que, posteriormente, tiene que corregir un profesional por una tarifa irrisoria.

Evidentemente, esto supone un clavo más en la precarización del sector, que no solo tiene que sufrir a intermediarios que se quedan con porcentajes pantagruélicos de lo que pagan las distribuidoras, sino que ahora además delegan en una máquina el grueso del trabajo y después le pasa el (deficiente) resultado a un humano para que haga lo que el software no ha podido y por un precio considerablemente menor, claro.

Esta noticia nos llega al mismo tiempo que vemos que Netflix sube las cuotas a sus suscriptores, lo que hace más intolerable todavía que se haga semejante ahorro en la traducción de las obras, que deriva en un peor contenido para los clientes, a la vez que encima se maximizan los beneficios a costa de la calidad del contenido.

Desde ATRAE urgimos a las plataformas a que hablen con sus proveedores para que dejen de utilizar la traducción automática poseditada y que confíen en el talento humano de los traductores, que es grande, abundante y la única manera de que las producciones de Netflix (o de cualquier distribuidora) lleguen a los espectadores con la calidad que merecen. Lo contrario solo lleva a unos resultados deficientes que, inevitablemente, desembocarán en una pérdida de reputación, clientes y dinero para las distribuidoras, un servicio deficiente para los usuarios y una precarización aún mayor del sector. Pan (duro y reseco) para hoy, hambre para mañana.

A los clientes les animamos a que hagan saber su descontento con la calidad de la traducción de un contenido por el que pagan religiosamente cada mes, tanto de forma pública (en redes, etc.) como haciendo uso de la opción "Informar de un problema", que se puede encontrar en la pestaña "Actividad de visionado" de su perfil de Netflix.

Atentamente,

la Junta de ATRAE

el juego del calamar
traducción
PUBLICIDAD

Más sobre Series

Comentarios: 1
RANDOM
Flecha subir