La camaleónica 'Nebulaluben' explica cómo transformarse en un personaje de videojuegos

La cosplayer Laura Sánchez nos explica cómo las técnicas y los materiales para hacer cosplay han ido cambiando con el tiempo.
·

Toda convención o encuentro de videojuegos (o de anime o cómic) que se precie actualmente debe contar con presencia de asistentes vestidos como personajes de ficción, con armaduras, garras y armas, lo que se conoce como hacer cosplay. Laura Nebulaluben Sánchez es una veterana en el arte de convertirse en personaje de videojuegos o películas y en una entrevista que le hemos hecho por Skype nos explica cómo llegó hasta el cosplay y lo que ha supuesto en su vida.

Para Sánchez, los videojuegos han sido siempre una manera de relacionarse con los demás, desde que era una niña muy pequeña y jugaba con su tío en SuperNintendo cuando iba a visitarle, luego ya le compraron a ella una Master System con Alex Kidd. "En mi familia somos muy poquitos y siempre que hacíamos reuniones mi tío se llevaba videojuegos, para mí los videojuegos son una forma de relacionarme con la gente.

Son lo primero que conocí que servía como punto de conexión social con las personas y han sido siempre una forma de socializar. Me cuesta socializar con la gente cuando no tenemos algo en común. Si conozco a una persona y es videojugadora tiro de ahí para tener una conversación, es una forma de sentirme cómoda", nos cuenta.

Laura Sánchez como Senya Tirall, de 'Star Wars: The Old Republic'.
Laura Sánchez como Senya Tirall, de 'Star Wars: The Old Republic'.

Los videojuegos son la mejor motivación

La primera vez que Nebulaluben vio a alguien de personaje de videojuegos fue en el Salón del Manga de Jerez al que fue con unos amigos, hacia 2006. Un par de años después, en Expomanga, descubrió que no era solo ir disfrazado, "a mí disfrazarme no me gusta, aunque suene raro decirlo. Carnaval y Halloween no me atraen nada porque el sentido que se le da a los disfraces es festivo y a mí no me gustan las fiestas. Pero cuando descubrí que los cosplayers se hacen sus trajes me empezó a interesar. Siempre me había atraído hacerme mi propia ropa pero yo soy mala diseñadora y con el cosplay vi la oportunidad de probar a hacer ropa para mí con el diseño ya hecho, un diseño llamativo, bonito y que, en mi caso, tenía mucho que ver con videojuegos", dice. Apunta Sánchez que todo lo relacionado con videojuegos tiene para ella un extra de motivación: "Hubo una temporada también que estuve dando clases de piano y le pedí a mi profesora que, en lugar de enseñarme piezas clásicas, que están muy bien, si me dejaba llevar partituras de videojuegos porque así me gustaba más tocar el piano".

Shanoa, de 'Castlevania: Order of Ecclesia'.
Shanoa, de 'Castlevania: Order of Ecclesia'.

Lo que le dio el impulso definitivo fue ver que algunos de esos cosplayers subían fotos con los trajes a internet. En 2009 estrenó su primer cosplay, de Shanoa, de Castlevania: Order of Ecclesia, que es a lo que estaba jugando en ese momento y el personaje le gustaba. "Ahora me parece muy sencillo pero en su momento tardé casi un año en hacerlo. Ahora lo haría en una semana. Tuve que empezar a investigar cómo utilizar los materiales, qué materiales eran más adecuados... También en 2008 no había los tutoriales que hay ahora en internet, entonces era complicado encontrar información, fue mucha experimentación. Los materiales ya existían pero ahora hay tiendas dedicadas que venden esos materiales a cosplayers, pero, por ejemplo, la goma EVA, que es lo que más utilizo ahora, mis primeras armaduras las hice bien con goma EVA de papelería o con las esterillas de hacer yoga, sobre todo las que tienen forma de puzle, que son más gruesas y tienen una consistencia más densa. Ahora hay tiendas como Feroca en Madrid que de toda la vida han vendido materiales para hacer moldes y réplicas para cine o teatro que ahora se han montado en el tren del cosplay ampliando su catálogo con cosas que podíamos encontrar en ferreterías, tiendas de deportes, papelerías..., centralizar el acceso a esos materiales antes dedicados a otras disciplinas", explica.

Eliza Cassan, de 'Deus Ex: Human Revolution'.
Eliza Cassan, de 'Deus Ex: Human Revolution'.

Una actuación no demasiado satisfactoria con el primer cosplay

Hacia abril de 2009 el cosplay estaba terminado y se hizo fotos, y en mayo participó en el concurso de Expomanga, aunque no quedó muy satisfecha: "fue horrible. Con el paso del tiempo, según te vas desarrollando en una afición, vas viendo también qué partes te gustan más o menos. Me presenté porque era la forma que tenías de lucirte en aquel momento y yo quería lucirme. En aquel momento nunca nos habíamos planteado que podíamos enseñar nuestro cosplay sin hacer una actuación y a mí no me gusta actuar ni me apetecía esforzarme mucho ni sabía hacerlo. Mi actuación fue una basura horrible en la que yo hacía como que me salían poderes, como dice Pantomima Ful, 'en su cabeza era espectacular' y creo que es la mejor definición. Yo estaba superflipada en el escenario, pero si ves nuestra actuación, porque fui acompañada de un amigo que iba de Albus, no se entiende nada, yo estoy moviendo los brazos haciendo cosas durante un minuto y nos bajamos del escenario".

Sánchez sigue siendo contraria a actuar en un concurso: "Lo evito porque, por suerte, ahora los concursos tienen dos apartado uno de actuación para quien le guste ponerse en el papel de su personaje y vivirlo en el escenario y luego otra parte que es pasarela, simplemente lucirlo. A muchos cosplayers les gusta encarnar al personaje, pero yo soy la misma persona cuando me pongo un cosplay, soy Laura que va disfrazada de tal pero no hago nada especial porque me da mucha vergüenza y no me gusta", afirma.

Valora no solo que se vea bien el cosplay "sino que sea práctico de llevar, que no se rompa, que no se te caiga, que lo hagas con los materiales y las técnicas adecuadas para que no se destroce"

Lo que sí ha sido en varias ocasiones es jurado de un concurso y nos cuenta que en esos casos valora no solo que se vea bien el cosplay "sino que sea práctico de llevar, que no se rompa, que no se te caiga, que lo hagas con los materiales y las técnicas adecuadas para que no se destroce, aunque es una opinión personal. Hay personas que piensan que con que les dure un día ya les vale y que no tiene por qué ser duradero. Pues OK, ja, ja, ja, es respetable", apunta. De hecho, este año la entrevistada ha comenzado a ir a clases de corte y confección "quiero hacer bien mis trajes para que me duren más. Estoy aprendiendo a forrarlos bien, a hacer buenas costuras, porque un traje bien cosido, siguiendo ciertas pautas profesionales, dura mucho más. Llegó un momento en que vi que mis trajes no tenía la calidad que quería y decidí meterme a clases. En realidad, es autoexigencia, que es diferente en cada cosplayer, afirma, y también está el hecho de que un traje con un buen acabado y duradero se puede vender y ahora la entrevistada vive en un piso en el que no hay demasiado espacio para guardar los cosplay que vaya haciendo, lo que supone que o los tendrá que tirar o irlos vendiendo. "El salón lo tengo decorado con cascos, aparte de los disfraces de stormtrooper de Star Wars de mi marido que ha comprado él por su cuenta, tenemos una estantería grande con todos los cascos de los personajes que hemos hecho, y en mi taller tengo una pared en la que están expuestas un montón de armas, no por lucirlas ni nada, es simplemente porque es la mejor manera que conozco de almacenarlas y que no ocupen espacio", razona.

Nebulaluben vestida de Morrigan para el lanzamiento de 'Dragon Age Inquisition'.
Nebulaluben vestida de Morrigan para el lanzamiento de 'Dragon Age Inquisition'.

No ganó el concurso con aquel primer cosplay "muy justamente" dice, pero se fue satisfecha porque la gente había reconocido al personaje, lo que le animó a continuar con el cosplay. "El concurso es una parte, luego te vas paseando por el evento y se hacen fotos contigo. Yo ahora he aprendido a ser más extrovertida, pero en aquel momento era muy introvertida y es muy curioso la forma que tiene la gente de tratar contigo en un evento. Llevar un cosplay es como llevar un cartel de lo que te gusta y es una forma pasiva de romper el hielo, me pareció curioso que la gente se acercase a mí para hablar , que es una cosa que cuando vas por la calle o a un evento vestida de una forma convencional no pasa" sostiene Sánchez, reafirmando su idea de socializar a través de los videojuegos.

Subir fotos y crear un blog le dieron notoriedad

Nebulaluben no tardó en hacerse conocida. La parte del cosplay que más llamó su atención desde el principio, y la que reconoce que le va gustando cada vez más, es la fotografía. "Tenía la suerte de tener un amigo fotógrafo que vivía en el pueblo donde vivía yo. Le comenté que me había hecho un cosplay y me dijo que me hacía fotos. Ahora ya es más común, pero en aquel momento no había muchos cosplayers que se hicieran fotos con fotógrafos profesionales y por eso destaqué. Empecé a subir mis fotos a internet y hice una cosa que no era muy común en España aunque yo sí había visto a cosplayers asiáticos y estadounidenses que se hacían fotografía más profesional. Fui de la primera ronda de cosplayers que nos hicimos fotos más en serio. Fue hacer lo adecuado en el momento adecuado, porque había un montón de cosplayers mejores que yo", alega.

Garrus Valkarian y Comandante Shepard, para 'Mass Effect 3'.
Garrus Valkarian y Comandante Shepard, para 'Mass Effect 3'.

También se caracterizó desde el principio por compartir lo que iba aprendiendo, según explica: "A mí una cosa que me fastidiaba mucho es que no hubiera tutoriales, yo quería aprender de los demás. Me gustaba hablar con la gente y preguntarle cómo habían hecho esto o lo otro y había mucho secretismo. Yo abrí un blog para explicar cómo hacía mis cosplays, aunque ahora muchos de los tutoriales que tenía no los haría como lo expliqué en aquel momento porque tengo más experiencia y hago las cosas mejor, pero los cosplayers que vinieron detrás de mí lo que tenían eran mis tutoriales, nadie había explicado cómo hacía sus trajes. Había gente, y sigue habiendo, aunque ahora tiene menos sentido porque si no te lo dice una persona en internet lo encuentras en otro sitio,< b> hay miles y miles de tutoriales de materiales, herramientas y técnicas que te puedas imaginar, pero en ese momento llamó la atención que hubiera un cosplayer que compartiera cómo hacía las cosas. Intentaba que hubiera una comunidad más abierta y amable, ¿por qué no compartir si es una afición, si no nos va la vida en ello? Fue una revolución en ese momento hacer tutoriales".

Nina Williams, de <i>Tekken</i>.
Nina Williams, de Tekken.

En 2009 tampoco era muy habitual que los asistentes a un encuentro de videojuegos fueran vestidos, ni había encuentros específicos de videojuegos, lo que sí se veía era a azafatas disfrazadas como un personaje, y lo que había en los eventos de cómic o manga era cosplayers aficionados, aunque no había redes sociales donde difundir su actividad ni era tan fácil acceder a los tutoriales y materiales necesarios "ahora hay gente que empieza y su primer cosplay es una obra de arte porque se ha subido a los hombros de gente que ha ido explicando cómo hacía sus trajes y dónde compraba las cosas. Hace 20 años cada uno hacía lo que podía", señala Sánchez. "Nadie te explicaba qué pegamento era mejor para un tipo de plástico o si se iba a estropear una pintura si la utilizabas en un material. Iban desde cero y conseguir un acabado profesional era mucho más difícil. Ahora tenemos muchos años de experiencia gracias a muchas personas que han dedicado su tiempo a subir tutoriales en internet, a escribir libros o un blog. Yo misma que llevo 13 años pero sigo aprendiendo un montón de cosas nuevas cada vez que un cosplayer que me gusta saca un traje nuevo y hay un tutorial me lo leo porque siempre aprendes algo", afirma.

Hilde, de 'Soulcalibur V'.
Hilde, de 'Soulcalibur V'.

No siempre es fácil ver los detalles de los personajes

Uno de los retos que debían superar los cosplayer de entonces era cómo ver el aspecto de los personajes que querían representar o de los objetos que los acompañaban, algo que también ha ido siendo más fácil con el tiempo. "Cuando yo empecé buscabas, en internet sobre todo, concept art. Si tenías suerte, podías ver la espalda del personaje. El cosplay no tiene por qué ser lo más fiel posible al personaje. En mi caso sí intento serlo, pero hay gente que hace una interpretación libre, con el pelo de otra manera... pero si lo quieres hacer fiel a veces es un poco desesperante, sobre todo hace años. Te ponías el juego y a mover la cámara alrededor del personaje, por abajo, por arriba, para ver este detalle... Hemos llegado a un punto en que, ocurre con Bioware y a veces Destiny también lo hace, sacan guías de cosplay de los personajes, hasta la paleta de colores... todo, y es maravilloso. Recuerdo un par de cosplays de Soulcalibur que he hecho y, como tenía el juego editor de personajes, podías girar la cámara alrededor y ver todos los detalles. Fue de los primeros juegos en los que realmente podías ver al personaje desde todos los ángulos", nos cuenta.

"Recuerdo un par de cosplays de Soulcalibur que he hecho y, como tenía el juego editor de personajes, podías girar la cámara alrededor y ver todos los detalles. Fue de los primeros juegos en los que realmente podías ver al personaje desde todos los ángulos"

En otras ocasiones hay que recurrir a otros métodos más complejos, añade Sánchez: Lo que hacemos mi marido y yo cuando no encontramos el modelo del personaje en imagen o concept art es utilizar un programa de Steam que se llama Source Filmaker que sirve para elaborar escenas en 3D con personajes y si introduces el render 3D del personaje te puedes mover a su alrededor, ver los detalles... Incluso levantarle un brazo para ver si tiene una costura en el sobaco. Para mi último cosplay hemos utilizado ese programa porque no encontraba algunos detalles pero sí encontramos el modelo 3D y mi marido fue acercando la cámara hasta ver como a dos milímetros un detalle del codo derecho".

Aunque sea una afición que se ha ido popularizando, el cosplay siempre va asociado a otros eventos y no hay específicos, lo más parecido, nos dice Sánchez, es la Dragon Con, que se celebra en Atlanta (EE.UU.) en la que el cosplay tiene el papel protagonista y las demás actividades con complementarias. La Dragon Con incluye un desfile callejero en el que los personajes se agrupan por el universo al que pertenece su personaje. En el resto de ferias y convenciones la participación del cosplay y los concursos son una parte del evento.

Tali'Zorah nar Rayya, de 'Mass Effect'.
Tali'Zorah nar Rayya, de 'Mass Effect'.

Una "intrigante cosplayer futurista"

Sánchez se ha especializado en personajes de videojuegos y de ciencia ficción. Recuerda que una vez se presentó a un concurso vestida de Tali (Mass Effect), la organización subió las fotos a la web "pero no debía tener claro qué personajes eran y puso una descripción. La mía fue 'intrigante cosplayer futurista. Fue la definición perfecta de lo que hago'", afirma. Su serie de videojuegos favorita es Mass Effect, "me gusta mucho la estética futurista, ciberpunk y también la temática Star Wars. En la Star Wars Cellebration de Londres en 2016 se llevó el premio a mejor armadura en un concurso mundial anual con un cosplayz de Shae Vizla, mandaloriana de la Antigua República. Meses antes del encuentro los participantes enviaban a la organización imágenes de cómo iban creando el cosplay para que valorasen el proceso y unos dos meses antes les informaban de si habían entrado en la final o no, "y me llevé un premio, estoy superorgullosa. No soy muy dada a ir a concursos pero ese me llamó la atención porque era una pasarela, no había que actuar, me pareció un escaparate muy interesante, era una convención dedicada solo a los fans de Star Wars, muy nicho, yo tenía en mente hacer ese traje y me cuadraban las fechas. Salió perfecto", afirma.

Shae Vizla, de 'Star Wars: The Old Republic'.
Shae Vizla, de 'Star Wars: The Old Republic'.

En su haber tiene ya varias decenas de cosplays y múltiples colaboraciones con empresas de videojuegos, aunque no es cosplayer profesional y desarrolla su carrera como terapeuta ocupacional. En el armario se incluye algún personaje de Destiny, varios de Star Wars: The Old Republic —uno de los últimos cosplays que ha realizado es el de Senya Tirall, de un DLC de este juego—, Bayonetta, Morrigan (Dragon age), varios personajes de Borderlands... Aunque reconoce Nebulaluben que ha llegado un momento en el que la afición al cosplay ha superado su afición a los videojuegos y elige personaje cuando le entra por los ojos y a veces hasta le interesa un videojuego porque le intriga su diseño de personajes, "hay personajes que no sé de qué van y me da igual, me gusta su traje, me parece bonito, un reto artístico interesante y por eso lo reproduzco, ni me obligo a jugar el juego ni soy la mayor experta en el personaje. No tienes que estar metida en un fandom para que un diseño te interese como reto artístico personal", especifica.

PUBLICIDAD
'Destiny 2'.
'Destiny 2'.

La fotografía como la mayor expresión para el cosplay

Igual que está aprendiendo costura para poder mejorar la calidad de los trajes, Sánchez aprendió fotografía para retratar sus cosplays como ella quiera. "Quizás yo sea muy caprichosa o muy exigente, pero me ha ocurrido muchas veces , y le ocurre a muchos cosplayers, no soy la única ni la primera, que un fotógrafo te hace fotos y luego por razones x no te las pasa. Si te las hace pagando y no te las pasa tienes derecho a cabrearte, pero si te las hace gratis, no. Muchas veces que los fotógrafos me han hecho fotos y luego o bien han tardado mucho, meses, en pasármelas. Quizás me hago el cosplay pensando en el lanzamiento del juego para aprovechar un poco el hype y tal y las fotos no llegan o porque yo tenía una idea de como quería salir en la foto y me costaba mucho expresárselo al fotógrafo, decidí aprender fotografía y empecé haciendo pruebas conmigo, con mis amigas... Creo que he conseguido cierto nivel medianamente decente porque me han llegado a pagar por hacer fotografías. A veces me da un poco de palo porque llego a una sesión y siempre pienso que no la voy a poder editar pero luego siempre sale algo. Me hago las fotos yo normalmente junto con mi marido, que tiene una faceta de fotógrafo muy buena, encuadra mejor que yo y saca unas escenas muy chulas. Yo pongo las luces, le saco fotos a él y, cuando tengo la iluminación que quiero ya me pongo yo, ja, ja, ja. En todas nuestras sesiones las primeras 20-30 fotos son de él posando y luego ya salgo yo. Me encanta cómo me hace las fotos él y luego yo las edito, llevo más el apartado técnico y él tiene la intuición, hacemos buen equipo", dice.

'Bayonetta' en la segunda entrega de la serie.
'Bayonetta' en la segunda entrega de la serie.

Esto no quita para que luego tenga sesiones fotográficas si se ofrece algún fotógrafo profesional, añade: "si me interesa le digo que si, pero a no voy con la idea de que me tenga que pasar las fotos. Yo ya tengo las mías, he plasmado mi idea y ya estoy tranquila, porque para mí la forma final del cosplay es la foto, yo hago cosplay para hacerme fotos, es lo que me gusta. El cosplay no es ropa que te pongas muy a menudo y, por muy bien que lo hagas, es incómodo, da calor o da frío. La foto es la forma que tienes de revisitarlo más que ponértelo otra vez, que a veces da mucha pereza. Hay otras personas que les gusta grabarse una actuación o ponerlo en un maniquí y exponerlo en su casa o tenerlo en un armario, pero para mí todo mi potencial está volcado en mi fotografía".

Modas en el uso de materiales

En el mundo del cosplay también hay modas, según Nebulaluben, "de repente un cosplayer aparece con un nuevo material y a lo mejor hay un bum y todo el mundo empieza a hacer cosplay con ese material. Hace 5 o 6 años salió un material que se llama worbla, que es un termoplástico que, como indica la palabra, si le aplicas calor lo puedes modelar, moldear, adquiere la forma que tú quieras. Hubo un momento en que una cosplayer muy famosa lo empezó a utilizar y a partir de ahí todo el mundo compró worbla, hubo una fiebre y luego, fue muy curioso, porque cuanta más gente prueba el material, más se sabe si funciona bien para unas cosas y para otras no. Durante un año o dos hubo un bum pero luego nos dimos cuenta de que había otros materiales que podían cumplir perfectamente lo que hacía el worbla y hacer las armaduras con otro tipo de plásticos mucho más baratos. Son modas, incluso de tiendas o de herramientas. Es muy gracioso, de repente ves que todo el mundo tiende a utilizar una marca de maquillaje o pegamento".

Lilith, de 'Borderlands 3'.
Lilith, de 'Borderlands 3'.

En el mundo del cosplay hay quien considera que hay que cumplir ciertas normas, como que el cosplayer se fabrique su traje, y quien interpreta esta afición con más libertad, este último es el caso de Nebulaluben, que considera que también es válido comprar la ropa: "En los últimos años han aflorado un montón de tiendas online que venden cosplays. Ahora está la moda de Genshin Impact y cuando sale un juego como ese, que tiene mucho tirón, hay mucho cosplayer que compra en, por así decirlo, las tiendas de moda rápida, el 'Zara del cosplay', por así decirlo. Cuando hay personajes que son muy populares las tiendas los venden con sus tallas y medidas. Y también se pueden encargar a otros cosplayers. El único conflicto real es a la hora de participar en un concurso, normalmente exigen que quien se presenta con el traje lo haya hecho él en un porcentaje alto, pero a efectos de afición no es ni mejor ni peor. Tengo amigas que antes se hacían sus cosplays porque eran jóvenes y estudiantes y tenían tiempo libre y ahora tienen trabajo, hijos y no tienen tiempo, si quieren seguir haciendo cosplay, pues se lo compran o lo encargan a alguien. Eso desde mi punto de vista, lo mismo le preguntas a otro cosplayer y te dice que eso ni es arte ni es nada. Esta afición tiene grados y cada persona se centra en lo que más le interese", señala.

Peebee, de 'Mass Effect: Andromeda'.
Peebee, de 'Mass Effect: Andromeda'.

Otro detalle importante es el maquillaje de cada personaje, decisivo a a la hora de decidir un buen cosplay. "Los personajes más difíciles son los que no parece que llevan maquillaje. Conseguir emular a Rey de Star Wars, que parece que no va maquillada, ¿cómo me maquillo yo para parecerme a esa mujer? Tienes que estudiar sus rasgos, dónde aplicar sombras, dónde aplicar claros... Yo no me parezco a ella pero intentas conseguir un aire. Los más fáciles, y los que más me gustan, son los de fantasía, de asari de Mass Effect, de Destiny, a la vista es mucho más llamativo pero es un maquillaje más fácil, no tienes que pensar mucho para emular el look del personaje, pero cuando es más natural te tienes que romper el coco, es mucho más complicado.

Pintura, costura, modelado, maquillaje, peluquería, posticería... el cosplay incluye numerosas disciplinas, incluyendo la electrónica en el caso de que haya que utilizar elementos móviles o luces. Esto lo convierte en un hobby idóneo para personas como Sánchez, que admite que no le gusta hacer siempre lo mismo, "es la primera afición de la que no me aburro porque siempre es algo diferente, tan pronto estás haciendo un molde de silicona como peinando una peluca, cosiendo o pintando. Si te cansas de una parte del cosplay puedes tirar por otro lado. Un cosplay es un conjunto de miniproyectos", explica. No solo hay que dominar varias artes, sino que en todas ellas hay que cuidar los pequeños detalles que en muchas ocasiones marcan la diferencia, algo que Sánchez tiene muy en cuenta, "además —responde al preguntarle al respecto—, hace cosa de un año o dos mi marido se empezó a interesar por pintar Warhammer y empezamos a ver tutoriales de pintura de Warhammer y gracias a esos tutoriales mejoré mucho la pintura en mis trajes.

El fin de semana pasado Nebulaluben estuvo en el evento Freak Wars, un evento de wargames, juegos de mesa, modelismo y <i>cosplay</i> y realizó en goma EVA una pistola bólter.
El fin de semana pasado Nebulaluben estuvo en el evento Freak Wars, un evento de wargames, juegos de mesa, modelismo y cosplay y realizó en goma EVA una pistola bólter.

De profesión terapeuta ocupacional, pero con los videojuegos también presentes

Su vida profesional no tiene nada que ver, en principio, con el entretenimiento interactivo, aunque esto está cambiando. Sánchez es terapeuta ocupacional y hace años trabajó en una residencia de ancianos en la que se utilizaba Wii (en concreto, Wii Sports) para mantener activos a los residentes, y ella está intentando implantar lo mismo en el centro en el que trabaja ahora. "Los videojuegos como herramienta para rehabilitación son muy interesantes, sobre todo la Wii porque te obliga a mover partes del cuerpo y mi profesión se basa en impedir el inmovilismo de las personas mayores, que tengan actividades, que socialicen, y una forma de hacerlo muy eficaz es jugar videojuegos. Wii Sports gustaba muchísimo en la otra residencia y por eso lo estoy implementando, —afirma— pero tengo que enseñarles lo que es un mando, cómo funciona, que lleva botones... desde lo más básico. Y tengo la idea de incluir a las familias porque muchas veces hay esa brecha generacional entre los abuelos y los nietos, que no saben cómo relacionarse con ellos. Si la situación epidemiológica lo permite tengo la idea de hacer jornadas de jugar videojuegos con los nietos", explica.

Wii Sports es una buena puerta de entrada para los más mayores porque son juegos que les resultan conocidos en su versión física, pero más adelante tiene en mente incorporar también Wii Fit. Para poder llevar a cabo este proyecto, cuando se lo aceptaron en la residencia pidió en Twitter que le donase una Wii quien ya no la usara "y tuve muchísimas ofertas, finalmente me decanté por una chica que, aparte de tener la consola, mandos y juegos, tenía Wi-Fit", afirma Sánchez.

Skarlet, de 'Mortal Kombat 11'.
Skarlet, de 'Mortal Kombat 11'.

De manera paralela a esta carrera profesional, Sánchez sigue con el cosplay y colaborando con las empresas que se lo proponen. "Hace poco recibí una oportunidad, pero mi trabajo no me permite tampoco dedicarme tanto tiempo y prefiero la estabilidad de un trabajo normal a ser artista y tener que estar buscándome las castañas, tengo mi trabajo y estoy a gusto. No me quiero dedicar profesionalmente al cosplay porque las veces que he terminado trabajos profesionales me lo he pasado muy bien pero ha sido mucha presión. Puede suponer trabajar 15 horas seguidas, los fines de semana... Además, soy muy exigente, me agobio mucho y entonces intento trabajar lo máximo posible en el cosplay, me vuelco mucho. Por salud mental me viene bien tener un trabajo que tenga un horario y unos límites, que llegue a casa y me olvide porque si no, no vivo. Si me hago cosplayer profesional voy a aceptar todo lo que me venga y no voy a vivir, me gusta dejarlo como afición y si luego alguna empresa contacta conmigo y es de algún juego que me gusta y un diseño que me interese y me da unos plazos que yo pueda cumplir, encantada de hacerlo. O, como cuando salió Borderlands 3 yo ye tenía el traje hecho de Maya porque me gustaba mucho y coincidió que se iba a celebrar la Madrid Games Week, me llamaron de 2K y me dijeron que me pagaban por estar en el estand. Eso está guay. Lo mejor es tener el traje hecho, que te llame una empresa y te pague por estar en el estand en una feria. Lo ideal -a efectos de pasta- es que una empresa te contrate de cero y te pida hacerte el cosplay porque un cosplay es caro, lo que pasa es que es a costa de sacrificar salud mental", afirma con seguridad.

Laura Sánchez en 5 preguntas

1. Ser cosplay profesional puede ser muy arriesgado, pero ¿te has planteado en algún momento dedicarte a los efectos especiales prácticos? Están bastante cerca del cosplay

Me encantaría. Si me consiguiera alguien un trabajo estable en ese mundillo dejaba lo mío rápidamente, pero para mí lo que me da la estabilidad es prioritario y la estabilidad me la da el ámbito sanitario y mi profesión pero me encantaría levantarme por la mañana y que mi vida fuera hacer moldes. Sí me he planteado en algún momento dejar todo y ponerme a hacer cosplay pero me puede el miedo porque tengo que pagar mis facturas y no me apetece sufrir por ello y tal como estoy ahora no sufro y el cosplay lo hago cuando quiero y, si no estoy inspirada, no lo hago.

Maya, de 'Borderlands 3'.
Maya, de 'Borderlands 3'.

2. ¿De qué traje o qué complemento estás más orgullosa?

Es problemático, porque normalmente es el último que hago porque es en el que aplico los conocimientos que tengo hasta la fecha, y yo ahora estoy muy a tope con Senya Tirall, pero si tuviera que decir cuál es mi favorito creo que es Tali, de Mass Effect, ese cosplay tiene un nivel superior a mis habilidades de ese momento y no sé cómo lo hice. Fue a partir de ese cosplay cuando empecé a hacer cosplay de mejor calidad. El personaje me gusta, el juego es mi favorito, fue un reto hacerlo y le eché muchísimas horas y, personalmente, creo que quedó muy bien. Es difícil conseguir algunas proporciones de ese personaje porque es extraterrestre, tiene el culo muy gordo, me tuve que poner un culo falso, las caderas. Conseguí un puntillo muy interesante y fue muy celebrado en internet. No debería, pero muchas veces mido cuánto me gusta un cosplay por cuánto le gusta a los demás. Le tengo mucho cariño a ese traje.

3. ¿Algún consejo para alguien que empiece en el cosplay? Herramientas básicas, por dónde empezar...

Depende de lo que interese a esa persona. Hace poco hicimos un podcast sobre eso y la conclusión a la que llegamos es que no tienes ni que saber coser para hacer tu primer cosplay, es mucho más fácil hacer una armadura sencilla, empezar por ahí, que comprarte una máquina de coser y empezar desde cero porque es complicado. La conclusión a la que llegamos es que es mejor empezar por un personaje que lleve un mono entero y encima detalles como una armadura o unos guantes, una prenda que puedas tunear porque hacer algo de cero puede ser frustrante si no sabes por dónde empezar, te aturullas. Un personaje que lleve un atuendo convencional con detalles e ir poquito a poco añadiendo complejidad.

¿Herramientas? Depende de las tendencias de cada uno. Si te gustan las armaduras, tendrás que hacerte con herramientas de bricolaje, si te gusta coser, empezar con una maquinita de estas del Lidl que son baratas, para probar. En principio, con unas tijeras, pegamento y goma EVA te puedes hacer un apaño.

Petra Venj, de 'Destiny 2'.
Petra Venj, de 'Destiny 2'.

4. A la gente que va a los eventos le gusta hacerse fotos con los cosplayers, ¿hay alguna etiqueta como pedírselo o se da por supuesto que puedes hacer fotos?

La última vez que fui a la Japan Weekend —porque con esto de la pandemia la Freak Wars es el primer evento al que voy después de dos años y medio— pusieron un sistema de pulseras de colores, creo que verde si te podían hacer fotos, amarillo si te tenían que preguntar y rojo si fotos bajo ningún concepto. Estaba guay porque evitaba situaciones incómodas. A mí me gusta que me pregunten, sobre todo por inseguridades, por posar e intentar salir guapa. Creo que hemos conseguido educar al público y ya no ocurre tanto, pero hubo una época en la que nos sacaban fotos en el suelo, comiendo, con el cosplay medio quitado.

Quizás llevas un atuendo muy llamativo pero quien te hace la foto no sabe que te falta ponerte los guantes, o te tienes que peinar, o llevas parte del traje quitado por comodidad en algún momento... ellos ven que vas vestida de algo muy llamativo y no se dan cuenta de que no lo llevas entero y para ti es muy incómodo que te hagan una foto si no llevas el cosplay completo. A mí me pasa eso. Si te lo dicen lo montas bien, posas bien y tienes una foto en la que sales bien, a mí que me saquen fotos comiendo o descansando... Ahora hay más zonas habilitadas para los cosplayers y se nota cuándo nos vamos luciendo y queremos que nos hagan fotos, que vamos bien montados y tal, paseando orgullosos, y cuando estamos haciendo algo más costumbrista y quizás no nos gusta tanto. Yo prefiero que me pregunten y me aseguro de que voy a salir como yo quiero.

5. ¿A quién te gustaría que entrevistásemos?

¿Habéis entrevistado a Maya Pixelskaya? Me parece flipante, una artista de los pies a la cabeza, todo lo que hace lo hace bien. Tiene una cultura... he visto en Twitter hoy que ha soñado que era Alfonso XIII, ¿quién sueña que es Alfonso XIII? ¿Quién tiene es tren de pensamiento y ese nivel cerebral? Yo sueño que me caigo por un barranco, me parece una persona superinteresante y superinteligente. me parece que es de otro mundo. La admiro muchísimo y es distinta a todo lo que conozco en el mundo del videojuego.

Sara Borondo
Redactora

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir