El mito original del Ragnarök y su relación con God of War

Repasamos los eventos que hay tras el Ragnarök nórdico y su posible conexión o interpretaciones con el nuevo God of War, la épica aventura de Kratos contra los dioses vikingos.
·
Actualizado: 17:01 13/8/2022

La mitología siempre ha servido de fuente de inspiración para innumerables obras de arte. Desde la Epopeya de Gilgamesh a la propia Capilla Sixtina, pasando por películas como Furia de Titanes o los superhéroes basados en dioses de Marvel, las distintas culturas y religiones cuentan con innumerables reinterpretaciones. Por supuesto, una de las más importantes reinterpretaciones de la mitología en el mundo de los videojuegos es la saga God of War.

Desde 2005, el personaje de Kratos se ha llevado por delante a casi todo el panteón de dioses griegos. God of War (2018) supuso un nuevo entorno para el héroe trágico. Ahora en tierras nórdicas, hay nuevos seres y dioses, basados por supuesto en los dioses vikingos. La próxima entrega, God of War: Ragnarok tratará precisamente el mito del Ragnarök, evento cataclísmico de la mitología nórdica.

Es por eso que hoy queremos intentar repasar los principales eventos del mito del Ragnarök. Hablamos de uno de los eventos mitológicos más importantes de la religión nórdica y se abarcan muchos temas y contenidos (al margen de algunos detalles que cuentan con múltiples interpretaciones) así que vais a tener que perdonarnos si pasamos por alto algún detalle menor o que veamos demasiado confuso, o no utilizamos todos los nombres de determinados actores de los eventos. Cabe destacar que, por razones obvias, no puede haber spoilers de God of War Ragnarok en este texto, pero sí que es imposible no hablar de detalles God of War (2018). Prevenido estás, tú que sigues leyendo. Al lío.

Ragnarök: eventos principales y relación con God of War

De entrada, hay que aclarar que el Ragnarök no es un evento apocalíptico tal como se suele imaginar. En muchas religiones y culturas, un acontecimiento de este tipo suele implicar el fin del mundo como tal. No obstante, la nórdica es de las mitologías en las que el "fin del mundo" termina en nota de esperanza. Pero ya llegaremos a ello.

Representación en blanco y negro de uno de los eventos del Ragnarök.
Representación en blanco y negro de uno de los eventos del Ragnarök.

Vayamos poco a poco. ¿Cómo comienza el Ragnarök? En el juego, al menos hasta ahora, hemos podido ver referencias a varias señales de las profetizadas en la leyenda escandinava: la muerte de Balder (también Baldur o Baldr. En este texto nos referiremos a él por Balder), el terrible invierno y, en los últimos tráilers de la secuela, también hemos visto a cierto lobo bastante inconfundible.

Lo que en el juego, por motivos de ritmo, se tuvo que resumir un tanto, es extremadamente rico e interesante en la tradición original, hasta el punto de que estamos convencidos de que veremos cómo se interpretan algunos de los momentos de la leyenda en la secuela. Vamos con los eventos que llevan al inicio del Ragnarök en la leyenda, que giran en torno a Balder.

Representación artística de Odín.
Representación artística de Odín.

Hay que empezar entiendo que el Ragnarök o Fin de los dioses no es un evento inesperado. Odín, a la cabeza del panteón nórdico, conocía igual que muchos otros la profecía según la cual llegaría un día en el que los dioses lucharían y morirían en una guerra que terminaría con dos humanos supervivientes, que restaurarían el mundo. Así pues, había varias señales que indicarían cuándo el apocalipsis llegaría al mundo. Para hablar de ellas tenemos que hablar del pasado de Balder.

Balder es hijo de Freya (también llamada Frigg o Freija) y Odín. Como tal, ocupa un puesto bastante relevante en el panteón y se le asocia con la luz, la sabiduría y el valor. Cabe destaca, a este respecto, que sólo Balder y Höðr eran hijos de Odín y Freya, por mucho que la cultura popular nos haya hecho creer que Thor también lo es.

Balder según una representación clásica.
Balder según una representación clásica.

Balder era amado por todos los dioses y el resto de criaturas, además de ser justo y hermoso. Sí, es un contraste bastante fuerte con el que conocimos en God of war (lo de hermoso es cuestión de gustos, pero en el juego, lo de ser justo, no nos pega mucho). El caso es que Balder tenía sueños sobre su muerte (algunas interpretaciones y traducciones indican que es Odín, Frea o varios de estos personajes quienes tienne estos sueños. Este detalle no es especialmente importante en nuestra historia). Preocupada por su hijo, Freya pidió a todos los seres y cosas de los Nueve Reinos que no lo dañaran, haciéndolo inmune a toda fuente de daño de la existencia. No obstante, Freya olvidó pedírselo al muérdago, la planta.

Aquí entra en juego Loki, el dios del engaño. Como en la representación que se hace de él en Marvel, Loki es demasiado aficionado a urdir planes con objetivos siniestros y, además, cuenta con la capacidad de disfrazarse hasta el punto de engañar a otros dioses.

Loki en una representación nórdica.
Loki en una representación nórdica.

Usando su habilidad para hacerse pasar por una anciana, pregunta a Freya por la invulnerabilidad de Balder. Freya explica que el dejar fuera del trato al muérdago fue porque consideró que la planta era "demasiado joven" para hacer la promesa. Es aquí donde Loki descubre cómo matar a Balder, claro. Pasa el tiempo y hay un juego que consiste en arrojarle de todo a Balder que, invulnerable, se presta a las risas. No critiquéis sin saber, que todos jugamos a cosas brutas. Recordad que en España tenemos el lanzamiento de carretillas y en Inglaterra se lanzan colina abajo tras un queso.

El caso es que Loki decide acabar con Balder, pero no personalmente. Aprovechándose de Höðr, el hermano ciego de Balder, consigue que éste mate a nuestro dios invulnerable con una rama, flecha o dardo de muérdago (hay varias versiones pero, en todas, Balder muerde el polvo).

Representación de Balder muerto a manos de su hermano.
Representación de Balder muerto a manos de su hermano.

Aquí tenemos que pararnos a comparar la situación con la de God of War (2018). Se vienen spoilers, así que huid si no los queréis ver. Como sabréis los que hayáis llegado hasta el final del juego, Atreus propicia la muerte de Balder de manera accidental. El hijastro de Kratos consiguió, relativamente pronto, unas flechas de muérdago, que Freya quemó al considerarlas "peligrosas" (por razones bastante obvias). Kratos, sin saber de su poder, usa unos restos de las flechas para asegurar el equipo de Atreus. Así, en la batalla final, Balder golpea sin querer el muérdago y se vuelve mortal.

Lo interesante del asunto es que, en el juego, Balder ansiaba la mortalidad, así que Kratos, que todos sabemos es generoso, le da muerte para hacerl un favor, evidentemente. Cuando al final del juego descubrimos que Atreus es en realidad Loki, nos encontramos con una situación parecida a la leyenda: Loki/Atreus no ha matado a Balder, pero es responsable de su caída. El mural tiene también una parte que vaticina la muerte de Kratos y Atreus a manos de un ser misterioso, aunque esto se escapa completamente de la leyenda, por lo que no queremos pararnos en ese dato.

Mural del final de God of War.
Mural del final de God of War.

El juego termina poco después de esto. Una secuencia postcréditos nos presenta cómo una terrible tormenta sacude el hogar de nuestros héroes, momentos antes de que veamos la silueta de Thor y su martillo. Fundido a negro y a esperar cuatro años al desenlace.

Pero volvamos a la leyenda del Ragnarök. La muerte de Balder, como Odín bien sabía, es la primera señal del apocalipsis. Desesperado por retrasarlo, envía a Hermod al inframundo, para pedir a Hel que resucite a su hijo. La diosa de la muerte accede a ayudar, pero con una condición: todas las criaturas del universo deben llorar a Balder.

Teniendo en cuenta que, como indicábamos antes, todas las criaturas de los Nueve Reinos amaban a Balder, la condición no parecía ni mucho menos imposible. Aquí vuelve a entrar en acción Loki. Disfrazado de giganta, se niega a llorar, lo que sella el destino del finado y provoca, inevitablemente, que la profecía del inicio del Ragnarök se cumpla. Es aquí donde entran una serie de señales que llevarán al inevitable desenlace, comenzando con Fimbulwinter.

Representación artística de Fimbulwinter.
Representación artística de Fimbulwinter.

Fimbulwinter (o Fimbulvetr) es un invierno como nunca se ha conocido y que afecta a los Nueve Reinos. En el juego, los enanos Sindri y Brok afirman que ha comenzado 100 años antes de lo que debería, por lo que es posible que los actos de Kratos y Atreus hayan cambiado de alguna manera el destino de los dioses. Es un invierno terrible y que tiene la duración de tres inviernos (curiosamente, se piensa que God of War: Ragnarok debería haber salido el año pasado, lo que habría separado por tres inviernos el juego anterior y éste).

En el siguiente punto entra en acción Fenrir (al que, salvo sorpresa, ya hemos visto en un tráiler de God of War: Ragnarok). El lobo gigante permanece encadenado por medios mágicos, debido al peligro que representa. Es más, Odín sabe que morirá por sus fauces, como parte de la profecía del Ragnarök.

Fenrir en una representación clásica.
Fenrir en una representación clásica.

Hay cierta información que no podemos pasar por alto sobre Fenrir: el lobo es hermano de Hel, diosa de la muerte y de Jormungandr, la serpiente del mundo. Los tres son hijos de Loki. Vamos a pararnos un instante a hacer una comparación con God of War: Atreus, evidentemente, no puede ser padre todavía (salvo que haya algún tema de saltos temporales que, teniendo en cuenta que encajan dentro del concepto del ciclo que es la existencia en la cultura nórdica, bien podría ser). Ya hemos visto a Fenrir en un tráiler y Jormungandr ya ha aparecido en el juego de 2018.

Jormungandr tendrá un papel muy importante en el Ragnarök, por cierto. Ya llegaremos a eso, estábamos con Fenrir. Resulta que el lobo tiene dos hijos: Sköll y Hati. Estas bestias estaban condenadas a perseguir al sol y la luna, respectivamente, por toda la eternidad... hasta la llegada del Ragnarök. Es entonces cuando devoran los astros, confirmando la segunda señal de la catástrofe que se avecina.

Skoll y Hati persiguen al sol y la luna en una representación artística.
Skoll y Hati persiguen al sol y la luna en una representación artística.

Resulta muy evidente lo fácil que sería incluir esto en el videojuego, en un combate contra ambos lobos que termine, de manera metafórica o literal, con la destrucción del sol y la luna. O quizás Kratos y Atreus lleguen demasiado tarde, pudiendo únicamente poner fin a unas bestias descomunalmente poderosas tras devorar a sus objetivos, no lo sabemos. Pero esta es, como decimos, la segunda señal del Ragnarök, y no es la última.

La tercera señal es más curiosa, y no nos imaginamos que vaya a entrar dentro de la representación que Santa Monica va a ofrecernos: tres gallos, cada uno en un mundo, cantarán, avisando del inicio del apocalipsis. En el reino de Jotunheim, donde viven los gigantes, cantará Fialar. En el Valhalla será Gullenkambi quien cante, poniendo sobre alerta tanto a los dioses como a los Einherjar, los héroes que esperan en el paraíso en un eterno banquete. Finalmente, un gallo sin nombre cantará en Helheim, llamando al combate a los muertos.

Será en este momento (o a la vez, hay ciertas interpretaciones un tanto confusas al respecto, hasta donde sabemos. Tenéis que disculpar estas cosas, el que suscribe no es historiador ni teólogo) cuando las raíces de Yggdrasil, el Árbol del Mundo que se encuentra en el centro de los Nueve Reinos, se mueva. La causa es que, como parte del evento, Nidhoggr, una de las serpientes-dragón que mora en sus raíces, acudirá a la batalla, para ponerse del lado de los gigantes (los jotnar).

Nidhogg en una representación artística
Nidhogg en una representación artística

Al tiempo, Jormungandr, la serpiente del mundo. La criatura, que representa también un ciclo sin fin, se moverá a la batalla. Tanta culebra sobredimensionada da paso a la cuarta señal del Ragnarök, que es también la última. Al retirarse Nidhoggr de las raíces del Yggdrasil, se alza Naglfar, el barco construido por entero con uñas de cadáveres y que llevará a los muertos de Hel a la batalla con los dioses. Dato curioso: se trata del mismo barco de la Persecución Salvaje (Cacería en los juegos) de The Witcher 3: Wild Hunt.

Llegados a este punto, el Ragnarök es inevitable y las fuerzas están en posición, con los dioses y héroes enfrentándose a gigantes y demonios. Aquí es donde las cosas se complican de manera espantosa y no nos imaginamos cómo lo cuadrarán en el videojuego. Se trata de una serie de combates en los que hay un montón de muertes mutuas. Vamos a intentar centrarnos en las más relevantes de cara al videojuego.

Representación artística del Ragnarök.
Representación artística del Ragnarök.

Para empezar, y como seguramente tenga una importancia crucial en esta nueva entrega: Thor matará a Jormungandr, pero morirá por su veneno. Teniendo en cuenta que Kratos mató a los hijos de Thor, es de esperar que este momento sea uno de los puntos clave de esta nueva aventura. Después tenemos a Loki y Heimdall, que también se matan el uno al otro. No olvidemos que Loki es Atreus... así que no sabemos cómo se tratará este tema. Finalmente, Odín morirá a manos de Fenrir, que a su vez morirá bajo la espada de Vidar, hijo de Odín.

Es bastante interesante pensar en este detalle final: Odín muere a manos de un hijo de Loki al que ya hemos visto en un tráiler. Es casi imposible que el estudio modifique tantísimo la leyenda en la que se basa... pero no nos imaginamos cómo van a justificar, si es que incluyen la relación de parentesco, que Atreus tenga hijos.

Cuando la batalla termine y después de más muertes que en un final de temporada de Sobrenatural y Juego de Tronos juntos, el resultado será la muerte de casi todos los dioses y el reinicio del ciclo de vida y muerte del mundo: dos humanos habrán sobrevivido a los eventos. Lif y Liftrharir, que así se llaman, serán los encargados de volver a empezar.

Representación de Lif y Lifthrasir por Lorenz Frolich.
Representación de Lif y Lifthrasir por Lorenz Frolich.

Hay un montón de detalles a los que sin duda podrá sacar jugo Santa Monica, como el papel de Surt en la destrucción del mundo, o cómo Freya intentará vengarse de Kratos por la muerte de Balder. Si creéis que las valkyrias de la primera entrega fueron un problema... ya veréis qué risa ahora que su reina tiene un cabreo de tres pares de narices.

Y hasta aquí llegamos. Esperamos que hayáis disfrutado leyendo este breve resumen sobre los eventos del Ragnarök (y que sepáis perdonar algún error menor), y su posible relación con God of War: Ragnarok, que saldrá a la venta el próximo 9 de noviembre en PS4 y PS5. ¿Supondrá esta aventura, como algunos suponen, el fin de Kratos como protagonista de la saga?

Fuentes:

César Rebolledo
Redactor de guías

Imágenes:

Más sobre God of War: Ragnarok

God of War: Ragnarok para PlayStation 5 es la secuela de God of War, el reinicio y a la vez secuela de los anteriores God of War para consolas PlayStation. Desarrollado por el prestigioso estudio Sony Santa Monica y con la dirección de Cory Barlog, encontraremos una nueva historia en la que Kratos deberá enfrentarse a diversos enemigos de inspiración nórdica. Explorando los mitos del Ragnarok, el apocalipsis que todo lo devorará según esta tradición del norte, la secuela se espera que llegue en 2021.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir