Vandal

Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Los juegos perdidos de Stranger Things

Una de las inesperadas muertes derivadas del cierre de Telltale, que no sólo se llevó el juego principal, sino también uno de los creadores de Oxenfree.
·

La industria del videojuego es una industria cruel. Es una industria rota, que explota a sus trabajadores y, además, mira con desprecio a una buena parte de ellos. Es una industria en la que muchas veces se paga más con ilusión que con dinero, una fórmula claramente insostenible. Casos como el de Telltale hay para aburrir: un estudio con talento que tras alcanzar el éxito se ve obligado a convertirse en una fábrica de juegos clónicos. Hoy, aprovechando el reciente lanzamiento de Stranger Things: The Game, queremos recordar al estudio que redefinió una fórmula y que podría habernos ofrecido su versión del éxito de Netflix.

Ilustración de uno de los personajes del juego. Según antiguos empleados de Telltale, lo que se ha filtrado no le hace para nada justicia a cómo se vería el juego terminado, que parecería ‘una película de animación’.
Ilustración de uno de los personajes del juego. Según antiguos empleados de Telltale, lo que se ha filtrado no le hace para nada justicia a cómo se vería el juego terminado, que parecería ‘una película de animación’.

Allá por 2016, Telltale estaba en lo más alto. Tenían en su haber algunas de las licencias más exitosas del momento –e incluso de la historia– Juego de Tronos y Minecraft. Les iba tan bien que incluso se permitieron el lujo de rechazar la oferta de Netflix cuando ésta les ofreció la colaboración. Según parece, los ejecutivos de la desarrolladora rechazaron varias veces la propuesta, alegando que la serie no era más que «un puñado de niños en bici».

En 2017, con nuevos ejecutivos al mando –y, dicho sea de paso, con Stranger Things convertida en un fenómeno internacional–, la colaboración se hizo realidad. Telltale comenzó a trabajar en un juego que serviría para conectar los hechos de la primera y la segunda temporada de la serie de televisión.

Como mínimo, íbamos a controlar a Will Byers el día de su cumpleaños. Por una parte, tendríamos las mecánicas conocidas de «la fórmula Telltale», como exploración, diálogos y toma de decisiones. Por otra parte, la novedad de este título sería secuencias en primera persona de infiltración, en las que huiríamos del Demogorgon. Es posible que controlásemos también a otros personajes y que cada uno tuviese sus propias mecánicas jugables, pero por ahora sólo podemos especular.

A pesar de que no parecían mostrar mucho cambio, la nueva directiva de Telltale sabía que esta fórmula estaba ya mostrando signos de agotamiento y estaban intentando hacer cambios. Tanto es así que algunos desarrolladores esperaban que no se vinculara al juego con la compañía para que la gente lo jugase sin prejuicios. El primero de los cambios tenía que ser profundo, y de hecho era el motor, que ahora pasaba a ser Unity, mucho más versátil y capaz que el motor propio que habían estado usando hasta el momento.

Gracias este motor podían hacer más cosas a nivel jugable, y este título iba a ser también bastante más ambicioso. Uno de los desarrolladores lo describe como un cruce entre Night in the Woods y The Witcher 3: Wild Hunt, con toques de Oxenfree y Firewatch. Una mezcla bastante extraña que definían como «una historia personal contada en un mundo más abierto en un momento muy vulnerable en la vida de alguien».

Otra ilustración del juego de Telltale. Por desgracia, no se ha filtrado nada del juego de Night School.
Otra ilustración del juego de Telltale. Por desgracia, no se ha filtrado nada del juego de Night School.

Pero ahí no acababa la cosa. Una de las estrategias con las que el estudio pensaba combatir la saturación de su fórmula era apoyándose en estudios independientes. Más concretamente, colaborando con otros equipos para usar sus licencias en proyectos más pequeños, más experimentales y atrevidos.

Telltale Games contactó con varios estudios para adaptar Stranger Things, pero al final se decidió por Night School Studio, los creadores del mencionado Oxenfree. Las razones eran obvias. Ambas compañías ya habían colaborado anteriormente con el juego móvil de Mr. Robot, y Oxenfree tenía un cierto aire a la serie de Netflix que los convirtió en el candidato perfecto.

Bajo el nombre en clave de Kids Next Door, Night School diseñó una historia que serviría para conectar la segunda y la tercera temporada. Desde una vista en primera persona, el tema principal sería la última noche de los protagonistas como niños, antes de su primer día de instituto, momento que marcaba la transición a su vida como adultos. Iba a contarnos estos hechos también desde un punto de vista episódico, en el que controlaríamos a cada uno de los protagonistas durante una hora –un capítulo, imaginamos– cada uno. Por ejemplo, Eleven podría utilizar sus poderes telekinéticos para mover objetos y resolver puzles.

Esta vez, por la ambición y la escala del proyecto principal de Stranger Things, Telltale no iba a sacar una versión para móviles. En su lugar, lanzaría el juego de Night School, pero ambos se interconectarían, pudiendo transferir nuestras decisiones entre uno y otro para definir la historia.

Eso sí, esa interconexión no estaba presente entre los estudios. Según parece, se convirtió en una especie del juego del teléfono, en el que Netflix hablaba con Telltale y Telltale con Night School. Si el primero quería hablar con el último, el segundo tenía que hacer de intermediario y viceversa, lo que causó un caos comunicativo que no ayudó al desarrollo.

En cualquier caso, la razón de la cancelación fue muy diferente. Como ya sabéis, Telltale entró en bancarrota y se llevó consigo todos los proyectos que estaban en marcha, incluyendo estos dos títulos basados en Stranger Things. Es curioso que Netflix no intentase recuperar, al menos, el proyecto independiente, si bien la gigante del entretenimiento no se rindió, y acabó recurriendo a BonusXP para convertir su serie en videojuego.

Juan Rubio
Colaborador
Juan empezó en Vandal hablando de juegos perdidos en su columna Lo que pudo ser. Quién le iba a decir que la cancelación de Silent Hills lo traumatizaría de por vida. Cada mañana se levanta rezando porque alguien con talento recupere la saga, pero se conforma con un Skate 4 o hasta un Klonoa nuevo.
ANTERIORES
Lo que pudo ser
10:00 2/6/2019
EA y Bioware Mythic probaron suerte en el saturado género de los MOBA, aunque, como os podéis imaginar, sin éxito.
Lo que pudo ser
11:23 30/6/2019
Antiguos miembros de Naughty Dog e Insomniac intentaron recuperar la saga cuando más muerta estaba, una vez más, sin éxito.
SIGUIENTE
Lo que pudo ser
11:30 14/7/2019
La curiosa historia de este título perdido de los creadores de RiQa en colaboración con Fox.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir