Análisis de DiRT Showdown (Xbox 360, PC, PS3)

Más arcade en todos sus términos, este derivado de DiRT busca establecerse con derecho propio en el mundo de los juegos de conducción.
DiRT Showdown
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
8
NOTA
8
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
7
Análisis de versiones Xbox 360, PC y PS3.

El mundo de los juegos de conducción lleva años teniendo en la saga DiRT un importante represente dentro del campo de la simulación, tanto en su estado actual como hace años, cuando tenía el nombre del piloto McRae en su título. Es una de las veteranas de la industria, y aunque deseamos que próximamente nos llegue un DiRT 4, lo que aquí nos ofrece Codemasters es una propuesta diferente, dentro del espíritu arcade. Esa es la carta de presentación de DiRT Showdown.

Que la compañía haya optado por utilizar el nombre de su saga de rallies no debe extrañarnos en la medida en que es una marca popular, pero puede ser algo que acabe jugando en su contra si el público que se acerca al título sin estar bien informado busca el tipo de experiencia que la serie principal ha ofrecido hasta ahora. Eso es lo más peligroso en una situación como esta: alienar al usuario veterano pero que no sigue la actualidad del videojuego al confundirse y creer que su saga ha dado un giro radical cuando, en realidad, estamos ante un producto derivado, un spin-off, si queremos.

Por tanto, los parámetros para evaluar lo que nos da DiRT Showdown en sus propios términos y no en la escala de lo que la saga nos ha hecho esperar durante sus años de evolución. Así pues, también cabe preguntarse hasta qué punto hacía falta dar un giro como este, sobre todo si tenemos en cuenta que -aunque no en volumen elevadísimo- ha habido bastantes representantes de los arcades de conducción en la actual generación de consolas. En la misma medida, es también cierto que la simulación también ha estado bien representada.

PUBLICIDAD

Pero para que un producto nuevo se haga hueco en el mercado tiene que dar ese "algo" diferente que atrape a un público que seguramente ya se ha decantado por alguno de los videojuegos que ya han aparecido en estos años y que no tenía en su horizonte un quiebro como este en el universo DiRT. No debe extrañarnos, de hecho, que la mayoría de las nuevas propiedades intelectuales se lancen en los primeros compases de las nuevas generaciones de sistemas, cuando el público es mucho más receptivo a nombres y experiencias que no le suenen. No en vano, no todo el mundo acaba sumando muchos juegos de un mismo estilo, salvo cuando son auténticos apasionados.

La buena noticia es que DiRT Showdown hace méritos para captar su atención y creemos que muchos se sentirán más que tentados ante lo que este juego puede darles. Es cierto que es lo que esperamos, pero es que eso no es poco: un buen modo para un jugador con diferentes tipos de competiciones y un adictivo multijugador en línea donde todo ese variado espectro monojugador se traslada a las partidas con amigos.

Lo primero que uno nota cuando se pone a jugar es que el control que se ha integrado en el juego se adapta a la perfección a su estilo arcade y su física relajada: los coches no dan una sensación de peso riguroso, saltan bastante cuando nos proyectamos desde las rampas… pero sin romper las barreras de lo verosímil dentro del universo de espectáculo, destrucción y velocidad que se construye en su diseño jugable. Por otro lado, esa falta de peso se nota en los choques, y en modos de juego destinados a -sobre todo- reventar a golpes a los rivales, esto se puede echar un poco en falta.

 1

Luego uno se da cuenta de que el paquete de contenidos es bueno, pero no demasiado extenso. Está bien surtido de coches y circuitos, pero su volumen no es ni mucho menos espectacular. De hecho, es posible que se quede algo corto en relación a sus competidores, y eso es algo que los desarrolladores -la producción, de hecho- no tendría que haber permitido, pues esos títulos ya están establecidos en el mercado. Eso contrasta con la variedad de modos de juego, que entre circuitos de piruetas (por ejemplo, derrapar, hacer donuts, etc.), de destrucción sin contemplaciones o carreras simples y llanas, ofrece una dinámica de juego que nos ha convencido.

Lo que gustará a unos y no tanto a otros es que el título se presenta de manera muy abierta. Dicho de otra manera, aunque tenemos que ir jugando para desbloquear rondas, en poco tiempo habremos visto todos y cada uno de sus modos de juego, así que las sorpresas en ese terreno se acaban pronto. Por otro lado, tiene la ventaja de que sabemos bastante pronto todo lo que nos puede dar y ya habremos visto qué tipo de pruebas son nuestras favoritas.

El sistema nos parece acertado, pues creemos que es más importante que el usuario vea y pruebe lo más pronto posible los diferentes modos a su disposición que el hecho de que se guarde algunas cartas.

La banda sonora del juego ofrece una música que opta por ritmos generalmente intensos, aunque su sonido es quizá demasiado uniforme. No muestra una elección ecléctica en los temas empleados, aunque esto se compensa con una línea ambiental que llega a meternos en la intensidad del juego arcade sin problemas. Los motores, choques y demás elementos más técnicos cumplen con creces y la voz del narrador -aunque quizá algo falta de personalidad en ocasiones- aporta algo de emoción cuando suceden cosas importantes en pantalla.

 2

En el terreno visual, apuesta por el espectáculo. Es un juego que luce muy bien en pantalla por la fanfarria que se ha aplicado y la variedad de entornos. Podemos correr en el desierto, por la noche, con la iluminación artificial y esa atmósfera de espectáculos salvaje que impacta para pasar, acto seguido, a un circuito urbano con público tras la valla. Algunos de los escenarios se han reciclado desde DiRT 3, de manera que recorremos lugares como Baja o Shibuya que ya conocemos, pero otros se han concebido pensando de base en este juego.

Cuando estamos corriendo hay que prestar atención al medidor de turbo, pero cuando se trata de -además- machacar a los coches rivales hay un medidor de vida que también nos conviene mantener vigilado. La representación visual de los daños es bastante fiable, pero no precisa, pues por su estilo arcade esta es bastante extrema y no demasiado realista. En las partidas de los modos de destrucción hay que tener en cuenta también cierto aspecto estratégico, pues en los últimos segundos la puntuación se multiplica y es fácil que la balanza se incline de repente de favor de un rival. Por eso, llegado cierto punto, quizá nos conviene no solo intentar sumar puntos, sino también ir más a la defensiva para evitar ser un cebo estupendo.

En las partidas en línea la traslación de modos de juego hace que la experiencia de un jugador se replique aquí con rivales humanos. La funcionalidad está bien integrada, y fuera del servicio de juego en línea hay también la opción de subir vídeos de nuestras partidas a YouTube directamente desde el juego. Claro que para todo esto hace falta usar el pase en línea, que viene con el juego. Además de las partidas en línea contamos con el servicio RaceNet, que puede recordarnos al Autolog de Electronic Arts.

Es un servicio gratuito y Codemasters ha puesto un buen interés en que los usuarios se sumen, pues, por ejemplo, al iniciar sesión en el juego nos da un código y una dirección de internet para conseguir unos buenos dólares virtuales con los que comprar mejoras o coches nuevos.

El juego en línea es la salsa del producto, definitivamente. El componente humano se agradece en las partidas pues los coches controlados por la máquina realmente no pueden llegar a ofrecer esa misma adicción, aunque hacen una gran labor. Lo más probable es que los jugadores tengan claro en un día o dos qué tipo de partida les gusta más: su visión peculiar de capturar la bandera, las yincanas, el circuito en 8, los exigentes en la precisión como Trick Rush o Smash Attack… y juntarse con comunidades de usuarios que disfruten de ese mismo modo será algo que les permitirá centrarse por completo en ese aspecto.

De hecho, la inmensa mayoría tienen algo que gustará a unos u otros usuarios, salvo quizá el modo de recorrido libre Joyride, bastante soso por su falta de objetivos y planteamientos concretos al tiempo que, sin embargo, nos restringe a escenarios que resultan muy cerrados y pequeños para ese tipo de experiencia.

 3

Conclusiones

DiRT Showdown ofrece una experiencia arcade que parece destinada a coger y potenciar esta vertiente que había ido cogiendo fuerza en las últimas entregas, DiRT 2 y DiRT 3, pese al germen de simulador. Ese factor, que parecía que iba diluyéndose, puede ahora reconcentrarse en el futurible DiRT 4, pues esta entrega concentra todo ese aspecto alejado de la simulación. Sospechamos que, si funciona en el mercado, esa separación en dos ramas diferenciadas será una constante. El enfoque del juego es mucho más restringido, sí, pero en lo que se concentra ofrece grandes resultados.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Género/s: Rally / Velocidad
PEGI +7
Plataformas:
Xbox 360 PS3 PC

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
7.18

PUNTÚA
DiRT Showdown para Xbox 360

12 votos

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
8.09

PUNTÚA
DiRT Showdown para PlayStation 3

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
10

PUNTÚA
DiRT Showdown para Ordenador

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir