Análisis de Deathsmiles Deluxe Edition (Xbox 360)

Una matamarcianos de la vieja y japonesa escuela que como un pequeño milagro llega a Europa.
Deathsmiles Deluxe Edition
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7.6
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión Xbox 360.

Aunque algunos puedan creer que los matamarcianos o shoot 'em up son un género casi desaparecido o en vías de extinción, en Japón siguen más o menos en plena forma, y todos los años en sus salones recreativos -algo que allí todavía existe- reciben numerosas propuestas de compañías como Milestone o Cave, por citar dos de las más famosas. Algo curioso porque sobre todo los juegos de esta última en muchas ocasiones son luego convertidos a Xbox 360, la consola de sobremesa que menos éxito tiene en el país nipón.

Esto provoca que algunos aficionados europeos al género -que aunque parezca mentira quedan bastantes- se sientan frustrados al no poder disfrutar de estos títulos en su consola, ya que en unos tiempos en los que una gran cantidad de videojuegos no incluyen protección regional, los de este género han cogido una mala y fea costumbre de poder ser solo disfrutados en Xbox 360 japonesas. Lo que ha obligado a algunos usuarios a importar estas consolas solo para poder disfrutar de shoot 'em up japoneses, lo que para algunos puede sonar a una locura, pero que se entiende cuando se disfruta de este estilo de juegos tan minoritarios en occidente.

PUBLICIDAD

Ahora llega a Europa, como si de un cisne negro se tratara, Deathsmiles en su versión Deluxe, que incluye un CD con la banda sonora -ojo no son pistas de audio, son archivos .wav, el formato de moda como todos sabéis...-, un disco con distintos extras para el ordenador –que ocupa la increíble cantidad de 86 mb-, y el modo Mega Black Label, que fue un contenido descargable de pago en Japón.

De esta edición, que de lujo tiene poco, lo que más nos ha gustado es el manual de instrucciones, bastante cuidado para los tiempos que corren, con todos los contenidos del juego muy bien explicados y detallados -que ha pasado en la industria para que tengamos que destacar esto...-, y aunque la presentación no es nada del otro mundo, al menos ha salido a precio reducido. Un título que apareció hace dos años en Japón, donde incluso desde hace un año disfrutan de la segunda parte, pero que en el caso de estos juegos, más que en ningún otro, más vale tarde que nunca, por lo que no debemos quejarnos y casi tenemos que dar las gracias por su llegada.

 1

Dispara y esquiva lo imposible

Lo primero que haremos antes de comenzar a jugar es elegir entre una de las cuatro protagonistas -brujitas emo que cumplen con todos y cada uno de los tópicos de los anime-, que se controlan igual pero que cuentan con alguna diferencia en su modo de disparo, y principalmente en el familiar que las acompaña -una pequeña criatura que se vuela a nuestro lado disparando-, que es distinto en cada una de ellas y se comportan de diferente manera. Pese a que la gran mayoría de shooters de Cave son de acción vertical, este es de desplazamiento horizontal (uno de los pocos), aunque en varios momentos también nos moveremos hacia arriba y hacia abajo. Como uno de los puntos más originales respecto a otros exponentes del género, aquí los enemigos salen por ambos lados de la pantalla, así que tendremos que estar atentos a todos lados, disponiendo de dos disparos: izquierdo y derecho.

En cada uno de ellos disponemos de dos modalidades, si pulsamos repetidamente el botón dispararemos a ráfagas, pero si los dejamos apretado lanzaremos un disparo concentrando más poderoso pero que hace que nuestro personaje se mueva más lento. Si presionamos los dos disparos a la vez -izquierda y derecha- activamos el aura, un área luminosa que al entrar en contacto con los enemigos los daña. Es con este elemento donde encontramos el mayor toque estratégico de la jugabilidad, ya que cuando usamos esta habilidad nuestro contador de objetos desciende, y si lo activamos este poder cuando tenemos 1000 -dependiendo del modo-, entraremos en Power Up, que aumenta nuestro poder de ataque y los objetos que sueltan los enemigos.

Otra de las diferencias respecto a otros shooters es que los proyectiles enemigos para que nos alcancen no sirve con que toquen nuestro cuerpo, sino que tienen que acertar en nuestro núcleo o punto débil que se encuentra en el centro del personaje, dándonos un pequeño respiro y una posibilidad de escape ante la marea de disparos aparentemente insalvables que recibiremos en muchas ocasiones. Además, un tercer botón nos sirve para lanzar las bombas, que son tres por cada una de las vidas y que acaban con todos los enemigos en pantalla y les quitan una buena porción de vida a los jefes finales.

El control es muy bueno y nos haremos con él en unos pocos minutos, pero como en todos estos matamata japoneses no todo es tan simple como parece, y siempre se incluyen unas cuantas capas de profundidad para los que quieran conseguir grandes puntuaciones. Es bastante accesible en un principio para jugadores que no sean expertos -algo no habitual en el género-, y cuenta con suficientes opciones para ponernos las cosas más fáciles. A los aficionados les parecerá de perogrullo, pero como se disfruta más es sin duda con un buen arcade stick, con lo que conseguiremos una experiencia retro total.

 2

Siete fases -más una octava en los modos Mega Black Label-, que podemos afrontar en distinto orden, eligiendo uno de los tres niveles de dificultad antes de comenzarlas –cuanto más alto más puntos conseguimos-, que no se tardan mucho tiempo en superar pero que en caso de querer hacerlo sin continuar, sin añadirse vidas o más bombas, y en una dificultad media, se convertirá en un reto solo apto para unos elegidos -o unos viciados de los shoot 'em up-. El juego cuenta con una anecdótica historia y distintos finales para cada una de las protagonistas, y está bien surtido de modos y opciones, además de cooperativo tanto local como online.

En el modo Arcade podemos disfrutar del juego tal cual fue concebido, como si jugáramos a la recreativa original y claro, los gráficos de esta no estaban adaptados a la alta definición, por lo que veremos unos píxeles como puños, que a algunos nos encantan, con la opción de poder ampliar y modificar el tamaño de la pantalla de juego a nuestro antojo. El modo Xbox 360 es una revisión de los gráficos a la alta definición, donde se mejora la resolución y se suavizan todos los elementos, viéndose más nítido pero perdiendo cierto encanto, algo muy subjetivo y que irá por gustos. Por otro lado tenemos en el modo Ver 1.1, donde cambian muchas de las reglas y dinámicas de juego, siempre una de las principales y más visibles el que podemos controlar a los familiares con el stick derecho del mando.

Además de estos tres modos, contamos con la versión Mega Black Label de cada uno de ellos, que fue la expansión de pago que salió en Japón. Se añade un personaje jugable, una nueva fase y otro nivel de dificultad, por si no nos resulta lo suficientemente complicado (hay gente muy rara). De manera increíble se han mantenido las opciones online, y podemos jugar el Score Attack para subir puntuaciones en las tablas clasificatorias, así como poder jugar en cooperativo con otros jugadores, sean conocidos o no. Muchas opciones de configuración, la posibilidad de grabar partidas y luego verlas, la verdad es que estamos ante uno de los matamata con más opciones y modo de juego que recordamos, siendo esta versión bastante completa, aunque puestos a pedir se podían haber estirado y haber incluido Deathsmiles II, que lleva circulando por Japón desde mayo del año pasado.

Los gráficos harán las delicias de los amantes de los píxeles y los juegos de antaño, siendo relativamente original el diseño de los enemigos, que nos recuerdan en ocasiones a algunos de la saga Castlevania, no obstante ambos beben de un estilo gótico europeo y su imaginario de monstruos visto desde una perspectiva japonesa. Especialmente espectaculares son algunos jefes, y tronchante e irreverente resulta uno que es una vaca asesina, que despunta sobremanera en una temática que en su tono general no es humorística, uno de esos detalles de los que solo son capaces esos locos bajitos nipones, que dicen, pasan por una crisis creativa.

 3

Pese al ejercicio de nostalgia, hay que dejar claro que los gráficos no son ninguna maravilla, muy old school ya cuando salió para recreativas en 2007, pero no hace falta un apartado técnico mejor, e incluso sus ralentizaciones cuando la pantalla se sobrecarga de elementos son entrañables y también a veces muy útiles. Sobre el sonido poco que decir, unas correctas y pegadizas melodías con unos efectos sonoros ruidosos y numerosos que nos retrotraen a esos desaparecidos salones recreativos de nuestro país.

¿Para cuándo el próximo?

Un correcto, divertido y retador matamata, que como los más aficionados al género sabrán no es de lo mejor que ha salido en estos últimos años ni de lo mejor que ha hecho Cave, pero que ante la tremenda sequía que sufrimos por Europa de este tipo de juegos, sabe a gloria bendita. Muchos sufrimos mirando a oriente y sabiendo que allí en sus Xbox 360 pueden disfrutar de numerosos y notables shoot 'em up, y nos preguntamos que les costaría ofrecérnoslos como descarga en Xbox Live o en algún que otro recopilatorio. Por tanto agradecemos que haya llegado Deathsmiles, en una correcta edición y a un precio reducido, y mientras animamos desde aquí a que nos lleguen otros muchos, machamos los botones del mando disfrutando de este.

Jorge Cano
Redactor jefe
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Monster Hunter Rise - Análisis
Monster Hunter Rise - Análisis
Análisis
2022-01-10 17:05:07
Una de las mejores entregas de la aclamada saga de caza de monstruos de Capcom se estrena en PC con una gran conversión a la altura de las expectativas.
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Análisis
2021-12-21 16:31:00
Volvemos a completar la remasterización de Sonic Colours en Switch tras el lanzamiento de su versión 3.0, una actualización que hace que el juego por fin sea completamente disfrutable en la híbrida de Nintendo.
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Análisis
2021-12-20 14:45:00
Yoko Taro regresa con un nuevo, pequeño e imperfecto JRPG que consigue sobresalir y diferenciarse gracias a su peculiar estética.
Final Fantasy XIV: Endwalker - Análisis
Final Fantasy XIV: Endwalker - Análisis
Análisis
2021-12-17 17:53:00
La historia del Guerrero de la Luz, Hydaelyn y Zodiark llega a su final con una expansión imprescindible que reafirma a Final Fantasy XIV como una de las mejores entregas de la mágica saga de Square Enix.
Shovel Knight Pocket Dungeon - Análisis
Shovel Knight Pocket Dungeon - Análisis
Análisis
2021-12-17 12:46:00
Analizamos Shovel Knight Pocket Dungeon, una mezcla entre juego de puzles, roquelike y aventura de rol en el universo creado por Yacht Club Games y reinterpretado por Vine.
Género/s: Shoot'em up / Shooter
PEGI +12
Plataformas:
Xbox 360

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
7.6
  • Fecha de lanzamiento: 18/2/2011
  • Desarrollo: Cave
  • Producción: Cave
  • Distribución: Namco Bandai
  • Precio: 29,95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.12

PUNTÚA
Deathsmiles Deluxe Edition para Xbox 360

15 votos
Flecha subir