Análisis Raji: An Ancient Epic, mitos indios descafeinados (Switch, Xbox One, PS4, PC)

Raji: An Ancient Epic adapta la mitología india al videojuego en forma de acción y plataformas en tres dimensiones con un resultado que deja mucho que desear.
Raji: An Ancient Epic
·
Actualizado: 17:12 20/10/2020
Análisis de versiones Switch, Xbox One, PS4 y PC.

Casi todas las grandes compañías de videojuegos tienen cierta relación con la industria de desarrollo de videojuegos en India, bien sea porque externalizan allí el testeo de sus superproducciones, bien porque tienen a estudios desarrollando juegos para móvil. Partiendo de ese bagaje, los componentes de Nodding Heads Games -que han pasado por estudios como Rockstar, Ubisoft o EA- han querido dar un golpe en la mesa lanzando un videojuego original producido como estudio independiente: Raji: An Ancient Epic, una aventura de acción en tres dimensiones que ya está disponible en PS4, Xbox One, PC y Switch.

Primero se estrenó en Switch, de hecho, y recientemente se ha publicado también en el resto de plataformas. Su propuesta nos lleva a una India mística que de la noche a la mañana se ve invadida por un ejército de demonios. Raji, la protagonista de esta aventura, es la elegida por los dioses para poner fin a esta invasión, al tiempo que tratará de rescatar a Golu, su hermano, que ha sido secuestrado por las bestias demoníacas junto a todos los niños de su ciudad. Junto a ella exploraremos escenarios que están entre la fantasía y la realidad, inspirados por los mitos indios y por la arquitectura medieval de Rajastán, un estado del norte del país.

Conociendo la mitología india

Es precisamente en esa voluntad por contar de cerca los mitos indios y balineses donde Raji: An Ancient Epic busca destacar de entre todos los plataformas de acción en tres dimensiones: a lo largo de nuestra aventura descubriremos las leyendas que conforman la religiosidad del país, relatos fantásticos de guerras entre deidades y demonios que se adaptan más o menos bien a la estructura del género de este videojuego.

PUBLICIDAD

Hay armas sagradas, batallas entre dioses y criaturas demoníacas, maldiciones y poderes… La india es una cultura que conocemos muy de soslayo, normalmente estereotipada por creadores a los que el país les queda muy lejos, por eso la obra de Nodding Heads Games funciona al menos como un punto de asomo interno a las creencias populares. Raji: An Ancient Epic sustenta su trama principalmente en dos textos mitológicos, Mahabharata y Ramayana, adaptados aquí a unas estructuras jugables que, como veremos ahora, son bastante clásicas.

Durante todo el recorrido iremos viendo murales de estilo Pahari que cuentan estos relatos sagrados, siempre antes y después de enfrentarnos a hordas de demonios empuñando las armas cedidas por los dioses, como el tridente Trishul o el arco Sharanga. Dos deidades serán, además, las que irán narrando la aventura de Raji (con voces en inglés y textos en castellano), pues ha sido su decisión escoger a esta humana para afrontar la misión divina de acabar con los demonios. Habrá también cinemáticas, una buena cantidad, de hecho, que contarán algunos momentos clave del juego con estilo de títeres de sombras.

Los murales y otros elementos del escenario se utilizan para contar la historia mitológica de India, así como de los propios personajes del juego.
Los murales y otros elementos del escenario se utilizan para contar la historia mitológica de India, así como de los propios personajes del juego.

Potente (pero poco original) en lo visual

Con ese caldo de influencias bien se podría imaginar que Raji: An Ancient Epic lo tiene todo hecho a nivel gráfico, pero a la hora de la verdad el juego no consigue realizar una adaptación creativa de todo lo que pretende plasmar. Su estilo final, el del juego que nosotros controlamos, no difiere tanto del resto de plataformas de acción en tres dimensiones: los escenarios, los enemigos, los proyectiles que nos lanzan… todo recuerda a otros juegos del género, dejando relegada su originalidad a puntos muy concretos y poco vistosos del juego.

Lo único que se solventa aquí con más soltura que inercia es la música, aspecto en el que se utilizan instrumentos propios de India como el sitar, el duduk, el kaval o la kalimba. Hablamos estrictamente de los temas que suenan durante la partida, de la banda sonora de Raji: An Ancient Epic, porque el diseño sonoro de los efectos del juego también tiene un acabado común.

Hay algunos momentos, eso sí, en los que sí destaca su potencia visual. La mayoría de escenarios son bastante genéricos, pero de vez en cuando sorprende con alguna decisión creativa impactante y con paisajes especialmente rompedores con la tónica general del juego. Ocurre lo mismo con los enemigos: mientras la mayoría tienen un diseño más o menos habitual, un par de jefes finales (literalmente) aprovechan la ambientación mitológica para crear combates colosales que permanecen en la memoria.

Hay pocos momentos en los que el juego impacte visualmente, pero los que hay funcionan bastante bien.
Hay pocos momentos en los que el juego impacte visualmente, pero los que hay funcionan bastante bien.

Acción y plataformas al uso

Ese reparto en el que lo soso gana a lo original es lo habitual en todos los aspectos de Raji: An Ancient Epic, permeando también en el campo jugable: pese a algunas buenas ideas, tanto el combate como las secciones de plataformeo carecen de una buena ejecución que hagan destacar al juego en un género tan prolífico como en el que se enmarca.

A la hora de luchar tenemos varias acciones disponibles, desde los ataques más básicos (normal, fuerte, a distancia…) hasta otras posibilidades contextuales que podrían haber cargado de valor al juego: podemos aprovechar paredes planas para dar volteretas y atacar desde el aire, podemos agarrarnos de columnas para girar y atacar en área… Hay muy buenas ideas en ese campo que, lamentablemente, se quedan en nada.

Ni los combates ni las plataformas, los dos ejes del juego, tienen lo suficiente como para mantener el peso de la propuesta.
Ni los combates ni las plataformas, los dos ejes del juego, tienen lo suficiente como para mantener el peso de la propuesta.

Por mucho que sus creadores le pongan el apellido "táctico" a su sistema de combate, en dos o tres peleas Raji: An Ancient Epic se descubre como un hack'n'slash machacabotones; todos esos destellos de acción contextual de los que hablábamos antes quedan enmascarados por un pobre diseño de enemigos y combates, que no te pide que te esfuerces en la ejecución de los comandos porque el desafío se solventa casi sin pensar, sin establecer ningún tipo de estrategia.

Las plataformas tampoco son mucho mejores, dado que el propio sistema de control de Raji es poco preciso. Durante todo el juego nos encontraremos con varios momentos en los que caeremos al vacío habiendo ejecutado bien un salto o, por el contrario, saltaremos a una dirección que no deseábamos por la imprecisión de los controles, sobre todo si jugamos con teclado y ratón. El diseño de los niveles tampoco ayuda a solventar estos problemas, presentando secciones muy básicas y poco estimulantes.

El final el juego deja abierta la posibilidad de una secuela que deseablemente solventará las tiranteces del primero.
El final el juego deja abierta la posibilidad de una secuela que deseablemente solventará las tiranteces del primero.

Al final, las tres o cuatro horas que puede llevarnos completar la historia de Raji: An Ancient Epic se vuelven cuesta arriba por culpa de estas decisiones. Con el ritmo torpe del poco desafiante combate y la poca profundidad de su frustrante plataformeo se enmascara un juego que podría haber dado más de sí.

Conclusiones

La mera existencia de Raji: An Ancient Epic es una manera que tiene la industria de desarrollo independiente india de reclamar espacio, y hacerlo mediante un videojuego que aprovecha su bagaje cultural y religioso para ello es importante por lo que eso puede significar de cara al mercado mundial de jugadores. Sin embargo, a nivel mecánico este proyecto está muy lejos de destacar tanto como su premisa llama la atención. Visualmente atrae, no cabe duda, pero la adaptación de la mitología india y balinesa se queda en algo así como una capa de pintura local a una estructura jugable de sobra conocida a nivel global.

Hemos realizado este análisis en PC con un código proporcionado por Nodding Heads Games.

Manu Delgado
Redactor

NOTA

6.7
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

La propia premisa de explorar los mitos de India y conocer más su cultura.
Visualmente tiene momentos muy potentes.
El aprovechamiento del escenario durante el combate es una idea genial.

Puntos negativos

El combate y el plataformeo son tan genéricos que el juego se vuelve monótono.
El apartado gráfico podría haber sacado más partido de la ambientación.

En resumen

Raji: An Ancient Epic se queda a las puertas de ser un juego igual de atractivo que su premisa, dejando la originalidad relegada a su representación mitológica de la antigua India pero sin despuntar en el apartado jugable.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch, Xbox One, PS4 y PC

Fire Emblem: Shadow Dragon & the Blade of Light - Análisis
Fire Emblem: Shadow Dragon & the Blade of Light - Análisis
Análisis
2020-12-02 17:09:00
La aventura que lo inició todo hace 30 años llega finalmente a Occidente para permitirnos descubrir los orígenes de una de las sagas más queridas de Nintendo y de un gran género.
Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise - Análisis
Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise - Análisis
Análisis
2020-12-02 16:00:00
Quema esos polvorones con esta secuela que apena introduce novedades importantes, pero que sigue ayudándonos a ponernos en forma.
Twin Mirror - Análisis
Twin Mirror - Análisis
Análisis
2020-12-01 18:00:00
Dontnod vuelve a la carga con un juego entretenido pero falto de ideas.
Dragon Quest XI S: Echoes of an Elusive Age - Definitive Edition - Análisis
Dragon Quest XI S: Echoes of an Elusive Age - Definitive Edition - Análisis
Análisis
2020-12-01 15:55:42
La versión más completa de uno de los mejores JRPG de la generación se estrena en PS4, Xbox One y PC con una conversión que, a pesar de arrastrar algunos sacrificios gráficos, se sigue viendo y jugando de lujo.
Empire of Sin - Análisis
Empire of Sin - Análisis
Análisis
2020-11-30 16:47:00
Romero Games nos sorprende con un tycoon de mafias donde es igual de importante apretar el gatillo que gestionar los negocios ilegales.
PEGI +7
Plataformas:
Switch Xbox One PS4 PC

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
6.7
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Raji: An Ancient Epic para Nintendo Switch

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
6.7
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Raji: An Ancient Epic para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
6.7
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Raji: An Ancient Epic para PlayStation 4

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
6.7
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8

PUNTÚA
Raji: An Ancient Epic para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir