Análisis Advance Wars 1+2 Re-Boot Camp, el regreso de la mejor estrategia de Nintendo (Switch)

Advance Wars regresa con un fiel remake de sus dos entregas de GBA que mantiene intacta toda la diversión de la saga para volver a deleitarnos, una vez más, con dos obras maestras de la estrategia por turnos.
Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp
·
Análisis de versión Switch.

Corren buenos tiempos para los amantes de la estrategia por turnos. No en vano, en el último año hemos recibido juegazos de la talla de Fire Emblem: Engage, Marvel’s Midnight Suns, Triangle Strategy, Tactics Ogre: Reborn o Mario + Rabbids Sparks of Hope, por mencionar tan solo unos pocos ejemplos. Por suerte, parece que esta buena racha está lejos de acabar y esta misma semana regresa una de las sagas más queridas del género con un fiel remake para Nintendo Switch de dos obras maestras aparecidas originalmente en GBA. Sí, hablamos de Advance Wars 1+2 Re-Boot Camp, un título que nos ha recordado lo muchísimo que echábamos de menos las divertidísimas batallas de una serie que nos conquistó el corazón y que llevaba 15 años desaparecida.

El arte de la guerra

Tal y como su propio nombre indica, estamos ante un título que nos permite revivir o descubrir por primera vez las campañas de Advance Wars y Advance Wars 2: Black Hole Rising, así como batallar en sus divertidísimos modos multijugador. A pesar de que los gráficos se han rehecho por completo, la banda sonora se ha regrabado con nuevas versiones y se han añadido nuevas opciones, si hay algo que destaca de este remake es lo extremadamente fiel que es en lo jugable a los cartuchos originales.

Entre las dos campañas suman una duración de entre 40 y 50 horas en su nivel de dificultad Clásico.
Entre las dos campañas suman una duración de entre 40 y 50 horas en su nivel de dificultad Clásico.

Tanto es así que la historia, los mapas, las mecánicas y los contenidos se han mantenido intactos, algo que resulta comprensible si tenemos en cuenta que estamos hablando de dos títulos que ya eran prácticamente perfectos y que hacían gala de un equilibrio al que muy pocos juegos pueden aspirar, por lo que haber tocado lo más mínimo alguna de sus bases podría haber conllevado un devastador efecto dominó con terribles consecuencias.

Lo primero que debéis saber si nunca habéis tenido la fortuna de disfrutar de esta saga es que nos encontramos ante un juego de estrategia puro y duro en el que no hay ni rastro de ninguna mecánica mínimamente rolera. Es decir, aquí no se sube de nivel ni se pueden personalizar a nuestras unidades con mejoras y ventajas, lo que se acaba traduciendo en unas batallas más cercanas a lo que podríamos esperar de un juego de tablero como el ajedrez que de producciones como Fire Emblem.

Tanto nosotros como el enemigo jugamos con las mismas reglas y en igualdad de condiciones, así que el desenlace de las partidas dependerá única y exclusivamente de lo buenos que seamos jugando y desarrollando nuestras estrategias, no de la fuerza bruta ni de ningún otro factor externo que altere el equilibrio entre los bandos en liza.

Este remake ha sido responsabilidad de WayForward, mientras que los juegos originales fueron diseñados por Intelligent Systems.
Este remake ha sido responsabilidad de WayForward, mientras que los juegos originales fueron diseñados por Intelligent Systems.

Gracias a este enfoque, Intelligent Systems pudo crear en su día una fórmula jugable simple y llanamente perfecta que sigue funcionando con la precisión de un reloj. Un título muy accesible y fácil de jugar, pero con una profundidad apabullante capaz de poner a prueba nuestras dotes como estrategas.

Como suele ocurrir en este tipo de juegos, combatiremos en unos mapas divididos en casillas por los que deberemos mover a nuestras unidades para enfrentarlas a las del enemigo y cumplir el objetivo de victoria que se nos haya asignado, el cuál suele consistir en conquistar la capital del contrario o destruir a todo su ejército.

Evidentemente, cada una de nuestras unidades es completamente única, lo que significa que tiene unas características de movimiento, ataque y defensa totalmente distintas a las del resto. Por ejemplo, la infantería puede avanzar pocas casillas por turno y son muy débiles, pero pueden atravesar montañas y son las únicas que tienen la capacidad para conquistar ciudades. En cambio, un tanque puede avanzar mucho y goza de una buena potencia de ataque, pero puede tener problemas para moverse por terrenos complicados.

Las misiones de la campaña son muy rejugables y presentan un buen desafío si lo que pretendemos es conseguir el rango S en todas ellas.
Las misiones de la campaña son muy rejugables y presentan un buen desafío si lo que pretendemos es conseguir el rango S en todas ellas.

A partir de aquí la cosa no deja de complicarse con un sinfín de detalles que tendremos que tener en cuenta. Detalles como que nuestras unidades harán menos daño a medida que pierdan vida, que todos los integrantes de nuestro ejército se dividen en unidades de ataque directo (pueden moverse y atacar en el mismo turno, pero solo pueden lanzar una ofensiva a enemigos que estén en casillas contiguas) e indirecto (no pueden desplazarse y agredir en el mismo turno, pero pueden machacar al contrincante desde mucha distancia), que hay vehículos terrestres, aéreos y marítimos, que es necesario repostar combustible y munición, que hay distintos tipos de edificios con sus propias peculiaridades, que podemos "fusionar" dos unidades heridas en una sola que sume los puntos de vida de ambas para aumentar su efectividad, que dependiendo del terreno en el que estemos ganaremos más o menos defensa y un larguísimo etcétera que nos daría para escribir todo un artículo.

Es un juego con innumerables variables a las que hay que atender y donde todas nuestras piezas tienen sus ventajas y debilidades. Es más, existen fases en las que incluso podemos conquistar fábricas para crear unidades con el dinero que generen las ciudades que tenemos bajo nuestro control, lo que debería permitir que os hagáis una buena idea de los niveles de complejidad que puede llegar a alcanzar.

Es más, existen distintos OJ (oficial jefe) y, dependiendo de nuestra elección, contaremos con una serie de ventajas y desventajas (por ejemplo, que las unidades de ataque directo sean más fuertes a cambio de que las del tipo indirecto sean más débiles y gocen de un rango menor), así como de un poder especial, lo que suele acabar por determinar nuestro estilo de juego.

En este remake podremos acelerar las animaciones de las batallas, aunque también sigue existiendo la opción de desactivarlas.
En este remake podremos acelerar las animaciones de las batallas, aunque también sigue existiendo la opción de desactivarlas.

A pesar de lo abrumador que os puede sonar todo esto, el título está tan exquisitamente bien diseñado y hace un trabajo tan bueno con sus tutoriales que nos enseña a jugar casi sin que seamos conscientes de ello, por lo que nunca llega a agobiar y no tardaremos en mover a nuestras piezas por el tablero con total naturalidad y fluidez sabiendo lo que estamos haciendo en cada jugada. Como decimos, un juego fácil de jugar, pero difícil de dominar. Y sí, divertido como pocos.

Dos campañas excelentes

Centrándonos ya en los contenidos como tal y habiendo dejado claro lo impecable que es en lo jugable, comentar que tendremos disponibles tanto la campaña de Advance Wars como la de su secuela desde un primer momento. Eso sí, para desbloquear la de la segunda parte primero tendréis que seleccionarla, momento en el que aparece en pantalla una advertencia avisándonos de que jugarla antes de pasar por la del primer juego podría arruinarnos las sorpresas argumentales de dicha aventura. Si estáis de acuerdo, os bastará con aceptar para poder acceder a ella.

A medida que juguemos conseguiremos monedas que podremos canjear en una tienda donde podremos desbloquear todo tipo de contenidos, como nuevos OJ jugables y mapas para el multijugador.
A medida que juguemos conseguiremos monedas que podremos canjear en una tienda donde podremos desbloquear todo tipo de contenidos, como nuevos OJ jugables y mapas para el multijugador.

Ninguno de los dos juegos se caracteriza por tener precisamente una historia interesante y sus guiones son una mera excusa para conectar una batalla con otra en una trama en la que varias facciones de un mundo ficticio llamado Wars World entran en guerra. Donde sí que brillan ambos es en su variadísimo diseño de misiones, planteándonos unas batallas divertidísimas en las que tendremos que superar montones de situaciones diferentes y en las que, por lo general, estaremos en desventaja. Esto sirve, a su vez, como una especie de tutorial encubierto para que nos familiaricemos con cada una de nuestras unidades, enseñándonos, además, diversas estrategias que podemos poner en práctica. Hasta se permiten el lujo de ilustrarnos errores fatales que podemos cometer y que debemos evitar.

PUBLICIDAD

Eso sí, no os penséis que esto significa que no hay desafío, ya que hay un buen puñado de misiones que os van a hacer sudar, por no hablar de la existencia de varios niveles de dificultad, incluyendo uno nuevo para novatos que facilita mucho las cosas en el caso de que su propuesta os parezca intimidatoria.

Ambas campañas son extremadamente divertidas y no hay muchas diferencias entre ellas, ya que cuentan con un planteamiento muy parecido. Ahora bien, en Advance Wars 2 la curva de dificultad es más pronunciada y pierde menos tiempo con los tutoriales básicos, se introducen nuevos tipos de edificios para conquistar, se añaden los Neotanques (unas unidades muy caras pero brutalmente poderosas que dejan en la estacada a los tanques medianos, desequilibrando ligeramente las partidas) y los OJ (introduce algunos nuevos) cuentan con Superpoderes, versiones potenciadas de sus habilidades especiales que necesitan más tiempo para cargarse. Además, la historia nos lleva a encarnar a varias facciones, a diferencia del primer juego donde todo lo jugaremos desde el punto de vista de Orange Star, por lo que también controlaremos a una mayor variedad de OJ.

Los Superpoderes de 'Advance Wars 2' introducen una nueva capa estratégica a las batallas.
Los Superpoderes de 'Advance Wars 2' introducen una nueva capa estratégica a las batallas.

Algo que debemos señalar es que ahora, como novedad, se ha introducido la posibilidad de reiniciar nuestro turno actual si no nos convencen los resultados que estamos obteniendo, una ayuda que puede facilitar demasiado las cosas, especialmente en las misiones en las que hay niebla de guerra. De todos modos, se trata de una mecánica completamente opcional, así que si no os gusta os bastará con no hacer uso de ella. Lo que sí que hemos echado de menos es tener más ayudas visuales para poder dejar marcada el área de alcance del enemigo, ya que es algo que solo podremos visualizar cuando el cursor esté sobre ellos.

Un multijugador local divertidísimo, un online con graves carencias

Más allá de las campañas, el alma de Advance Wars suele radicar en su multijugador. Sí, superar misiones y enfrentarse a la IA es muy divertido, pero nada supera la experiencia de medirnos contra otro jugador en partidas perfectamente equilibradas. En local se trata de un modo completísimo que incluye decenas de mapas, que admite batallas de hasta cuatro jugadores tanto en una sola consola como en varias, con montones de opciones que podemos editar y personalizar y que incluye incluso la posibilidad de escoger entre las reglas de Advance Wars y Advance Wars 2.

Si no hay nadie disponible para jugar, podremos disputar partidas personalizadas contra la IA.
Si no hay nadie disponible para jugar, podremos disputar partidas personalizadas contra la IA.

Tiene todo lo que le podríamos pedir y, sinceramente, es el modo más divertido del título, como bien sabréis los veteranos de la saga. No en vano, la esencia de la serie es la de un juego de mesa y todas sus mecánicas están diseñadas para que podamos medir nuestras dotes como estrategas a las de otros usuarios en apasionantes y sesudos duelos, por lo que no hay nada más gratificante que poner en práctica todo lo que hemos aprendido y alzarnos victoriosos contra otro jugador en intensas partidas en las que todos los bandos están en igualdad de condiciones. Evidentemente, hay mapas que pueden dar cierta ventaja a alguna facción, aunque la mayoría suelen ser simétricos y, a unas malas, contamos con un potentísimo y completo editor que nos permite crear nuestros propios tableros para usarlos posteriormente.

Precisamente por todo esto, nos parece inexplicable lo que ha ocurrido con la vertiente online del juego. Sí, la gran novedad que trae consigo este remake es que ahora podemos jugar a través de internet a ambos títulos, pero, por algún motivo, no se ha incluido un sistema de emparejamientos. O lo que es lo mismo: solo podremos jugar contra aquellos jugadores que tengamos en nuestra lista de amigos.

Existe un modo adicional que nos reta a combatir en una serie de mapas predefinidos con cualquier OJ que hayamos desbloqueado.
Existe un modo adicional que nos reta a combatir en una serie de mapas predefinidos con cualquier OJ que hayamos desbloqueado.

Por culpa de esto, no hemos tenido la oportunidad de probarlo para comprobar si, al menos, funciona bien, pero nos parece una decisión incomprensible. Es más, esto también se aplica a la posibilidad de compartir mapas, por lo que solo podremos descargar las creaciones de nuestros conocidos. Para rematar, si jugamos online solo nos dejarán disputar duelos uno contra uno en mapas de 300 espacios o menos. Un desastre que le resta muchísima vida útil a un juego que podría haber sido prácticamente infinito a poco que se hubiese cuidado este apartado y se hubiesen incluido tablas clasificatorias con eventos y temporadas competitivas.

Un nuevo apartado audiovisual

Finalmente, no podemos concluir este análisis sin hablar de su nuevo apartado gráfico, el cual abandona el estilo pixel art de los originales en favor de uno completamente nuevo en 3D con cierto aspecto de juguete y de juego de mesa. La presentación general es muy parecida a lo que vimos en GBA, tanto por la perspectiva utilizada como por las animaciones de combate, la interfaz y la disposición de elementos, con modelados que buscan ser fieles y respetar la esencia de los diseños originales.

No se puede decir que se vea mal, pero ha perdido gran parte de la personalidad que tenían los gráficos de los originales de GBA.
No se puede decir que se vea mal, pero ha perdido gran parte de la personalidad que tenían los gráficos de los originales de GBA.

Sin embargo, creemos que en esta transición se ha perdido cierto encanto visual y ha dejado de resultar tan atractivo y bonito. Eso sí, las nuevas ilustraciones de los personajes principales nos han gustado mucho y en lo técnico es un producto muy sólido que se ve y rinde estupendamente tanto en portátil como en sobremesa.

Por su parte, la banda sonora se ha revisado por completo con nuevas versiones instrumentales de todos sus temas que suenan de maravilla, siendo más animadas y pegadizas que nunca. Los efectos son variados y contundentes y el doblaje nos llega en español con unas interpretaciones muy convincentes. No escucharemos mucho las voces, ya que hay pocas líneas de diálogo que estén dobladas, pero es un detalle que siempre es de agradecer.

Conclusiones

Advance Wars 1+2 Re-Boot Camp es un título imprescindible para cualquier amante de la estrategia por turnos. Jugablemente es perfecto y cuenta con un diseño de juego impecable, las dos campañas que trae consigo son variadísimas y plantean unas misiones fantásticas y su multijugador local sigue siendo una maravilla. Evidentemente, los méritos de estas virtudes corresponden a los originales, por lo que realmente este remake se limita a unificar ambos cartuchos, darle un lavado de cara, añadir alguna que otra opción e incluir un modo online, aunque curiosamente los nuevos gráficos 3D nos han gustado menos que el pixel art del que hacían gala en GBA y el modo online ha resultado ser una completa decepción por sus innumerables limitaciones.

Sea de un modo u otro, si nunca habéis tenido la suerte de descubrir esta saga o echáis de menos la serie tras sus 15 años de ausencia, aquí encontraréis la excusa perfecta para sumergiros en dos de los mejores juegos del género que se han hecho nunca. Sin duda, dos obras maestras atemporales que hemos vuelto a disfrutar como la primera vez.

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga que nos ha ofrecido Nintendo.

Carlos Leiva
Redactor

NOTA

8.5

Puntos positivos

A nivel jugable son dos de los juegos más redondos, divertidos y equilibrados de su género.
Las dos campañas son fantásticas y garantizan contenido para decenas de horas.
El multijugador local es pura diversión.

Puntos negativos

Las inexplicables carencias y limitaciones del multijugador online.
El nuevo apartado visual ha perdido algo de encanto.
Si buscáis una buena historia, aquí no la vais a encontrar.

En resumen

Un remake muy fiel de dos clásicos de GBA que recupera dos obras maestras de la estrategia por turnos con toda su esencia y diversión intacta.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch

Lorelei and the Laser Eyes - Análisis
Lorelei and the Laser Eyes - Análisis
Análisis
2024-05-23 08:50:00
Simogo vuelve con un juego increíble prácticamente en todos sus apartados, que se corona como una de las sorpresas del año y uno de los mejores juegos de puzles recientes.
Paper Mario: La Puerta Milenaria - Análisis
Paper Mario: La Puerta Milenaria - Análisis
Análisis
2024-05-21 15:00:00
El Gran González regresa con un espectacular y fiel remake de su aventura rolera más querida y aclamada originalmente publicada para Nintendo GameCube.
Animal Well - Análisis
Animal Well - Análisis
Análisis
2024-05-20 09:17:00
Tras siete años en desarrollo, Animal Well cautiva con su intrincada propuesta de puzles laberínticos enmarcados en un misterioso universo donde habitan extrañas criaturas.
Little Kitty, Big City - Análisis
Little Kitty, Big City - Análisis
Análisis
2024-05-09 15:03:00
Nos convertimos en gato para explorar una pequeña ciudad (enorme a nuestros ojos felinos) en Little Kitty, Big City, un divertidísimo y adorable sandbox que cautiva en las pocas horas que dura.
Surmount - Análisis
Surmount - Análisis
Análisis
2024-05-06 10:55:00
Surmount es un nuevo juego de escalada con físicas locas y estructura roguelike. Su divertida propuesta a veces frustra, pero cuando funciona acaba ofreciendo una aventura genial.
MotoGP 24 - Análisis
MotoGP 24 - Análisis
Análisis
2024-05-03 16:42:00
La competición de MotoGP regresa un año más con un juego que mejora la fórmula pero arriesga muy poco.
PEGI +7
Plataformas:
Switch

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 21/4/2023
  • Desarrollo: Nintendo
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 59,99 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: Digital y físico
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí (2 jugadores)
COMUNIDAD
8.43

Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp para Nintendo Switch

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir