Análisis de Tiger Woods PGA Tour (PSP)

Tiger Woods llega de la mano de Electronic Arts a la portátil de Sony en este nuevo título, que no es sino el primero de la saga en Europa.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PSP.

Cuando la PlayStation Portable salió a la venta en los Estados Unidos lo hizo acompañada de Tiger Woods PGA Tour entre otros títulos, un juego que no se lanzó en nuestro continente dado que tan sólo unos meses después íbamos a recibir la entrega que ahora nos ocupa, la edición 2006. No tiene, por tanto, mucho sentido hablar de las mejoras que presenta el juego actual con respecto a esa primera entrega inédita en Europa, aunque desde luego presenta bastantes, y sí dejaremos constancia de algunas de ellas.

Esta versión para PSP se ha programado de manera paralela a la versión para consolas domésticas de manera que su desarrollo ha sido orientado hacia la clara intención de transportar la experiencia de juego de las versiones de las consolas mayores a la portabilidad de la consola de Sony, aunque realizando, por supuesto, las modificaciones necesarias para adaptarse a la consola, como, por ejemplo, en el sistema de control (basado en el uso de los dos sticks analógicos en PlayStation 2) y otros elementos del juego, como la inclusión de un minijuego.

PUBLICIDAD

Puesto que el sistema de juego basado en el uso de los dos sticks no es viable en PSP, pues posee tan sólo uno, otras novedades de la versión de consolas domésticas sí se han trasladado fielmente, sobre todo las referentes a la hora de poner en práctica nuestro putt, ya que los consejos del caddy han desaparecido por completo, así que habrá que confiar más en nosotros mismos. A tales efectos tendremos la siempre agradecida retícula que nos servirá para observar mejor los desniveles del green, y si esto no es suficiente, siempre podremos pulsar el botón X para que el juego nos dibuje cuál sería la trayectoria ideal que debería seguir la pelota para llegar con éxito al hoyo.

Del mismo modo, y tal como ha sucedido en la versión de PS2, Electronic Arts ha incluido el medidor de swing, que controlamos a través del stick analógico, de manera que ahora es mucho más fácil calcular la fuerza de nuestro golpe. Es una buena manera de respetar el estilo de juego establecido añadiéndole un pequeño detalle que lo hace mucho más asequible para el jugador y, desde luego, más preciso. Como ya os hemos comentado, la versión de consola doméstica nos permite usar los dos sticks de los mandos de la consola, uno para la fuerza del golpe, y el otro para el lugar en el que golpear la bola. Esto es imposible en PSP del mismo modo, y se ha resuelto de una manera ingeniosa pero que no responde siempre como sería deseable. Para tener ese completo control sobre la bola debemos usar el botón R junto con el stick, y es algo que puede ser problemático dadas las características del control analógico de la consola, tanto por el recorrido como por la sensibilidad. No es que sea un problema insuperable, pero exigirá bastante práctica al jugador, resultando en ocasiones un proceso frustrante.

Este problema se vuelve mucho más evidente en el green, cuando la precisión es necesaria por completo, siendo difícil conseguir el efecto necesario y, también, la fuerza exacta del golpe con el putter. Una vez más, sólo la práctica nos permitirá alcanzar con ciertas garantías este momento de cada hoyo, pero para ello tendremos que haber dedicado varias horas a hacernos con el control, por lo que la curva de aprendizaje no está todo lo bien nivelada que sería deseable.

En esta edición han cabido 12 campos bien diferenciados, una mezcla de algunos reales y otros creados expresamente para el juego, de los que tan sólo tres están repetidos con respecto a la anterior entrega del juego (que, os recordamos, no se ha distribuido en nuestro continente). La cifra es inferior a la que presenta el juego en PlayStation 2, pero de todos modos es más que respetable y nos garantiza una buena cantidad de horas de juego, que se verán ampliadas por los modos de juego incluidos, sobre todos los multijugador, que nos permiten batirnos contra otros amigos, así como hacer un completo seguimiento de las estadísticas que desarrollemos durante esas partidas.

En este sentido, uno de los modos de juego más curiosos es el llamado Putting Frenzy, en el que tendremos que jugar contrarreloj para superar satisfactoriamente algunos de los putts más difíciles del juego. Pero también nos encontramos con los modos más tradicionales, como el modo Rivals, que en esta ocasión presentará a quince rivales con seis eventos por cabeza, lo que representa un total de objetivos a cumplir bastante elevado. En este modo de juego, como habréis intuido, hay que competir contra un gran golfista para conseguir desbloquear varios elementos del juego (e incluso hacernos con códigos que nos permitirán desbloquear cosas en la versión de PlayStation 2), en retos que van desde jugar un hoyo hasta realizar pruebas específicas especiales.

El nivel de personalización del jugador que crearemos es bastante elevado, aunque las opciones realmente han sido recortadas con respecto a las versiones mayores. Esto, sin embargo, no impide que el abanico de opciones sea muy extenso y, por tanto, el modo Game Face represente un buen entretenimiento para recrearnos a nosotros mismos en el juego, pese a los tiempos de carga. Es cierto que estos, en líneas generales, han sido considerablemente reducidos con respecto a la anterior entrega en PSP, pero en este modo de juego en concreto pueden resultar un poco exasperantes, no tanto por su extensión en el tiempo, sino por su proliferación.

Orientado más hacia el juego directo que la versión doméstica, este juego de golf presenta un acabado técnico encomiable, equiparable en varios momentos al de la versión de PS2, aunque, por supuesto, con matices. Algunas texturas no están tan bien acabadas, algunos efectos han desaparecido o han sido simplificados, pero a cambio no hay ralentizaciones (salvo en contadísimas ocasiones), y las animaciones de los jugadores siguen siendo de gran nivel.

La banda sonora, por su parte, se escucha muy bien a través de los altavoces de la consola, pero desde luego se aprecia mejor con auriculares. Con todo, ésta se ve relegada a los menús del juego y otras situaciones similares por norma general, ya que durante los hoyos los protagonistas son los sonidos ambientales y los comentaristas, que tienen un buen repertorio de frases con las que amenizarnos el juego, aunque sea completamente en inglés. Y es que, tal y como sucede con las demás versiones, tanto textos como voces se presentan única y exclusivamente en inglés. Es evidente que hoy en día, por suerte, esto es cada vez menos habitual, pero desde luego que ni tan siquiera se hayan localizado los textos es una decepción en toda regla. Quizás no sea un deporte mayoritario, pero es curioso que Everybody’s Golf sí viniese con los textos de pantalla en castellano y este videojuego, con el soporte de una gran compañía (que suele localizar con gran acierto y calidad sus juegos) como Electronic Arts nos llegue en inglés de manera íntegra; tanto en portátil como en domésticas.

Conclusiones
ese a un control que se puede hacer cuesta arriba, ya que dificulta la curva de aprendizaje, es una más que digna adaptación del juego de sobremesa a PSP, recreando sus principales virtudes y adaptándose a los requerimientos de un sistema portátil, conformando un título bastante sólido que complacerá a los seguidores de la saga de golf que busquen poder llevárselo siempre encima.

El sistema de control presenta algunas mejoras con respecto a la edición anterior inédita en Europa, y es de esperar que éste se siga perfilando de cara a la próxima entrega del juego en PSP. Sus puntos fuertes son sus grandes opciones, sobre todo a la hora de personalizar a nuestro jugador, y la cantidad de elementos desbloqueables en la tienda del juego, que lo dotan de una gran duración y rejugabilidad. Hay elementos por perfilar, está claro, pero es una buena apuesta dentro del género que viene a enriquecer el catálogo de PSP, siendo un reflejo bastante fiel de lo que nos ofrece Electronic Arts en PS2.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
PEGI +3
Plataformas:
PSP

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: 5/10/2005
  • Desarrollo: EA Sports
  • Producción: EA Sports
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: UMD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
6

PUNTÚA
Tiger Woods PGA Tour para PSP

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir