Análisis de MotorStorm: Arctic Edge (PSP, PS2)

Toda la nieve y barro de Alaska salpica a tu PSP. ¿Podrás llegar a la meta?
MotorStorm: Arctic Edge
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.5
NOTA
8.9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PSP y PS2.

Toda la nieve y barro de Alaska salpica a tu PSP. ¿Podrás llegar a la meta?

Hasta hace unos años, las adaptaciones de PlayStation 2 en PSP eran algo corrientes dadas las similitudes de potencia en los dos sistemas –no iguales, pero si parecidos-. Con el lento pero visible descenso de títulos para la vieja 128 bits de Sony, PSP ha ido consiguiendo esa personalidad que se echaba en falta durante los primeros años de su lanzamiento, gracias a títulos exclusivos, ya sean de nuevas sagas o adaptaciones de otras conocidas; cabe citar como ejemplo a Gran Turismo, Assassin´s Creed Bloodlines o la próxima entrega de Resident Evil.

Posiblemente los dos últimos títulos destacables que PSP y PlayStation 2 van a compartir son Jak and Daxter: The Lost Frontier y Motorstorm Arctic Edge -el título que nos ocupa-, juegos que, según sus desarrolladores, han sido creados primero con la portátil en mente.

Motorstorm Arctic Edge es la última incorporación a la saga de velocidad arcade desenfrenada que debutó en PlayStation 3, casi como título de lanzamiento, de la mano de Evolution Studios. El estudio, habituado a los títulos de Rally (numerosos WRC en PlayStation 2 los avalan) decidió cambiar la simulación y comportamientos realistas de los vehículos por la diversión desenfrenada que ofrecen los quad, motos de cross y camiones, en territorios salvajes como el Cañón en Arizona. Pacific Rift, el segundo Motorstorm, lanzado en 2008, cambió de aires gracias a una mayor variedad de entornos en una isla perdida, un enclave que ofrece playas, junglas o tierras volcánicas.

PUBLICIDAD

Arctic Edge, desarrollado parcialmente durante el desarrollo de Pacific Rift, ha corrido a cargo de Bigbig Studios, subsidiaria de Evolution, equipo con bastante experiencia en juegos de velocidad para la portátil, como demuestra la saga Pursuit Force. En esta ocasión, las expectativas han sido altas pues se trata de una saga bien valorada en la nueva generación, espectacular y con muchos seguidores, especialmente por sus modos multijugador.

Bigbig ha trasladado las carreras de Motorstorm a posiblemente el último terreno que faltaba por conocer: el frío hielo de Alaska. En parte, se cae en el defecto que se achacó al primer juego, la excesiva repetición de la ambientación, pero a tenor de los resultados no podemos poner demasiadas quejas. Desde el vídeo introductorio, Arctic Edge nos descubre los peligros de este nuevo entorno bello pero hostil, que en ocasiones cambia la superficie de nieve por barro y hielo.

Al igual que ocurriese en anteriores entregas, Arctic Edge divide los vehículos del juego en diferentes clases, que son las que diferencian el estilo de conducción, la velocidad y la maniobrabilidad. Como siempre, las motos preparadas para estas superficies son las más manejables y de rápida aceleración, aunque su velocidad punta y fragilidad son un serio problema; a ellas se suman las moto nieves, los ATV (o quads), los vehículos buggy y coches de rally (ambos los más equilibrados del garaje), los buggy de nieve, camiones y máquinas quita-nieves, las cuales se mueven de una manera tosca pero pueden llevarse por delante a la mayoría de competidores. En total, ocho clases con 24 vehículos, con la posibilidad de modificar algunos aspectos del vehículo como pegatinas de patrocinadores, tubos de escape y alerones; en cualquier caso, la belleza de las carrocerías nunca ha sido el fuerte de Motorstorm. Sólo un vehículo de cada clase estará disponible al principio, pero el resto se irán desbloqueando según avanzamos en el juego.

Algunos de los interrogantes de esta versión respecto a PlayStation 3 en torno a los circuitos quedan resueltas tras unas partidas en alguno de los doce escenarios en los que podemos correr. La interactividad con elementos como el propio terreno –algo que resultó muy llamativo en el primer Motorstorm- o las particularidades de las montañas nevadas –avalanchas o superficies heladas que se agrietan, por ejemplo- siguen manteniendo esa espectacularidad no sólo gráfica, ya que también nos pueden afectar en la segunda vuelta. En definitiva, un escenario "vivo" que cambia de forma dinámica, siempre hablando de una manera limitada a las características de PSP, pero sin comparación con otros juegos vistos en portátil.

Un sello de Motorstorm también ha sido un pequeño grado de libertad en la posibilidad de decidir nuestro avance, con algunos trazados a diferentes alturas o incluso atajos. En Arctic Edge esto incluso es más acusado que en anteriores juegos, basta ver que en los circuitos Gold Rush, Mud Bowl o Wolfpack Mountain estas rutas alternativas en ocasiones suponen una gran diferencia respecto al camino obvio, así que en cierta forma deberemos jugar varias veces a una misma pista hasta encontrar todos sus secretos y el camino que más nos guste, o que más convenga al vehículo que utilizamos en ese momento.

 1

El modo principal para un jugador y que centrará nuestra atención es Festival, la competición con varias carreras que irán desbloqueando más y más pruebas (hasta un centenar), de diferente dificultad y características. Las primeras rondas actúan apenas como pequeños tutoriales para cada tipo de vehículo –algunas carreras están vetadas a algunas clases-, pero no nos engañemos, poco a poco la dificultad recupera ese nivel al que nos tiene acostumbrados Motorstorm y nos pica una y otra vez hasta conseguir alguno de los primeros puestos de la carrera en los ocho rangos. Con tantas pruebas, se alternan diferentes modos de juego con objetivos que van desde el paso por puestos de control a carreras por la mayor puntuación –según nuestra posición en carrera, vamos sumando puntos hasta que alguien llega al tope fijado-.

Una jugabilidad muy arcade que basa parte de ese atractivo en mantener al jugador en tensión durante toda la partida, sin conceder grandes ventajas ni un momento de respiro; hasta que la carrera no ha terminado, cualquier incidente puede surgir, ya sea culpa de nuestra conducción o del escenario. A veces, tenemos incluso la sensación de que tenemos a todo y todos en nuestra contra de forma "sospechosa". Esta pequeña dosis de aleatoriedad o caos existe y forma parte de la saga –podemos ser arrollados por un camión, tropezar con un accidente…- pero no gustará a los más puristas de la perfección que deseen controlar hasta el último detalle de su conducción, pues no son carreras "limpias", algo que por otra parte es de esperar en Arctic Edge.

Motorstorm es siempre sinónimo de diversión, y con, o sin permiso de Ridge Racer y Burnout, Arctic Edge es fácilmente el arcade más adictivo que podemos encontrar a día de hoy en PSP. El uso inteligente de los turbos o nitros, la imprecisión de la conducción debido a los saltos y obstáculos naturales, la agresiva inteligencia artificial que muchas veces nos busca las cosquillas y las importantes diferencias entre cada clase nos ofrecen diversión durante muchas horas. Pero, una vez terminado el modo Festival, aún tenemos varias opciones más en las que derrochar gasolina y sudor. Contrareloj es tal y como se espera, la posibilidad de competir el la pista que deseemos, con el vehículo a nuestra elección, y con el tiempo como único enemigo. Si nos cansamos de superar nuestros propios récords, y disponemos de conexión a Internet, podemos comprobar los tablones globales o descargar coches fantasmas y competir con los mejores del mundo.

 2

Además de la opción de las carreras libres con competidores, encontramos el garaje, que muestra los desbloqueables y otros extras, como los "trofeos" u objetivos tan de moda actualmente en otros sistemas. Bigbig Studios ha cuidado además hasta el mínimo detalle, como los controles del juego, ya que podemos elegir usar los gatillos para acelerar y frenar, o entre el control digital o analógico.

Pero posiblemente el 50% del interés en un Motorstorm se encuentra siempre en el juego en compañía. Aprovechar el entorno para derribar a rivales, pasar sobre ellos con un camión o empujarlos a una caída siempre es más reconfortante cuando sabes que hay un jugador detrás y no la propia consola. Por eso Arctic Edge permite hasta ocho jugadores en local y en modo red, algo que por desgracia no es demasiado habitual en muchos títulos de PSP. Los doce circuitos, y sus versiones invertidas, son más que suficientes para ofrecer multitud de diversión en uno de los juegos de carreras más orientados al multijugador que se pueden encontrar en la portátil, junto con los dos Wipeout lanzados hasta la fecha. Respecto a las pistas recorridas en sentido contrario, cabe destacar que no estamos ante un simple truco para duplicar circuitos, ya que pueden cambiar las condiciones climatológicas y lo que antes eran atajos ahora dejan de serlo, pero abrimos otros nuevos.

 3

Cabe mencionar que el multijugador es la diferencia más importante entre las versiones PSP y PlayStation 2. Mientras que en la portátil se puede jugar en ad hoc e infraestructura, la doméstica incluye un modo a pantalla partida para dos jugadores, aunque ningún modo online, una solución aceptable pero que reduce a la mínima expresión esta faceta competitiva.

A pesar del citado único marco de todas las carreras, una fría montaña, los desarrolladores han conseguido toda la variedad que se puede conseguir de esta localización. El juego es, salvando un par de casos puntuales debidos a las explosiones y destrozos que se pueden acumular en pantalla, fluido e imponente. Aunque es posible apreciar algo de pop-up (aparición súbita de elementos del fondo), el horizonte que se llega a vislumbrar, el detalle gratuito de graderías y otros elementos como torres y banderas, junto con la gran cantidad de vehículos en pista se nos antoja casi una demostración de potencia para el hardware de PSP. Todo ello añadiendo efectos gráficos como las salpicaduras a la pantalla, efectos climáticos –destacan las nevadas-, el humo, polvo, la sucesiva deformación o desgaste de los vehículos y objetos del escenario como helicópteros sobrevolando la zona. La opción de sacar instantáneas, que no destacan tanto como el juego en movimiento, está presente.

Podríamos resumir este apartado en que el estudio ha tomado la mejor decisión práctica para hacer del juego lo más respetuoso con el diseño de la saga. El detalle de los vehículos, aunque no malo, se ha simplificado para soportar a todos los competidores, las texturas de tierra –con la nieve se disimula mejor- no son de la mejor calidad, pero la deformación e irregularidad de Arctic Edge frente a juegos de velocidad de pista planos es remarcable. Un juego de apariencia sucia, no extremadamente veloz –el terreno no da para patinar como un Ridge Racer- pero muy orgánico.

La banda sonora cumple con las normas no escritas de Motorstorm y nos vuelve a regalar un recopilatorio de grandes temas cañeros, de rock duro y algún toque electrónico. Motorhead, The Hives, Queens of the Stone Age, Radiohead o un remix de Hey Boy Hey Girl de The Chemical Brothers, entre otros, dan ese carácter salvaje que Arctic Edge destila por cada centímetro de la pantalla. Pero, si somos de oído blando o simplemente, queremos añadir nuestras canciones preferidas, el juego acepta listas de reproducción propias. Todo un detalle que debería ser habitual en todos los juegos de velocidad.

 4

Conclusiones

A pesar de las reticencias iniciales –por cuestiones técnicas- de ver una de las sagas nacidas en la última generación de domésticas en una portátil, hay que reconocer que Bigbig Studios ha transmitido toda la filosofía de los juegos creados por Evolution de una manera envidiable. Jugabilidad adaptada al nuevo entorno –impagable crear una avalancha que arrastre al pelotón de perseguidores- y una profundidad tanto para uno como para varios usuarios que mantiene el interés.

Pocas pegas se le pueden achacar a Arctic Edge, que no es una versión recortada de los juegos vistos en PlayStation 3. Salvando diferencias en cuanto al control –en el que el Dual Shock es más cómodo- y la mayor comunidad online de usuarios presente en la doméstica, estamos ante un nuevo Motorstorm digno de la saga, con circuitos inhóspitos, carreras brutales y toda la jugabilidad arcade que cabe en la palma de tu mano. Si esperabas un juego directo, con largo recorrido, y perfecto para jugar en compañía, Arctic Edge lo tiene todo y más.

Ramón Varela
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Análisis
2022-05-21 16:36:00
Vampire the Masquerade se adapta a un RPG con mucha narrativa repleto de misterio e intrigas en el 'Mundo de Tinieblas'.
They Always Run - Análisis
They Always Run - Análisis
Análisis
2022-05-20 12:46:00
Aidan es un cazarrecompensas de tres brazos y el protagonista de They Always Run, una aventura de acción en dos dimensiones que pone todo el foco en su trama de ciencia ficción.
Dolmen - Análisis
Dolmen - Análisis
Análisis
2022-05-19 17:35:00
Rol de acción con la fórmula clásica de los Souls que recibe algunas novedades por su temática de ciencia ficción.
Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
We Were Here Forever - Análisis
We Were Here Forever - Análisis
Análisis
2022-05-17 13:34:00
Jugamos a We Were Here Forever, la última entrega de una saga que nos desafía a escapar de un castillo colaborando con otro explorador a través de un walkie-talkie.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
PEGI +12
Plataformas:
PSP PS2

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
8.9
  • Fecha de lanzamiento: 17/9/2009
  • Desarrollo: BigBig Studios
  • Producción: Sony
  • Distribución: Sony
  • Precio: 39.99 €
  • Jugadores: 1-8
  • Formato: Descarga / UMD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
COMUNIDAD
8.5

PUNTÚA
MotorStorm: Arctic Edge para PSP

19 votos
#16 en el ranking de PSP.

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.9
  • Fecha de lanzamiento: 15/10/2009
  • Desarrollo: BigBig Studios
  • Producción: Sony
COMUNIDAD
7.61

PUNTÚA
MotorStorm: Arctic Edge para PlayStation 2

7 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir