Análisis Destruction AllStars: Acción multijugador protagonizada por coches (PS5)

Lucid Games estrena junto a PlayStation Studios un arcade multijugador protagonizado por coches divertido, pero que parece sacado de un estudio de mercado.
Destruction AllStars
·
Actualizado: 9:28 5/2/2021
Análisis de versión PS5.

En el evento de presentación de PS5 allá por junio de 2020 se vio por primera vez un juego de PlayStation Studios del que nunca antes habíamos oído hablar y que venía de un equipo de desarrollo que muchos no situamos hasta que no buscamos en internet. Lucid Games es un equipo británico que recientemente ha trabajado en proyectos tan dispares como Need for Speed Payback y Apex Legends, pero con un equipo humano que ha participado en muchos de los grandes juegos de conducción arcade del último par de décadas y que son responsables de buena parte de los títulos de velocidad de PlayStation: aquí hay gente que ha trabajado en los WipeOut, en MotorStorm y en DriveClub.

Por eso, y porque la comunicación alrededor del juego no hay sido muy frecuente hasta hace unas semanas, uno puede sacar conclusiones equivocadas, por lo que es necesario aclarar que Destruction AllStars no es un arcade de conducción, sino un multijugador de acción donde la herramienta para derrotar a los rivales son, casi siempre, los coches. Inspirado sin duda por Destruction Derby y los Burnout, la clave central de la experiencia son los choques contra otros vehículos, los accidentes, los siniestros y las destrucciones; eso sí, quedarse sin coche no conlleva quedarse sin jugar, pues nuestro personaje podrá recorrer los estadios haciendo parkour para coger otro vehículo e incluso robar el de los rivales.

Era un domingo en la tarde y fui a los coches de choque...

Tras un retraso y un cuelgue de etiqueta polémico (iba a costar 80 €, pero ahora mismo no se puede comprar), desde el 2 de febrero está incluido en la suscripción de PlayStation Plus hasta el 6 de abril, una decisión que hizo arquear algunas cejas. Sin embargo es, sin duda, un juego divertido que nos ha hecho pasar buenos momentos, pero a la vez es un título al que se le pueden poner peros, más o menos importantes, en cada uno de sus apartados. La obra de Lucid Games divierte porque el propio concepto de chocar contra otros coches y generar caos es más que entretenido, sobre todo para los fans de propuestas como el mencionado Burnout o el genial Split/Second: Velocity, pero la idea podría haberse llevado más allá. Da la sensación de que hay cosas que no se han pensado lo suficiente, y algunas de ellas son radicales para la experiencia.

PUBLICIDAD

Una de esas muestras de que el juego te da una de cal y una de arena la experimentamos en los primeros segundos (sí, segundos, las cargas son prácticamente inexistentes), en cuanto arrancamos el coche del tutorial. Cuando el vehículo sale despedido de la plataforma en la que lo hemos recogido el gatillo vibra, y acelerar al máximo se va complicando porque el gatillo ofrece resistencia conforme el coche recibe daño; cuando nos impactan, la respuesta háptica es contundente y satisfactoria. Pero esas sensaciones se mezclan con un control arcade de los vehículos que falla en lo más importante: el derrape, que casi siempre nos hace girar en 180 grados, y que por algún motivo que no logramos entender se ha colocado en el botón Círculo, dificultando su acceso para priorizar el uso de las habilidades de los personajes.

Al saltar sobre otro vehículo tenemos que completar un QTE sencillo mientras que el oponente debe girar el stick más rápido para tirarnos. Si lo conseguimos, podemos robar o destruir el coche.
Al saltar sobre otro vehículo tenemos que completar un QTE sencillo mientras que el oponente debe girar el stick más rápido para tirarnos. Si lo conseguimos, podemos robar o destruir el coche.

La dificultad de ejecutar el derrape tal y como esperamos que funcione (son habituales los momentos en los que perdemos de vista a un contrincante porque el derrape en un giro cerrado nos ha puesto mirando hacia donde no queríamos) se une a un diseño de los escenarios demasiado grande para que sean apropiados de cara a lo que es realmente divertido y el objetivo principal de (casi) todos los modos: chocarse. Los cuatro trazados disponibles ahora mismo (en Barcelona, Las Vegas, Londres y Tokio) son muy similares en lo visual y en la disposición de sus elementos fijos (vallas por las que hacer parkour recogiendo cristales para invocar el coche especial; plataformas donde están los coches comunes) y móviles (partes del escenario que caen; ventiladores gigantes que se activan de repente), cuyas variaciones dependen más del modo de juego que de la localización. Así, aunque puede haber hasta 16 jugadores por partida, son demasiado frecuentes los momentos en los que estamos dando vueltas por las arenas ovaladas (se puede conducir por la pared, una de las muchas cosas en las que se parece a Rocket League) sin encontrarnos con nadie contra el que chocarnos.

Modos para todos

Esto ocurre más en unos modos que en otros, eso sí. En Caos es menos habitual: aquí ocho jugadores compiten en partidas que duran unos cinco minutos donde el vencedor es el que más puntos obtenga chocando con los demás, destruyendo a los oponentes y atropellando a los personajes que van a pie, entre otras cosas; es el tipo de partida más directa, en la que menos agentes externos pueden disminuir la diversión directa que ofrece y la mejor para comenzar a entender lo básico: el uso de las plataformas y la recogida de cristales con el personaje a pie, el hecho de que sea mejor eyectar del vehículo antes de que lo destrocen del todo, etc. Caída es de los más interesantes en las primeras partidas, pero el que más rápido pierde fuelle: básicamente es un battle royale en un escenario pequeño (hay tres tipos distintos) que va derrumbándose, pero en el que se promueven los choques y las destrucciones porque te permiten conseguir vidas; está bien en su base, pero una partida no es muy distinta de la anterior ni de la posterior.

Hay tres tipos de vehículos comunes repartidos por los escenarios que todos pueden coger. Provocando accidentes y recogiendo cristales podemos invocar el vehículo de personaje, con habilidades exclusivas poderosas, algunas más situacionales que otras.
Hay tres tipos de vehículos comunes repartidos por los escenarios que todos pueden coger. Provocando accidentes y recogiendo cristales podemos invocar el vehículo de personaje, con habilidades exclusivas poderosas, algunas más situacionales que otras.

Los modos por equipos ofrecen la mejor y la peor experiencia de Destruction AllStars. Empezamos por lo segundo: Acumulación. Esto es un punto de control por equipos o dominación de toda la vida para 16 jugadores, siendo el objetivo llenar de engranajes los tres bancos que hay en el escenario; la victoria se la lleva el equipo que controle más bancos. Los engranajes aparecen en el suelo de la arena al destrozar los coches de los adversarios, pero para recogerlos y almacenarlos en la banca hay que ir a pie. El problema de este modo está en la base de que el ir a pie es muchísimo menos divertido que conducir los vehículos: sí, da cierta frescura a las partidas el tener que bajarse de vez en cuando para recoger cristales mientras se salta de plataforma en plataforma con un control sencillo, cambiar de coche o abordar a los adversarios; pero las acciones que tenemos a nuestra disposición al ir a pata son muy limitadas. Nos imaginábamos que al encontrarnos con otro oponente a pie esto se convertiría en una suerte de brawler y nada más lejos de la realidad, porque los golpes no se pueden dar en sucesión y los impactos son torpes; además, la habilidad propia de cada uno es menos útil de lo que parece en un principio (y de lo que el narrador incansable parece creer).

De lanzamiento hay 16 personajes, cada uno con su vehículo especial y su poder concreto. El plantel se actualizará con nuevos personajes gratis.
De lanzamiento hay 16 personajes, cada uno con su vehículo especial y su poder concreto. El plantel se actualizará con nuevos personajes gratis.

El modo que nos ha hecho darle una y otra vez a "Buscar partida" durante los últimos días ha sido Carnado, y no solo por el brillante juego de palabras. Aquí se junta la diversión más directa que es capaz de ofrecer el videojuego con el tener que actuar con cabeza y con una tensión que ni siquiera el modo Caída tiene. Dos equipos de ocho jugadores compiten por conseguir más puntos que el rival en partidas que duran aproximadamente 10 minutos. Lo interesante es que esos puntos se consiguen en tandas y para apuntarlos necesitas llevar tu coche a un tornado que destruye el vehículo. Aunque las cifras no son exactamente así, pongamos que obtienes tres puntos por chocar fuerte contra un adversario y uno por darle flojo a otro; tienes cuatro puntos, pero al lanzar tu coche contra el tornado solo anotarás uno, pues los puntos van en tandas de cinco, 15, 30, 50, etc… Pero si destruyen tu coche mientras tienes todos esos puntos acumulados, los pierdes, lo que genera una mecánica de riesgo-recompensa que funciona muy bien cuando el resto de tus compañeros de equipo saben jugar y que provoca situaciones muy frustrantes cuando son novatos que se chocan contigo. En Carnado hemos tenido momentos de auténtico caos en los que medio equipo impactaba contra un solo coche del adversario, y situaciones muy tensas en las que tres o cuatro escoltamos como podíamos a un compañero que llevaba 80 puntos encima.

Las pruebas de la única 'campaña' gratuita disponible están muy poco inspiradas, como esta de recoger 80 cajas antes de que el temporizador llegue a cero.
Las pruebas de la única 'campaña' gratuita disponible están muy poco inspiradas, como esta de recoger 80 cajas antes de que el temporizador llegue a cero.

Una historia de personajes que no interesan

Todos estos modos también se pueden jugar en solitario contra una inteligencia artificial muy blanda en el modo fácil y demasiado dura en normal y difícil gracias al modo Arcade. No es el único modo offline, pues también está una suerte de modo historia que bajo el nombre de Serie de desafíos deja bastante claro sus ambiciones. La idea es presentarnos las habilidades y la historia de cada uno de los personajes con pequeñas escenas cinematográficas que no dicen mucho y que se intercalan entre partidas, algunas de ellas basadas en los modos principales del juego y otras en desafíos bastante insulsos. Parece que está a medio cocer porque en estos momentos solo está disponible la Serie de desafíos de dos personajes, uno de ellos gratis y que incluye pruebas poco inspiradas como romper cajas antes de que acabe el tiempo y una copia mala de Crazy Taxi (estas pruebas se pueden repetir para conseguir más estrellas al mejorar nuestros tiempos, y con ellas, más ítems cosméticos); y otro por el que hay que gastar moneda premium.

Este es un melón que hay que abrir: ¿estamos ante un juego completo incluido en PlayStation Plus temporalmente o ante un free to play al que los usuarios de PS Plus tienen acceso anticipado? No estamos seguros, pero que el juego no esté disponible para comprar en la PS Store ni en las tiendas físicas parece indicar más bien lo segundo, algo que corrobora también su estrategia de monetización. Esconder estas Serie de desafíos detrás de la moneda de pago (que aparece para comprar desde el propio menú principal de PS5) parece demasiado atrevido para un juego premium. Está por ver si los desafíos diarios y semanales que se activarán en los próximos días dan las suficientes monedas para que sea viable conseguir estos sucedáneos de modo campaña sin pasar por caja, pero de momento no es así y, si la única disponible es representativa de la calidad de las demás, no merece la pena.

Será necesario bajarse del coche frecuentemente, normalmente para subirse a otro vehículo menos dañado o mejor, pero somos muy vulnerables a pie.
Será necesario bajarse del coche frecuentemente, normalmente para subirse a otro vehículo menos dañado o mejor, pero somos muy vulnerables a pie.

Estudio de mercado

No lo decimos solo porque los retos propuestos sean mucho menos interesantes que los modos multijugador disponibles, sino porque tampoco te dan ganas de saber mucho más de los personajes. En lo mecánico, es interesante (aunque quizá un tanto innecesario) su existencia: la mayoría tienen coches exclusivos con habilidades contundentes que dan más variedad a las partidas, aunque algunos salen ganando mucho más que otros. Pero en el diseño visual no tienen personalidad ninguna. El casting de personajes parece una mezcla de la inclusividad bien conseguida de Overwatch, pero mal ejecutada aquí; con el diseño de personajes poochy de Fortnite, donde no faltan los bailes, los gestos y las frases supuestamente cómicas que no lo son ni un poco.

La dirección artística que parece sacada de un estudio de mercado poco acertado contrasta con la parte técnica de lo visual. El juego se mueve genial, a unos necesarios 60 fotogramas por segundo que solo sufren un poco cuando los accidentes son demasiados multitudinarios (en cierto modo es satisfactorio ver cómo ese caos se traslada también a los frames) y con unas texturas (fijaos en las ropas de los personajes o en las piezas que salen volando de los coches) y unos efectos (el fuego de las antorchas que hay antes de saltar a la arena y el tornado del centro del escenario en Carnado son algunos ejemplos) que dejan claro que estamos ante un juego de la nueva generación. Más flojo nos parece en lo sonoro, que si bien cuenta con un doblaje al español muy decente (aunque el narrador es un tanto pesado) y los efectos están bien, sin más; queda raro que no haya una música cañera acompañando las partidas, una decisión probablemente tomada a conciencia para evitar problemas con los derechos musicales a los potenciales streamers y creadores de contenido.

Los objetos cosméticos que podemos comprar con la moneda estándar del juego (la obtenemos al subir de nivel) no son más que un cambio de color de las skins disponibles.
Los objetos cosméticos que podemos comprar con la moneda estándar del juego (la obtenemos al subir de nivel) no son más que un cambio de color de las skins disponibles.

Conclusión

Destruction AllStars es un juego divertido que podría haber sido mucho más. Desde las primeras partidas transmite la sensación de que quiere ser el Rocket League de PS5, de que muchas de las decisiones tomadas (los personajes, la ambientación, los poderes) se basan más en estudios de mercado que indicaban que había que parecerse más a Overwatch y Fortnite que a consignas estudiadas y requetepensadas de diseño de juego y mecánicas. Quizá si en lugar de añadir modos e historias que se van a olvidar pronto hubieran dedicado ese tiempo en medir mejor los tamaños de los escenarios y en pulir los pormenores del control, Lucid Games podría haber firmado un arcade multijugador basado en los accidentes y el caos que pasara a la historia del género. Tal y como ha salido, es un título al que, si ya estáis suscritos a PS Plus, os recomendados darle una oportunidad; pero si no, no vais a dejar pasar ningún referente para un género que necesita nuevas ideas como esta, pero mejor ejecutadas.

PlayStation nos ha facilitado un código de un año de PS Plus para este análisis.

Fran G. Matas
Colaborador

NOTA

6.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Su base jugable es muy divertida.
El modo Carnado está muy bien pensado.
Se ve genial y la integración del DualSense es acertada.

Puntos negativos

Las arenas son demasiado grandes.
Un arcade en el que el derrape no está bien…
El modo ‘historia’ es un conjunto de desafíos desangelados; y de pago.

En resumen

No es un arcade de conducción, sino un multijugador de acción protagonizado por coches divertido, pero con decisiones de diseño y visuales cuestionables.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS5

The Nioh Collection - Análisis
The Nioh Collection - Análisis
Análisis
2021-02-04 12:01:00
Koei Tecmo actualiza para la nueva generación dos de las grandes joyas de PS4 con una remasterización sin apenas novedades.
Werewolf: The Apocalypse - Earthblood - Análisis
Werewolf: The Apocalypse - Earthblood - Análisis
Análisis
2021-02-04 10:00:00
Conviértete en un hombre lobo sediento de sangre en esta imperfecta aventura de acción.
Control - Análisis
Control - Análisis
Análisis
2021-02-02 09:01:00
La última aventura de Remedy vuelve para ofrecer una mejor experiencia en consolas y, por supuesto, sus contenidos descargables.
Atelier Ryza 2: Lost Legends & the Secret Fairy - Análisis
Atelier Ryza 2: Lost Legends & the Secret Fairy - Análisis
Análisis
2021-01-26 15:32:00
Ryza vuelve a protagonizar la secuela del Atelier más exitoso con más exploración, nuevos misterios y todo el carisma de la joven alquimista.
Hitman 3 - Análisis
Hitman 3 - Análisis
Análisis
2021-01-19 14:00:00
Hitman 3 pone el broche de oro a una trilogía muy especial con los niveles más inspirados de las tres entregas y un buen cierre a su trama.
Override 2: Super Mech League - Análisis
Override 2: Super Mech League - Análisis
Análisis
2020-12-26 12:14:00
Batallas entre gigantes de metal acorazados con un fuerte componente multijugador.
PEGI +12
Plataformas:
PS5

Ficha técnica de la versión PS5

ANÁLISIS
6.5
  • Fecha de lanzamiento: 2/2/2021
  • Desarrollo: Lucid Games
  • Producción: PlayStation Studios
  • Distribución: PlayStation Network
  • Precio: Incluido con PS Plus
  • Jugadores: Multijugador
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: hasta 16 jugadores
COMUNIDAD
2.92

PUNTÚA
Destruction AllStars para PlayStation 5

23 votos
Flecha subir