Análisis de SSX (PS3, Xbox 360)

Espectacular, intenso y divertido: SSX reclama su hueco en lo más alto de la montaña.
SSX
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
8.8
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS3 y Xbox 360.

El snowboad tuvo su época de mayor gloria en los videojuegos durante la generación anterior, cuando parecía que toda consola debía tener su saga. GameCube tuvo su representante en 1080º Avalance, heredero directo del original de Nintendo 64, y Xbox disfrutó con Amped. En el caso de PlayStation 2 fue Electronic Arts la que apostó por SSX, saga que finalmente se haría multiplataforma. Los móviles también tuvieron lo suyo, y aunque hoy en día ha habido todavía algunos juegos del género, ya estamos lejos de esas entregas anuales.

Con este SSX Electronic Arts busca darle un nuevo comienzo a la saga, que tuvo en SSX Blur para Wii su último representante hasta ahora. Desde luego, sus principales rivales han desaparecido, y otros no han llegado a cuajar con suficiente intensidad, como Shaun White Skateboarding, de Ubisoft (y, además, su continuación se lanzo solo en Wii). Por otro lado, lo cierto es que para iPhone han aparecido en los últimos dos años al menos una decena de juegos que han abordado, de una manera u otra, el snowboarding, pero en la mayor parte de los casos han sido juegos muy menores.

Por tanto, lo cierto es que Electronic Arts tiene una buena oportunidad para captar la atención del público de PlayStation 3, plataformas de esta nueva entrega, pues llevan desde 2008 (lanzamiento del citado juego de Shaun White) sin llevarse una producción de altura de este deporte a la boca, y en menor medida a los usuarios de Xbox 360, ya que en su caso Stoked (2009) fue la última aportación.

PUBLICIDAD

Teniendo en cuenta este panorama, queda claro que SSX no tiene ahora mismo competidores directos en el mercado, no solo porque no haya juegos que afronten el género desde una perspectiva tan marcadamente arcade como el título que nos ocupa, sino porque, simplemente, no hay muchos rivales. Esto podría haber implicado un desarrollo menos atento en algunas circunstancias, pero la sensación general que transmite SSX es que la desarrolladora se ha mantenido fiel a la serie y han perseguido también sus propios objetivos sin dormirse en los laureles.

Como sucedía en las anteriores entregas (la serie apostó con contundencia por lo radical y espectacular ya en su segunda entrega), el hecho de que SSX busque ofrecer una experiencia tan arcade, radical incluso en lo espectacular de su visión de este deporte, traza la barrera entre los jugadores que disfrutan con la serie y los que no se sienten muy atraídos por ella. Debemos comprender, por tanto, que este juego no pretende ofrecer una experiencia de simulación, sino que busca una concepción alejada de los realista para dar prioridad a una visión espectacular y extrema del universo que se deriva de descender a toda velocidad sobre una tabla en montañas nevadas.

Esa propuesta le permite también llevarnos por todo el mundo, recorriendo parajes extremos en forma de nueve descensos mortales, que son -ni más ni menos- las nueve montañas más peligrosas del mundo. Lo normal sería escalarlas, pero hay que reconocer que descenderlas a toda velocidad, surcar raíles de hielo, realizar saltos y piruetas imposibles y hacerlo en contextos tan espectaculares como esos resulta agradable.

De hecho, el juego tiene algo de historia (liviana, pero lo suficientemente bien trazada como para captar nuestra atención) y se basa, precisamente, en recorrer esas nueve grandes montañas repartidas por el mundo. Griff asegura que será el primero en conseguirlo, así que nuestro objetivo será impedírselo en una sana competición. La ventaja de llevar esta competición por todo el mundo es que los entornos, dentro de lo que es recorrer sistemáticamente entornos nevados, nos da muchas alegrías. Donde otros juegos del género tienden a no poder dar mucho espacio para la creatividad en los escenarios y entornos, aquí se ha hecho un gran esfuerzo en dejar patente que estamos recorriendo localizaciones desde China hasta la Antártida.

Eso es también posible, una vez más, por su concepción arcade, poco o nada realista. Así es como podemos creernos que en plena Patagonia descendemos sobre los restos de un avión estrellado, o que en Alaska se puede recorrer el hielo formado sobre una montaña rusa, por citar unos ejemplos. Es importante superar esos escenarios a toda velocidad y, además, hacerlo con tantas piruetas y saltos como nos sea posible.

El control resulta muy esperable, proponiendo combinar movimientos de la palanca analógica para realizar diferentes poses y movimientos que, por supuesto, hay que combinar para formar combos magníficos mientras surcamos los aires en pleno salto. Los jugadores pueden escoger entre un control sustentado en el uso de botones, muy clásico y habitual en las anteriores entregas, o el nuevo control que da más peso a la doble palanca. Este último nos parece mucho más acertado y fiable, aunque creemos que los jugadores más habituados al sistema veterano agradecerán tener esa opción todavía presente.

Dentro de los recorridos nos encontramos con dos tipos de retos principales. Esto hace que tengamos que optar por ser, ante todo, los más rápidos, o bien por hacer la mayor cantidad de piruetas posible. Si se trata de hacer piruetas hay que buscar los saltos más imponentes para tener espacio para realizar movimientos combinados, pero si se trata de llegar a meta lo antes posible, esta ruta puede no ser la más acertada. Y es que, aquí está lo importante, los escenarios en los que jugamos no son precisamente lineales y muestran una buena cantidad de rutas alternativas, pasajes secretos y terribles acantilados.

 1

Muy divertido resulta también el concepto de supervivencia que se introduce en algunos retos. No es algo muy fresco, pues en otros representantes del género ya hemos visto avalanchas y peligros mortales similares, pero los eventos mortales de estas grandes montañas aprovechan el potencial técnico de las consolas para conseguir una sensación muy impresionante de que todo se está viniendo abajo (o encima, según la situación). Estos eventos dejan de lado -al menos, en buena medida- todo eso de hacer trucos o ser rápido solo por el placer de serlo para ponernos en tornos de supervivencia con elementos como las previsibles avalanchas, claro, pero también falta de oxígeno, temperaturas absolutamente extremas, desprendimientos… En realidad nos preguntamos por qué no se han introducido muchos más eventos de este tipo, ya que ha sido uno de los puntos más atractivos del juego.

SSX realiza una extensa labor de conexión social a través de RiderNet, el equivalente nevado al Autolog de los Need for Speed. Básicamente, el sistema nos mantiene en contacto con los amigos que estén jugando también con el título, nos indica qué hacen, qué tipos de logros y retos suman, y nos reta a superar sus registros. Este tipo de integración social ha dado muy buenos resultados en los juegos de carreras, así que introducirlo en este título parecía un paso lógico. Por supuesto, su atractivo reside en cuántos de nuestros contactos juegan también con el título, pero a pocos que sean nos encontramos con incentivos regulares para volver a jugar, superar a los colegas, etc.

Por supuesto, no todo es social. Hay eventos globales en los que podemos competir, tanto a nivel de partidas organizadas entre amigos o con rivales de todo el mundo. Se trata de pequeños retos que nos proponen realizar un descenso en un tiempo determinado, superar una puntuación, etc. Mientras lo hacemos, podemos ver también a otros jugadores afrontando ese mismo reto, pero no estamos interactuando realmente con ellos. Por tanto, el multijugador en línea se aleja de una concepción tradicional con partidas directas entre varios usuarios. Eso le resta algo de atractivo, pero siempre nos queda la opción de configurar un reto e invitar a nuestros amigos.

En el terreno técnico, el juego despunta por sus gráficos. No son lo más impresionante de la generación, eso es cierto, pero resultan muy sólidos y el tamaño de los escenarios que recorremos compensa el hecho de que no tiene tanto espacio para lucirse como en otros géneros. Los personajes, por ejemplo, resultan atractivos y podemos ver unos cómics interactivos sobre ellos, lo que ayuda a conformar un aspecto visual atractivo con una buena presentación.

El sonido apuesta por tomar melodías que se dividen, sobre todo, entre temas de música electrónica y otra más rockera. La combinación es buena, y aporta un toque ambiental intenso general muy bien conformado con algunos nombres actuales y populares, como The Qemists o Foster the People. Lo interesante, con todo, es que el juego es capaz de crear sus propias mezclas con los temas que incluye, algo que se aplica también a nuestra música si optamos por componer nuestro propio acompañamiento musical. En este caso, los resultados son variables.

 2

Conclusiones

Con su estilo arcade, SSX es un juego de snowboard que se mantiene fiel a su tradición de espectacularidad y locura casi sin límites. Eso hace que el juego siga siendo una apuesta razonablemente singular que, además, se beneficia de los años de descanso que se ha tomado la serie y, de hecho, el género en sus múltiples variantes. Así es como el título consigue brillar: por un lado, sus méritos son más que obvios; por otro, llega en un momento en el que no hay distracciones para los usuarios que estén buscando un juego en este segmento. Esta generación, en general, ha sido menos prolija en el mundo de las tablas de snowboard, pero debemos insistir también en que eso no hace que no se hayan esforzado en este juego. De hecho, es una gran entrega que encantará a los veteranos de la serie.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Pupperazzi - Análisis
Pupperazzi - Análisis
Análisis
2022-01-20 15:54:00
Pupperazzi nos lleva a un adorable mundo habitado por perros para que les saquemos fotos mientras hacen monerías. Una irresistible premisa que aprovecha sus limitaciones con inteligencia.
Windjammers 2 - Análisis
Windjammers 2 - Análisis
Análisis
2022-01-20 10:07:00
25 años después, el clásico de recreativas vuelve con una gran secuela que mantiene su esencia intacta.
Nobody Saves the World - Análisis
Nobody Saves the World - Análisis
Análisis
2022-01-19 09:27:00
DrinkBox Studios nos trae un RPG de acción al estilo clásico con transformación en diferentes personajes y un interesante cooperativo.
God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Monster Hunter Rise - Análisis
Monster Hunter Rise - Análisis
Análisis
2022-01-10 17:05:07
Una de las mejores entregas de la aclamada saga de caza de monstruos de Capcom se estrena en PC con una gran conversión a la altura de las expectativas.
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Análisis
2021-12-21 16:31:00
Volvemos a completar la remasterización de Sonic Colours en Switch tras el lanzamiento de su versión 3.0, una actualización que hace que el juego por fin sea completamente disfrutable en la híbrida de Nintendo.
Género/s: Deportes / Snowboard
PEGI +3
Plataformas:
PS3 Xbox 360

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8.8
  • Fecha de lanzamiento: 1/3/2012
  • Desarrollo: EA Canada
  • Producción: EA Sports
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 69,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
COMUNIDAD
7.87

PUNTÚA
SSX para PlayStation 3

13 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8.8
  • Fecha de lanzamiento: 1/3/2012
  • Desarrollo: EA Canada
  • Producción: EA Sports
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 69,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
7.43

PUNTÚA
SSX para Xbox 360

11 votos
Flecha subir