Análisis de Prince of Persia: El Alma del Guerrero (PS2, iPhone, GameCube, Xbox, PC)

El año pasado marcó el regreso del más clásico príncipe de los videojuegos, relanzando su figura con un éxito de crítica que no acabó de cuajarse en las ventas. Tras esa aventura, un nuevo reto en un mundo más oscuro y tenebroso acecha al Príncipe de Persia.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
5
NOTA
8
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS2, GameCube, Xbox y PC. La versión o versiones iPhone todavía no salen.

El anterior título de esta encarnación tridimensional (obviaremos el lamentable Arabian Nights) de las aventuras del Príncipe de Persia, subtitulada Las Arenas del Tiempo contó con una exclusividad temporal para PlayStation 2 que, en esta ocasión, no se da, de manera que podemos encontrar ya en las tiendas la edición para las tres consolas de sobremesa actuales y PC. En esta ocasión, el Príncipe se encuentra perseguido por Dahaka, el guardián del tiempo, que reclama su vida por haber abierto las Arenas del Tiempo.

Tras años huyendo de la bestia imparable, no puede sino tomar la decisión última: ir a la Isla del Tiempo e impedir que él mismo libere las Arenas. Partiendo de esta base, se desarrollará una historia en la que los enemigos de ultratumba y los parajes siniestros compondrán los principales protagonistas de un guión mucho más elaborado que el de la anterior entrega. Sin embargo, se ha vuelto a perfilar al personaje, y nos encontramos con un protagonista que, sí, es más oscuro, con un aspecto algo más demacrado, y un carácter más rudo que lo convierte, sin embargo, en un tipo anodino cuyo único interés es librarse de sus propios errores. Podríamos decir que buena parte del problema es por el doblaje en español, que deja mucho que desear, tanto en calidad técnica como actoral (aunque ésta en menor grado). La cuestión es que las voces enlatadas en exceso son la tónica habitual, luchando por el protagonismo con los diálogos planos. Si tenemos la oportunidad de disfrutarlo en inglés, tendremos mejores voces, pero el aspecto técnico es igualmente mediocre, y las voces comprimidas hasta los límites de lo inteligible serán constantes.

PUBLICIDAD

Ubisoft ha centrado las reformas en el sistema de juego en desarrollar y potenciar el sistema de lucha que ya pudimos disfrutar, dándole, de igual modo, mucho más protagonismo para la ocasión. Sin embargo, el tan cacareado nuevo sistema de lucha se limita en ofrecer al jugador una serie de combinaciones de botones que deberá pulsar en secuencia para desarrollar golpes devastadores en mayor o menor grado… y poco más, pues lo único que ofrece más allá de esto es que nos da la posibilidad de crear nuestras propias combinaciones a partir de las predefinidas, dando un gran rango de acción del que, sin embargo, tan sólo unos pocos movimientos son realmente útiles y productivos a lo largo de la aventura, entre otras razones porque las rutinas de los enemigos no son especialmente variadas ni exigentes.

Se añade la posibilidad de llevar dos armas, pero en la práctica su uso no difiere en gran medida del estándar, convirtiéndose en la mayoría de las ocasiones en algo puramente anecdótico. Lo que se ha mantenido prácticamente inalterado es todo el sistema de acrobacias que podemos realizar de manera muy sencilla, que van desde balancearnos hasta correr por las paredes, siendo meritorio el progreso que se ha hecho a la hora de integrar las zonas de plataformeo más puro con las de acción, logrando que la frontera entre ambos estilos de juego se desvanezca casi por completo.

Y es que si en algo han acertado ha sido en que, pese a dar al sistema de lucha más importancia (pero no por su evolución, sino por la introducción de más enemigos) han logrado mantener un equilibrio muy acertado con los puzzles y las plataformas, de manera que el juego no se ha convertido en un simple juego de repartir mamporros a bichos infernales (que tampoco están mal). Esto se ha combinado con un diseño de los niveles mucho más abierto, que ayuda a eliminar la sensación de completa linealidad que predominaba en Las Arenas del Tiempo, aunque sin ser un gran salto con respecto a lo ya visto. No podemos decir lo mismo, sin embargo, del hecho de que habrá algún que otro cambio temporal, lo que influirá muy especialmente en los enemigos a los que deberemos derrotar y también sobre los escenarios (el tiempo no pasa en balde para nadie), siendo un nuevo concepto en su diseño que sí nos ha resultado mucho más atractivo y dinámico, influyendo también en los puzzles de manera notoria.

El alternar entre dos mundos paralelos e interrelacionados no es precisamente novedoso en los videojuegos, pero su desarrollo está muy bien encajado en la estructura del juego y, también, en la temática de éste, y nos hará mucho más amena la necesidad de volver sobre nuestros pasos para buscar nuevos caminos que antes nos estaban vetados… aunque la recta final del juego cae en exceso en obligar al jugador a volver a pasearse lo que ya se conocerá al dedillo, alargando su duración de manera artificial en esos momentos.

Como ya decíamos, pese a dar una gran relevancia a la acción, se ha mantenido el componente de plataformas clásico que ya se había desarrollado en el anterior juego, pero si en el campo de la lucha las novedades reales son mínimas, en el plataformeo brillan por su total y absoluta ausencia. Nos encontraremos alguna trampa nueva, se ha potenciado la necesidad de alterar el tiempo, pero no vamos a tener ningún reto nuevo en este sentido. El juego no va a pedirnos nada que no hayamos hecho ya en el anterior, y eso no hace sino quitarle frescura. El sistema no es malo, porque ya era sobresaliente en Las Arenas del Tiempo, pero el hecho de que en esta ocasión Ubisoft no haya buscado ofrecernos algo más para mejorar la experiencia de juego a la hora de ir saltando de un sitio a otro salvando abismos le resta toda posibilidad de ofrecer un reto novedoso a los que ya conocen el anterior juego.

El consuelo es que el juego no queda limitado en este sentido con respecto a los momentos de acción, pero la nula evolución de todo el sistema de plataformas no hace sino demostrar que se debe a que este apartado ya estaba muy perfeccionado en la anterior entrega. Sin embargo, sí notaremos que en esta ocasión las zonas de plataformeo puro son mucho más cortas e intensas, obligándonos a pensar más rápidamente cuál debe ser nuestro próximo movimiento, especialmente cuando Dahaka nos persigue… aunque sus apariciones son escasas, casi anecdóticas. Con todo, nuestro principal enemigo seguirá siendo la cámara, que presentará la fea costumbre de no acertar prácticamente nunca dónde debería colocarse para darnos una perspectiva con un mínimo de utilidad. En cualquier caso, la combinación de la lucha y plataformas es acertada, y el juego lo hace bien en ambos aspectos, pero la ausencia de novedades, o lo que es lo mismo, la ausencia de voluntad por mejorar el producto, es palpable.

Algo que no se le puede negar a El alma del guerrero es la lograda atmósfera de la que hace gala a lo largo de todo el juego, gracias no sólo a los escenarios detalladísimos que nos ofrece, variados dentro de una temática común y homogénea, sino también por la inclusión de escenas cortas que van salpicando la acción, algunas hechas con el motor del juego y otras simples vídeos que, por supuesto, lucen mejor. Ya desde el barco en el que se inicia la acción, notaremos que se ha logrado un trabajo artístico que luce mejor todavía que en la anterior entrega, pero los enemigos, en cambio, son muy repetitivos, y la gama de colores está bastante más limitada. Por otro lado, se ha dado un giro bastante notable a la música, optando por temas notablemente más rockeros, con mucha presencia de guitarra pero conservando, sin embargo, los toques arábigos característicos. La música no suena mal, pero acaba siendo repetitiva y cansina, lo que unido a los efectos de sonido repetidos hasta la saciedad y de calidad tan cuestionable como las voces, lo que forma un conjunto muy poco agraciado.

El resultado global del juego es bastante irregular, pues si bien a nivel gráfico es bastante notable, el audio carece de la calidad exigible a un título de estas características, aunque el principal problema es que estamos a un juego que no tiene pretensiones. No representa un avance con respecto a Las Arenas del Tiempo, salvo en que dura alguna hora más (lo que se debe, sobre todo, a la necesidad de volver a pasar una y otra vez por algunos sitios), ofreciendo el mismo sistema para los momentos de plataformas y banales cambios en el sistema de lucha, lo que le sitúa varios pasos por detrás del juego original. Podrá satisfacer a los grandes apasionados del anterior título, pero parece carecer de pretensiones y, en consecuencia, el juego se convierte en un juego que no logra alcanzar las sensaciones que sí nos proporcionó el muchísimo más equilibrado y ágil en su desarrollo Las Arenas del tiempo.

¿Qué versión escoger?
Estamos ante un juego que ha salido simultáneamente en varias plataformas, y muchos usuarios pueden plantearse cuál es la que más les conviene, pues no son idénticas por completo. Veamos cuáles son las ventajas y desventajas de cada versión.

Lo más destacable es la ventaja que aporta a la versión de Xbox la posibilidad de acceder a los servicios on-line de Xbox Live, tanto a través de la descarga de contenidos como participando en los tablones de puntuaciones de la comunidad por Internet de la consola de Microsoft. Esto favorece la rejugabilidad de esta versión, pues el aliciente para superar nuestras marcas no puede ser mejor, siendo algo, insistimos, totalmente exclusivo de Xbox que no podemos disfrutar tampoco en PC. Pero Xbox no se adelanta sólo en este apartado, ya que dentro del más que mediocre aspecto sonoro del juego, en Xbox vamos a poder acceder a sonido Dolby Digital, dándonos así un audio más limpio que en el resto de consolas, ya que PlayStation 2 y GameCube ofrecen Dolby Pro-Logic II, que sin ser una mala opción técnica, no llega a las cotas de calidad que sí se ofrece en Xbox y PC, aunque en este último quizás no suene con la misma claridad que en la consola de Microsoft. Sin embargo, esto no corrige los errores generalizados en el sonido que presenta el juego, ni la baja calidad de las voces y efectos de sonido.

Sobra decir que con respecto a las consolas, Xbox vuelve a tomar la delantera en el apartado visual, ofreciendo una tasa de imágenes por segundo firme, carente casi por completo de altibajos, que viene acompañada de una resolución en las texturas superior a GCN y PS2. Es, además, la consola de Sony, la que ofrece un peor aspecto, pues combina la baja resolución de las texturas con la pérdida casi constante y exagerada de imágenes por segundo a lo que debemos añadir el escaso uso de filtros que eliminen los bordes dentados de las figuras poligonales además de los tiempos de carga más notables. GameCube no representa un gran salto con respecto a PS2, pero mejora bastante la tasa de imágenes por segundo, y ofrece tonos más vivos y mejor brillo que en PlayStation 2, que ofrece una imagen exageradamente oscura y falta de matices.

Xbox mejora el sistema de iluminación, la resolución de las texturas, el sombreado, la gama de color empleada… es, en definitiva, mejor en todo, muy especialmente con respecto a PS2, salvo en un nada sutil detalle: los vídeos FMV están demasiado comprimidos, ofreciendo una calidad directamente mala e insuficiente (en este caso, y como anécdota, debemos decir que precisamente los mejores FMV se muestran en PS2). Con todo, la versión que ofrece mejor acabado técnico es la de PC, siempre que contemos con el equipo adecuado, dándonos a cambio la mejor tasa de cuadros por segundo, iluminación y sombreado, además de las texturas (aunque, por supuesto, un televisor no puede competir en este aspecto con la resolución que puede llegar a mostrarnos un monitor). La versión de PC se convierte en la mejor opción en este sentido, aunque deberemos evaluar el ordenador que tenemos y, por supuesto, si preferimos sacrificar lo más puntero técnicamente a cambio del siempre suave control que ofrece un mando de consola.

El sistema de control es bastante similar en las cuatro versiones, aunque siempre se agradece la presencia de un stick analógico y el más fácil y accesible control de los mandos de consola frente al tradicional teclado de un PC, aunque, por supuesto, siempre podremos hacer uso de uno que tengamos dentro de la amplísima gama de periféricos destinados a videojuegos en el mundo de los ordenadores personales. En caso de usar mando, lo primero que notamos es que el hecho de que el mando de GCN tenga algún botón menos que el de sus competidoras se hace patente, pues si, mientras en PS2 y Xbox devolvemos la cámara a su posición neutra pulsando el stick (derecho, en ambos casos), esta opción en GCN no está presente. Es un sacrificio mínimo, pero una carencia al fin y al cabo. Exceptuando esto, tan sólo podemos señalar que la respuesta a nuestras instrucciones son precisas y rápidas en todo momento, sea cual sea el sistema, por lo que la mejor opción es, simplemente, el mando con el que hayamos pasado más horas.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, deberemos escoger qué versión se adapta mejor a nosotros. El aspecto técnico está claro, no tiene discusión posible, pero lo más importante en este juego es cómo lo manejamos, cómo alcanzamos el dominio completo del Príncipe y nos movemos con soltura a través de las plataformas mientras sorteamos a los peligrosos enemigos… quizás compense sacrificar lo que es tecnológicamente más puntero si nos sentimos más cómodos con un mando de control determinado, pues, al fin y al cabo, las grandes carencias del juego (así como sus virtudes) están presentes de igual modo en todas estas versiones.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Iron Harvest - Análisis
Iron Harvest - Análisis
Análisis
2021-10-27 10:59:00
El interesante juego de estrategia en tiempo real se adapta a pad y lleva el mundo de 1920+ con sus expansiones a consolas.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Age of Empires 4 - Análisis
Age of Empires 4 - Análisis
Análisis
2021-10-25 09:03:00
Después de muchos años de espera Age of Empires vuelve y analizamos su última entrega que actualiza la propuesta jugable para ofrecernos un título más que notable.
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
PEGI +18
Plataformas:
PS2 GameCube Xbox
PC iPhone

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
8.01

PUNTÚA
Prince of Persia: El Alma del Guerrero para PlayStation 2

91 votos

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
8.11

PUNTÚA
Prince of Persia: El Alma del Guerrero para GameCube

23 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.73

PUNTÚA
Prince of Persia: El Alma del Guerrero para Xbox

15 votos
#80 en el ranking de Xbox.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.44

PUNTÚA
Prince of Persia: El Alma del Guerrero para Ordenador

29 votos
#157 en el ranking de Ordenador.
#175 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión iPhone

COMUNIDAD
7.5

PUNTÚA
Prince of Persia: El Alma del Guerrero para iPhone

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir