Análisis de Destroy All Humans! (PS2, Xbox)

THQ mezcla acción y humor en este original juego obra de una de las desarrolladoras de moda, Pandemic Studios.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8.5
NOTA
8.1
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS2 y Xbox.

Los últimos años de la industria del videojuego se han caracterizado por un auge de los juegos al estilo GTA, una vez demostrado la gran atracción que ese estilo provoca en los jugadores, siendo la prueba irrefutable de ello el éxito de ventas. Las compañías han lanzado juegos copiando la fórmula de escenario abierto con gran libertad de acción del título de Rockstar, y cambiando ambientaciones y detalles; de este modo han salido clones como True Crime –que recreaba Los Ángeles de forma realista y profundizaba en el combate- o el reciente Mercenarios, que adaptaba la fórmula GTA a un escenario bélico. De los autores de este último y bajo la producción de THQ llega un juego del estilo de GTA pero que destaca especialmente por su objetivo. El título no puede ser más claro ni aunque lo dijese un robot de las películas de ciencia ficción de los años 50 que ha perdido el control: Destruir a todos los humanos.

Esta original producción nos pone a los mandos de Crypto 138, un alienígena con la misión de dominar la Tierra. Crypto pertenece a la especie alienígena Furon, obligada a sobrevivir clonándose constantemente para así mantener una pureza genética fuera de toda duda. Para ello necesitan nuevo ADN furon refinado, pues el suyo se resiente tras cada clonación, y es entonces donde entra en escena la Tierra, cuyos más destacados habitantes, los humanos, cuentan con ese tipo de ADN en sus cerebros. Su antecesor, Crypto 137, fracasó en su misión y fue capturado, por lo que los humanos están alertados de las intenciones de los furones. Pero con la siguiente edición de Crypto las cosas no les serán tan fáciles.

PUBLICIDAD

Éste es el pretexto para situarnos en una serie de misiones y escenarios donde nuestro objetivo será aprender más sobre los futuros súbditos de los furones y, naturalmente, exterminarlos un poquito y succionarles el cerebro para obtener ADN furón. Todo esto puede escandalizar a más de una asociación de padres, y no sin razón, pero es este planteamiento y, especialmente, el magnífico sentido del humor que está presente en todos los elementos del juego, lo que precisamente le aporta a Destroy All Humans! su grandeza.

La ambientación de los escenarios y de la sociedad humana es aquella de las películas de invasiones alienígenas de los años 50, incluyendo todos los tópicos recurrentes que aparecían en ellas. La música es un buen ejemplo de esto, pero lo son también los escenarios, el diseño de los humanos y, especialmente, sus reacciones y su comportamiento. Por la parte de alienígena, los invasores tienen el mismo sistema de valores y sentido del humor que los de Mars Attacks, película de la que toma mucha inspiración ya que parodia y homenajea a las mismas figuras. De este modo, en las conversaciones con Pox, el jefe de Crypto, las referencias a los humanos son siempre condescendientes por no decir despectivas, con comentarios jocosos sobre su debilidad y atraso tecnológico.

Igualmente ocurre cuando Crypto tiene que interactuar con ellos. En una ocasión al comienzo del juego, Crypto tiene que hacerse pasar por el alcalde de un pueblo de la América profunda y tranquilizar a la población. Podremos escoger entre varias opciones que decir, y todas ellas parodian tanto a los estereotipos humanos como a los alienígenas. Podremos aludir a los comunistas, al patriotismo, o "decir la verdad" y presentarnos como Crypto, el nuevo amo del pueblo, exigiendo que los pueblerinos –atónitos- se postren ante nuestros pies; realmente muy bien conseguido, y todavía nos faltan por mencionar los pensamientos humanos, pues Crypto no solo es un genocida nato, sino también un virtuoso de los poderes mentales.

No andaríamos muy desencaminados si dijésemos que Destroy All Humans es un "Grand Theft Auto de ser un alien" aunque con un diseño considerablemente más simple. Esto último no es en absoluto un defecto ya que el juego no se plantea de la misma forma que GTA ni Crypto tiene los mismos objetivos que los sucesivos protagonistas del inevitable juego de Rockstar. Destroy All Humans está dividido en misiones que avanzan de forma lineal y que tienen lugar en uno de los varios escenarios del juego. Estos escenarios tienen un tamaño medio y no están unidos entre sí al estilo "gran mundo de juego", pero dentro de los mismos tendremos una gran libertad para desviarnos de los objetivos principales y conseguir de ese modo extras.

La típica misión del juego nos ubica en un lugar del escenario en cuestión, con una misión que puede variar desde destruir ciertos humanos o estructuras humanas hasta secuestrar a uno de ellos, pasando por numerosas variantes cuyo denominador común siempre es un gran perjuicio a los habitantes del planeta Tierra. Los objetivos suelen estar marcados en un mapa, mientras que nosotros tenemos a nuestra disposición una gran libertad de acción para desviarnos cuando queramos del objetivo principal y explorar el escenario, con la habitual recompensa de ADN furon extra.

Los escenarios tienen, de igual modo y como el ya mencionado GTA, un nivel de alerta por parte de las autoridades, consistente en cuatro niveles. Cuanto mayor sea la alerta del personal del nivel con más ahínco intentarán parar los pies a Crypto, pero el carismático y grisáceo alienígena no es un mafioso de infantería, sino que posee poderes y tecnología capaces de inclinar la balanza cuantas veces quiera a su favor. El primero de ellos es quizás el más espectacular: poder pilotar su platillo volante.

Este artefacto tiene un diseño completamente deudor de la imaginería clásica "I Want to Believe", y tiene un poder de destrucción contra el que los débiles humanos poco pueden hacer. Nuestro platillo volante irá adquiriendo nuevas armas a medida que avancemos, siendo la primera el "rayo mortal" y el rayo abductor, este último especialmente vistoso al jugar con acierto con las físicas del juego, pudiendo hacer cosas como abducir un humano o un pequeño vehículo y luego poder lanzarlo sobre el escenario, creando todavía más destrozos. El platillo volante se verá amenazado por tanques, lanzamisiles y otros artefactos humanos, pudiendo llegar a romperse si no lo reparamos a tiempo, pero no suele dar problemas. Es también la forma de salir de los niveles y volver a la nave nodriza, donde podremos adquirir mejoras con el ADN furon capturado y pasar al siguiente nivel.

La faceta peatonal de Crypto da mucho más juego, como es de esperar, porque no solo tendremos a nuestra disposición armas como el rayo mortal o el rayo desintegrador –exactamente igual al de Mars Attacks- sino que también podremos interactuar con los humanos de varios modos que son los que le otorgan al juego la originalidad y el humor que ya hemos mencionado anteriormente. En primer lugar, Crypto tiene poderes mentales que le permiten leer la mente de los humanos, poseerlos, moverlos con telekinesia –esto aplicable a todos los objetos- e incluso arrancarles su delicioso cerebro directamente.

El que más usaremos será el de leer la mente, pues recupera nuestro poder psíquico, aparte de provocarnos unas cuantas carcajadas debido a las estupideces –también con un tono jocoso y autocrítico- que los seres humanos tienen en la cabeza. La telekinesia ya es algo más secundario –aunque vistoso-, al igual que la posesión, mientras que a todos tendremos que arrancarles el cerebro si es que queremos su ADN, pero hacerlo cuando están vivos consume un gran poder telepático. Estos poderes irán mejorando a medida que avancemos.

Finalmente, el otro poder de Crypto que usaremos con más frecuencia será la transmutación. Encarando a un humano y apuntándole con nuestra mira, podremos adoptar inmediatamente su aspecto físico, confundiéndonos entre la muchedumbre o incluso, directamente, usurpando sus personalidades cuando sea necesario. Esto es especialmente apropiado para huir de situaciones en las que estemos perseguidos y algo habitual cuando nos metamos en zonas con gente, que tienen gran tendencia a huir de los alienígenas cuando se muestran explícitamente. Este poder también propicia que estemos constantemente leyendo mentes, pues no para de consumir barra de poder psíquico.

Estos ingredientes propician que estemos ante un juego realmente original y divertido, aunque limitado por algunos aspecto. En primer lugar está su duración, no demasiado larga para los cánones actuales, que tampoco se ve favorecida por una gran rejugabilidad debido a que en ocasiones las misiones son algo repetitivas y puede llegar a hacerse monótono. Estos dos son los únicos defectos destacables de un juego que destaca por su originalidad y diversión y que por otra parte tiene una curva de aprendizaje, dificultad y progreso (la obtención de nuevos items y habilidades) excelentemente cuidada, que incita a que el jugador se "vicie" y siga jugando para ver cómo termina esta jocosa historia de los años 50.

A nivel gráfico Destroy All Humans luce muy bien; se trata de un juego ciertamente sólido en este apartado, mostrando buenos escenarios, modelados y demás, sin llamar la atención particularmente en ningún aspecto pero creando una buena impresión al jugador, que no echará en falta ningún detalle. Tampoco se aprecian ralentizaciones, quedando un apartado que cumple a la perfección su trabajo, incluso con brillo en general, pero sin destacar sobremanera. En cuanto al sonido, es una lástima que no se haya incluido un doblaje sardónico al castellano, y se mantiene el buen doblaje al inglés –aunque subtitulado en castellano- de la versión original. La música es maravillosa, recuerda a una película de los años 50 –como ya había anunciado THQ- y tiene multitud de melodías para ambientar las situaciones, todas ellas apropiadísimas. Los FX, finalmente, son variados y muy de película también, encajando perfectamente con todo el aspecto del juego.

Destroy All Humans! no será un juego recordado por revolucionar el género ni por introducir grandes novedades jugables pero sí por la originalidad que desborda, la idea de representar una invasión "estilo años 50" de alienígenas mordaces al estilo Mars Attacks, y la perfección con la que logran transmitir al jugador esa esencia. Aparte, se trata también de uno de los juegos con mayor sentido del humor que se han visto en los últimos tiempos. Quizás por su corta duración no sea una compra obligada salvo para los amantes del humor y la ciencia ficción, pero se trata de uno de los juegos más interesantes que han salido en los últimos meses en lo que a ambientación se refiere y debería ser un alquiler prioritario para cualquier jugón que se precie.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Solar Ash - Análisis
Solar Ash - Análisis
Análisis
2021-12-02 17:13:00
Los creadores de Hyper Light Drifter estrenan una absorbente aventura de plataformas y exploración con un estilo único y mucho buen hacer.
Rocket League Sideswipe - Análisis
Rocket League Sideswipe - Análisis
Análisis
2021-12-02 13:06:00
El éxito de Psyonix llega a móviles con una adaptación que mantiene intacta la experiencia de la saga, ofreciendo ese equilibrio entre accesibilidad y profundidad ahora en 2D.
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Big Brain Academy: Batalla de ingenio - Análisis
Análisis
2021-12-01 15:27:00
Lustros después de aquella moda de los juegos que 'medían' el potencial del cerebro vuelve la saga de Nintendo con un renovado énfasis en el multijugador.
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Análisis
2021-12-01 14:00:00
Los galos más queridos y famosos de los cómics regresan con un nuevo y bonito videojuego que fracasa en su propuesta jugable.
Exo One - Análisis
Exo One - Análisis
Análisis
2021-11-29 13:54:00
Exo One es un peculiar indie que nos pone al control de una nave espacial en un fluido viaje por cautivadores planetas extraterrestres. Os contamos qué nos ha parecido esta original propuesta.
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-28 19:14:25
Los creadores de Bit.Trip Beat llevan el mundo de LoL a un modesto juego de ritmo musical que entretiene sin grandes sorpresas.
PEGI +16
Plataformas:
PS2 Xbox
También en: PS4

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: Junio 2005
  • Desarrollo: Pandemic Studios
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
7.54

PUNTÚA
Destroy All Humans! para PlayStation 2

10 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8.1
  • Fecha de lanzamiento: Junio 2005
  • Desarrollo: Pandemic Studios
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
COMUNIDAD
9

PUNTÚA
Destroy All Humans! para Xbox

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir