Análisis de Warhammer: Battle March (PC)

Tras Warhammer: Mark of Chaos, ahora nos llega su primera expansión sin demasiadas novedades, pero con dos nuevas razas jugables: pieles verdes y elfos oscuros.
Warhammer: Battle March
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7.2
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PC.

Warhammer está de moda

No cabe duda de que la célebre franquicia Warhammer (que recordemos, tuvo sus inicios como juegos de estrategia de tablero con miniaturas, para dos o más jugadores ambientado en un mundo fantástico-medieval) está teniendo una especial relevancia en los últimos meses en el mundillo de los videojuegos. Y es que tras la salida del esperadísimo Warhammer Online: Age of Reckoning, un ambicioso MMORPG (siglas en inglés de juego de rol masivo en línea) que está triunfando en Europa y recientemente analizado aquí en Vandal, se le une ahora otro juego más basado en el universo de esta popular saga: Warhammer: Mark of Chaos – Battle March (Battle March de ahora en adelante), primera expansión de Warhammer: Mark of Chaos, título aparecido en el mercado a finales de 2006 en PC/Xbox360 y que abordaba el género de la estrategia en tiempo real aderezado con algunos toques de rol. A pesar de no ser un mal juego, no alcanzó las expectativas que muchos seguidores de la saga tenían puestas en él, pasando bastante desapercibido a todos los niveles.

Ahora, casi dos años después, Black Hole Entertainment, desarrolladora afincada en Budapest y responsable del juego original vuelve a la carga de la mano de la misma productora, Bandai Namco, con una expansión, en su versión para compatibles, que realmente aporta pocas novedades y que sigue exactamente la misma senda marcada por el Mark of Chaos, con lo cual, a aquellos que les gustó ya saben perfectamente qué es lo que van a encontrar aquí. Pero empecemos por el principio.

El Imperio se derrumba

Sería literalmente imposible detallar a estas alturas la inmensa y prolífica literatura de la que consta esta fabulosa saga, perfectamente delimitada por periodos temporales desde la edad de los llamados Ancestrales hasta su época actual, pero a grandes rasgos, Warhammer nos sumerge en un mundo en permanente conflicto, una guerra entre dos facciones eternamente enfrentadas, el Orden contra la Destrucción. Mientras que los primeros engloban alianzas entre razas como humanos, altos elfos o enanos, los segundos abarcan razas como los humanos del caos, elfos oscuros o los scavens (una especie de ratas-humanoides corrompidas por el caos que viven en el subsuelo).

PUBLICIDAD

Battle March comienza poco después de lo acontecido en el anterior juego, y nos sitúa en una época difícil para el Imperio, la nación más fuerte de los humanos, que se bate en retirada acosada por las salvajes huestes del caos, que campan a sus anchas por los asolados dominios del Imperio. Pero por si esto fuera poco, un nuevo peligro se cierne sobre los humanos. Del Este, legiones de orcos y goblins avanzan a través de las montañas en una imparable "marea verde" con la firme intención de aniquilar a, como ellos los llaman, los "pieles rosa".

Y ésta será sin duda la principal gran novedad de la expansión que nos ocupa. Así, mientras que en Mark of Chaos podíamos elegir entre dirigir campañas con el bando del Imperio, o si lo preferíamos, las viles hordas del Caos, en este nuevo título tendremos a nuestra disposición a los "pieles verdes", denominación por la que se conoce comúnmente la numerosa sociedad tribal que componen los orcos y goblins, y que en el juego que nos ocupa estarán liderados por el cruel caudillo orco Gorbash. Pero además, también entrarán en escena los elfos oscuros, los cuales facilitarán en gran medida la imparable marcha de batalla de las huestes de Gorbash en pos de sus propios intereses.

Estrategia y rol

Como ya hemos dicho antes, Battle March sigue exactamente la misma mecánica que ya pudimos ver en el primer título. De este modo, el desarrollo del juego se divide en dos partes claramente diferenciadas. Por un lado, partes de estrategia en tiempo real y por otro, pequeños toques de rol gracias a la evolución de nuestras tropas, así como de los personajes denominados héroes que tendremos a nuestra disposición. Pero vayamos por partes.

La vertiente de estrategia se divide en dos planos distintos a los que iremos accediendo consecutivamente; así, inicialmente tendremos ante nosotros un gran mapa en donde estarán situados los distintos eventos o etapas que tendremos que ir realizando. Será básicamente nuestra hoja de ruta por donde nos iremos desplazando y en la cual tendremos fijados todos los objetivos del modo campaña. Luego vendrán las batallas en sí, que tendrán lugar en grandes escenarios con todo tipo de relieves (montañas, zonas de marismas, grandes llanuras con colinas, etc.) en donde estarán desplegadas nuestras tropas, que irán avanzando y cumpliendo una serie de objetivos primarios y también secundarios.

Antes de entrar en las batallas propiamente dichas, tendremos siempre un tiempo de planificación en el que podremos distribuir, organizar y preparar las tropas a nuestro antojo así como asignar los héroes que tengamos a un escuadrón en concreto. Dichos héroes serán personajes individuales con nombre propio (por ejemplo, un mago, un chamán o un guerrero) que estará al frente de algunas de las tropas y que cuentan con características únicas que los harán notablemente más poderosos que el resto de unidades, teniendo incluso golpes y hechizos propios (incluyendo "cooldowns" o tiempos de reposición para la ejecución de éstos), como si de un RPG se tratase. Estas habilidades podrán ser usadas en el fragor de las batallas, causando notables efectos en el bando contrario y por tanto, resultando clave para equilibrar la balanza hacia nuestro lado.

Es precisamente aquí donde entrará en juego la parte rolera, ya que los mencionados héroes irán subiendo de nivel y adquiriendo nuevos atributos, todo ello recogido en un completo menú personalizado, el cual incluirá un árbol de habilidades que deberemos desarrollar mediante la asignación de puntos y que marcarán la evolución de este personaje. En dicho menú también dispondremos de una mochila y casillas en las que se insertarán armaduras (botas, petos, yelmos…), anillos o amuletos que iremos encontrando a lo largo de los escenarios y que aumentarán más las capacidades de nuestro héroe. Nuestras unidades también podremos reforzarlas incrementando características como la armadura o resistencia siempre que no las perdamos, claro, y tengamos que reemplazarlas por otras nuevas.

Las batallas en sí, seguirán la clásica mecánica jugable del género de estrategia (teniendo en la gran saga Total War de Creative Assembly un fabuloso exponente) con la selección de unidades y su posterior ubicación a base de clics de ratón en determinados puntos del mapeado. Sin embargo, en este caso, las batallas casi nunca serán a gran escala e iremos avanzando por el extenso mapeado poco a poco, encontrándonos con escuadrones enemigos que deberemos aniquilar.

 1

Cabe reseñar que al igual que su predecesor, esta parte será notablemente más sencilla que cualquier otro juego de estrategia en tiempo real, ya que por ejemplo, no contaremos con la posibilidad de gestionar de ninguna manera poblados o ciudades, ni realizar edificaciones o cualquier otro tipo de construcción como pudieran ser fortalezas. Del mismo modo, el tema económico sólo lo emplearemos en la compra de nuevas unidades, armaduras, pociones, etc. Por ello, toda la parte de gestión típica de esta clase de juegos ha sido omitido aquí con la clara intención de enfocar el juego hacia las batallas, a cambio, claro está, de obtener una simpleza y linealidad bastante más acusada.

Parada y fonda

También tendremos dispersos por el gran mapa inicial determinados puntos a los que podremos acceder después de las batallas y que serán básicamente campamentos o poblados en los que poder descansar y reabastecer a las tropas convenientemente de cara a la siguiente batalla. En estos puntos tendremos cuatro zonas posibles en los que poder acondicionar nuestras tropas: Templo, Armería, Barracones y Alquimia.

En el templo podremos comprar bendiciones para nuestras tropas que aumenten su moral o la posibilidad de golpear. También podremos resucitar a uno de nuestros héroes caído en combate, o igualmente, reemplazar parte de nuestras maltrechas tropas por nuevos soldados, bien poco a poco, o reemplazarlas totalmente hasta alcanzar su número inicial. La armería será el sitio donde reforzar a nuestras tropas aún más de cara a la siguiente batalla. Aquí habrá varias categorías disponibles como armaduras o armas con las que incrementar el equipo de nuestras unidades. También tendremos la posibilidad en cada unidad de fortalecer a un personaje (distinto a los héroes) campeón con unas capacidades de combate superiores a las normales del regimiento o, por ejemplo, meter un músico en una escuadra para que incremente su moral. Finalmente, podremos adquirir equipos de asedio como escaleras o catapultas para atacar castillos y fortalezas.

En los barracones podremos comprar unidades enteras totalmente nuevas, algo que nos vendrá de perlas para incrementar nuestro creciente ejército. Aquí deberemos pensar cuidadosamente qué es lo que necesitamos reforzar globalmente en nuestro ejército ya que habrá regimientos de arqueros, infantería, unidades con montura, etc., cada una con unas características básicas adecuadas, obviamente, a distintas funciones en el campo de batalla.

Por último tendremos un alquimista que nos proporcionará pociones y brebajes varios para usar durante los combates y que nos incrementarán la salud, disminuirá el tiempo de reposición de los hechizos o golpes de nuestros héroes, etc. No hace falta decir que todas estas importantes mejoras para nuestro ejército valen su peso en oro (nunca mejor dicho) y deberemos gastarlo con cabeza para intentar fortalecer todas nuestras tropas al máximo posible. Dicho oro podremos obtenerlo de algunos cofres dispersos por los escenarios, y de las victorias que consigamos en las batallas.

 2

Veo todo verde

Técnicamente hablando, nos encontramos ante un juego muy sencillo y que prácticamente no ha experimentado mejora alguna respecto al original. Sería injusto decir que su apartado gráfico es malo o mediocre pero también es cierto que no destaca en ningún aspecto en concreto. Ni en el modelado poligonal de escenarios, ni en efectos gráficos como luces, sombreado o transparencias. Quizás lo peor, lo que antes entra por los ojos, es el poco detalle general de los escenarios, que aunque variados, pecan de ser muy vacíos y con texturas bastante simplonas, siendo sin duda lo que más le pasa factura. Por el contrario, merece la pena destacar la ambientación del universo Warhammer, que está bastante bien plasmada, y en general, en la recreación, tanto a los verdosos orcos/goblins como a los elfos oscuros de manera bastante certera.

Battle March corre perfectamente en cualquier ordenador de gama media, algo lógico si tenemos en cuenta que no hace gala de un enorme despliegue gráfico aunque por desgracia, su tasa de imágenes por segundo tiende a caer bastante cuando se produce una gran acumulación de elementos en pantalla como por ejemplo en los asedios. Debido a que los combates no suelen ser a gran escala, como hemos comentado antes, no es algo que ocurre continuamente pero no deja de ser un fallo grave si tenemos en cuenta el tipo de juego que es.

En lo que respecta al apartado sonoro, los efectos de sonido rayan a gran altura, reproduciendo perfectamente el sonido de los combates, choque de armas, pisadas, etc. La banda sonora, de marcado corte épico –como no podía ser de otra forma- también ambienta bastante la acción. Por desgracia, el juego, quitando algunas escenas introductorias que se han doblado, está en completo inglés, incluyendo todos los menús, la interfaz y los tutoriales… algo realmente sorprendente (para mal, claro) si tenemos en cuenta que Mark of Chaos vino completamente localizado al castellano, incluyendo un doblaje de gran calidad.

 3

Domina el mundo Warhammer

El multijugador sigue siendo el mismo que ya vimos en el juego original. Podremos enfrentarnos contra otros jugadores tanto en red local, como por internet, destacando dentro de éste el modo Dominación Mundial que básicamente consistirá, tras elegir a una raza, en irnos enfrentando en un gigantesco mapa en el que cada raza tiene porciones controladas a otros jugadores con el objetivo conquistando nuevas regiones para la facción que hayamos escogido. Bastante interesante y divertido.

También tendremos un completo editor llamado modo Skirmish en el que crear partidas personalizadas, teniendo un total de 30 escenarios disponibles y que nos permitirá crear y gestionar nuestros ejércitos, incluyendo la opción de personalizar nuestra insignia así como de los propios soldados pudiendo pintarlos tal como se hace con las miniaturas clásicas de la franquicia. Con este modo podremos echar partidas simples contra el ordenador, variando el nivel de la inteligencia artificial de éste.

¿Elfos oscuros o pieles verdes?

Llegamos quizás al apartado más polémico de todo el juego: la jugabilidad. Este aspecto puede enfocarse desde dos puntos de vista distintos. Y ambos ciertamente con parte de razón. Para un jugador experimentado en este tipo de juegos, el diseño global de este título se le puede hacer bastante tosco y lineal al carecer totalmente de cualquier gestión de los recursos y planificación detallada de los clásicos juegos de estrategia en tiempo real. Pero por otro lado, al tener enfocado todo hacia las batallas aderezado con toques de rol, se hace bastante más accesible para jugadores reacios al género en cuestión que no quieren partidas largas con ingentes cantidades de recursos (madera, oro, agua, etc.) a gestionar ni complicarse la vida con un manejo de las unidades demasiado complejo y táctico.

En otro orden de cosas, Battle March cuenta con misiones variadas gracias a la inclusión de las dos nuevas razas. Las partes que juguemos con los pieles verdes serán de auténticas batallas campales a base de fuerza bruta y ganar por número mayor. Por el contrario, las que juguemos con los inquietantes elfos oscuros tiran más del sigilo, disparos a distancia y en general, una forma de jugar mucho más estratégica.

Lo que sigue sin gustarnos demasiado es el manejo y gestión de la cámara sobre la que nos movemos por los escenarios y que nos acarreará más de un problema a lo largo de las partidas. También se ha aumentado notablemente la dificultad respecto a Mark of Chaos, hecho no tan criticable pues hará sin duda aumentar la longevidad del juego.

 4

Conclusiones finales

Con Warhammer: Mark of Chaos – Battle March, Black Hole sigue sin dar en la diana de forma certera. A grandes rasgos no deja de ser un buen juego… pero no llega a alcanzar altas cotas en ningún apartado en concreto, exactamente como le ocurrió al anterior. Y al ser una mezcla de géneros un tanto peculiar, puede no llegar a contentar a nadie. Eso sí, si eres gran fan de Warhammer y te gustó el anterior Warhammer: Mark of Chaos, esta expansión no te defraudará en absoluto.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
Doki Doki Literature Club Plus! - Análisis
Doki Doki Literature Club Plus! - Análisis
Análisis
2021-07-13 18:00:39
Analizamos esta sorprendente novela visual en la que tenemos que conquistar el corazón de unas jóvenes estudiantes en estÄyÜgsdÇegss$éA!ÏOOghÇŸ$Wdaw!LË
Género/s: Estrategia
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7.2
  • Fecha de lanzamiento: 27/2/2009
  • Desarrollo: Black Hole Entertainment
  • Producción: Namco Bandai
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 29,95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Juego competitivo
COMUNIDAD
8.93

PUNTÚA
Warhammer: Battle March para Ordenador

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir