Análisis de Total War: Warhammer (PC)

The Creative Assembly abandona la historia para llevarnos al mundo de fantasía de Warhammer con otro juegazo de estrategia repleto de novedades y horas de diversión.
Total War: Warhammer
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8
NOTA
8.7
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión PC.

En la industria del videojuego hay multitud de sagas y licencias que parecen estar predestinadas a encontrarse en algún momento y cuyos cruces inexplicablemente todavía no han tenido lugar. Esto es justo lo que pensábamos sobre Total War y Warhammer desde hace años, ya que no se nos ocurría una forma mejor de realizar un videojuego basado en la exitosa licencia de miniaturas de Games Workshop que utilizando la fórmula de la veterana serie de estrategia de The Creative Assembly.

Por ello, cuando se anunció Total War: Warhammer no fuimos pocos los que pensamos "ya era hora" en vez de sorprendernos. Desde entonces ha pasado más de un año y las expectativas depositadas sobre el juego no han hecho más que aumentar con el paso de los meses y a medida que íbamos conociendo sus diferentes características. No en vano, ahora The Creative Assembly no solo tenía que preocuparse de contentar a los fans de su serie estrella, sino también a todos los seguidores del universo de Warhammer, una doble carga y responsabilidad a la que han sabido estar a la altura, tal y como hemos podido comprobar durante las horas que le hemos dedicado a la versión final de esta producción.

La fantasía de Total War

Lo primero que hay que destacar es que nos encontramos con un juego que sigue paso por paso la misma fórmula que llevamos disfrutando en Total War desde hace años, solo que con la importante diferencia de que esta vez la historia y la realidad dejan paso a un mundo de fantasía medieval, algo que tiene un fuerte impacto en la jugabilidad de la serie.

PUBLICIDAD
En esencia, esto sigue siendo un Total War.
En esencia, esto sigue siendo un Total War.

Por lo tanto, volvemos a estar ante un título de estrategia que combina los turnos para la gestión de ciudades y los movimientos por el mapa de la campaña con la acción en tiempo real para las batallas que tengamos que librar (aunque siempre tendremos la opción de que estas últimas se resuelvan de forma automática).

De este modo, tendremos que escoger una facción de entre las cuatro que hay disponibles (un número algo escaso para un Total War y con ausencias importantes que nos llegarán mediante contenido descargable), a su líder de entre los dos disponibles y lanzarnos a la batalla para intentar cumplir alguno de nuestros objetivos de victoria (conseguir una cantidad de oro determinada, controlar una región concreta, acabar con otras facciones, etcétera).

En el mapa de campaña será donde podremos gestionar nuestro progreso, pudiendo mover a nuestros ejércitos por él, planificar estrategias como sitiar una ciudad para matar de hambre a nuestros enemigos sin necesidad de batallar, construir nuestras defensas, instaurar políticas para intentar mantener el orden público (mucho cuidado con esto si no queréis sufrir traiciones y revueltas que den al traste con vuestros planes), planificar nuestras relaciones diplomáticas con otras facciones o grupos, invertir nuestras riquezas en desarrollar nuestras fortalezas, tecnologías y asentamientos, reclutar tropas para nuestro ejército o despedirlas (mientras más unidades tengamos, más dinero necesitaremos para mantenerlas), etcétera.

Como veis, puro Total War, aunque si hay algo que hace muy bien este Warhammer es el hecho de haber diferenciado por completo a sus distintas facciones, algo que le da un toque extra de profundidad a la hora de lidiar con nuestros enemigos (o aliados), obligándonos a ajustarnos a una serie de intereses concretos y muy variados.

Planificar adecuadamente el desarrollo de nuestras tecnologías y estructuras nos resultará imprescindible para alzarnos con la victoria.
Planificar adecuadamente el desarrollo de nuestras tecnologías y estructuras nos resultará imprescindible para alzarnos con la victoria.

Del mismo modo, estas tienen formas de jugar considerablemente distintas, por lo que no será igual plantear una estrategia de invasión contra Vampiros que contra los Pieles Verde, ya que lo que contra una puede darnos una gran ventaja, con la otra podría llevarnos a la más amarga de las derrotas. De hecho, no siempre será posible desarrollar una política con todas ellas, ya que algunas solo entienden el lenguaje de la fuerza y de la brutalidad.

Eso sí, la gestión de las ciudades y de nuestros asentamientos nos ha resultado más sencilla e intuitiva (la renovada interfaz ayuda mucho a ello) de llevar a cabo que en otras entregas, recayendo casi toda la importancia de esta "fase" del juego en desarrollar nuestras tecnologías (hay una gran cantidad de árboles distintos repletos de posibilidades en los que invertir), mantener una economía sana y en planificar nuestra estrategia de guerra para evitar invasiones y extendernos.

La IA ha recibido un buen número de mejoras en esta entrega. Comete menos errores, ejecuta mejor sus movimientos y responde a nuestras órdenes con mayor precisión (en el caso de las unidades aliadas).
La IA ha recibido un buen número de mejoras en esta entrega. Comete menos errores, ejecuta mejor sus movimientos y responde a nuestras órdenes con mayor precisión (en el caso de las unidades aliadas).

Donde sí que hemos detectado cambios importantes es en las batallas, siendo estas probablemente las más divertidas, novedosas y satisfactorias de la saga. En esencia, siguen la misma mecánica de siempre: tenemos a nuestras unidades, las movemos por el mapa en las formaciones que queremos y planificamos emboscadas, ataques directos y aprovechamos el terreno en nuestro beneficio. Aquí solo nos centramos en el combate, por lo que no tendréis que preocuparos de construir edificios ni nada parecido durante la acción, únicamente de mover con cabeza a vuestras tropas.

Sin embargo, el hecho de que esto sea el Viejo Mundo y no la Tierra ya trae de por sí novedades muy jugosas, empezando por lo tremendamente diferenciadas que están cada una de las facciones en cuanto a mecánicas y posibilidades de juego. Para empezar, ahora nuestros líderes de facción participarán de forma muy activa en la batalla, al igual que nuestros héroes, dos tipos de unidades mucho más poderosos que los generales de los anteriores Total War. Gracias a los líderes podremos poner en práctica habilidades únicas que, utilizadas en el momento adecuado, nos darán mucha ventaja en la batalla. Además, a medida que subamos de nivel a base de combatir podremos potenciarlas y obtener una gran variedad de beneficios distintos, tanto para las luchas como para el mapa de campaña.

Eso sí, más os vale cuidar bien a estas unidades, ya que a pesar de lo poderosas y útiles que resultan, si emprenden la retirada tras recibir mucho daño nos encontraremos con todo nuestro ejército completamente desmoralizado, por lo que unos buenos valores de liderazgo son más importantes ahora que nunca. Evidentemente, esto es algo que también podemos usar a nuestro favor. Por ejemplo, una batalla aparentemente perdida en la que el enemigo nos doble en número puede volverse en nuestro favor si conseguimos llegar hasta el comandante enemigo y hacerle huir, provocando el caos entre sus tropas para que podamos despacharlas sin problemas.

Otra novedad muy interesante lo tenemos en la presencia de monstruos y criaturas de fantasía como unidades jugables, todos ellos con unas habilidades, fortalezas, debilidades y peculiaridades que nos darán mucho juego a la hora de desarrollar nuestras estrategias en el campo de batalla, tanto a la hora de utilizarlas como de enfrentarnos a ellas, sin olvidarnos del espectáculo que supone verlas batallar, especialmente cuando son de gran tamaño. Destacar que algunos de estos seres poseen la posibilidad de volar, como los dragones o los grifos, aportando unidades voladoras al conjunto, o lo que es lo mismo, más profundidad y más tácticas de combate.

¿Dragones y grifos? Que no falten. Las batallas ahora se desarrollan tanto en tierra como en el aire.
¿Dragones y grifos? Que no falten. Las batallas ahora se desarrollan tanto en tierra como en el aire.

Finalmente, la otra gran novedad la tenemos en la existencia de la magia. Ahora podemos tener unidades de hechiceros que nos permitirán desatar sobre el campo de batalla una gran cantidad de conjuros distintos, como poderosas lluvias de fuego o temibles terremotos, aunque no todos son de carácter puramente ofensivo, por lo que también tendremos hechizos de apoyo y para entorpecer a nuestros rivales.

Eso sí, lanzarlos no será una tarea fácil y nos llevará un tiempo terminar de conjurar, tiempo en el que nuestros rivales podrán ver la zona en la que vamos a desatar nuestra magia, pudiendo intentar esquivar el ataque o atacar a nuestro hechicero para cortarle el conjuro, algo que evidentemente también se aplica a la inversa.

Un detalle que conviene tener muy en cuenta es que nuestra barra de magia no es ilimitada y para poder regenerarla necesitaremos que soplen los Vientos de la Magia (aunque hay otras alternativas), obligándonos a valorar muy bien cuándo queremos entablar combate. Por ejemplo, luchar una batalla en una región en la que no están presentes los vientos con un ejército con muchos hechiceros no es una buena idea, por lo que en ese caso quizás queramos reclutar un buen número de unidades que sepan combatir con ataques físicos. A efectos prácticos este sería el equivalente a las condiciones atmosféricas de anteriores Total War, aunque con un impacto algo mayor.

Podemos aumentar el poder de nuestros hechizos, aunque hacer esto conlleva un gran riesgo, ya que las fuerzas mágicas se pueden descontrolar y volverse contra nosotros.
Podemos aumentar el poder de nuestros hechizos, aunque hacer esto conlleva un gran riesgo, ya que las fuerzas mágicas se pueden descontrolar y volverse contra nosotros.

A nivel gráfico nos ha decepcionado un poco comprobar que la evolución respecto a Total War: Attila no ha sido demasiado notable, aunque el mimo y cuidado con el que se ha recreado el Viejo Mundo es digno de mención gracias a un apartado artístico totalmente fiel al juego de miniaturas, con unidades que cualquier fan disfrutará reconociéndolas de un solo vistazo. Además, a pesar de que el salto ha sido pequeño, estamos hablando de un título que luce muy bien, con unos modelados muy correctos (especialmente teniendo en cuenta la cantidad de personajes que veremos en pantalla) y unos escenarios muy espectaculares. Los efectos también dan la talla y las texturas por lo general son muy buenas, aunque si hacemos zoom veremos alguna que otra que podría dar más de sí.

Nuestras auténticas pegas con el apartado técnico las tenemos en un trabajo de optimización algo pobre que nos deja con largos tiempos de carga y alguna que otra bajada en la tasa de imágenes por segundo sin motivo aparente, aunque al menos tenemos un buen número de opciones de configuración de vídeo. Además, la versión que hemos jugado estaba repleta de errores de programación que se han empeñado en entorpecernos la experiencia constantemente, algo que por desgracia se está convirtiendo en un clásico dentro de los lanzamientos de la serie.

La cantidad de personajes y efectos que el juego pone en pantalla es digno de admiración, aunque si hacemos zoom cuando luchan veremos cómo la mayoría de unidades se dedica a golpear el aire o a quedarse quietas.
La cantidad de personajes y efectos que el juego pone en pantalla es digno de admiración, aunque si hacemos zoom cuando luchan veremos cómo la mayoría de unidades se dedica a golpear el aire o a quedarse quietas.

Por otra parte, el sonido nos deja una banda sonora de corte épico y con temas de calidad que saben acompañar muy bien cada una de nuestras batallas, aunque lo cierto es que nos ha parecido muy poco variada y sin melodías realmente memorables, llegando a cansarnos a medio plazo. Los efectos son muy buenos y suenan con contundencia, y el doblaje español cuenta con unas interpretaciones bastante correctas. Eso sí, las frases de las unidades se mantienen únicamente en inglés, por lo que solo escucharemos a nuestros consejeros en nuestro idioma.

Conclusiones

Total War: Warhammer es el juego que todos los fans de Warhammer llevaban años esperando. Profundo, bien acabado, tremendamente fiel a la licencia y con una innumerable cantidad de horas por delante para dedicarle, ya sea jugando campañas en solitario o contra otros jugadores a través de internet. Lo mejor es que no se limita con contentar a los aficionados a las miniaturas de Games Workshop, sino que también sabe ofrecer un título plenamente disfrutable por cualquier aficionado a la estrategia y, en especial, a Total War.

La fidelidad y respeto que demuestra el juego por el mundo de Warhammer deleitará a los fans. Hay una gran cantidad de archivos donde podremos leer sobre sus personajes e historia.
La fidelidad y respeto que demuestra el juego por el mundo de Warhammer deleitará a los fans. Hay una gran cantidad de archivos donde podremos leer sobre sus personajes e historia.

La fórmula es la misma de siempre, pero gracias a todas las posibilidades que ofrece este universo de fantasía, The Creative Assembly ha sido capaz de incorporar un buen número de novedades (especialmente a la hora de combatir) que hacen de él un título divertidísimo de jugar y repleto de posibilidades estratégicas, aportando frescura a una saga que parecía haberse estancado con el paso de los años.

Eso sí, las cuatro facciones nos han parecido pocas y nos hemos quedado con las ganas de jugar con muchas de las más míticas del Viejo Mundo, por lo que no creemos que haya sido la mejor de las ideas el incluir a los Guerreros del Caos, una de las más icónicas de la serie, como parte de una promoción por comprar el juego durante la primera semana, ya que su inclusión gratuita de salida le habría sentado muy bien al conjunto. Decisiones comerciales aparte, lo cierto es que estamos ante un gran juego que cualquier amante de la estrategia sabrá apreciar y disfrutar, y, al final, eso es lo que cuenta. ¿Estáis listos para la guerra?

Hemos realizado este análisis con un código de descarga que nos ha proporcionado Koch Media.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.7
  • Fecha de lanzamiento: 24/5/2016
  • Desarrollo: The Creative Assembly
  • Producción: Sega
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 59,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español / Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.75

PUNTÚA
Total War: Warhammer para Ordenador

22 votos
Flecha subir