Análisis de The Secret World (PC)

El nuevo MMORPG de Funcom se convierte por méritos propios en un soplo de aire fresco y en una propuesta única dentro de un género cada vez más saturado.
The Secret World
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9.5
NOTA
8.8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión PC.

The Secret World es uno de esos títulos que a la hora de jugar se sienten como algo especial. En un género tan saturado como es el de los MMORPGs, las nuevas ideas siempre son bienvenidas, y la nueva obra de Funcom no va precisamente falta en este sentido. No en vano, estamos ante una pequeña gran joya que si bien no convencerá a todo el mundo, estamos seguros de que conseguirá atrapar como pocos juegos han hecho a otros muchos... mientras nos dure.

Investigadores de lo sobrenatural

Entre las características que diferencian a The Secret World del resto de títulos del género, la primera y más obvia la encontramos en su ambientación. Olvidaros de un mundo fantástico medieval lleno de elfos y orcos o de una ambientación futurista que nos lleve a recorrer la galaxia, ya que aquí jugaremos en el presente, en nuestro mundo de ahora. La diferencia radica en que aquí todo es verdad. Las leyendas, mitos y cuentos son muy reales, pero se han mantenido ocultos a los ojos de la población gracias al trabajo de tres sociedades secretas: los Templarios, los Illuminatis y los Dragones.

Cuando iniciemos el programa por primera vez, a la hora de crearnos un personaje tendremos que escoger a cuál de estas tres facciones unirnos. Cada una de ellas tiene su propia filosofía y forma de entender el mundo, las cuales se nos explicarán en una serie de vídeos informativos. Así por ejemplo, los Templarios se consideran así mismo los protectores de la humanidad frente a las amenazas del mundo secreto, mientras que los Dragones son antiguos guerreros que dominan y conocen el poder del Caos. Dependiendo de la sociedad secreta a la que nos unamos, nuestra ciudad principal será una u otra y disfrutaremos de una historia de facción diferente.

PUBLICIDAD

Continuando con la creación de nuestro avatar, decir que el editor es bastante decepcionante y apenas nos dejará configurar unos pocos parámetros como el sexo, la cara o el pelo entre un limitadísimo número de opciones. Esto se hace extraño especialmente después de haber disfrutado del potentísimo editor con el que contaba Age of Conan en su momento (obra también de Funcom).

Uno de los puntos fuertes de The Secret World y que queda patente desde el primer momento radica en su genial narrativa. No queremos destripar demasiado sobre su argumento, así que solo diremos que las fuerzas de la oscuridad están ganando fuerza y el mundo secreto está saliendo a la luz, provocando todo tipo de desastres y penurias en diversos puntos del planeta, por lo que recaerá sobre nosotros la labor de investigar lo que está ocurriendo y de resolver los problemas que esto está causando. El ritmo de la historia principal y de las diversas misiones que podremos realizar es muy ágil, y son tan interesantes que siempre querremos continuar jugando para saber más. Además, los personajes con los que nos encontraremos y sus líneas de diálogo son sencillamente geniales.

En lo que respecta a la progresión de nuestro personaje, aquí encontraremos otro de los puntos que diferencian notablemente a este título del resto. En The Secret World no existen ni niveles ni clases, algo que probablemente descoloque a muchos. A cambio, el título ofrece un genial sistema de progresión y personalización lleno de posibilidades. La típica barra de experiencia sigue estando presente y la llenaremos con los puntos que obtengamos cuando consigamos logros, lores, matemos enemigos o completemos misiones. Esta a su vez se divide en tres segmentos. Cada segmento que completemos nos dará un AP (Ability Point), y si rellenamos una barra entera obtendremos un SP (Skill Point). Los primeros podremos invertirlos en adquirir diversas habilidades activas y pasivas (solo podremos equiparnos con siete de cada tipo simultáneamente) en una rueda de habilidades. En total hay más de 500 habilidades diferentes y para avanzar por cada una de sus ramas necesitaremos gastar puntos para adquirir las primeras y desbloquear las siguientes. Estas se dividen principalmente por los tipos de armas y magias que podremos usar.

Como os podréis imaginar, este sistema nos permite realizar miles de configuraciones distintas para crearnos nuestra "propia" clase y nos invita a probar constantemente nuevas combinaciones de habilidades en busca de la que mejor se adapte a nuestro estilo de juego según el rol que queramos desempeñar en un grupo (tanque, daño o curandero). Como todo esto puede ser algo complejo al comienzo, para que no vayamos muy perdidos se nos proponen diversas configuraciones básicas según nuestra facción, aunque el seguir estas rutas es algo completamente opcional. Los SP por su parte los podremos invertir en otro árbol distinto para subir nuestras competencias con armas y talismanes, lo que nos permitirá equiparnos con objetos con un nivel de calidad mayor.

Hablando del equipo, aquí la ropa es meramente estética. Podremos conseguir muchos trajes distintos y todo tipo de camisetas, chaquetas, complementos, pantalones, etcétera, pero su única función es decorativa, algo que tiene sentido si consideramos que por mucho abrigo que lleváramos no íbamos a parar mejor los golpes de una espada o de las garras de un demonio. El equivalente al equipo tradicional lo encontramos en los talismanes. Cada uno de ellos irá en una parte del cuerpo distinta y serán los que nos den mejores estadísticas de combate y defensa. Además, en cuanto a las armas, podremos llevar equipadas dos diferentes al mismo tiempo, lo que nos da mucho juego a la hora de realizar nuestras combinaciones de habilidades para complementar las de cada tipo de arma. Así por ejemplo podremos tener algunos golpes que usen la espada para atacar cuerpo a cuerpo y otros que saquen partido a un rifle de asalto para mantener las distancias.

 1

También se ha añadido una opción de crafting mediante la cual podremos crear nuevos objetos, como armas o talismanes. Para ello tendremos que conseguir materiales desmontando objetos y colocarlos en una especie de cuadrícula dividida por casillas siguiendo un patrón predefinido y utilizando los objetos correspondientes. Por ejemplo, si queremos crear una pistola tendremos que usar un kit de armas y en la cuadrícula poner los objetos siguiendo el patrón requerido para crear las pistolas. Al principio es bastante confuso, pero una vez nos hacemos a su funcionamiento resulta sencillo de usar y nos evitará tener que subir profesiones. Este sistema también es el que se usa para añadir glifos y signets a nuestras piezas de equipo para mejorar sus estadísticas, aunque en este caso será más fácil, ya que solo tendremos que poner en la cuadrícula el arma y el glifo o signet que queramos, sin necesidad de usar ningún kit.

El sistema de combate por su parte es bastante tradicional a pesar de no tener un autoataque, basándose en la fijación de objetivos y en la acumulación de cargas con habilidades básicas para poder desatar las más potentes. También podremos esquivar pulsando una misma dirección dos veces y se nos permitirá fijar un objetivo hostil y uno defensivo, algo que resulta especialmente útil a los curanderos, ya que podrán atacar y curar sin necesidad de estar cambiando de objetivo constantemente. Puede que en este sistema no se desmarque demasiado de lo visto en otros títulos, aunque no se puede negar lo bien planteados que están los enfrentamientos, ya que cada tipo de enemigo tiene sus características propias y ataques especiales, lo cual nos obligará a estar en constante movimiento y plantear diversas estrategias según a qué nos enfrentemos. Además, el nivel de dificultad del título no es precisamente bajo, por lo que si decidimos jugar solos tendremos que andarnos con mil ojos, ya que el más mínimo fallo suele suponer la muerte.

 2

En lo tocante al desarrollo de las misiones, pocos MMORPGs nos lo han hecho pasar tan bien como este. Lejos de ser un mata-mata que nos lleve de la mano del punto A al punto B para recolectar X objetos o matar X número de enemigos, The Secret World ofrece mucha variedad y un planteamiento que se aleja de todos los convencionalismos vistos hasta ahora. Si bien existen muchas misiones como las anteriormente descritas, la exploración y el uso de nuestra materia gris serán necesarios para resolver muchos de los enigmas y puzles que se nos plantearán, asemejándose en muchos momentos a una aventura gráfica, por lo que quedarse atascado en algún paso de una misión de investigación es algo normal.

Para que os hagáis una idea de algunas de las cosas que hemos tenido que realizar, os diremos que hemos tenido que descodificar un mensaje de radio en morse, traducir del árabe al hebreo, buscar información sobre novelas de literatura clásica y códigos de cifrado romano, buscar pistas de todo tipo para averiguar contraseñas, investigar sobre cuadros y pintores, sacar las coordenadas de la localización de un tesoro mediante la duración de unas canciones, etc. Este tipo de misiones pueden llevarnos bastante tiempo, pero la sensación de satisfacción que obtenemos al dar con la clave y la cantidad de experiencia que recibiremos bien merecen el esfuerzo. De hecho, la propia comunidad tiene esto muy presente, ya que en el chat general cuando alguien pregunta cómo avanzar nunca recibe la solución, solo pistas vagas de otros jugadores.

 3

Como ya os podéis imaginar, la búsqueda en Google es necesaria (Wikipedia nos ha sacado de más de un apuro en este sentido), por lo que Funcom ha tenido el detalle de incluir un navegador web dentro del propio juego para que podamos realizar las búsquedas necesarias. Eso sí, que consigamos descodificar un mensaje no significa necesariamente haber terminado de resolver el enigma, ya los mensajes que solemos obtener resultan ser acertijos en sí mismo. Por ejemplo, en una misión tuvimos que traducir cuatro mensajes escritos en diversos códigos de programación, como binario o hexadecimal. Una vez hecho eso obtuvimos un amalgama de símbolos y letras que parecían no tener mucho sentido a primera vista, pero fijándonos bien y juntando los diversos fragmentos pudimos entresacar un mensaje que nos indicaba en forma de puzle donde estaba la localización y cuál era la contraseña del objeto que andábamos buscando.

A todo esto hay que sumarle que incluso en las misiones más directas donde nos piden que matemos enemigos, en muchas ocasiones nos tocará seguir diversos rastros o explorar a conciencia el área que nos marquen en el mapa, ya que por norma general no nos dirán el punto exacto de la localización de lo que buscamos. Además, existen otro tipo de misiones que se desmarcan de la línea del resto y nos proponen afrontarlas usando tácticas de infiltración, por lo que tendremos que evitar que nos vean enemigos, cámaras de seguridad, buscar formas de crear distracciones, aprovechar la oscuridad a nuestro favor, etc., suponiendo nuevamente otro aire de soplo fresco al género.

 4

También es de destacar que muchas misiones se desarrollan en zonas instanciadas para un único jugador, por lo que no podremos pedir ayuda a un amigo para que nos ayude con ellas. En estas también hay que destacar que nos encontraremos con muchos jefes que a la hora de combatirlos suponen un puzle en sí mismo, por lo que las tácticas normales no nos servirán contra ellos. Por ejemplo, uno de ellos era un espíritu que no podíamos dañar y que si nos golpeaba una vez con sus proyectiles nos mataba directamente, por lo que teníamos que evitarlos buscando coberturas por la sala según donde él se colocara. Pasado un tiempo se abría como una falla dimensional que nos permitía viajar al plano espiritual durante unos breves segundos. Allí vimos su auténtica alma siendo torturada, por lo que tuvimos que buscar una forma de liberarla para poder derrotarlo.

En otro orden de cosas, algo típico de los MMORPGs modernos y que no falta a su cita en The Secret World son las mazmorras instanciadas para grupos. En esta ocasión el máximo de jugadores permitidos es de cinco. Algo que nos ha gustado mucho es su enfoque en los jefes finales. Generalmente en otros juegos lo más aburrido de este tipo de sitios es el tener que "limpiar" grupos de enemigos para llegar de un jefe a otro. Aquí en cambio apenas nos encontraremos uno o dos grupos en toda una mazmorra, por lo que los jefes se irán sucediendo uno detrás de otro sin descanso, aportando mucho ritmo a su desarrollo y obligándonos a estar al 100% en todo momento. Los enfrentamientos contra ellos son muy divertidos, obligándonos a movernos mucho y a saber priorizar nuestros objetivos. Además, todas las mazmorras resultan muy variadas, tanto a nivel visual como argumental. Tan pronto estaremos combatiendo en un barco encallado a un ser igualito al gran Cthulhu de los mitos creados por Lovecraft, que adentrándonos en el infierno o reviviendo hechos del pasado en una especie de sueño inducido, por poner algunos ejemplos. Si bien el número de mazmorras es algo escaso, existen tres niveles de dificultad distintos, quedando relegados los dos últimos para los jugadores más avanzados.

 5

Sin embargo, un aspecto donde el juego pincha bastante actualmente lo encontramos en el PVP (Jugador contra Jugador). Para empezar este queda relegado única y exclusivamente a las diversas zonas de batalla que propone el título, por lo que si somos templarios no podremos matar ni a los dragones ni a los Illuminatis que veamos por el mundo. Es más, podremos hacer grupo con ellos para afrontar misiones y mazmorras, resultando esto algo raro dentro de un universo donde las tres facciones están enfrentadas.

Volviendo al PVP, de momento solo hay dos campos de batalla y una zona de guerra persistente. Las dos primeras se tratan de partidas por objetivos de pocos jugadores, donde tendremos que conseguir puntos para ganar. En Stonehenge conseguiremos puntos manteniendo el centro del mapa bajo el control de nuestra facción, mientras que en El Dorado tendremos que conseguir hacernos con el control de varias reliquias y mantenerlas para acumular puntos. Hay cuatro en total, así que mientras más poseamos más rápido obtendremos los puntos. En cambio, en The Fusang Project (la zona de guerra persistente), asistiremos a batallas masivas a gran escala en un mapa enorme donde tendremos que intentar hacernos con el control de las bases y de los diversos puntos de resurrección.

 6

Si bien la idea de que siempre haya tres equipos resulta interesante por las posibilidades estratégicas que supone, como que un equipo lleve mucha ventaja y los otros dos decidan aliarse contra él, al final todo acaba limitándose a un abuso constante de habilidades de daño de área sin mucho sentido donde todo el mundo se pega con todo el mundo, aunque ambos vayan perdiendo. Además, las larguísimas colas de espera que tendremos que soportar para entrar en Stonehenge o en El Dorado, o el insufrible lag y las constantes caídas de la tasa de imágenes por segundo a la que tendremos que hacer frente en Fusang, conseguirán quitarnos todas las ganas de impartir justicia entre los miembros de nuestras sociedades secretas enemigas. Esto es una auténtica pena, ya que si conseguimos capturar bases en Fusang o ganar más partidas que nadie en los campos de batalla obtendremos diversos beneficios para nuestra facción, como un aumento del porcentaje de experiencia obtenido.

Como los habituales al género habrán podido deducir, el contenido para jugadores de alto nivel se limita al PVP y a las mazmorras, lo cual nos parece que se queda un poco escaso en cuanto a contenidos para mantenernos enganchados durante meses, más aun considerando que es un juego que requiere de cuota mensual, algo que en esta ocasión no nos ha parecido demasiado acertado, especialmente considerando que ya existe una tienda de objetos por micropagos al estilo de los juegos gratuitos. Por suerte, a diferencia de la mayoría de estos, lo que podremos comprar aquí es meramente decorativo, como ropas o accesorios, por lo que quien gaste más dinero no tendrá ninguna clase de ventaja frente al resto.

 7

Además, completar toda la historia del juego no nos llevará demasiado tiempo, al menos en comparación con lo que nos puede costar alcanzar el máximo nivel en otros juegos. The Secret World se dividen en tres grandes zonas: Solomon Island, Egipto y Transilvania. Cada una de ellas se divide en otras tantas áreas (tres para Solomon Island y Transilvania y dos para Egipto). La ambientación de cada una de ellas es radicalmente opuesta. Por tanto en Solomon Island predominan las criaturas e historias típicas de la literatura de Lovecraft, en Egipto los dioses de su mitología y las momias estarán a la orden del día, y en Transilvania nos enfrentaremos principalmente a hombres lobos y vampiros, aunque también habrá espacio para las leyendas relacionadas con los bosques, como los espíritus de la naturaleza, los faunos o las hadas. Llegar a Transilvania nos llevó unas 60 horas de juego, y una vez allí tendremos como 30 horas más de misiones para disfrutar. A pesar de que podemos repetirlas cada cierto tiempo, una vez conocemos su argumento pierden gran parte de su gracia y del interés. A su vez, todas las zonas se encuentran conectadas por el Agartha, una laberíntica dimensión llena de portales que nos permitirán viajar de un sitio a otro rápidamente.

Una ambientación única

A nivel gráfico, The Secret World es un título lleno de luces y sombras. Lo primero que hay que destacar es su soberbio apartado artístico a todos los niveles. El diseño de los enemigos es ejemplar y muy variado, los escenarios están muy recargados y repletos de detalles, los efectos de luces son geniales y las texturas son sencillamente para quitarse el sombrero. Sin embargo, los personajes humanos no cuentan con unos modelados demasiado brillantes y sus animaciones sin ser malas, sí que son mejorables. A todo esto hay que sumarle una buena cantidad de bugs, tanto a nivel visual como jugable, que consiguen empañar la experiencia más de lo deseable. Que una misión esté bug y no se pueda completar en otro juego molesta, pero aquí cuando eso ocurre muchas veces no sabemos si es que tiene un error de programación o es que sencillamente no damos con la clave para resolver el puzle, lo cual es doblemente frustrante, y no son pocas las que nos hemos encontrado que padecen este problema.

 8

Por otro lado, al apartado sonoro del juego no nos queda otra que alabarlo. La banda sonora es puramente ambiental, pero sin ella el juego pierde bastante, al menos a la hora de realizar misiones, y difícilmente la querremos quitar, algo que es todo un logro considerando la de horas que la estaremos oyendo. Como mucho las canciones de batalla son las que más se nos pueden llegar a repetir. Los efectos de sonido son también de una calidad altísima, especialmente los ambientales. Pasear por un parking a oscuras con solo una linterna mientras oímos ruidos y gruñidos sin saber bien de donde provienen y qué los emite es solo uno de los ejemplos que podríamos poner para ejemplificar lo mucho que ayuda este apartado a la inmersión.

El doblaje en inglés también es harina de otro costal, con unas interpretaciones de lujo que ayudan a dar mucha más fuerza a los personajes y a marcar sus diversas personalidades (difícilmente nos encontraremos a alguien medio normal). Eso sí, olvidaros de una traducción, porque el título nos llega completamente en inglés, algo que supondrá una fuerte barrera para quienes no dominen este idioma, ya que se perderán no solo gran parte de su genial narrativa, sino que lo tendrán muy difícil a la hora de resolver puzles y acertijos, ya que no sabrán lo que tienen que hacer.

 9

Conclusiones

Funcom tiene en sus manos una joya que brilla con luz propia, pero que necesita ser pulida rápidamente si quieren situarla entre los grandes del género. Su ambientación, historia, sistema de progresión de personajes y su soberbio diseño de misiones nos han cautivado completamente, pero tememos que la falta de contenidos y los diversos errores que sufre actualmente el título mermen su potencial más de lo debido. Si el estudio noruego consigue mantener un buen ritmo de actualizaciones para implementar nuevos contenidos y potenciar los ya existentes, estamos convencidos de que este mundo secreto pervivirá durante mucho tiempo, ya que propuestas así no se ven todos los días.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Género/s: MMORPG
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.8

PUNTÚA
The Secret World para Ordenador

17 votos
#96 en el ranking de Ordenador.
#114 en el ranking global.
Flecha subir