Análisis de Pillars of Eternity (PC)

Obsidian supera el simple homenaje con un RPG a la altura de los clásicos.
Pillars of Eternity
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8.5
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PC.

A veces se olvida fácilmente que muchas desarrolladoras tienen problemas económicos y no relacionados por la calidad de sus productos. Cuando en Obsidian Entertainment, un equipo con mucha experiencia en el rol occidental, comentaron que Kickstarter había salvado al estudio, no fueron pocos los sorprendidos. Y es que este estudio que ha trabajado en Star Wars: Caballeros de la Antigua República 2, Neverwinter Nights 2, Alpha Protocol, Fallout: New Vegas, Dungeon Siege III o el reciente South Park: La Vara de la Verdad parecía de todo menos en peligro.

La famosa plataforma de financiación colectiva no sólo está animando a muchos creadores noveles – y por tanto, multiplicando la oferta de juegos independientes- sino que también es una muestra de confianza de los jugadores hacia un estudio como es el caso de Obsidian. Pillars of Eternity es el mejor ejemplo de lo que hemos podido perder si la industria todavía se rigiese por los medios tradicionales de financiación, por decisiones erróneas de una editora con pocas luces o falta de visión comercial. Esos tiempos, por suerte, han pasado. Y de qué manera, con Obsidian protagonizando un récord en Kickstarter al recaudar más de 1 millón de dólares en un día.

Estamos, naturalmente, ante un juego de rol, inspirado en los clásicos y con pretensiones de convertirse en uno de ellos. La producción de coste reducido se nota en ciertos aspectos, pero fuera de eso, estamos ante una completa y compleja aventura para aficionados a los RPG de hace algo más de una década.

PUBLICIDAD
Lo más sobresaliente de Pillars of Eternity es su aire aventurero y la manera de contar la historia como sólo Obsidian sabe hacer.
Lo más sobresaliente de Pillars of Eternity es su aire aventurero y la manera de contar la historia como sólo Obsidian sabe hacer.

De entrada su profuso editor de personaje, no tanto en los aspectos visuales que a fin de cuentas –en este caso al menos por la distancia de la cámara- son irrelevantes, pero sí en cuanto a configuración de raza -humano, aumaua, enano, elfo, orlano, divino-, clase, cultura y multitud de parámetros que harán las delicias de los veteranos jugones de los 90 y fans de Baldur's Gate, y por qué no, de cualquier usuario actual que se interese por el género. Probablemente tanta elección sea hasta más de lo que necesitamos para entrar en materia, pero la clave está en la personalización y en moldear a nuestro protagonista, una cuestión que en muchos RPG actuales se está olvidando.

Pillars of Eternity se ambienta en un mundo de fantasía medieval llamado Eora que mezcla magia y tecnología. La historia comienza tras huir de una emboscada fatal para nuestros compañeros y somos testigos de un fenómeno inexplicable, un extraño ritual que marcará nuestro futuro. Los diálogos, con textos traducidos al español y voces en inglés, están repletos de comentarios a escoger, lo que invita a meterse más en las situaciones o a crear nuestro pasado de una manera tan simple como al contar dónde venimos y quiénes somos. La forma de narrar lo que sucede es muy a la antigua usanza, con ocasionales ilustraciones a modo de resumen, no esperes ninguna secuencia de vídeo con la factura gráfica de Blizzard.

Pillars of Eternity usa un sistema de combate con pausas. El juego te guía en su aprendizaje de manera sencilla.
Pillars of Eternity usa un sistema de combate con pausas. El juego te guía en su aprendizaje de manera sencilla.

Obsidian habló para este proyecto de una historia dramática y madura al estilo Planescape Torment. Sí que es verdad que la muerte está bastante presente y hace tener más respeto a lo que sucede, casi desde el principio cuando perdemos a compañeros de manera inesperada. Ya os contamos en nuestro avance que hay una serie de personajes principales y bien desarrollados –trasfondo, carisma-, pero que también pueden desaparecer por alguna razón o decisión, y en ese caso serán sustituidos por otros más genéricos que encontraremos en una taberna.

Hay un sistema de reputación bastante inteligente del cual se nos dice que no existe una tendencia positiva o negativa; con una buena reputación quizás aparezcan envidias y odios, mientras que con una mala podremos ganar la amistad de algunos personajes. Así pues, debemos elegir nuestras reacciones con otros personajes con cuidado y también dependiendo del perfil de nuestro protagonista, de lo que dependerán las tensiones y misiones secundarias que se abren por nuestro comportamiento. En resumen, lo más brillante del argumento está en la naturalidad de las relaciones entre personajes, y en todas esas pequeñas historias de personajes con las que descubrimos más facetas de cada acompañante.

Durante la exploración en las mazmorras encontraremos algunas trampas.
Durante la exploración en las mazmorras encontraremos algunas trampas.

Una de nuestras dudas se encontraba en saber cómo resolvería la desarrolladora hacer un juego con una curva de dificultad cómoda para todo tipo de usuarios, incluso aquellos sin demasiado contacto con este tipo de rol. La verdad es que nos ha gustado bastante porque hay las suficientes opciones para configurar la partida a nuestro gusto, y no únicamente por los niveles de dificultad, existen muchos otros ajustes para adaptar el combate a nuestra habilidad y reflejos. No importa que tu experiencia sea escasa o nula, el aprendizaje es muy cómodo y con suficientes explicaciones a su mecánica. Eso sí, no es un juego fácil en los modos de dificultad más elevados, incluso en "normal" encontrarás abundantes retos.

La interacción con otros personajes es uno de los tres pilares de un RPG. Los otros dos, que componen la jugabilidad de Pillars of Eternity, son el combate y la exploración. Utiliza combates en tiempo real controlando a un equipo de hasta seis personajes. Se pueden configurar pausas para los combates y diversas situaciones, lo que hace que gane en táctica y sea más fácil en nuestros primeros pasos por este mundo. De hecho esa es la configuración por defecto, y aunque puede parecer que entorpece un poco el flujo –lo puedes desactivar si no es de tu agrado-, ayuda a concentrarse cuando el número de enemigos empieza a ser elevado, hay muchos flancos que cubrir y se necesitan dar prioridades.

En este ritmo de juego, plagado de estrategia, no ganas experiencia por matar lobos o enemigos. Se obtiene por realizar otras actividades, por supuesto cumplir las misiones, pero también por encontrar localizaciones -investigar nuevos rincones-. Teniendo en cuenta que existe la posibilidad de jugar de una manera más sigilosa –se liquidan más enemigos antes de que se percaten de nuestra posición-; no se puede decir que estemos ante un juego que permita evitar el combate porque eso es falso, pero sí es muy flexible y por tanto no hay penalización por evitar batallas; lo importante es cumplir con tu deber.

Se controla casi totalmente con el ratón, es sencillo acostumbrarse al ritmo de juego de manera progresiva gracias a los mensajes de ayuda que nos dan consejos sobre la eficacia de las armas y habilidades. Dependiendo de una ingente cantidad de variables los enfrentamientos serán más fructíferos o no. Esta es la esencia la jugabilidad que sonará a todo aquel con experiencia en juegos que han utilizado Infinity Engine de BioWare, aunque Pillars of Eternity esté usando la tecnología de Unity.

Para la lucha ayuda mucho el uso de formaciones preparadas, lo cual deja listo al equipo ante cualquier encuentro inesperado. Por lógica, las unidades más fuertes se enfrentan primero al peligro, mientras que los guerreros con ataques a más distancia –arqueros, técnicas de magia- pueden quedar a salvo. Lo que sí se puede asegurar es que las clases están bien equilibradas y no encontramos un tipo que parezca desnivelado, ni por arriba ni por abajo de la media.

No todo son enfrentamientos, al estilo Icewind Dale también hay mucho componente de investigar los terrenos buscando recursos, mejor equipamiento y esquivando trampas. A golpe de clic y de selección de nuestras unidades abrimos el mapa por preciosos entornos que cubren lo más típico de este tipo de aventuras: bosques, aldeas, ciudades, mazmorras, ruinas y templos. Quizás como pequeña crítica diremos que el mapa del juego es poco claro y no ayuda demasiado a la hora de volver a una localización buscando, por ejemplo, un personaje concreto.

 1

Se podría hablar de las posibilidades de Pillars of Eternity durante tanto tiempo como las decenas y decenas de horas que ofrece. Una que sí merece especial atención es la existencia de una fortaleza que gestionaremos desde bastante pronto. Al principio es una edificación ruinosa que va mejorando su construcción y la seguridad. Es un lugar muy dinámico, con ataques de bandidos, cobro de impuestos, envío de compañeros a búsquedas, y otros eventos que dependen del prestigio de la zona.

La vista es isométrica y con bonitos escenarios 2D sobre los que se superponen los personajes. La vista es fija –no se puede rotar el entorno porque no está modelado en 3D- aunque sí hacer zoom y la interfaz es poco intrusiva exceptuando por cuestiones prácticas la selección de personajes o enemigos –unos círculos de color-. Obsidian ha añadido efectos de niebla o de iluminación para generar sombras, aunque quizás esa pretensión por hacer el juego tan a la antigua usanza no permite aprovechar todas las posibilidades que hoy se podrían explotar. A veces la imagen resulta demasiado plana y estática, la impresión sería mucho mejor con algún tipo de animación a los árboles y plantas. Este es el aspecto que citamos al inicio en referencia a las limitaciones de un proyecto realizado con un estudio en la cuerda floja y gracias a la financiación colectiva.

En Pillars of Eternity hay una estupenda banda sonora y doblaje al inglés de buen nivel. No todo está narrado con voces dada la ingente cantidad de textos alternativos que existen por cada ramificación de los diálogos, pero es un mal menor.

La tecnología no es puntera, pero el arte compensa la mayoría de las críticas.
La tecnología no es puntera, pero el arte compensa la mayoría de las críticas.

Conclusiones

Pillars of Eternity transmite aventura, rol añejo y calidad. Inmediatamente nos recuerda a los grandes del género y el mejor halago a Obsidian es que su juego está a la altura de las circunstancias; no es un sucedáneo pobre de Baldur’s Gate ni el parecido es un mero reclamo publicitario. Es un éxito para la desarrolladora y para quienes han invertido económicamente en él, porque no van a quedar decepcionados.

Es posible que dependiendo de la nostalgia de cada jugador se valoren ciertos aspectos de manera diferente; es obvio que hay decisiones de diseño jugable que pueden parecer un poco superadas, o que no entre por los ojos con tecnología espectacular –aun así hay parajes muy bellos-. Nada de esto impide que sea un RPG imprescindible y disfrutable hoy día y siempre. Clásico, que no anticuado.

Ramón Varela
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

BIOMORPH - Análisis
BIOMORPH - Análisis
Análisis
2024-04-16 16:22:00
Como metroidvania tiene muchos elementos en común con los estándares del género pero sus errores le pasan factura.
Chasing the Unseen - Análisis
Chasing the Unseen - Análisis
Análisis
2024-04-15 09:02:00
Chasing the Unseen es un juego con pretensiones artísticas que se da de bruces por lo poco fluido que es a nivel jugable.
Terra Memoria - Análisis
Terra Memoria - Análisis
Análisis
2024-04-12 09:15:00
¿Qué pasa si mezclásemos un JRPG con un juego al estilo Animal Crossing? La respuesta es Terra Memoria, una aventura indie de que destaca por su aspecto visual y apuesta por mecánicas pensadas para el disfrute de todo tipo de jugadores.
Broken Roads - Análisis
Broken Roads - Análisis
Análisis
2024-04-11 17:09:00
Una guerra ha convertido Australia en un yermo de comunidades divididas: tendrás que buscar un hogar para tu gente debatiendo sobre filosofía y tomando decisiones.
Millennia - Análisis
Millennia - Análisis
Análisis
2024-04-09 17:07:37
La alternativa a Civilization de Paradox es adictiva y cuenta con ideas interesantes aunque también con fallos que le impiden brillar con luz propia.
Withering Rooms - Análisis
Withering Rooms - Análisis
Análisis
2024-04-09 11:13:49
Diferentes influencias y géneros se dan la mano en este curioso videojuego de terror con toques de ‘roguelike’ para ofrecernos un resultado muy, muy interesante.
Género/s: RPG Occidental / Rol
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.66

Pillars of Eternity para Ordenador

56 votos
Flecha subir