Así es la nueva ley que regulará las lootboxes en España: prohibiciones, multas y más

Ya conocemos todos los detalles de la ley que regulará las cajas de botín y otros mecanismos similares en España. Te contamos cómo afectará a los videojuegos y cuándo entrará en vigor.
Así es la nueva ley que regulará las lootboxes en España: prohibiciones, multas y más
·

Cada vez son más los países que apuestan por regular las cajas de botín en los videojuegos, sistemas que nos ofrecen recompensas aleatorias previo pago de una cantidad que puede variar dependiendo de la probabilidad de que nos toque algo de buena calidad. España es uno de esos países; el Ministerio de Consumo de Alberto Garzón anunció a principios de junio que están trabajando en una nueva ley para regular lo que han denominado "mecanismos aleatorios de recompensa", un término que tiene como principal objetivo las loot boxes pero que es capaz de englobar mucho más allá, incluso sistemas que a día de hoy no se utilizan.

Cajas de botín de Overwatch.

Ha pasado un mes desde aquel anuncio y ahora la Ley ha pasado a la fase de audiencia e información pública, en la cual no sólo se nos permite opinar acerca de la propuesta de regulación sino que además se nos da acceso al Anteproyecto de ley. Gracias a este borrador podemos conocer qué se va a prohibir, cómo se va a poner en práctica, cuáles serán las infracciones y cuándo entrará en vigor. Dado que la redacción de estos textos legales no siempre es la más comprensible, en Vandal hemos revisado detenidamente el documento para responder a las principales dudas que han surgido desde su publicación.

¿Qué va a regular esta nueva ley?

Lo primero en lo que tenemos que detenernos para comprender esta ley es en lo que se pretende regular con ella, es decir, el objeto sobre el que se va a legislar. En este caso, el Ministerio de Consumo ha escogido un término desconocido para la mayoría de jugadores pero que engloba mucho más que las cajas de botín: mecanismos aleatorios de recompensa. Esto es lo que se va a regular, cualquier mecanismo de videojuego que nos ofrezca una recompensa aleatoria previo pago de dinero por vías electrónicas, informáticas, telemáticas o interactivas.

De esta manera, el Ministerio ha conseguido reunir en una breve descripción muchos mecanismos que no entrarían en la definición habitual de lootbox, desde los gachapón hasta las criptomonedas, y al mismo tiempo sienta las bases necesarias para evitar que surjan alternativas similares en el futuro: se legislarán todos aquellos sistemas que nos permitan obtener recompensas aleatorias en un videojuego previo pago por activación. También se menciona la integración de otro tipo de estructuras económicas, siendo una legislación bastante amplia con el objetivo de que se pueda llegar a aplicar a métodos de compraventa aleatorizada que todavía ni siquiera conocemos.

¿Por qué quiere regular las cajas de botín?

La necesidad de legislar las cajas de botín y otros sistemas similares es algo en lo que ha insistido recurrentemente Alberto Garzón, Ministro de Consumo, con la intención de prevenir conductas ludópatas en menores y atenuar el riesgo que puede conllevar el uso continuado de este tipo de mecanismos. Esta es la principal intención de la nueva ley y en el borrador podemos encontrar largos extractos que justifican la necesidad de un marco regulador propio.

PUBLICIDAD
"Intensifican el nivel de excitación fisiológica y promueven, al igual que sucede en los juegos de azar, un uso reiterativo"

En anteriores ocasiones se han citado cifras concretas, como la que reflejaba que tres de cada 10 estudiantes han gastado dinero "para mejorar su posición, personaje, accesorios o imagen" en un videojuego; en el Anteproyecto de ley se aprovechan esas cifras para aseverar con rotundidad que dichos mecanismos "intensifican el nivel de excitación fisiológica; y también promueven, al igual que sucede en los juegos de azar, un uso reiterativo de los mismos".

Otro aspecto a tener en cuenta es la necesidad de una ley propia para este tipo de mecanismos, ya que la idea original era regularlos a través de una ley ya existente que afecta a los juegos de azar. ¿Por que no se puede utilizar esa para regular las cajas de botín y otros sistemas aleatorios de videojuegos? Según leemos en el borrador, la variedad de mecanismos que hay en este sector, la rapidez con la que cambian y se adaptan y la complejidad que presentan hacen necesario disponer de un marco regulador propio.

Gemas legendarias, las cajas de botín de Diablo Immortal.

Además, el Anteproyecto habla de que estos sistemas poseen un "carácter accesorio" al videojuego, por lo que al contrario que otros juegos de azar no funcionan por sí mismos. Las cajas de botín de un videojuego necesitan a ese videojuego para llegar al público, tanto a nivel técnico (porque tienen que funcionar integradas en algún sitio) como a nivel comercial (porque necesitan un público al que llegar de forma más o menos maquillada).

Puntos clave del Anteproyecto de ley

Este 'Anteproyecto de Ley por el que se regulan los mecanismos aleatorios de recompensa asociados a productos de software interactivo de ocio' es extenso, profundo y minucioso, y como de costumbre utiliza una jerga legal que no siempre es fácil de entender. Es por eso que, antes de entrar en detalle, hemos querido resumir a continuación cuáles son los puntos clave de este texto:

  • Prohibición del acceso a cajas de botín a menores de 18 años.
  • Establecimiento de sistemas que permitan limitar voluntariamente el dinero y tiempo gastados en estos mecanismos.
  • Límites a la publicidad: sólo estará permitida en lugares y franjas horarias muy concretos.
  • Mejora en la información acerca de estos mecanismos tanto dentro como fuera del juego.
  • Definición de los derechos de los usuarios de este tipo de mecanismos.
  • Multas y sanciones para quienes no cumplan las nuevas normas.

¿Cómo van a prohibir las loot boxes a menores de 18 años?

Una de las medidas clave de esta ley es que prohibirá el acceso a mecanismos aleatorios de recompensas a personas menores de 18 años, una limitación que ha levantado algunas dudas con respecto a su aplicación: ¿cómo se va a conseguir que los menores no accedan a estos sistemas? El borrador le da esa responsabilidad a las propias compañías, estableciendo que son "las entidades que exploten o comercialicen mecanismos aleatorios de recompensa" las que "deberán habilitar un sistema de verificación documental de la identidad de los participantes".

Prohibición de cajas de botín para menores de 18 años.

Es decir, son las compañías de videojuegos las que tendrán que utilizar sistemas que controlen que los menores de edad no puedan acceder a cajas de botín y mecanismos similares, dando la posibilidad de introducir voluntariamente herramientas biométricas para detectar si una persona es mayor o menor de edad. También estarán obligadas a incorporar métodos de control parental en los videojuegos, así como a proporcionar todos los datos de verificación en caso de que la administración se lo solicite.

Fijación de tope de dinero y tiempo: ¿Qué son los mecanismos de autoexclusión?

Además de limitar el acceso a cajas de botín a menores de 18 años, la Ley también incorpora medidas para jugadores que superen la mayoría de edad. Entre ellas las más notables son los mecanismos de autoexclusión y los sistemas de fijación de dinero y tiempo gastado en este tipo de actividades.

Sistema gachapón de Genshin Impact.

Se contempla la "eventual devolución de las cantidades de dinero u objetos virtuales" como medida de autolimitación

Los mecanismos de autoexclusión serán obligatorios para todas las compañías que quieran incorporar mecanismos de recompensa aleatoria en sus videojuegos. Nos van a permitir suspender voluntariamente el acceso a cajas de botín y sistemas similares, algo así como una barrera autoimpuesta para no caer en la tentación de pagar para activar una lootbox. Se podrán bloquear de tres meses a cinco años, un período que no se podrá modificar a posteriori. Además, también se contempla la "eventual devolución de las cantidades de dinero u objetos virtuales".

Por otro lado, y sin relación directa con los mecanismos de autoexclusión, las compañías también estarán obligadas a permitir que los jugadores establezcan límites de gasto y tiempo dedicado a la activación de cajas de botín y mecanismos similares. Serán voluntarios y hay varios detalles a tener en cuenta: el techo de gasto no se podrá modificar durante los primeros tres meses después de fijarlo, por ejemplo, y en cuanto al límite de tiempo, si no se establece ninguno se entenderá que el usuario no tiene interés por los mecanismos aleatorios de recompensa y se le impedirá el acceso a los mismos.

¿Van a prohibir la publicidad de videojuegos?

No. El Anteproyecto de ley recoge la limitación de la publicidad de estos mecanismos aleatorios de recompensa, que sólo se podrían anunciar en radio y televisión durante las 1:00h y las 5:00h de la madrugada. En el borrador se menciona específicamente que los videojuegos que contengan este tipo de sistemas podrán seguir anunciándose como hasta ahora, siempre y cuando no hagan mención de ellos. Por ejemplo, el próximo FIFA podrá seguir anunciándose (que para entonces ya no se llamará FIFA) en sitios como prensa, televisión o publicidad de YouTube, pero sin hablar de FUT.

Por seguir con ese caso práctico, si Electronic Arts quisiera anunciar FUT específicamente tendría que hacerlo en páginas web, redes sociales o plataformas de intercambio de vídeo especializadas en juegos de azar, así como en las franjas horarias de radio y televisión previamente mencionadas. Es decir, si la Ley sale adelante no veremos publicidad de FUT en revistas, páginas especializadas, anuncios de YouTube ni streamings en Twitch. sólo en páginas de apuestas, de juegos de azar o de sitios dedicados exclusivamente a hablar de este tipo de mecanismos. Además, cuando se hagan estas comunicaciones comerciales tendrá que quedar claro que están prohibidas para menores de 18 años y además tendrán que incluir "un mensaje relativo a participar con moderación en esta actividad".

Derechos de los usuarios que se reconocen en esta ley

En la nueva Ley también se pretende reconocer ciertos derechos de los usuarios de videojuegos para evitar malas prácticas y reforzar su interacción con los mecanismos aleatorios de recompensa, que no estarán prohibidos para mayores de 18 años pero sí más regulados que antes. A continuación te resumimos todos los derechos que se reconocerán con esta ley:

  • Derecho a obtener información clara y veraz de las condiciones de participación: tendrá que aparecer tanto antes de empezar como durante la participación.
  • Derecho a obtener información clara sobre las probabilidades de conseguir ciertos objetos.
  • Derecho a conocer el importe en euros de lo que haya que pagar para activar el mecanismo.
  • Derecho a consultar, desde dentro del videojuego, el total de mecanismos activados, el dinero gastado y el tiempo destinado a la activación de los mismos.
  • Derecho a recibir información acerca de cómo hacer un uso responsable de estos mecanismos.
  • Derecho a recibir información acerca de la existencia de métodos de control parental y cómo funcionan.
  • Derecho a que las probabilidades de obtención de los objetos no se alteren en consecuencia a la activación de un mecanismo aleatorio de recompensa.

Infracciones: ¿Me pueden multar por abrir cajas de botín?

Esta nueva ley también estipula un marco de sanciones gestionado por la Dirección General de Ordenación del juego, que depende del Ministerio de Consumo. Las infracciones tipificadas en el Anteproyecto van desde las leves hasta las muy graves y pueden conllevar multas económicas, aunque también pueden quedarse en sanciones administrativas. En cualquier caso, la Ley pone el foco en las entidades y personas responsables de estos mecanismos aleatorios de recompensa, por lo que no estaríamos hablando de multas a los jugadores sino a las compañías que ofertan estos sistemas, así como a individuos o empresas que realicen una difusión indebida de los mismos.

Alberto Garzón, Ministro de Consumo

Es decir, las sanciones que se estipulan en esta ley van sobre todo enfocadas a controlar que compañías de videojuegos y anunciantes cumplen las nuevas normas, realizando un uso adecuado de los mecanismos aleatorios de recompensa, no saltándose los límites a la publicidad y brindando toda la información que se pide en el texto. A continuación podéis ver todas las infracciones tipificadas -exceptuando las leves (hasta 25.000 euros), ya que son todas aquellas vulneraciones de la Ley que no se consideren graves o muy graves- en el borrador del Anteproyecto:

PUBLICIDAD

Infracciones graves (de 25.000 a 200.000 euros)

  • No ofrecer la información para un uso adecuado de estos mecanismos.
  • No ofrecer información clara y comprensible de la probabilidades de obtención.
  • No ofrecer información a la Dirección General de Ordenación del juego cuando esta lo requiera.
  • Resistirse, obstruir o excusar la inspección y control.
  • Ocultar o destruir información, documentos y soportes para la inspección y control.

Infracciones muy graves (de 200.000 a 3.000.000 euros)

  • Permitir acceso a cajas de botín y similares a menores de 18 años.
  • Realizar publicidad de estos sistemas vulnerando las nuevas normas.
  • No incluir sistemas de fijación de tiempo y dinero.
  • No incluir sistemas de verificación de edad.
  • Que una empresa de juegos de azar comercialice mecanismos aleatorios de recompensa en videojuegos.

Además de las multas económicas, la Ley también recoge la posibilidad de clausurar medios a través de los cuales se ofrezcan este tipo de mecanismos, aunque sólo en casos concretos y tipificados como muy graves. También se podrán tomar otro tipo de medidas contra quienes reiteradamente se salten los límites publicitarios, pudiéndose llegar incluso a solicitar a las plataformas, redes sociales o webs el cese de la actividad de esa persona o entidad por un máximo de un año.

¿Qué opinan las compañías de videojuegos?

El mismo día que el Ministerio de Consumo presentó el borrador de esta nueva ley, la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) emitió un comunicado reiterando su postura contraria a esta regulación. Esta organización tiene como miembros asociados a compañías como Sony, Microsoft, Nintendo, Ubisoft o Electronic Arts, entre muchas otras, y ya ha rechazado públicamente esta ley en varias ocasiones. Su principal argumento es que a su parecer el Ministerio está tratando a los videojuegos como si fueran juegos de azar, algo que consideran una "extralimitación competencial".

La ley creará una "fragmentación del mercado interior de videojuegos", según AEVI

Para AEVI, la ley del Ministerio de Consumo podría generar "una fragmentación del mercado interior de videojuegos que perjudicará al mercado español", afectando a su juicio tanto a las empresas como a los usuarios. Desde esta asociación han adelantado que ya están trabajando en alegaciones al texto del borrador y que está colaborando con entidades similares de otros países de Europa para coordinar una respuesta.

En el análisis de impacto de este Anteproyecto, el cual se debe realizar para cada propuesta de ley, se asume que la demanda de mecanismos aleatorios de recompensas va a disminuir como "consecuencia de las medidas de fomento del autoconocimiento y de autoprotección". También se reconoce que la implantación de estas medidas supondrá unos costes para las compañías, sobre todo en términos de adaptación de sistemas e interfaces, pero se definen como gastos "proporcionados con el objetivo de interés público". Además, desde el Ministerio recuerdan que estas leyes sólo afectarán a los videojuegos explotados en España, por lo que si una compañía española quiere comercializar este tipo de mecanismos en otros países puede hacerlo desde nuestro territorio sin tener en cuenta estas normas.

Alberto Garzón, Ministro de Consumo, durante una mesa redonda sobre lootboxes.

¿Cuándo entrará en vigor esta ley?

Actualmente la Ley por el que se regulan los mecanismos aleatorios de recompensa asociados a productos de software interactivo de ocio se encuentra en período de audiencia e información pública, una fase que durará hasta el 23 de julio de 2022 y durante la cual podremos enviar nuestras opiniones acerca del texto del borrador. A partir de ahí comenzará el recorrido habitual de una ley de cara a entrar en vigor el 2 de enero de 2024. Eso sí, las compañías tendrán un plazo de 12 meses desde esa fecha para adaptar sus productos a la normativa, así que podríamos no ver modificaciones en este ámbito hasta principios de 2025. Además, por el camino tendrá que pasar por varias fases de enmienda, debate, votación y veto tanto en Congreso como Senado, por lo que el texto final podría acabar variando con respecto a lo que hemos leído en este borrador.

Manu Delgado
Redactor
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir