Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. ¿Por qué los baños de Disneyland no tienen espejos? La respuesta es inquietante

¿Por qué los baños de Disneyland no tienen espejos? La respuesta es inquietante

Los parques temáticos de la empresa del ratón están diseñados al milímetro. Atracciones, paseos llenos de tiendas, restaurantes y mucha animación. Todo tiene un objetivo: quieren nuestro dinero.
¿Por qué los baños de Disneyland no tienen espejos? La respuesta es inquietante
·

Síguenos

Disneyland y Disneyworld son dos parques temáticos en los que nada está al azar. Estos recintos de recreo, que buscan ofrecer nuevos contenidos y atracciones basadas en licencias populares como Marvel o Star Wars, están diseñados al milímetro, buscando engañar a los consumidores y visitantes para que pasen sus horas en ellos, hagan cola en las montañas rusas de turno y desembolsen su dinero en las tiendas de regalos y restauración que podemos encontrar repartidas por sus instalaciones. Tras un año horrible, en el que apenas han podido abrir y se han resignado a estar sirviendo vacunas contra el coronavirus, la gente vuelve a los parques temáticos en busca de nuevas emociones. Y Disney, claro está, está ansiosa por exprimirnos nuestra cartera. ¿Cómo? Pues eliminando los espejos de los baños.

Un nuevo truco de Disney

PUBLICIDAD

Al igual que los supermercados, la idea es que el consumidor o visitante no se de cuenta de que están jugando con él o que lo están condicionando para que haga una cosa u otra. Sí, a veces son trucos burdos -como una mesa pequeña o una silla incómoda en un bar que buscan una rotación de clientes constante-, pero otras veces, como en el caso de la eliminación de los espejos, responde a un truco menos evidente y más sibilino. Uno de los principales problemas de los parques temáticos es la gestión de las grandes colas y las esperas, momentos que enervan a los visitantes y asustan a los responsables de los centros de entretenimiento y ocio, pues en el fondo necesitan el mayor número de visitantes en sus instalaciones. Sin embargo, una cola bien diseñada, amena y divertida -con minijuegos, animación y música- puede hacer que sea menos aburrida u agobiante, y pueden ayudar a enriquecer la experiencia.

Un ejemplo claro. Seguro que habréis visto en conciertos y parques de atracciones, cómo han ido cambiándose las colas en línea recta por aquellas que tienen una distribución en zigzag. Al permitir que el público se mueva en los estacionamientos, y que tenga una vista más amplia, el usuario puede saber cuánto tiempo de espera le queda de forma aproximada, cuántas personas hay delante o de echar un vistazo a su alrededor y deleitarse con la decoración y la zona en la que se encuentra, si hablamos de Disneyland. Hay trucos más inteligentes, como aquellos que ocultan de forma deliberada la cola con la propia decoración, con esquinas muy pronunciadas, sombras, iluminación premeditada y calculada -a mayor oscuridad, menor visión, y menos ansiedad para el que espera- o incluso vegetación exuberante. En los baños de Disneyland y Disneyworld se usa una táctica muy básica pero igualmente efectiva, que busca que entremos y salgamos sin perder demasiado tiempo, invitándonos a gastar más en otras partes del parque. En los servicios, uno de los secretos de la compañía es la eliminación casi absoluta de los espejos sobre los lavabos. A simple vista puede parecer un inconveniente o fallo de diseño tremendo, pero en realidad es una forma de mantener el flujo de tráfico peatonal y que evita que la gente se entretenga.

El truco es simple pero efectivo: garantiza el tráfico de usuarios y no los entretiene en el baño

Tiene una explicación psicológica de la que Disney se aprovecha de forma descarada. Si os fijáis, los servicios sí suelen tener un espejo grande en el interior, siempre cerca de la entrada, y pensado para que sean divertidos y bonitos a nivel estético. Pero encima de los lavabos no hay ninguno, una eliminación intencionada y que busca eliminar las largas colas y la aglomeración de personas en esas zonas. De esta forma, los visitantes pasan menos tiempos esperando a que la gente termine su turno, y el flujo de tráfico es más constante. Al lograr esto, el cliente o turista está más tiempo fuera que dentro del baño, pues no puede maquillarse, arreglarse o mirarse en el espejo. Entra, hace sus necesidades o se refresca y sale. El objetivo es que el visitante se pase más tiempo consumiendo que mirándose en el espejo, revisándose el pelo o calculando su nivel de cansancio frente al espejo. Una vez terminado en el baño, de vuelta al ruedo.

baños
curioso
disney
disneyland
parque temático
viral
PUBLICIDAD

Más sobre Viral

Comentarios: 5
RANDOM
Flecha subir