Análisis de Scourge: Outbreak XBLA (Xbox 360)

Acción cooperativa en tercera persona para la revisión del proyecto más importante del estudio mallorquín Tragnarion.
Scourge: Outbreak XBLA
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
NOTA
5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Análisis de versión Xbox 360.

No queremos pecar de chauvinismo, pero es cierto que nos alegra que un estudio español lance un juego al mercado. Además, debuta en las plataformas digitales más conocidas, tanto en consolas como en PC y Mac, por lo que su visibilidad se va a ver aumentada.

Por otra parte, la decisión de hacer un shooter no ha debido ser fácil. Un género con tanta competencia necesita una genialidad para asomar la cabeza, y con referentes de la talla de Gears of War la misión es prácticamente imposible. Aun así los chicos de Tragnarion han dado el paso, y en un alarde de tesonería han elegido su anterior proyecto para pulirlo y darle por fin el aspecto y funcionamiento deseado en un primer momento. Pero pongámonos en antecedentes.

Este Scourge Outbreak no es "nuevo", o por lo menos no lo es del todo. Se trata de una revisión, actualización o como queráis llamarlo de su anterior trabajo, The Scourge Project. Este proyecto apareció en 2010 en PC, y fue concebido como un juego de acción en tercera persona orientado al cooperativo. El uso del Unreal Engine 3.0 le dio un aspecto gráfico llamativo, pero algunos fallos en sus mecánicas y la dificultad para destacar entre tanta competencia lo alejaron del éxito.

PUBLICIDAD

Hoy vuelven con Outbreak, una revisión, como decimos, de su anterior proyecto. A los mallorquines se les ve francamente ilusionados, y de hecho lo manifiestan en su web oficial, donde detallan con mucha naturalidad el calvario que ha supuesto adaptar su obra a las limitaciones del mercado digital de consola. Las mejoras respecto al Scourge original son evidentes, pero lamentablemente sigue arrastrando algunos fallos que lo vuelven a alejar de la excelencia. De todas maneras, vamos a contaros todos los porqués a continuación.

Historia y desarrollo genéricos

La puesta en escena de Scourge Outbreak es realmente pobre. Mediante una secuencia generada por ordenador nos adentraremos en uno de tantos laboratorios de la corporación Nogari, donde podremos ver el desenlace de sus terribles experimentos. Esta secuencia sirve de carta de presentación para que vayamos comprendiendo la tarea de los 4 protagonistas, encomendados a una misión casi suicida que tratará de frenar los planes de la organización.

Si el argumento es tópico, el elenco protagonista no desentona. Tenemos al escuadrón Echo, formado por Stonewall, un soldado que busca limpiar su imagen, Tasya "Amp" Semivolkova, la chica, James "Mass" Lang, el forzudo, y Ramiro "Shade" Cortez, un asesino que ubicaríamos dentro del arquetipo de personaje misterioso. Para rizar el rizo, la indumentaria de todos: una mezcla casi perfecta entre el Nanosuit de Crysis y los trajes de Gears of War. Al menos, todos estos personajes tienen un trasfondo que se explica a lo largo de la aventura mediante flashbacks, donde conoceremos el pasado de cada uno de ellos y sus peculiares motivos para embarcarse en la misión.

El tutorial que nos recibe antes de asaltar el primer objetivo nos deja claras las mecánicas del juego. Tenemos acciones típicas de un TPS, donde por supuesto se incluye la posibilidad de cubrirnos tras un parapeto. Como aspecto más destacable, podremos dar algunas órdenes a los compañeros mediante una rueda similar a la de juegos acción con enfoque táctico, para que la IA realice acciones automáticas.

Esta falta de riesgo y ambición penaliza enormemente el desarrollo del juego. No solo falta ese "algo" que diferencie a Scourge Outbreak del resto, sino que ni siquiera se ha sabido copiar con acierto. Tenemos por una parte una sustancia llamada Ambrosía, que aplicada al equipo protagonista, hace de combustible para cargar la barra de movimientos especiales del traje. Estos movimientos oscilan entre escudos y descargas que sirven como balón de oxígeno para algunos combates, pero su uso no es imprescindible. Además, acciones básicas como las de carrera y cobertura no están del todo bien aplicadas. Ejecutamos ambas con el mismo botón, como en Gears of War, pero el diseño de los niveles hace que en muchas ocasiones nos peguemos a un muro cuando intentamos salir corriendo.

Durante la campaña vamos a tener la sensación continua de estar ante un batiburrillo de éxitos del género. Hay cosas de aquí y de allá, como lo mencionado de la saga de Epic, pero el resultado no es precisamente satisfactorio. Por ejemplo, el gunplay, o la mecánica de los disparos, que básicamente ocupa el 90% del juego, no termina de estar bien ajustado. Hay un total de 9 armas, entre las que destacan las más habituales: rifle aliado, rifle enemigo, pistola y escopeta. A estas armas debemos añadir algún fusil de munición especial, un francotirador y una Gatling. Todas ellas son muy imprecisas, e incluso la escopeta, que aparentemente a corta distancia es letal, requerirá varios disparos hasta acertar con el blanco.

 1

El problema además se acrecienta por culpa de unos tiroteos muy mejorables. La inteligencia artificial enemiga llega a estar completamente rota en según qué momentos, y eso hace que algunos duelos sean agotadores. Lo normal es que los enemigos se descubran con gran facilidad, y que corran de un lugar a otro sin mucho sentido. Hasta aquí digamos que no tenemos grandes pegas, porque aunque nos extrañe su reacción, terminaremos acabando con ellos. El problema es cuando el objetivo está lejos y a una altura diferente. En estos casos, el enemigo, además de tener una puntería perfecta, tiende a cambiar de cobertura constantemente, pero no a un lugar mejor o más ventajoso, sino en aproximadamente un metro cuadrado, volviéndonos locos.

A esta deficiente IA debemos sumarle lo mucho que nos costará derribar incluso a un enemigo estándar. Estaremos deseosos de ver el rótulo verde con su muerte, porque aunque las armas tengan potenciadores, como empuñaduras, munición más efectiva y demás, la cantidad de disparos necesarios se nos antoja desproporcionada.

Prácticamente toda la campaña se desarrolla entre secciones de "acaba con todo lo que se mueva" y un "toca el interruptor para abrir la puerta". Hay algún soplo de aire fresco, como una fase donde debemos destruir unas torres mientras hacemos explotar unos misiles guiados que vienen hacia nosotros, pero como decimos, son solo pequeños destellos. De hecho, la mecánica de apertura de puertas no incluye ni siquiera un puzle, sino que consta de la típica barra que se va rellenando mientras nos informan de que estamos pirateando la cerradura. Algunas, como mucho, necesitan un certificado con ADN enemigo, que recogeremos cuando acabemos con el último de la oleada

Por lo menos hay detalles que se agradecen, como un sistema de evolución del personaje mediante puntos de experiencia, que ayudará a mejorar las habilidades tanto del traje como del soldado. Tampoco podemos desestimar la inteligencia aliada. Ésta a veces puede reaccionar de una manera extraña, como cuando los vemos rodear un obstáculo enorme cuando hay un camino recto mucho más directo, pero no dudan en desvivirse por nosotros si caemos en combate, incluso usando el escudo del traje para protegernos de los disparos enemigos. Tampoco suelen rechistar y acatan nuestras órdenes por muy suicidas que sean, por lo que el trabajo aquí es notable.

Aspecto genérico y obsoleto

Llegamos a un punto crucial en el juego, que es el de su apartado técnico. Por encima del diseño artístico, que como os describimos anteriormente se inspira en otros juegos con un resultado cuestionable, Scourge Outbreak es, por así decirlo, funcional. El uso del Unreal Engine 3.0 permite modelados bastante correctos y una iluminación que llega a tener buenos detalles. El principal problema y algo habitual en juegos que usan este motor gráfico es la carga de texturas, que aquí a veces es demasiado lenta.

La tasa de fotogramas no es tan sólida como nos gustaría, y aunque no llega a ser molesta, a veces puede provocar retardo en los controles, como cuando cambiamos de arma y queremos apuntar con el gatillo. Hay ocasiones en las que debemos soltar el botón de apuntado para pulsarlo de nuevo, debido a algún tirón que evita una respuesta inmediata.

 2

En cuanto a los escenarios no podemos destacar nada que nos haya llamado la atención. Son tan genéricos como los protagonistas, y solo llegan a brillar en espacios exteriores. De todas formas el conjunto no llega a ser malo, sino más bien aburrido. Que despierte tan poco interés no es un problema técnico. De hecho, juego se comporta bien, más o menos es funcional y sus intenciones están ahí, representadas con bastante claridad. Aquí los programadores han hecho un buen trabajo, y más teniendo en cuenta la brutal compresión (algo que se nota en las cinemáticas) que han tenido que aplicar para que cumpliera las exigencias de servicios como el de Microsoft. Scourge Outbreak tiene un problema de base, y es su concepto. Falta creatividad por todas partes, y aunque se vislumbra el talento detrás del título, apostar por un shooter de estas características nos parece, como poco, algo muy cuestionable.

Si hablamos del sonido, sorprende que no esté doblado al castellano, aunque sí ha sido subtitulado, y como podéis imaginar, las secuencias más interesantes son los flashbacks, donde conoceremos más sobre los protagonistas. El resto de escenas son muy olvidables y están llenas una vez más de tópicos y frases de guerra que parecen incluso paródicas. Para ayudar a crear tensión se ha usado una banda sonora correcta, que desata los temas con mayor carga épica en unos jefes finales con rutinas de ataque sacadas de la vieja escuela.

 3

Batallas en compañía

Si hay algo que destaca por encima de todo es el multijugador. Como en prácticamente cualquier juego de acción, un modo en línea suele ser el cobijo de todo aquel jugador que acaba la campaña, que aquí además puede ser disfrutada en compañía.

Empezando por esto último, la campaña, que en solitario es bastante insulsa, acompañados la cosa cambia para bien. Aquí son nuestros amigos los que dispararán fuego de cobertura para que nosotros podamos acceder a un balcón estratégico. También serán los que caigan en combate y requieran que los revivamos, y en definitiva los que le darán un toque humano a un juego que necesita brillar. Además podremos disfrutar de la progresión de los personajes de manera más justa, repartiéndonos puntos de mejora según la habilidad con la que realicemos ciertas acciones, como disparar a la cabeza o curar en el menor tiempo posible.

La otra vertiente es el competitivo, donde nos encontramos con modos típicos como el duelo por equipos, el todos contra todos y la captura de bandera. El número de jugadores se eleva hasta 8, y los mapas, que son 5 en total, están diseñados con bastante acierto para que los encontronazos sean constantes. Apenas hemos encontrado un par de partidas activas (es muy difícil dar con una, lamentablemente), pero en ellas no hemos apreciado ningún retardo más allá de los que proporcionan las caídas en la tasa de frames, así que la experiencia ha resultado satisfactoria.

Un problema de concepto

Scourge Outbreak tiene un problema de base. Sabemos que no ha sido barato licenciar un motor como el Unreal Engine 3, y que la tarea de comprimir 6 GB del proyecto original en 2 habrá provocado quebraderos de cabeza de esos que se recuerdan, pero vamos a ejercer de abogados del diablo patrios. Para empezar reconocemos un gran mérito por parte de este equipo. Es un juego ambicioso, tiene una duración aceptable y sus valores de producción destacan en su mercado. Con lo que no estamos de acuerdo es con el concepto elegido. Un género tan poblado como el de los shooters no es una opción a tener en cuenta ahora mismo si no vas a ofrecer algo fresco y único. Si optas por "inspirarte" en los mejores, necesitas un presupuesto titánico para ser visible, y aquí no estamos ante ninguno de los dos casos.

Nos habría encantado una propuesta diferente, original. Se ha demostrado con creces que con menos dinero se puede hacer algo único, y sabiendo que en Tragnarion tienen talento, no conseguimos asimilar que se haya desperdiciado con este proyecto. Es un juego con más sombras que luces, con momentos de mediocridad que nos han acabado desesperando. Vale que llega a ser funcional en lo que pretende, pero no brilla en nada. Un dato positivo es que sale a un precio que puede ser irresistible para los curiosos, pero honestamente, pagar poco por algo que es muy posible que no te guste no es productivo. Así que como conclusión, nos pesa no poder recomendar el juego, pero sin embargo nos gustaría mandar un mensaje para que se replanteen su próximo proyecto, porque repetimos, talento hay, y quizás solo falta una mente creativa que los guíe a buen puerto.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
Género/s: Acción
PEGI +16
Plataformas:
Xbox 360 PC PS3

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
5
  • Fecha de lanzamiento: 3/7/2013
  • Desarrollo: Tragnarion Studios
  • Producción: UFO Interactive
  • Distribución: Xbox Live
  • Precio: 800 Microsoft Points
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: hasta 8 jugadores
  • Requisitos PC
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
3.27

PUNTÚA
Scourge: Outbreak XBLA para Xbox 360

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

  • Fecha de lanzamiento: 2/4/2014
  • Desarrollo: Tragnarion Studios
  • Producción: Bitbox
  • Distribución: Steam
  • Precio: 7,99 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: hasta 8 jugadores
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Scourge: Outbreak para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS3

  • Fecha de lanzamiento: 12/11/2014
  • Desarrollo: Tragnarion Studios
  • Producción: UFO Interactive
  • Distribución: PlayStation Network
  • Precio: 9,99€
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: hasta 8 jugadores
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Scourge: Outbreak PSN para PlayStation 3

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir