Análisis de Mirror's Edge (Xbox 360, iPhone, PS3)

Corre, salta y haz que todo fluya en una aventura en primera persona completamente diferente pero con altibajos.
Mirror's Edge
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.5
SONIDO
8
NOTA
8.3
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versiones Xbox 360 y PS3. La versión o versiones iPhone todavía no salen.
Otros análisis: PC

En un futuro que parece próximo se impondrán gobiernos neofascistas que, como indica el nombre, controlarán la información, serán represores y dominarán a la población, maleable. Antes de esa época, la ciudad era sucia, pero viva; ahora es limpia, neutra, muerta. Todo es igual, nadie es diferente. En ese mundillo, surgen los runners, que hacen trabajos por encargo como mensajeros, básicamente, entre quienes no aceptaron los cambios, ahora marginados y fuera de la legalidad, y para ello se mueven por la ciudad usando sus habilidades de parkour, una disciplina que consiste en moverse superando los obstáculos de la manera más fluida posible.

Faith es una de las mejores, y va a verse atrapada en una situación peliaguda cuando uno de los candidatos a alcalde de la ciudad es asesinado, su hermana policía inculpada, y ella perseguida con brutal contundencia por parte de las fuerzas de la autoridad, que hasta ahora simplemente les ignoraban. Todos los elementos de la historia, que se va desgranando poco a poco y tiene algún giro interesante dentro de una trama politizada, se narran mediante unas escenas de animación que nos recuerdan a algunas técnicas de animación actuales mediante Flash y similares, muy de moda, y bien planteadas pese a que su estilo es radicalmente diferente al de las partes jugables. La única excepción son las conversaciones integradas en el desarrollo y alguna pequeña, mínima, secuencia con el mismo motor del juego.

En Mirror’s Edge nos vamos a encontrar un juego de acción en primera persona muy diferente a lo que hemos visto hasta ahora gracias a la inventiva de DICE, sus programadores, y para ello ha tenido que trabajarse en un sistema de control bien adaptado y en cómo sortear diferentes problemas de toda índole, algunos con más acierto que otro. Por ejemplo, el título ofrece –en teoría- un amplio campo de acción, que luego descubriremos que no es cierto pues resulta lineal por completo, y la gracia está en saber qué objetos aprovechar y qué camino seguir para avanzar. Para ello, muchos objetos clave se nos señalan en rojo, marcando el camino, en los dos niveles de dificultad que hay por defecto (cuando desbloqueemos el difícil, esas indicaciones ya no estarán).

PUBLICIDAD

Se ha hecho un buen trabajo a la hora de enseñar todas las peculiaridades al jugador con un tutorial que resulta obligatorio. Aprenderemos, así, a saltar (botón lateral izquierdo), deslizarnos o rodar al aterrizar (gatillo izquierdo), golpear (gatillo derecho), sustraer armas y demás. Casi todo lo relacionado con el movimiento, como vemos, se ha desplazado a los botones superiores, lo que facilita el control sin tener que pensar demasiado en qué botón frontal tenemos que pulsar de los cuatro que tiene el mando, en el caso de las versiones para consola (la de PC llegará más adelante). Nos movemos con la palanca izquierda y miramos con la derecha, como es habitual en el género, y tras superar ese tutorial dominaremos los movimientos, complejos en ocasiones, necesarios para no estamparnos contra el suelo al caer desde las azoteas desde los edificios.

En ese sentido, todo irá bien mientras el juego no nos haga más que ir corriendo de un lugar a otro, porque cuando llega la acción de verdad, el título se desinfla. Todo el juego se basa, en realidad, en correr, movernos, y no tanto en matar a todo lo que se mueva, pero pese a todo hay que tener en cuenta que el control de las armas no es del todo convincente, y en ciertas ocasiones -pocas, muy escasas, en el último tercio del juego- podemos vernos obligados a emplearlas ya que las tretas clásicas de huir o la lucha cuerpo a cuerpo no bastarán. En líneas generales se percibe imprecisión y leve lentitud en el caso de las armas y la lucha en general, lo que contrasta con los otros elementos jugables.

En cualquier caso, y como es lógico, la superioridad física de los enemigos se hace notar, y en un par de tiros estaremos muertos, pero es un poco extraño que por lo general sea más eficiente ir derechos hacia los enemigos y darles un puñetazo que intentar ponernos sibaritas y robar su arma. Con todo, insistimos, que esos momentos son excepción y lo que se busca en Mirror's Edge es correr sin mirar atrás mientras oímos el silbido de las balas al pasar a nuestro lado.

 1

Pese a todo, creemos que aunque, como hemos dicho, se incentive ante todo el escapar y no ser violentos no justifica que toda esta parte de la jugabilidad no funcione como debe, máxime si tenemos en cuenta que quien firma este juego es la misma compañía que nos dio Battlefield: Bad Company.

A la hora de movernos por los escenarios, el control funciona bastante bien, y podemos entenderlo, de hecho, como un plataformas en primera persona con piruetas al estilo Prince of Persia. Eso sí, es éste mucho más exigente y eso puede llevarnos a momentos de frustración cuando se buscan los límites en exceso (el juego presenta situaciones de elevada dificultad en las primeras fases). Por ejemplo, al saltar desde un precipicio para engancharnos a una tubería in extremis, habrá que tener en cuenta un poco el factor suerte, ya que no sólo hay que ser precisos en la dirección y tenerla de frente (a veces, en otras eso no importa), sino pulsar el botón también en el momento adecuado y haber apurado hasta el límite la zona desde la que saltamos, ya que si no es más que probable que nuestros huesos acaben hechos fosfatina en el suelo.

Morir implica retomar la acción en uno de los puntos de autoguardado que hay, aunque suele ser un poco difícil saber por dónde están esos puntos. La inmensa la mayoría de los puntos de autoguardado están bien colocados en los niveles, antes de los puntos conflictivos, aunque otros, en cambio, se sitúan bastante lejos. En este sentido es quizás en esas secuencias cuando más se nota que el título es completamente lineal. Podemos solventar algunos obstáculos de una manera u otra, ir más a la derecha o más a la izquierda, pero en última instancia vamos siempre de un punto a otro en el que sólo se puede pasar por un lugar concreto de una manera determinada, y vuelta a empezar. Lo bueno es que el juego consigue que esa sensación pase desapercibida casi por completo, y sólo al rejugar los niveles veremos cómo se diluye la ilusión lograda, afectando a la rejugabilidad (aunque siempre nos quedará el apasionante contrarreloj).

 2

Todo el concepto de movimiento gira, además, en torno al del impulso, esto es, a movernos de manera fluida sin detenernos. Cuanto más impulso tengamos, más saltamos, claro, y eso nos ayuda a seguir con una alta velocidad, que luego nos permitirá reducir el paso del tiempo. Esto sería bueno en los combates, si tuviera una aplicación práctica real en ese contexto, y puede ser relevante de verdad, en algunos momentos, sobre todo en saltos casi imposibles para saber cuándo engancharnos, ya que en ocasiones la velocidad y el riesgo son elevados.

En una situación ideal, podemos saltar un obstáculo, pasar por debajo de otro, saltar sobre un objeto para llegar más alto, engancharnos a una tapia, colarnos por un agujero y seguir corriendo en una secuencia ininterrumpida de fluidez. Es difícil, sí, pero se puede conseguir y es parte de los elementos gratificantes del juego, algo que se consigue con mucha experiencia y tesón, y que, de hecho, es parte esencial del modo contrarreloj, que nos encanta y es, al fin y al cabo, la auténtica chicha del juego. Por supuesto, es una situación mucho más difícil cuando nos persigue la policía y nos disparan, aportando un factor extra de tensión, pues si nos alcanza una bala ésta puede frenarnos.

 3

El sistema de energía del juego no tiene una barra medidora, sino que según recibimos daño la pantalla va perdiendo el color pasando a la escala de grises, y cuando dejamos de recibirlo, se regenera (de manera bastante rápida) por sí mismo, devolviendo el color a la pantalla. Eso va en consonancia con la estética del juego, muy marcada y singular y uno de los mejores trabajos artísticos que hemos visto en bastante tiempo. Lo importante es que este sistema, que se ha visto ya en múltiples juegos de acción en primera persona, funciona bien, penaliza poco el progreso regular del jugador y eso le sienta bien al juego, que apuesta siempre por la fluidez aunque no lo consiga en ocasiones por su diseño de niveles en el modo historia.

Dentro del modo Carrera, en cambio, nos encontramos con un planteamiento quizás más acertado a la filosofía del juego y un concepto íntegramente arcade, que se divide en contrarreloj y marcadores. Es un notable incentivo para la rejugabilidad, junto a los abundantes desbloqueables de ilustraciones, vídeos y músicas. En contrarreloj, claro, ha que llegar a la meta en el menor tiempo posible, mientras que en marcadores debemos competir contra un runner fantasma, representado en rojo, como las carreras contra fantasmas de juegos de velocidad. Nuestros récords pasarán a la tabla de puntuaciones mundiales, e, insistimos, es lo que más nos gusta del juego, donde se desvela toda su esencia. Eso sí, los escenarios de estos modos se van desbloqueando poco a poco según avanzamos en la historia principal y según superemos marcas de tiempo concretas

 4

Mirror’s Edge luce bastante bien a nivel técnico, incluso en texturas cercanas, aunque con excepciones, pues no se libra de aparición de texturas, algunas sombras un poco sospechosas y el dibujo de los escenarios en ocasiones, lo que no le impide mantener una tasa estabilísima de imágenes por segundo, algo esencial dado el concepto del juego. Pero sobre todo destaca por lo artístico, con su acertadísimo uso generalizado de colores primarios sobre el blanco que compone la estructura de edificios. Por ejemplo, sobre la predominancia del azul, rojo y amarillo, destaca mucho cuando entramos en entornos completamente verdes, influyendo de manera determinante en la sensación que transmite el lugar de manera tan sencilla como directa.

Es una muestra magnífica de un uso inteligente y bien planteado de la gama cromática, que al mismo tiempo sabe adaptarse a la variedad de entornos que aporta la ciudad. Además, sabe aplicar efectos visuales como el blur o la iluminación de manera efectista, pero sin abusar de ellos para construir un mundo consistente. Con todo, lo que más destaca es el dibujado de la ciudad y la suavidad con la que se genera sin tropezones ni fallos reseñables, más allá de las inoportunas y ocasionales cargas de datos a las que ya hicimos referencia. En el lado negativo, la simpleza de los interiores y lo que puede llegar a descolocar el sistema de ayuda (que mueve automáticamente la cabeza de Faith para mostrar la dirección apropiada) en esos pasillos, pues no tiene en cuenta paredes ni demás elementos.

 5

La música, por su parte, suena más que bien, y está íntegramente localizado al español con un buen doblaje que cumple su cometido y consta de interpretaciones a la altura de las circunstancias en casi todas las situaciones, destacando, claro, en las escenas narrativas. Dentro del juego a veces no se oye muy bien por los efectos aplicados para dar efecto de escuchar la comunicación por un pinganillo, pero es sólo en las situaciones en las que se funde con efectos de sonido ambientales.

Los efectos de sonido son de gran calidad, tanto los disparos como las horripilantes fracturas de huesos que suenan al caer desde una azotea. No es violento, no se ve nada, sólo funde a negro, pero el sonido de los huesos puede producir escalofríos. Del mismo modo, la respiración, los elementos que se rompen... todo suena bien, y con un equipo de sonido y los altavoces bien colocados la sensación de inmersión está muy conseguida.

 6

Conclusiones

Es una apuesta diferente dentro de los juego en primera persona y, claro, también en el campo de la acción que a veces funciona, y otras no. Mirror’s Edge destaca por una estética de impresión y un planteamiento jugable lleno de potencial y buenas maneras que luego se ejecuta de manera irregular. En ocasiones el control se ha adaptado más que bien a las necesidades específicas de esta idea, y luego nos encontramos con algunos que no han tenido tanta suerte, como el uso de las armas. La ejecución por tanto no resulta del todo satisfactoria, pero esos momentos de uso de armas de fuego son escasos, así que suponen en el conjunto general un problema relativamente menor.

Eso sí, nos gusta -y mucho- correr contra el reloj y contra los fantasmas, afrontar el reto puro y arcade en el que se pueden descomponer los niveles del modo historia. Con todo, se nota que aunque la idea funciona casi siempre, cuando no lo hace nos estampamos de manera estrepitosa contra el suelo, y se percibe que podría haber dado mucho más de sí con algo más de pulido y refinando las ideas y su puesta en práctica. Así que, con una trilogía ya anunciada, confiamos en que las secuelas sepan corregir sus defectos para aprovechar un concepto interesante, intenso y diferente que, eso sí, es una interesante propuesta dentro de un género que se encuentra más que encorsetado y que necesita estas ideas frescas con urgencia.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
Plataformas:
Xbox 360 PS3 PC iPhone

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8.3
  • Fecha de lanzamiento: 11/11/2008
  • Desarrollo: Digital Illusions
  • Producción: Electronic Arts
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Puntuaciones
  • Requisitos PC
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.24

PUNTÚA
Mirror's Edge para Xbox 360

164 votos

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8.3
  • Fecha de lanzamiento: 11/11/2008
  • Desarrollo: Digital Illusions
  • Producción: Electronic Arts
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Opción 60Hz: Sí
  • Online: Puntuaciones
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
7.97

PUNTÚA
Mirror's Edge para PlayStation 3

192 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.6
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.05

PUNTÚA
Mirror's Edge para Ordenador

61 votos
#104 en el ranking de Ordenador.
#122 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión iPhone

COMUNIDAD
8.51

PUNTÚA
Mirror's Edge para iPhone

7 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir