Análisis de Call of Duty 2 (Xbox 360)

Revive las luchas más encarnizadas en los peores frentes de la II Guerra Mundial, ahora que el deber vuelve a reclamarte.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.2
SONIDO
9.4
NOTA
9.3
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión Xbox 360.
Otros análisis: PC

La segunda entrega de Call of Duty llegó a los ordenadores personales hace escasamente un mes, siendo ésta la versión que se nos presenta para Xbox 360, a diferencia de lo que sucederá con las consolas de la anterior generación (PlayStation 2, GameCube y Xbox) que se preparan para recibir Big Red One, una edición pensada en exclusiva para ellas.



Ésta que nos ocupa es la primera entrega de la serie para la nueva consola de Microsoft, y como veremos no envidia nada a la versión para PC, que ya es de por sí uno de los mejores juegos de acción en primera persona que los usuarios pueden encontrar en este momento. Lo cierto es que si nos centrásemos en la versión para ordenadores podríamos achacarle una falta de novedades en su planteamiento con respecto a la anterior entrega (y correspondiente expansión), algo que notarán también –claro está- quienes la conozcan y haya optado en esta ocasión por disfrutar del título en su nueva consola. Pero eso no hace que el resultado deba ser desmerecido, pues si bien es cierto que la experiencia de juego no va a ser novedosa, esto se ve compensado con toda una serie de fuertes virtudes en su planteamiento jugable que lo convierten, quizás, en el título más destacado de los que ha visto Xbox 360 en su lanzamiento... aunque eclipsado en popularidad, claro está, para parte del público por los esperados lanzamientos de Rare.

El modo principal de juego es la Campaña, donde encarnaremos a un soldado del bando Aliado, ya sea en el frente ruso o británico, por poner dos ejemplos tempranos. De todos modos, se puede decir que casi todo evento relevante sucedido en el frente está reflejado de una forma u otra en este título. Así, como el soldado ruso que encarnaremos durante las primeras misiones del juego, tendremos que participar en la defensa de Moscú y Stalingrado, en los ambientes nevados y urbanos que cabe esperar de unos cruentos combates que tuvieron lugar en el frío invierno ruso. Tomar y defender posiciones, reparar las comunicaciones, y destruir tanques alemanes son tan sólo algunos de los múltiples objetivos que se nos plantean en cada misión. Un cambio radical se da pronto, en la campaña británica, que tiene lugar principalmente en el norte de África, pero también ofreciéndonos la posibilidad de participar en el frente de Caen, en Francia.

Esta ciudad fue destruida casi por completo durante el conflicto, y su línea de frente era ansiada por ambos bandos, teniendo gran relevancia durante la batalla de Normandía en junio de 1944. Efectivamente, como estás suponiendo, el bando americano está bien representado en el juego, incluyendo el día D, esta vez prestando atención al frente de Pointe du Hoc, uno de lo frentes que más bajas produjo, tanto por su orografía como por la fuerte posición de las baterías que habían establecido los nazis, una difícil misión que fue asignada a los Rangers, de los que tú formarás parte.



Así pues, con esos tres bandos por escoger para enfrentarnos al ejército nazi en lugares y momentos diferentes aportan una intensa variedad en su desarrollo al juego, pues desde muy temprano en el juego desbloquearemos la posibilidad de luchar en los diferentes frentes, así que si, por ejemplo, nos cansamos del ambiente de la fría Rusia podremos cambiar de aires y visitar zonas más cálidas. Asimismo, el juego nos presenta múltiples niveles de dificultad por lo que todo jugador tendrá la posibilidad de escoger qué tipo de hándicaps quiere afrontar desde el principio para luego ir progresando poco a poco. Y es que aunque estaremos acompañados casi durante todo el rato por nuestros compañeros soldados, el juego no es precisamente fácil.



Nuestras armas estarán limitadas, y no serán desde luego de última generación, pues el juego es completamente fiel al período histórico que refleja, sin ningún tipo de contemplación ni fantasía. En el frente ruso, por ejemplo, será conveniente intentar agenciarnos lo antes posible armamento de algún soldado alemán muerto, ya que éste es superior al que llevaremos de serie en casi todos los aspectos posibles; y cuando no es eso, defender en clara inferioridad numérica nuestra posición o asaltar frentes inexpugnables, serán la constante del juego en todas y cada una de las diferentes campañas del juego, un total de 10 misiones que pueden darnos una media de hora de juego cada una si las afrontamos en el nivel de dificultad normal, siendo sustancialmente más largas en las dificultades superiores, no sólo por el acoso y despliegue táctico superior del ejército nazi, sino porque precisamente al darse esa circunstancia tendremos que afrontar el juego de forma diferente, dando lugar a la reflexión planteando una estrategia que nos lleve a la victoria, pues intentar ir a saco sólo nos llevará a salpicar el suelo con nuestra sangre. Sin embargo, cuanto mayor es la dificultad, más apasionante resulta la experiencia de juego y, sobre todo, más lograda está la sensación de estar en un auténtico frente de batalla, donde la metralla y el sonido de las armas lo cubren todo.



Además, hay una razón mucho más sencilla para no afrontar tácticas suicidas intentando ser el héroe que salva el mundo cada día antes de cenar, pues en este juego seremos tan sólo uno más del montón. Nuestros compañeros tendrán una importancia vital, y si bien es cierto que, desde luego, no acabarán el juego por nosotros, pues su avance va ligado al nuestro (recordemos que esto es un videojuego, en el que, sin embargo, la verosimilitud se mantiene firme en toda situación), sin ellos sería imposible sobrevivir en el frente. Tomarán posiciones, acosarán al enemigo, vigilarán la retaguardia... la inteligencia artificial de los soldados (aliados y enemigos) está muy mejorada con respecto al Call of Duty original, que tenía algunos fallos notables. En esta entrega, éste ha sido uno de los aspectos más mejorados, por encima incluso de la nada desdeñable actualización gráfica, y uno de los favores más importantes que se le podían hacer a este título para proporcionarnos una experiencia jugable con un sabor único.

Xbox 360 encuentra en Call of Duty 2 uno de sus más importantes estandartes tecnológicos de toda la primera hornada de juegos, ya que mientras algunos no cumplen del todo con lo que se esperaba de ellos en el apartado gráfico (recordemos, sin embargo, que pocos títulos de un cambio generacional son realmente sorprendentes en estos apartados), y otros son tan sólo versiones de sus respectivas entregas en las consolas de la generación actual con mayor resolución, éste es un título que aprovecha con todas las de la ley el potencial de la consola. Su desarrollo ha corrido paralelo al de PC, con no pocos en común durante su gestación, por lo que ambas versiones se muestran muy similares en su acabado visual, sobre todo cuando lo disfrutamos en 720p ó 1080i (también puede mostrar 480p, para quienes no dispongan de un televisor capaz de dar las anteriores resoluciones), según sea nuestra preferencia, en una televisión de alta resolución.

Los gráficos se apreciarán tan nítidos y cuidados como en un buen ordenador, destacando sobre todo las texturas, realizadas con un detalle pocas veces visto hasta ahora. Metales, vidrios, el suelo, las ropas e incluso el cemento entre los ladrillos serán apreciables y distinguibles a distancia, resistiendo sin pérdida de calidad el ponérnoslos delante de nuestras narices. Y si el trabajo artístico y técnico de la texturización del título es sorprendente, no lo es menos el llevado a cabo con las animaciones. Los soldados realizan todo tipo de acciones con fluidez y naturalidad, ya sea parapetándose contra unos cubos buscando refugio o saltar muros.

Igualmente impactantes son los efectos gráficos incluidos en el juego, desde la iluminación hasta el uso de las partículas al levantar polvo una granada, o salir la sangre de un soldado que ha recibido un impacto de bala. Del mismo modo, incluye una muy elaborada niebla y un denso humo (que podremos apreciar cuando lo deseemos gracias a las granadas de humo, claro) que se va formando poco a poco, condensándose, y luego diluyéndose con una fluidez inusitada. Todo el apartado gráfico está destinado a producir un conjunto fuera de toda duda, pero también con el objetivo de crear una realidad consistente, de manera que podremos ver luchas aéreas e incluso navales mientras nosotros seguimos en nuestra dura lucha de infantería. Todo un mundo consistente, firme, y muy bien construido para introducir al jugador por completo en esta historia.



Toda esta ambientación se ve complementada con el apartado sonoro. El juego está doblado completamente al español, así que no habrá problemas de inmersión, y el sonido funciona (no podía ser de otro modo) en Dolby Digital, de manera que si contamos con el equipo de audio apropiado podremos escuchar cómo las balas pasan por nuestro lado mientras nos refugiamos detrás de unas ruinas, los gritos de nuestros compañeros de pelotón, y las explosiones... incluyendo el sordo ruido que causará la pérdida de audición provocada por un impacto demasiado cercano. Algunos comentarios de los soldados son repetitivos, pero la confluencia de montones de voces hablando y gritando al unísono, y todos los efectos sonoros (incluyendo diferentes sonidos para cada arma) dan un conjunto sobresaliente. Pero no debemos sentirnos arrollados por todo el barullo, ya que habrá que estar atentos a las instrucciones que recibamos por parte de nuestro superior, ya sea cubrirnos o atacar, por poner unos ejemplos, ya que lo contrario nos llevará a la muerte.



El apartado técnico, así pues, no sólo impresiona por su acabado técnico, sino por su consistencia y capacidad por ofrecer al jugador un entorno realista y consistente, que se ve completado con la ausencia de saltos o reducciones en la tasa de cuadros por segundo incluso cuando haya docenas de soldados –en cada bando-, de manera que se mantiene suave e invariable en toda circunstancia. El resultado es, debemos insistir, comparable cuando menos a la versión de PC incluso en equipos sobresalientes, y gracias al uso de algunos efectos especiales concretos y la optimización lógica de un sistema cerrado es, en determinadas ocasiones, aparentemente superior.

Un aspecto muy interesante del juego es la enorme reducción de la interfaz, eliminando todo lo innecesario y desapareciendo elementos siempre que no son necesarios, de manera que la pantalla queda muy despejada en todo momento. Un cambio importante con respecto a la primera entrega es la desaparición, precisamente, de la barra de vida. Ahora, cuando seamos alcanzados, la pantalla se teñirá de rojo por los bordes, siendo cada vez más y más roja, influyendo incluso en la capacidad de reacción y visibilidad de nuestro personaje, de tal modo que tan sólo un poco más de daño representará la muerte. Sobra decir que fuertes explosiones representarán una lógica muerte inmediata; pero por suerte el juego incorpora un pequeño aviso de cuándo hay una granada cerca, así que habrá que estar atentos, pero no será algo que nos pille completamente desprevenidos.

Cuando nos hayan herido habrá que buscar refugio, pues tardaremos unos segundos en recuperar nuestro estado de salud normal. Posiblemente esto le recuerdo a no pocos jugadores al sistema de Halo, y no están demasiado equivocados, la verdad. Más discutible es si su aplicación es correcta o no. Durante el juego funciona bien, muy bien incluso, pero será decisión de cada uno decidir qué le parece más irreal; si recuperar nuestra salud al estar sin recibir daño durante unos instantes, o recolectar botiquines esparcidos (más bien, escondidos) por el escenario. Son diferentes aproximaciones a un sistema –el de recuperación de puntos de vida- necesario en un videojuego, que a nosotros nos convence, sobre todo porque aporta un dinamismo que se agradece mucho durante la partida, pero quizá a algunos les resulte contradictorio o, cuando menos, no la opción más apropiada. En cualquier caso, es un sistema de vida que ha sido adaptado de manera acertada al contexto de este juego, funciona de manera más que correcta y sus detractores seguramente acabarán olvidándolo después de haber echado una o dos partidas. Además, del mismo modo que no hay botiquines, tampoco encontraremos armas desperdigadas por el escenario mágicamente, sino que habrá que nutrirse de las que dejen los enemigos o aliados al morir o huir, según la circunstancia.



Si el modo para un jugador es largo y apasionante, no podía ser menos el multijugador. A través de Xbox Live podrán participar hasta ocho personas, y si conectamos varias consolas en red la cifra aumenta hasta los dieciséis, con un máximo de cuatro jugadores si optamos por jugar a pantalla partida. Todos los flancos están cubiertos. Lo cierto es que a través de Xbox Live ocho jugadores pueden resultar algo escasos, sobre todo cuando otros juegos de acción dan la opción de crear partidas realmente multitudinarias, pero en cualquier caso no resultan sosas ni aburridas, gracias sobre todo al sabio diseño de los niveles, contando con un total de 13, algunos de ellos recuperados del primer Call of Duty. Además, por si esto fuese poco, en el multijugador hacen aparición dos nuevas armas, la PPS42 y la M1897, siendo cada una apta para diferentes situaciones, es decir, para las distancias cortas o largas.

PUBLICIDAD

Si optamos por jugar a pantalla partida, el juego mantendrá los 60 cuadros por segundo que lo caracterizan con toda constancia, siendo el único problema que los escenarios se quedan un poco grandes para cuatro personas... sin ser tampoco pequeños para los ocho del Live. Con todo, la experiencia será divertida, y podremos jugar en todo tipo de duelos, ya sea todos contra todos, o por equipos, incluyendo el clásico de capturar la bandera. Regresa también Búsqueda y destrucción, un modo de juego en el que, divididos en equipos, tendremos que localizar y destruir con explosivos un objetivo determinado que el otro equipo deberá defender.

Una novedad para el multijugador es el modo Cuartel General, en el que dos áreas del mapeado son designadas para ser capturadas por cualquiera de los dos equipos, y por tanto habrá que tomar control de esa zona, estableciendo nuestra base operativa; el otro equipo deberá tomar la posición, y durante su asedio quienes estén defendiéndola no se regenerarán en caso de morir. El planteamiento de este modo de juego puede resultar un tanto confuso, pero una vez lo hemos probado descubriremos que es mucho más sencillo de lo que puede parecer en un principio, y por su naturaleza, cambiante constantemente, será sin duda una de las grandes apuestas de los jugadores a través de Xbox Live.

El control del juego se ha adaptado muy bien al mando de Xbox 360, de manera que no echaremos en falta la ausencia de ratón y teclado con respecto a la versión de PC, aunque por supuesto si somos muy aficionados a jugar a este género en ese soporte habrá que adaptarse un poco. Las granadas (de humo y de fragmentación) se lanzan con los botones laterales, disparamos nuestras armas de fuego con el gatillo derecho y apuntamos por la mirilla manteniendo pulsado el izquierdo; los botones frontales, por su parte, sirven para recargar el arma o realizar acciones concretas, como dejar unos explosivos (botón X) o cambiar de arma con Y. Pulsar el stick analógico derecho se traduce en un ataque cuerpo a cuerpo, y el izquierdo nos sirve para sacar los prismáticos o bien contener la respiración. Esto último es muy importante a la hora de realizar las funciones de francotirador, ya que nos permite una mayor precisión durante unos breves segundos que si empleamos bien nos serán de gran ayuda. La única pérdida con respecto a la versión de PC es que no podremos ladearnos un poco para asomarnos por las esquinas sin exponer todo el cuerpo, pero es, en todo caso, una pérdida menor que apenas tiene relevancia en el juego.

Conclusiones

Los programadores de Call of Duty 2, Infinity Ward (responsables de esta versión y de la de PC) pueden estar, sin duda alguna, orgullos del resultado obtenido en su primera creación para Xbox 360. Estamos ante un juego sobresaliente en su género, con una curva de dificultad y una jugabilidad envidiables, un diseño de niveles inteligente y un variado planteamiento, pero, además, han reflejado como nunca hasta ahora en una consola todo el ambiente de la II Guerra Mundial, el mayor conflicto bélico de la historia de la humanidad hasta el momento. Y lo ha hecho con un apartado técnico incuestionable, gracias a unos gráficos con una carga poligonal y de texturización impresionante, un diseño artístico fuera de toda duda que se muestra con una suavidad que muchos juegos más simples gráficamente desearían para sí.



Además, su localización completa a nuestro idioma es la guinda perfecta para un apartado sonoro igualmente excelente; todo ello destinado a sumergirnos por completo en un largo y emocionante modo para un jugador. Las partidas a través de Xbox Live quizás no sean tan apasionantes como algunos podían esperar dada la limitación a ocho personas, pero son, con todo, endiabladas y divertidas. Estamos ante un juego que no sólo cumple con maestría en todos sus aspectos, sino que puede ser, tal vez, el mejor de todo el catálogo que ha acompañado a la consola en su andadura.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

UnMetal - Análisis
UnMetal - Análisis
Análisis
2021-09-27 16:15:00
El creador de Unepic utiliza la saga de Hideo Kojima para una aventura repleta de humor y personalidad que es más que una simple parodia.
FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
PEGI +16
Plataformas:
Xbox 360 PC

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
9.3
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.51

PUNTÚA
Call of Duty 2 para Xbox 360

85 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.46

PUNTÚA
Call of Duty 2 para Ordenador

75 votos
Flecha subir