Análisis de Wii Play (Wii)

El juego gratuito que viene con un nuevo mando de Wii no es ninguna maravilla, pero incluye algunos minijuegos divertidos.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
4
SONIDO
6
NOTA
5
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
6
Análisis de versión Wii.

Nintendo ha tomado una gran decisión incluyendo por solo cinco euros de más Wii Play con cada nuevo mando Wiimote que se compre, al menos durante algún tiempo. Por una parte, ofrece un regalo interesante a todo aquel que quiera jugar con un amigo a su consola, pues cuenta con algunos minijuegos entretenidos, y por otro se evita tener que comercializar un título que, si bien bastante llamativo, no justificaría para casi nadie el gasto de sesenta euros. Wii Play es una compilación de unos pocos minijuegos, nueve en concreto, bastante simples, con el objetivo de enseñar gradualmente a usar las funciones del mando de Wii.

El mando de esta nueva consola es, naturalmente, su mayor innovación y atractivo, y Wii Play se encarga de demostrarnos por qué. Los minijuegos van en un orden ascendente de complejidad, el primero de ellos usando únicamente el puntero, y gradualmente pidiéndonos que movamos el mando de diferentes maneras, aprovechando la detección de inclinación y de movimiento tridimensional. No podremos jugar instantáneamente a cualquier juego, sino que tendremos que comenzar por el primero y hacerlo un mínimo bien para que se desbloquee el siguiente. Aparte de diversión para un solo jugador, Wii Play tiene como punto fuerte su multijugador, especialmente divertido en algunos minijuegos.

PUBLICIDAD

El primero de los minijuegos de Wii Play es el Campo de Tiro, todo un homenaje a Duck Hunt, que ya fue mostrado como demo de la consola hace unos meses. Con el objetivo de acertar a los blancos con nuestro mando, el minijuego nos propone una seire de retos dependiendo de la ronda. En la primera son globos; en la segunda, dianas, algunas de ellas con nuestra cara –la de nuestro Mii-, que no debemos acertar. En la tercera tendremos que disparar a platos, obteniendo más puntuación cuanto antes les acertemos. En la cuarta, la más original, serán latas de refresco, que irán rebotando hacia arriba y cayendo de nuevo cuando las impactemos. Finalmente, tendremos que disparar a platillos volantes que intentan abducir a nuestros Miis.

Tras este primer minijuego, el segundo es más calmado. Tendremos que encontrar a los Miis que nos pidan mezclados entre una muchedumbre, una especie de versión para Wii del clásico Donde Está Wally. Entre las variantes de las siguientes rondas está tener que encontrar dos Miis iguales, uno que sea "el extraño", o cuáles están durmiendo. El tercer minijuego es también bastante simplón: Tenis de Mesa, pero no como juego, sino como minijuego de a ver cuántas pelotas podemos devolver. Bastante aburrido, e incluso difícil.

El cuarto minijuego es también un tanto decepcionante, aunque nos convertirá unos expertos en el manejo del Wiimote. Nosotros movemos a nuestro Mii poniendo una pose, que podremos cambiar pulsando botones, y tendremos que hacer que nuestro Mii encaje en unas burbujas que van cayendo lentamente –más rápidamente según la ronda-, que incluyen una silueta de la pose en cuestión, pero con una cierta inclinación. Nosotros tendremos que hacer encajar a nuestro Mii, con la pose adecuada y el grado de inclinación adecuado, en la silueta que muestre cada burbuja.

Tras estos tres minijuegos bastante mediocres, llegan los que verdaderamente resultan divertidos y adictivos. Hockey laser: Una versión de Pong, o uno de esos juegos de salones recreativos de hockey, donde controlaremos nuestro repulsor con el mando de Wii, impactando el disco con nuestro movimiento –irá más rápido cuanto más fuerte movamos el mando-, e inclinándolo –haciendo que cambie su trayectoria- moviendo el mando de Wii. Al principio uno se puede liar un poco y los autogoles serán habituales, pero con un poco de práctica resulta muy divertido, especialmente para dos jugadores.

El siguiente es quizás el que cuente con más profundidad y "engendre" quizás un juego completo: Billar. Tendremos nueve bolas que meter en el agujero, marcándonos el juego cuál es la primera bola que tendremos que golpear en cada jugada. Impactaremos la bola decidiendo primero dónde, marcando con el puntero una parte de la bola, tras haber decidido antes hacia dónde tiraremos, es decir, la trayectoria, pudiendo ver en qué parte de las otras bolas impactaremos. Para golpear la bola tendremos que echar hacia atrás y hacia delante el mando de Wii, como si fuese un palo de billar, dependiendo la fuerza del golpeo de la fuerza con la que hagamos el movimiento. Muy entretenido.

Tras superar el billar llega el turno de la pesca, el más peculiar de los juegos de la compilación, donde usaremos el mando de Wii como una caña y tendremos que moverlo en los seis grados de libertad que nos permite la detección de movimiento. En el plano horizontal para mover la caña por el charco, y hacia arriba y hacia abajo para introducir el anzuelo en el charco y sacar los peces que hayamos pescado. La pesca dura dos minutos, y tendremos un icono en pantalla que nos indicará cuál es el pez con el que obtenemos bonificación, es decir, cuál es el que más compensa pescar.

El penúltimo juego es el "la carga", y su concepto tiene bastante gracia. Tendremos que montar a lomos de una vaca y derribar espantapájaros en un circuito, controlando el movimiento cogiendo el mando de la consola en horizontal, como en los juegos similares de Wii, e inclinándolo hacia los lados para girar. Inclinándolo hacia delante aceleraremos, y hacia atrás frenaremos, y finalmente subiéndolo repentinamente hacia arriba saltaremos las numerosas vallas que nos encontremos en el camino. El juego está limitado por un marcador de tiempo, y nuestra puntuación se quedará a cero si no llegamos a la meta dentro del límite, por lo que hay que "jugar" con la velocidad, intentando lograr derribar todos los espantapájaros a tiempo pero haciéndolo rápido para completar el circuito.

Finalmente está el juego de los tanques, una especie de homenaje a los clásicos juegos de los años ochenta, pero usando, naturalmente, las funciones del Wiimote. A este juego podemos jugar con el nunchaku, y es altamente recomendable. Con el analógico del nunchaku o con la cruceta del mando controlaremos el movimiento del tanque, mientras que con el Wiimote apuntaremos y dispararemos el cañón; con el botón A del mismo podremos poner minas que explotarán tras un tiempo. En los diferentes niveles nos enfrentaremos a todo tipo de tanques enemigos, algunos inmóviles, otros como nosotros, y otros con diferente tipo de munición –más rápida-. Muy simple, pero bastante divertido.

A nivel gráfico Wii Play puede definirse como simplemente funcional. Todos los elementos del juego son muy sencillos, salvo el detalle del juego de pesca, con un diseño de los peces, etc… que recuerda a juegos como Paper Mario, aunque a un nivel mucho más simple y menos variado. No hay mucho más que decir del apartado, cumple sin más, sin ningún tipo de virguería. El sonido no se deja notar demasiado, con los efectos sonoros justos y una música que ambienta bien, sin destacar demasiado pero resultando agradable.

La nota, la más floja de los títulos de lanzamiento de la consola, puede engañar. Wii Play no es en absoluto un mal juego, sino que es bastante entretenido. Sin embargo, no tiene la entidad de otros juegos y, en el caso de que se vendiese por separado, no recomendaríamos su compra, pues solo unos pocos minijuegos son tremendamente entretenidos, pero no más de unos minutos, aunque alguno siempre puede "viciarnos" y retarnos a conseguir las medallas de oro; bastante divertido en multijugador con algunos minijuegos. Afortunadamente, solo cuesta cinco euros más que el mando por separado, y en ese caso recomendamos su compra. Son solo cinco euros más, y Wii Play los justifica.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
We Were Here Forever - Análisis
We Were Here Forever - Análisis
Análisis
2022-05-17 13:34:00
Jugamos a We Were Here Forever, la última entrega de una saga que nos desafía a escapar de un castillo colaborando con otro explorador a través de un walkie-talkie.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
Salt and Sacrifice - Análisis
Salt and Sacrifice - Análisis
Análisis
2022-05-11 18:37:00
La esperada secuela de Salt and Sanctuary nos ofrece una aventura menos redonda y con más problemas que se queda un par de peldaños por debajo de la entrega original.
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Análisis
2022-05-10 09:57:15
Acción y toque rol en una clásica aventura 2D que da el primer vistazo al mundo de Eiyuden Chronicle.
Kharon's Crypt - Análisis
Kharon's Crypt - Análisis
Análisis
2022-05-09 11:35:00
El pequeño estudio español Andromeda Project sorprende con una aventura muy bien diseñada que homenajea con mucho acierto a la mítica Game Boy Color.
Género/s: Minijuegos / Otros
PEGI +3
Plataformas:
Wii

Ficha técnica de la versión Wii

ANÁLISIS
5
  • Fecha de lanzamiento: 8/12/2006
  • Desarrollo: Nintendo
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 49.95 € con Wiimote
  • Jugadores: 1-4
  • Textos: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
5.34

PUNTÚA
Wii Play para Wii

156 votos
#210 en el ranking de Wii.
Flecha subir