Análisis de Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King (Wii)

Reina en tu ciudad para volver al esplendor de antaño e inyectarle vida de nuevo.
Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
NOTA
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión Wii.

El primer juego de la veterana saga Final Fantasy para la nueva generación de consolas ha llegado, finalmente, gracias al estreno del sistema de distribución digital de juegos para Wii llamado WiiWare, el nuevo apartado de los servicios de red de la consola de Nintendo que recientemente se ha estrenado en Europa. Pero no se trata de un juego de la saga al uso, ya que Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King es un juego de gestión más que otra cosa.

En este juego no vamos a vivir grandes aventuras ni vamos a explorar mazmorras, o salvar el mundo, sino que nuestra función será, por imposición, mucho más tranquila. Vamos a ser el joven rey que regresa a la ciudad de su padre después de que el miasma, la niebla mortal que lo contaminaba todo, haya sido erradicada del mundo. Como vemos, el juego se ambienta en el mismo universo que el Crystal Chronicles original, y regresa acompañado de sus dos fieles compañeros, Chime y Hung Sung. Pero allí no hay nada. Tan sólo las viejas murallas de la ciudad y un yermo en su interior.

Sin embargo, el pueblo está presidido por un cristal mágico enorme que se comunica con el joven rey, y le desvela que tiene el poder de construir, y con sus construcciones, traer de vuelta a los antiguos habitantes de la ciudad. Pronto descubriremos, sin embargo, que nuestro poder mágico depende de la sustancia conocida como Elementite, que se consigue explorando las inhóspitas mazmorras y luchando contra peligrosos enemigos. Pero como rey y con la misión de reconstruir la ciudad, no podemos arriesgarnos a algo tan peligroso y, al tiempo, vigilar la estabilidad de nuestro reino incipiente, así que no quedará más remedio que encomendar esta tarea a nuestros ciudadanos. Y así se establece el germen de todo el juego.

PUBLICIDAD

Cada día habrá que recaudar impuestos (esto se hace automáticamente), reconstruir la ciudad, y enviar a nuestros guerreros a explorar los entornos poco a poco asignándoles misiones. Nosotros no participaremos de ninguna manera en esas misiones, que dependerán del nivel de dificultad y habilidades requeridas y la experiencia y habilidades de nuestros personajes. Luego, poco a poco la premisa va haciéndose más compleja, y tenemos que proporcionar a nuestros ciudadanos los servicios, confianza y estabilidad familiar que precisen para crecer, ser más felices, pagar más impuestos, ganar más habilidades, etc.

De esta manera, lo que al principio parece bastante tedioso (sobre todo porque el tutorial es un poco soso y le cuesta mostrar todas las opciones de juego) se va convirtiendo en una experiencia interesante, y, según progresamos, los días se irán alargando, pues si los ciudadanos están contentos y tienen buenas relaciones, tardarán más en acostarse y habrá más luz en la ciudad, retrasando nuestra hora de ir a dormir.

Por supuesto, todo lo que hagamos tendrá un coste mágico, y asignar las misiones no será algo gratuito y habrá que dar recompensas, por lo que hay que ir vigilando siempre los réditos que obtendremos, el coste de escoger un nuevo guerrero, y, en definitiva, según pasan los días en el juego al tener más y más variables la cosa puede ir haciéndose más compleja. Además, aunque My Life as a King nos deja mucha libertad, de vez en cuando surgirán elementos que harán que la historia avance, pues como ya deja intuir desde el principio el juego en realidad está estructurado en capítulos.

Así que, según vive más gente, podemos construir más tipos de edificios, como tiendas que harán que prospere la vida comercial de la ciudad, y con eso construir más viviendas para más familias que pagarán más impuestos, costear más aventuras, descubrir más elementos, explorar más zonas del mapa... Como vemos, en realidad el juego se ha conformado como un gestor estratégico de ciudad con todo el componente de elementos mágicos y fantasiosos propios del universo creado en el FF: Crystal Chronicles original. Y lo hace bien. El título resulta liviano en su planteamiento, lo que lo hace muy accesible, pero no notaremos una falta de profundidad en su estructura, pese a que está pensado para ser muy accesible, e ir siempre de la mano de unos diseños joviales que le dan un toque desenfadado por completo.

Casi todo nuestro trabajo se concentrará en las primeras horas del día, cuando revisaremos los diarios de trabajo de nuestros guerreros, les recompensaremos con medallas que mejorarán sus estadísticas cuando alcancen logros importantes, revisaremos la cuentas y asignaremos nuevas misiones. A partir de ahí, lo normal será pasear por el pueblo, establecer relaciones con los ciudadanos, y decidir si construimos más casas o si esperamos a que lleguen los nuevos materiales. Sin embargo, en ocasiones sucederán varios elementos, como amenazas que se ciernen sobre nosotros, o la presentación de un nuevo personaje, que ayudarán a que el guión vaya avanzando, pues aunque escasa, sí hay una historia que nos lleva a avanzar en el transcurso de los días, aunque la verdad es que se inmiscuye poco –por lo normal- en nuestras tareas cotidianas.

El día a día en sí mismo es harto repetitivo, sin embargo, lo que se ve acentuado por unos diseños algo repetitivos y unas líneas de diálogo que podrían haber sido más abundantes y variadas, lo que lo hace un juego muy apropiado para jugarlo un poco cada día pero quizás demasiado mecánico para sesiones muy extensas de juego. Aunque, todo sea dicho, la aparición de elementos disruptores en el guión para romper con los elementos más tediosos parece bien espaciada. En parte, esto se debe a que el juego no es muy variado en sus contenidos de serie y si queremos más variedad tenemos que pagar por separado.

My Life as a King es el primer juego para Wii que permite la compra de contenidos adicionales a través del mismo menú de inicio del juego. Los contenidos no son muy caros, empezando en los 100 puntos (es decir, un euro), pero hay que tener cuidado, pues hay de todo. Se pueden conseguir más razas, pues sólo hay clavats (humanos), y sumar tres para formar el cuarteto de este universo con los Lilty, Yuke y Selkie por 300 puntos cada uno, o bien 800 puntos las tres juntas. Del mismo modo se pueden conseguir nuevas casas, más tipos de edificios, objetos especiales... La verdad es que dado el planteamiento del juego la compra de las otras razas es casi obligatoria para disfrutarlo en toda su profundidad, y aunque los otros edificios ayudan sí nos han parecido más prescindibles. Pero la verdad es que el juego con sólo una raza queda muy soso, y si optamos por hacernos con con todo el contenido descargable aparecido hasta ahora (suponemos que llegará más en el futuro) la suma total ronda los 30 euros.

El juego nos presenta, pese a no llevarnos a la lucha, una información muy completa de todo lo que hacen nuestros guerreros mientras están en sus misiones, por lo que al menos la realización de la ficción de este mundo es muy firme para el jugador, e incluso llegado cierto punto será muy importante vigilar a quién asignamos cada misión en función de sus afinidades y habilidades específicas, lo que al final permitirá también cambiar su clase para convertirlos, por ejemplo, en magos negros a base de evolucionarlos y darles medallas para potenciar aspectos concretos de sus estadísticas.

Lo más destacable de My Life as a King es que consigue aportar de manera muy fácil un amplio abanico de opciones gracias a una interfaz desenfadada, como iconos por encima de los personajes que indican claramente qué van a hacer o qué quieren, y unas barras para ir midiendo también su felicidad y demás elementos. Pero, por desgracia, el juego está en inglés, y aunque no es muy complicado, pues utiliza un lenguaje bastante sencillo (aunque con algún rasgo arcaizante), la verdad es que es una incomodidad para el jugador pues, al fin y al cabo, casi todo se realiza en base a la información que recibimos por escrito. No sabemos si pasa por los planes de la compañía actualizar el juego en el futuro con más idiomas, algo factible dado que es un título descargable y no representaría problemas para los consumidores, pero en cualquier caso, aquí y ahora, la barrera idiomática es evidente (y tiene pinta de serlo siempre). En cualquier caso, sería muy recomendable que el juego se localizase a los demás idiomas europeos para facilitar su acceso a todos los usuarios, y esperamos que los juegos sin traducir no sean lo habitual en WiiWare; por suerte, otras compañías ya han mostrado todo lo contrario y han hecho un buen trabajo de localización.

En el apartado técnico, estamos ante un buen juego. No es brillante en su acabado gráfico, pero el apartado visual es más que suficiente e incluso se sitúa por delante de varios juegos de distribución tradicional aparecidos para Wii. Se nota que el tamaño del juego es limitado en la calidad de las texturas, algo más repetitivas y simples que en otros títulos, pero aún así el trabajo artístico suple esas carencias, y se presenta como un juego con un resultado visual no tan alejado de la media que se ha visto hasta ahora en Wii como podría haberse esperado. Y, de hecho, si perdonamos sus carencias (escenario limitado, poca variedad de personajes y diseños si no pasamos por caja...), en realidad nos encontramos con un juego muy agradecido visualmente y con una banda sonora sencilla, pero de calidad, que crea una buena atmósfera en su desarrollo, potenciando los momentos emotivos o de tensión, según sea necesario, aunque sin grandiosos alardes.

En realidad, el gran problema técnico del juego no es suyo, sino de la consola: la escasa memoria interna de Wii hace que sea factible que los jugadores empiecen a tener la memoria llena y haya que empezar a borrar contenidos. Estos no se pueden ejecutar desde la tarjeta de memoria, así que es un engorro pasarlos a ésta, luego para recuperarlos hacer hueco en la memoria interna de la consola, y devolverlos a ésta, o volver a descargarlos cuando queramos en caso de optar por borrarlos. Es una molestia, y está claro que con un par de juegos (bueno, exageramos un poco, quizás sean cuatro) ya no hay espacio en la consola, algo más fácil de sufrir si hemos instalado canales adicionales, ya sea de juegos (como el de Mario Kart o Wii Fit, o canales con funciones adicionales como el Canal Concursos o el inminente Canal Nintendo. Habrá que ver si Nintendo afronta el problema como insinuó su presidente recientemente.

Conclusiones
El estreno de Final Fantasy en Wii, y en las consolas de nueva generación, es un título original que cambia de género para hacer una puesta diferente, fresca, con muchos puntos muy interesantes que hacen de My Life as a King uno de los juegos más relevantes y populares (por virtudes y nombre) del estreno de WiiWare en Europa. Falla en el idioma, al estar sólo en inglés, y al no ofrecer tanto contenido como sería deseable de serie (echamos muy de menos las otras razas sin tener que pagar más), pero está claro que como gestor de ciudades en un mundo de fantasía su planteamiento es acertado y esconde muchas horas de diversión, si el género nos gusta y sabemos qué nos va a ofrecer este título.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

In Sound Mind - Análisis
In Sound Mind - Análisis
Análisis
2021-09-28 09:25:00
Embárcate en una peculiar aventura que hace de la variedad su mejor virtud, consiguiendo divertirnos y mantenernos entretenidos desde el principio hasta el final.
UnMetal - Análisis
UnMetal - Análisis
Análisis
2021-09-27 16:15:00
El creador de Unepic utiliza la saga de Hideo Kojima para una aventura repleta de humor y personalidad que es más que una simple parodia.
FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Plataformas:
Wii

Ficha técnica de la versión Wii

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 20/5/2008
  • Desarrollo: Square Enix
  • Producción: Square Enix
  • Precio: 1.500 puntos
  • Formato: Wii Software
COMUNIDAD
8.18

PUNTÚA
Final Fantasy Crystal Chronicles: My Life as a King para Wii

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir