Análisis de Destroy All Humans! Big Willy Unleashed (Wii)

¿Cómo conquistaría una civilización alienígena el planeta? Pues con una cadena de comida rápida, evidentemente.
Destroy All Humans! Big Willy Unleashed
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
4
SONIDO
6
NOTA
5
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión Wii.

Partiendo de las parodias del género de cine clásico de ciencia-ficción con extraterrestres, como Invaders from Mars, películas que situaban la amenaza para el mundo libre en seres del espacio exterior como reflejo de la paranoia de aniquilación mundial que reinaba en plena Guerra Fría, la saga Destroy All Humans! retomó la temática y sumó también la parodia del videojuego centrado en el salvador único de la Tierra. La diferencia radica en que en esta ocasión controlamos a un alienígena.

Con una primera entrega entretenida y con una fuerte consciencia de su uso del humor como elemento más de su propia concepción, la secuela perdió frescura y calidad en su desarrollo. Ahora, la saga se prepara para retomar el camino con este juego que nos ocupa y la aparición de una entrega específica para Xbox 360 y PlayStation 3 con Destroy All Humans! Path of Furon.

En esta ocasión, Pox ha desarrollado un nuevo plan para conquistar la Tierra que pasa por la asimlación del sistema capitalista. Vamos, que ha montado un negocio de comida rápida con el nombre de Big Willy, una cadena de perritos calientes que cuenta con la carne humana como ingrediente principal. Por eso Crypto tendrá que llevar a cabo su misión de recolectar genes del planeta al tiempo que intenta que la compañía de comida rápida no les gane terrreno, todo ello en la peculiar década de los años 70. Activistas contra el canibalismo e intentos de ecologistas varios serán algunos de los obstáculos a superar para llevar a cabo nuestra misión que pasa por imponer los perritos calientes al pollo frito del coronel.

PUBLICIDAD

Una de las ventajas de este título es que ha sido completamente localizado al español, por lo que el sentido del humor que desprende es accesible para todos los usuarios. El problema está en que resulta repetitivo y los intentos de chiste verde que propone no son ninguna joya. Suponemos que hará reír por el punto canalla que le verán los más pequeños de la casa (en ese sentido, la verdad es que nos ha parecido inocente y sin problemas para los niños, aunque por su lenguaje y representación de la violencia está recomendado para mayores de 16 años), pero está claro que los chistes de ese tipo tampoco dan mucho juego, y menos si se repiten en exceso.

De hecho, al final lo que resulta más divertido es todo el conjunto de referencias a la mitología del mundo de las visitas alienígenas, tan cultivado en series de televisión como Expediente X o grandes películas nacionales como El Forastero, sobre todo a través de las diferentes armas alienígenas que vamos a tener a nuestra disposición. De este modo, tendremos a nuestra disposición tecnología avanzada en forma de sonda anal (que, como bien saben los hombrecitos grises, es la manera más eficaza de recolectar ADN humano y que desde la puerta de atrás extrae muestras del cerebro) o el Zap-O-Matic, el arma básica para electrocutar a quien se tercie o recargar unas baterías. Por supuesto, el juego incorpora alguna novedad en el arsenal, como el Rayo globular, que provoca resultados alocados entre sus víctimas. En realidad hay batante posibilidades de juego gracias al armamento, pues entre otras cosas también podemos convertir a nuestras víctimas en zombis que son capaces de atacar a otros humanos, o un rayo desintegrador.

Las armas son parte fundamental de la saga y pueden servirnos para plantear estrategias diferentes, como crear un grupo de zombis para que la policía se tenga que ocupar de ellos y nos dé, así, espacio para escapar. Por desgracia, las situaciones que plantea el juego no son lo suficientemente variadas como para requerir auténtica creatividad al jugador, de manera que puede aplicar apenas un par de estrategias durante cada misión para hacerse con el objetivo, de manera que el planteamiento es, finalmente, un tanto monótono.

Crypto, nuestro alienígena asesino de masas favorito, cuenta al menos con la posibilidad de aprovecharse de un par de vehículos: el clásico platillo volante de anteriores entregas y Big Willy. Este sonriente y rollizo icono de la cadena de comida rápida de Pox es también un robot gigante que podemos controlar y la principal novedad del juego, hasta tal punto que es quien da nombre, claro, a Destroy All Humans! ¡Big Willy Desatado!. Tanto el platillo como el robot se controlan de manera idéntica, con un escaso énfasis en la detección de movimientos del mando remoto, de manera que aunque usamos el stick analógico para desplazarnos, giramos el mando para girar el platillo, y con la inclinación modificacmos la altura en el caso del platillo. Cuando vamos a pie la cámara se controla con el movimiento del mando remoto que cuenta con tres niveles de sensibilidad.

Antes de hablar de esos vehículos, sería bueno señalar que el mando no se ha aprovechado en exceso para el control de Crypto, pero al menos se usa cuando empleamos la técnica del ladrón de cuerpos (sí, una referencia directa a Invasion of the Body Snatchers, aunque sin semillas del espacio exterior, claro) con un minijuego que nos propone disparar a objetivos que aparecen en pantalla para anular el cerebro de nuestro futuro huésped y suplantarlo así luego. Está bien, usa el puntero, pero dentro del género de la acción en tercera persona hemos visto algunos usos más apropiados para el mando, y este título se sitúa más en la línea de los primerísimos juegos del género para la consola. Al menos el puntero sirve para apuntar y disparar, como era de esperar, y sólo al situarlo en los extremos laterales del televisor la cámara girará.

Con el platillo volante podemos destruir edificios y, en general, centrarnos en la destrucción más que en los requisitos que se nos plantean cuando vamos a pie, aunque la verdad es que nos aporta un estado en el que somos casi indestructibles. Pese a que centrarse en sembrar el caos a destajo es divertido, la verdad es que el hecho de que haya poco riesgo le resta un poco de gracia al asunto. Pese a todo, es recomendable destruir edificios sin desatar la alarma entre las autoridades (se ve que no son muy susceptibles a la demolición de mobiliario urbano), pues llegado cierto punto la verdad es que nos pueden atacar con misiles. Por desgracia, es tan fácil recuperar energía (usamos el rayo de abducción para atrapar objetos y convertirlos en energía) que apenas habrá momentos de tensión. Del mismo modo, estas secuencias tienen como principal objetivo el clásico esquema de localizar un objeto, lo que es bastante repetitivo y poco variado, en realidad, dentro de la estructura general del juego.

Muy parecidas son las secuencias con Big Wiily, aunque el control es más parecido a cuando vamos a pie de forma estándar. Dado su tamaño, con este robot podemos coger objetos grandes, como coches, y aplastar con ellos a la gente. En una gran paradoja vital, igualmente clónica a lo ya visto en el sexto especial de Halloween de Los Simpson con Lard Lad Donuts, lo que nos restaura energía es ir comiendo a los ciudadanos. Uno de los inconvenientes es que Big Willy, ya lo hemos dicho, se controla igual que el platillo, y no da una sensación consistente de estar manejando un coloso robótico con tupé. Añadamos a esto que el platillo en realidad va más pegado al suelo que otra cosa, para ver que no se ha llevado a cabo un trabajo que justifique la inclusión de esta supuesta gran novedad más allá de algo puramente estético y muy poquito más.

En cuanto al multijugador, para dos participantes, éste nos ha resultado limitado, con apnas la posibilidad de afrontar un reto competitivo o uno cooperativo. En el primero, hay que conseguir la mayor puntuación posible dentro de un tiempo limitado, y en el cooperativo tenemos que defender un restaurante Big Willy de los ataques enemigos, lo que en realidad es más interesante y divertido, aunque la verdad es que si el modo para un jugador no nos engancha, el multijugador seguramente lo hará menos.

El apartado técnico es flojo, heredero directo de las entregas de la anterior generación, aunque luciendo todavía peor al no aprovechar la potencia de la consola y ofrecernos un juego que sería incluso discutible en PlayStation 2. Bueno, añade el efecto de iluminación bloom, pero con unas animaciones escasas de cuadros y personajes que parece que flotan más que andan, el resultado es insuficiente. Al menos hay que destacar que se presenta en 480p y compatiblidad para 60Hz en una más que buena adaptación al sistema de televisión europeo, algo de lo que títulos presuntamente mayores no pueden presumir. En la misma línea, la música no nos ha parecido muy inspirada, pero al menos el doblaje parece acertado. Quizás no sea destacable por las interpretaciones, pero está bien y cumple con lo necesario; lástima que con cada gracieta sólo se rían los personajes con vanos intentos de chistes con referencias sexuales o los gritos de "¡no dispare! ¡Soy universitario!" de alguna que otra víctima potencial.

Conclusiones
Con su planteamiento desenfadado, Destroy all Humans! ¡Big Willy Desatado! intenta hacer bandera de su humor gamberro, pero se queda en algunos chistes sin mucha gracia, y una acción que no consigue alcanzar el nivel de intensidad deseable, salvo en situaciones muy concretas. Terriblemente modesto a nivel técnico, tampoco va a plantear un deleite para nuestros sentidos a falta de una experiencia jugable más reseñable, y su principal virtud, en realidad, se limita a ir viendo las sucesivas referencias a múltiples películas, series de televisión y elementos reales.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Diablo 2: Resurrected - Análisis
Diablo 2: Resurrected - Análisis
Análisis
2021-09-28 22:01:00
Uno de los juegos de rol y acción más importantes e influyentes de todos los tiempos regresa con una remasterización muy recomendable.
In Sound Mind - Análisis
In Sound Mind - Análisis
Análisis
2021-09-28 09:25:00
Embárcate en una peculiar aventura que hace de la variedad su mejor virtud, consiguiendo divertirnos y mantenernos entretenidos desde el principio hasta el final.
UnMetal - Análisis
UnMetal - Análisis
Análisis
2021-09-27 16:15:00
El creador de Unepic utiliza la saga de Hideo Kojima para una aventura repleta de humor y personalidad que es más que una simple parodia.
FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
PEGI +16
Plataformas:
Wii
Cancelado en PS2

Ficha técnica de la versión Wii

ANÁLISIS
5
  • Fecha de lanzamiento: Marzo 2008
  • Desarrollo: Locomotive Games
  • Producción: THQ
  • Distribución: THQ
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
7.09

PUNTÚA
Destroy All Humans! Big Willy Unleashed para Wii

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir