Análisis Lil Gator Game, el placer de jugar (Switch, PC)

Salta, escala y juega como lo haría un niño. Lil Gator Game es un divertidísimo proyecto independiente que basa su filosofía de diseño en la pura diversión de jugar en una gran isla abierta.
Lil Gator Game
·
Actualizado: 18:08 14/12/2022
Análisis de versiones Switch, PC.

Shigeru Miyamoto explicó que para crear The Legend of Zelda se inspiró en la sensación de exploración que sentía cuando en su infancia salía a investigar bosques y cuevas cercanos a su casa; de ahí surgió una forma de entender los videojuegos que nos ha acompañado hasta día de hoy. Lil Gator Game, el primer proyecto del estudio independiente MegaWobble (que llega editado por Playtonic Friends), podría entenderse como una desestructuración de esa misma idea: el juego infantil no se transforma en fantasía, sino que se representa de una forma pura y directa, poniéndonos en la piel de un niño (cocodrilo, eso sí) cuyo único objetivo es jugar por el mero placer de jugar.

Mientras que en la saga Zelda el juego infantil sirvió como base para un universo fantástico de hadas, princesas y monstruos, en Lil Gator Game visitamos un mundo real, con personas reales que crean una ficción adorable y simpaticona para darle algo de chicha al día: el niño cocodrilo protagonista convence a sus amigos para organizar un gran juego de rol en vivo, con maquetas incluidas, para llamar la atención de su hermana mayor que ya es demasiado adulta para jugar con él como hacían años atrás. Así se establece una estructura básica y fácil de comprender: nuestro cometido en Lil Gator Game es el de atraer a mucha gente al juego para impresionar a la hermana del protagonista y que acabe uniéndose también.

Un Breath of the Wild en miniatura

En Lil Gator Game tenemos libertad de movimiento casi completa, de ninguna otra forma podría entenderse este juego: es un mundo abierto (no demasiado grande, pero lo suficiente como para no quedarse pequeño) que podemos recorrer como nos venga en gana. Si empezábamos comparando el juego con la saga Zelda es porque la filosofía de diseño de este indie bebe directamente (a veces casi demasiado) de The Legend of Zelda: Breath of the Wild: el personaje se pega en cualquier superficie para escalarla, hay círculos de estamina que podemos mejorar, tenemos una espada y un escudo con el que deslizarnos ladera abajo, e incluso tenemos una paravela, aunque aquí es una camiseta.

PUBLICIDAD
Una camiseta es una paravela, un palo una espada y la tapa de un cubo un escudo.
Una camiseta es una paravela, un palo una espada y la tapa de un cubo un escudo.

Las similitudes son tantas que incluso podríamos llamar a Lil Gator Game un Breath of the Wild en miniatura. No hay tanta profundidad en aspectos como los puzles o los poderes especiales del personaje, y sobre todo destaca una diferencia fundamental: no hay combate. Hay acción, una mínima interacción violenta con el entorno: la espada (que puede adoptar diferentes formas dependiendo de lo que vayamos encontrando) nos sirve para destrozar cartones en forma de monstruos de fantasía, del mismo modo que podemos lanzar piedras o shuriken de papel (entre otras armas arrojadizas) para romper esas maquetas colocadas por toda la isla.

Al romper esos cartones obtendremos papelillos, basura que en el mundo de este gran juego de rol en vivo se convierte en la moneda con la que obtener y crear nuevo equipamiento. Lil Gator Game es juguetón hasta para eso, ya que llega a esconder mecánicas completamente nuevas en interacciones con el mundo muy secundarias. Un ejemplo: hay muchos personajes a los que ayudar diseminados por todo el parque (no en vano somos un héroe) y la mayoría nos recompensará con papelillos, objetos o uniéndose a nuestro juego; pero ¿qué pasa cuando ayudamos a un adulto? Hay uno en concreto que nos regala un paquete de chicles que viene con sorpresa, porque al inflarlo podemos elevarnos como un globo.

Con imaginación, un cartón con globos puede ser un platillo volante al que disparar.
Con imaginación, un cartón con globos puede ser un platillo volante al que disparar.

La aventura del jugar por jugar

Todo en Lil Gator Game persigue esa intención de sorprendernos con nuevos giros y mecánicas que van completando la gama de acciones que tenemos para juguetear con ellas. Es una estructura magnífica, porque como adultos quizás ya no podemos pasar horas entretenidos con un nuevo juguete virtual, así que aquí optan por darnos un nuevo estímulo cada poco tiempo para mantener nuestra atención constantemente enfocada y ayudar a que no perdamos ese interés por el puro juego. Evidentemente también sirve para que en nuestro interior despierte una curiosidad que nos lleve a explorar cada rincón del escenario porque sabemos que siempre habrá una sorpresa esperándonos.

Mientras que esa forma de estructurar la aventura es brillante, hay otro punto de su narrativa que no reluce tanto: precisamente es la versión más tradicional de su relato, lo que tiene que ver con diálogos y textos (sólo disponibles en inglés), lo que juega en contra de esa ilusión infantil. Lil Gator Game tiene mucho texto. Está bien escrito , pero es demasiado. Sus escenas cinemáticas nos van a sacar una sonrisa más de una vez porque saben cómo controlar el lenguaje infantil, pero las conversaciones a veces se hacen demasiado pesadas: choca ver un ritmo tan atropellado en un videojuego tan juguetón como este, en el que estás deseando que los personajes dejen de hablar (por muy graciosos que sean) para seguir brincando por el bosque.

A lo largo de la partida no dejaremos de conseguir nuevas formas de movernos por el escenario. Todas muy divertidas.
A lo largo de la partida no dejaremos de conseguir nuevas formas de movernos por el escenario. Todas muy divertidas.

Ese aspecto se solucionaba mucho mejor en otro juego en el que Lil Gator Game se inspira claramente: A Short Hike. No sólo se parecen gráficamente (algo en lo que el proyecto de MegaWobble también destaca, por cierto), sino que además tienen esa misma premisa de fondo que nos lleva a recorrer libremente una isla ayudando a gente para recibir algo a cambio; al mantenerse fuerte en la simpleza, A Short Hike era capaz de ofrecer una experiencia más abierta y disfrutona, mientras que Lil Gator Game establece un ciclo de juego mucho más tradicional, con misiones más marcadas dentro de una aventura que completar, personajes a los que conocer e incluso una especie de asentamiento que ir mejorando.

En la faceta audiovisual, una de cal y otra de arena: los gráficos del juego nos han encantado, con un estilo tridimensional inspirado en el pixel art y unas animaciones verdaderamente gratificantes que encajan a la perfección con las también juguetonas físicas del juego; por otro lado, la música es bastante repetitiva (que no mala) y casi es mejor jugar con ella desactivada para no acabar volviéndonos locos. Por suerte, al quitarla ganan fuerza unos muy buenos efectos sonoros que terminan de completar la experiencia de juego en el parque: oímos el riachuelo, los insectos y los troncos huecos cuando los golpeamos con nuestra espada. Destacamos por último lo bien que funciona el juego en Nintendo Switch, consola en la que hemos jugado para el análisis, con una fluidez notable.

Visualmente es muy lindo. Se le saca mucho provecho a su estilo.
Visualmente es muy lindo. Se le saca mucho provecho a su estilo.

Conclusiones

Lil Gator Game es un juego sobre jugar, y eso es motivo de celebración. Su filosofía de diseño persigue el objetivo de ilusionarnos con una gama de acciones muy juguetonas que se van renovando cada poco tiempo: escalar, saltar, golpear, nadar… verbos relacionados con la diversión pura de un juego infantil, dándonos una nueva oportunidad de vivir momentáneamente la expresión eufórica de felicidad de un crío en el parque. Todo lo que hagamos en este magnífico videojuego tendrá esa idea de fondo, por lo que es complicado que no acabemos pasándonoslo bien (sobre todo si nos gustan las experiencias de exploración libre). Su estructura de misiones semejante a la de una aventura tradicional y la gran cantidad de diálogos actúan en su contra, pero no consiguen ensombrecer las bondades de un título disfrutón como pocos que además puede presumir de un estilo gráfico adorable tanto en los propios diseños como en la calidad de sus animaciones.

Hemos realizado este análisis en Nintendo Switch con un código proporcionado por Playtonic Friends.

Manu Delgado
Redactor

NOTA

8.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Una filosofía de diseño muy gratificante basada en el puro juego.
Libertad total para explorar un mapa abierto bastante grande.
Buenos gráficos, físicas y animaciones.

Puntos negativos

Mucho texto (sólo en inglés) y diálogos muy largos.
La música de fondo es demasiado repetitiva (se puede desactivar).

En resumen

Lil Gator Game ofrece una maravillosa experiencia de juego y movimiento libre enmarcada en una aventura seudofantástica en la que todo persigue un simple objetivo: divertir.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch y PC

A Space for the Unbound - Análisis
A Space for the Unbound - Análisis
Análisis
2023-02-02 18:59:00
Dos adolescentes con poderes sobrenaturales protagonizan A Space for the Unbound, un potente y emotivo relato interactivo ambientado en la Indonesia rural de los años 90.
Hi-Fi Rush - Análisis
Hi-Fi Rush - Análisis
Análisis
2023-01-31 19:10:00
Tango Gameworks sorprende con una divertidísima aventura de acción y plataformas repleta de humor, buenas ideas y mucho ritmo.
Dead Space Remake - Análisis
Dead Space Remake - Análisis
Análisis
2023-01-26 17:00:00
Isaac Clarke regresa tras una década de ausencia con un espectacular y trabajadísimo remake de su aventura original que mejora y amplia en todos los sentidos imaginables a uno de los mejores juegos de terror de la historia.
SEASON: A letter to the future - Análisis
SEASON: A letter to the future - Análisis
Análisis
2023-01-26 16:14:00
Nos subimos a la bicicleta, cámara en mano, para recorrer e inmortalizar el precioso mundo de SEASON: A letter to the future. ¿Es tan interesante como parece? Os lo contamos en nuestro análisis.
Forspoken - Análisis
Forspoken - Análisis
Análisis
2023-01-23 15:00:00
Square Enix se estrena este año con una aventura con buenas ideas y una jugabilidad muy gratificante lastrada por un mundo abierto carente de magia.
Persona 4 Golden - Análisis
Persona 4 Golden - Análisis
Análisis
2023-01-17 18:07:00
El genial Persona 4 Golden vuelve una vez más, pero ahora con una importantísima novedad: la traducción al español.
PEGI +3
Plataformas:
Switch PC

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 14/12/2022
  • Desarrollo: Playtonic Friends
  • Producción: Playtonic Friends
  • Distribución: eShop
  • Precio: 19.5 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Digital
  • Textos: Inglés
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Lil Gator Game para Nintendo Switch

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 14/12/2022
  • Desarrollo: MegaWobble
  • Producción: Playtonic Friends
  • Distribución: Steam
  • Precio: 19,50 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Inglés
  • Voces: -
  • Online: -
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Lil Gator Game para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir