Análisis Good Job! (Switch), menudo manazas, ¡ascendido! (Switch)

Ahondando en los puzles y el ingenio más destructivo, Good Job se muestra como un firme candidato para los aficionados al género que busquen una experiencia directa y distinta en cada partida.
Good Job!
·
Actualizado: 10:17 31/3/2020
Análisis de versión Switch.

Una buena aproximación a un género trillado puede acabar por dar pie a una idea tan refrescante como divertida, pero al mismo tiempo, establecer un vínculo con el jugador más experimentado. Podemos ponernos delante de un juego como Tetris y saber qué hacer en todo momento. Podemos disponernos a echar una partida a un videojuego match-3 y comprender la mecánica en un abrir y cerrar de ojos porque, de una forma u otra, y pese a las pequeñas variaciones, la repetición de ideas en el género nos ha ayudado a adquirir ciertos aspectos a lo largo de tantos años de videojuegos. Con Good Job! nos ha pasado ha pasado algo parecido.

Es cierto que no es un clon de Human Fall Flat, ni mucho menos, pero sí que recoge algunos de sus logros y los lleva por nuevas direcciones en un título divertido, original y recomendado para los amantes del género de puzles que busquen algo tan distinto como fácil de comprender una vez arranquemos nuestra primera partida.

Nepotismo destructivo

No hay nada peor que los enchufes en el mundo laboral. Todos los odiamos, generan mal estar entre los compañeros y demuestran que la meritocracia, ese concepto tan extendido en las empresas, no es más que una palabra bonita que usar en los correos electrónicos que se envían al personal y quedar bien con todos. En Good Job! se recoge esta premisa y se estira hasta el paroxismo más absoluto. En lo nuevo del equipo independiente Paladin Studios para Nintendo Switch, se nos invitará a encarnar al hijo del presidente de una enorme y fructífera empresa. Aunque aprendemos del mejor, y nuestro padre se esfuerza por enseñarnos todos los aspectos del negocio familiar, parece que somos unos auténticos manazas. Pero, como os decimos, poco importa. Nuestra misión será la de ir ascendiendo poco a poco por las distintas plantas y departamentos del edificio, encargándonos de los más variados problemas imaginables y resolviendo los desafíos más absurdos o simples que seáis capaces de enumerar en una oficina o un almacén.

PUBLICIDAD
En 'Good Job!' deberemos encarnar al hijo del jefe y ascender tanto como podamos en el negocio familiar. Spoiler: somos unos manazas pero da igual.
En 'Good Job!' deberemos encarnar al hijo del jefe y ascender tanto como podamos en el negocio familiar. Spoiler: somos unos manazas pero da igual.

A través de una perspectiva casi isométrica, y controlando a un simpático monigote tridimensional, e nos invitará a mover muebles de un sitio a otro, disponer de forma ordenada y correcta los paquetes del archivo o enchufar el proyector de una importante sesión de presentación en un atiborrado auditorio. La idea es que, de una forma u otra, nos sintamos esenciales dentro del departamento al que se nos asigne, ya sea finanzas, logística o diseño. En cada planta y zona en la que estemos durante nuestra escalada hacia el cielo de los empresarios, encontraremos puzles y rompecabezas muy distintos, variados y divertidos. Creednos, cada departamento en Good Job! es un reto, y no esperéis que los enigmas y problemas tengan un nexo de unión. Más bien al contrario. La capacidad para sorprendernos del videojuego es impresionante, y lo que es mejor aún: no os hacéis una idea de la libertad que nos presenta en cada situación.

Los primeros niveles nos servirán para que seamos conscientes de las múltiples posibilidades a la hora de resolver situaciones.
Los primeros niveles nos servirán para que seamos conscientes de las múltiples posibilidades a la hora de resolver situaciones.

Pese a que seamos el hijo del jefe, estaremos constantemente evaluados por nuestros superiores. Cada tarea que completemos o seamos capaces de realizar, tendrá una especie de evaluación de riesgos, contabilizando el número de objetos que hayamos roto por el camino, el precio de los mismo o incluso el tiempo que hayamos invertido en ella. Da igual que seamos unos brutos, el jefe no es otro que nuestro padre, por lo que podemos hacer auténticas burradas. ¿Qué tal eso de usar lo cables como si fueran un tirachinas gigante y hacer que los paquetes o el citado proyecto llegue antes a su destino? ¿Nos molesta la pared? Podemos echarla abajo. ¿Hay un gran número de cajas y no queremos moverlas una a una? Con agua se soluciona todo. ¿No podemos llevar uno a uno a los empleados a una sala de juntas? Cogemos un sofá y los sentamos a la vez y los tiramos derechos hacia ella con un tirachinas. El título nos permite ser imaginativos y destructivos, premiando ambas cosas, tanto por la premura como por el nivel de caos que podemos sembrar.

Las plantas en las que entra el juego el agua o la jardinería son nuestras preferidas. La locura que podemos desatar es inenarrable.
Las plantas en las que entra el juego el agua o la jardinería son nuestras preferidas. La locura que podemos desatar es inenarrable.

Nosotros nos hemos encontrado dejando departamentos de oficinas completamente arrasados, con paredes derruidas, cristales rotos o sillas desperdigadas en mitad de los pasillos, como si un huracán hubiese cruzado toda la planta de cabo a rabo. Sin embargo, toda esta libertad a veces se cobra un precio, y la cosa se complica sobremanera si nos pasamos de listos. En más de una ocasión nos hemos encontrado atascados por creer que podíamos hacer algo o porque el juego nos invitaba a ello. A veces Good Job! nos pone en bandeja de plata una posible solución, y no siempre es la más correcta, por lo que en circunstancias concretas, es mejor no ir muy rápido y darle vueltas a una respuesta imaginativa. Cuando entren los toritos y montacargas en la fórmula, o incluso las grúas, sabréis a lo que nos referimos. Si bien no hay un hilo excesivamente claro entre las diferentes estancias de una planta, sí se repiten algunas herramientas o mecánicas en los pisos, un elemento que nos ayudará a establecer rutinas o esquemas repetitivos en algunas soluciones, permitiéndonos avanzar de forma lógica. Si nos quedamos atascados, no os preocupéis, podemos reiniciar en cualquier momento. Y si no, ¿qué tal la ayuda de algún amigo?

Pese a que tenemos enchufe directo, se nos evaluará en nuestro desastroso trabajo.
Pese a que tenemos enchufe directo, se nos evaluará en nuestro desastroso trabajo.

Good Job! incluye un modo cooperativo local en Nintendo Switch, invitándonos a pasarle uno de nuestros Joy-Con -siempre y cuando tengamos el modelo tradicional- a un amigo, permitiéndonos aunad fuerzas para solucionar los rompecabezas acompañados. Al tener a un compañero en estas lindes, la cosa cambia, y hay enigmas que se pueden resolver de manera más presta y otros que pueden ser más complejos, pues la coordinación es esencial en muchos puntos y estancias. ¿Recordáis el ejemplo que os poníamos de Human Fall Flat al comienzo del análisis? Pues es justo eso, pero incorporando a la fórmula la demolición, claro. Además, en Good Job! , explorar los escenarios y destruirlo todo -o casi todo- tiene otro premio. El videojuego tiene en su haber un gran número de accesorios y elementos decorativos para nuestro personaje, desde trajes a cascos reglamentarios -como chalecos-, pasando por otros más extraños como sombreros vikingos, antenas extraterrestres o gafas. No tienen ninguna función más allá de la visual, pero os recomendamos que le echéis un vistazo a las estancias, pues hay secretos por doquier y es bastante probable que soltéis alguna carcajada cuando os veáis controlando una grúa vestidos de manera estrafalaria.

En el cooperativo podemos hacer eso tan español de que uno trabaje y otro mire.
En el cooperativo podemos hacer eso tan español de que uno trabaje y otro mire.

¿Es suficiente su oferta jugable? Creemos que sí. Good Job! es entretenido, divertido y distinto en cada planta. Siempre hay algo nuevo por hacer, y es muy difícil que se repitan situaciones, aunque encontremos lugares comunes. Además, cada partida puede ser diferente a la otra, buscando otro tipo de estrategia o táctica para resolver el problema -ya sabéis, rapidez o destrucción o término medio entre ambas-, por lo que es muy raro que nos encontramos con el temido fantasma de la repetición. Lo que sí nos parece reseñable en lo negativo, y es que al igual que podemos quedarnos atascados por burros y encontrarnos en algún que otro callejón sin salida al bloquear movimientos o desperdigar algún objeto que se ha quedado estancado en el lugar que no debía, a veces el control y el motor de física hacen cosas extrañas o que no deberían. En otras palabra: en ocasiones, la frustración por no colocar un objeto o no acabar con el efecto mariposa deseado puede enfadarnos un poco.

Los niveles que incluyen grúas y montacargas son muy divertidos, aunque podemos enfadarnos porque algunos objetos no se comportan como queremos.
Los niveles que incluyen grúas y montacargas son muy divertidos, aunque podemos enfadarnos porque algunos objetos no se comportan como queremos.

Un buen diseño artístico

Un título de puzles necesita llegar al jugador, y ser muy descriptivo en su diseño artístico y visual, ayudándolo a entender las mecánicas y los valores esenciales de la jugabilidad con un simple vistazo. Y en este aspecto, Good Job! es toda una lección para aquellos programadores y creativos de videojuegos. Si bien a veces la perspectiva es un poco tramposa -el título intentará jugárnosla con ella en varias ocasiones-, sí es verdad que entenderemos el rol a desempeñar de todo los objetos que encontremos en las plantas, como los generadores, los cables que abrirán y cerrarán puertas o las grúas y sus paquetes. Usa de forma muy inteligente los colores, con verdes, rojos, azules y naranjas tomando la función en los primeros niveles, para luego apostar por tonalidades más claras y violetas. Todo entra por los ojos, es sencillo y demuestra, con un simple vistazo, su funcionalidad o rol dentro de la propuesta del juego.

El diseño artístico es una verdadera maravilla. Iremos subiendo plantas, resolviendo puzles temáticos y buscando nuestro puesto en la empresa familiar.
El diseño artístico es una verdadera maravilla. Iremos subiendo plantas, resolviendo puzles temáticos y buscando nuestro puesto en la empresa familiar.

Si bien al comienzo del título únicamente encontraremos estancias de una única planta, pronto la cosa se complicará, con varios niveles, recovecos, rutas alternativas y mogollón de intrincados pasillos, estancias o departamentos. Sus creadores juegan con las alturas -hay un nivel en un almacén que ejemplifica esto-, y eso nos obligará a estrujarnos la sesera en 3D. Y nunca mejor dicho. Recreado en tres dimensiones, y con un motor de físicas que funciona bastante bien la gran mayoría de las veces, Good Job! rinde genial en Nintendo Switch, y nosotros tanto en su formato portátil como conectado al televisor, no hemos visto problemas de ningún tipo. Está traducido al español a nivel de textos y cuenta con una gran variedad de temas y efectos sonoros de acompañamiento, que si bien no destacan, sí hacen más amenas las partidas.

Conclusiones finales

Good Job! es un simulador de enchufismo laboral desproporcionado y muy loco. Recogiendo elementos de algunos de los videojuegos más influyentes del género de los rompecabezas físicos de los últimos años, Paladin Studios ha cuajado un título pequeño, sí, pero muy rejugable, divertido y ponderadamente caótico, ideal para partidas esporádicas. Con un buen diseño visual y artístico, sus carencias son muy pocas y sus problemas no son demasiado molestos. Ya sea en cooperativo o en solitario, la idea de ascender en el trabajo nunca había sido tan fácil y entretenida.

Hemos analizado Good Job! en Nintendo Switch gracias a un código digital de descarga facilitado por Nintendo.

Alberto González

NOTA

7.8
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Nos brinda muchísima libertad para resolver puzles y situaciones.
Tiene gran capacidad para sorprendernos.
Su cooperativo alarga la vida del juego.

Puntos negativos

A veces puede ser frustrante.
Algún problema puntual con las físicas del juego.

En resumen

Good Job! es un buen título de puzles de físicas, que recoge ideas y elementos de éxitos como Human Fall Flat y los condensa bajo una propuesta entretenida, original y fresca. Colorido y bien diseñado, es una buena opción en Switch.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch

The Wonderful 101: Remastered - Análisis
Análisis
2020-05-26 12:28:00
Una de las grandes joyas de PlatinumGames recibe su merecida segunda oportunidad con una remasterización que podría haber estado mucho más trabajada, pero que mantiene toda su diversión y épica intactos.
A Fold Apart - Análisis
Análisis
2020-05-26 08:55:00
Puzles bastante originales en un título muy peculiar que narra las vivencias de una relación a distancia.
Golf With Your Friends - Análisis
Análisis
2020-05-25 13:40:00
Lánzate a los circuitos más locos y compite contra amigos y extraños en este divertido título que también falla en algunas cosas muy básicas.
Minecraft Dungeons - Análisis
Análisis
2020-05-23 13:45:00
Mojang falla al intentar llevar el universo de Minecraft al género del rol de acción: ni conserva el espíritu del primero ni los atractivos sistemas del segundo.
Arcade Spirits - Análisis
Análisis
2020-05-18 13:49:00
Una novela visual perfecta para los amantes de los videojuegos.
Oddworld: Munch's Oddysee - Análisis
Análisis
2020-05-15 15:30:00
El clásico de la primera Xbox reaparece, esta vez con una reedición desarrollada para la consola de Nintendo.
Género/s: Puzle
PEGI +3
Plataformas:
Switch

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
7.8
COMUNIDAD
8

PUNTÚA
Good Job! para Nintendo Switch

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir