Análisis de Ace Combat X (PSP)

El combate aéreo de Namco llega por primera vez a la PSP de Sony.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PSP.

Con un gran historial en las consolas domésticas de Sony, la saga de combates aéreos creada por Namco tenía que llegar tarde o temprano a PlayStation Portable, y lo ha hecho con un juego que mantiene los principales rasgos que han hecho que la saga Ace Combat se labre un puesto de honor entre los videojuegos, como la combinación de aviones reales con una clara jugabilidad arcade en un mundo que fusiona, a su vez, realidad y ciencia ficción para dar lugar a combates imposibles.

En este sentido, nos vamos a encontrar un muy amplio plantel de aviones, desde el archipopular F-14 hasta las más modernas máquinas de combate, pasando por F-22 Raptor o un A-10 Warthog, en una lista de máquinas realmente extensa y variada que nos servirán para combatir en la guerra entre Leasath y Aurelia. Por supuesto, nosotros seremos un piloto destinado a marcar la diferencia en la lucha, como tantos otros aviadores míticos. Nuestro código es Gryphus-1 (miembro del escuadrón Gryphus), aunque nuestros enemigos nos han bautizado como, simplemente, Némesis. Pese a lo que podría esperarse de un arcade de combates aéreos, toda la narración del juego está muy bien hilada y es, de hecho, un importante elemento para llevarnos a través de los diferentes combates, a través de una interesante perspectiva aportada por unos informativos en los que se intenta desentrañar el origen de todo el conflicto.

PUBLICIDAD

La producción está bien cuidada, como podemos percibir a través de la gran cantidad de voces que acompañan a la acción, especialmente en los informes previos a las misiones. Eso sí, están por completo en inglés, si bien es cierto que la calidad es muy elevada y se acompañan en todo momento por la presencia en pantalla de los textos en español con algunos errores tipográficos ocasionales.

El control se ha adaptado muy bien a la portátil, algo muy encomiable dada la simbiosis que a lo largo de las múltiples entregas para las domésticas de Sony había alcanzado esta saga con el mando Dual Shock. De esta manera, se ha conseguido una sensación de control completa sobre las ágiles maniobras de los aviones con independencia de la cámara empleada, aunque desde luego la del interior de la cabina es la más espectacular. En cualquier caso, si la configuración por defecto no nos satisface, podemos cambiarla desde las opciones del juego, pero nos parece bastante oportuna. Con los botones laterales aceleramos y deceleramos, y los botones frontales sirven, por tanto, para lanzar misiles, disparar con las metralletas, fijar objetivos y usar las armas especiales que incorpore nuestra máquina. Nos movemos, claro está, con el stick analógico de la consola, y todo funciona sin inconvenientes, que, insistimos, era una de las preocupaciones que teníamos con respecto a la llegada de la saga a la portátil.

La interfaz del juego es también muy sencilla como consecuencia de su espíritu arcade, presentando un radar y las transcripciones de las comunicaciones por radio, lo justo para no distraernos demasiado de los peligrosos combates aéreos en los que siempre estaremos en inferioridad numérica, aunque acompañados oportunamente en un buen puñado de misiones por algunos colegas de vuelo. En esta ocasión, no podremos dar instrucciones a esos otros pilotos, una pequeña pérdida con respecto a otras entregas, pero que no echaremos de menos demasiado durante el desarrollo de la partida.

Uno de los inconvenientes del juego deriva de la escasa inteligencia artificial de los enemigos, ya que si bien es cierto que las misiones son difíciles en ocasiones por el número de enemigos (aéreos y terrestres) así como por las condiciones ambientales y los accidentes geográficos, estos son, por separado, bastante tontos y no suelen realizar maniobras complejas en ninguna ocasión, ya sea para evadirse o para atacarnos. Al menos, la variedad de misiones nos mantendrá lo suficientemente atrapados dentro del juego como para no prestar demasiada atención a estos detalles, y es que hay que reconocer que el juego es adictivo y sabe superar sus errores con soltura ofreciendo buenas dosis de acción al jugador.

Las diferentes misiones del juego son, en líneas generales, cortas, no requiriendo en ningún caso más de quince minutos de juego. Se adapta, por tanto, de manera más que sobresaliente a las necesidades propias de una consola portátil, mucho más propensa a partidas cortas que una doméstica, facilitando el progreso y las opciones de guardado. Lo más destacado es, eso sí, la posibilidad incluida en esta entrega de poder escoger en algunos momentos qué misiones afrontar, ya que el orden puede influir. De esta manera tan sencilla se da una mayor libertad de acción al jugador al tiempo que se amplían las opciones de rejugabilidad, ya que nuestras elecciones afectarán a diversos aspectos de las misiones siguientes. En el peor de los casos, esto significará que si una misión se nos atraganta, podremos optar por otra y luego volver a ese hueso.

Ace Combat X suma quince misiones, una cifra más que respetable, que nos dará una buena cantidad de horas de juego, con una rejugabilidad, como decíamos, potenciada por la posibilidad de tomar ciertas elecciones con respecto a qué misiones afrontar y en qué orden, pero también gracias al sistema de clasificación según lo bien que nos desenvolvamos en la misión y todo el sistema de medallas, que se nos otorgan según nuestros méritos y objetivos cumplidos.

El catálogo de aviones siempre ha sido importante en esta serie, y no iba a ser una excepción en su paso a la portátil. Con cada misión vamos sumando créditos que nos servirán para hacernos con un nuevo avión. Las diferencias no serán solo estéticas, sino que sus características de maniobrabilidad, armamento, velocidad y otras serán capitales para alcanzar la victoria, pues según avancemos en el título será cada vez más importante realizar la elección adecuada en cuanto a la máquina que vamos a pilotar, teniendo en cuenta las características de la misión.

Otra nueva opción es la de mejorar los aviones una vez ya los hayamos comprado, para, por ejemplo, darles más potencia, modificar parte del armamento, reforzar su fuselaje, etc. La aplicación de estas modificaciones tendrá que hacerse con cabeza, ya que si bien es cierto que aportan una buena serie de ventajas, lo hacen afectando negativamente a otros aspectos.

El paquete de contenidos del juego se complementa con las opciones multijugador, que nos permiten, en red local, jugar con hasta tres amigos más en un buen surtido de modos diferentes, aunque, claro, los de combate directo serán los que más atención se lleven. No por ello deberíamos ignorar las misiones de escolta o el asalto a objetivos enemigos, pero lo cierto es que enfrentarse en un "todos contra todos" sigue siendo lo mejor. El principal inconveniente es, más allá de la ausencia de modo de juego en red, que cada jugador precisa de su consola y su copia del juego, y al no incluir la posibilidad de introducir personajes controlados por la máquina, si sólo somos dos pueden resultar un tanto sosas.

Gráficamente, estamos ante un juego muy equiparable a las últimas entregas vistas en PlayStation 2, por lo que es uno de los títulos más impresionantes a nivel técnico en PSP. Es cierto que ha habido algunas pérdidas con respecto a las versiones domésticas, como texturas simplificadas y una geometría algo más básica, pero el resultado es impresionante. Se ha perdido detalle en los aviones enemigos y en algunos elementos, como las explosiones, pero son sólo criticables en la medida en que establecemos una comparación con una consola doméstica. Y es que, dentro del catálogo de la portátil, sin salirnos de ésta, el título es impresionante. Buenos diseños y entornos, acompañados por diferentes situaciones climatológicas y de iluminación conforman una ambientación espectacular para un juego que se mueve con agilidad y suavidad salvo en ocasiones muy concretas, como al acercarnos a objetivos terrestres más de lo recomendable. La banda sonora, por su parte, destaca más por la calidad de las voces y los efectos especiales que por sus melodías, pero lo que más nos interesa en este juego es la contundencia de los reactores y demás efectos sonoros; y en este sentido cumple con creces.

Conclusiones
Desde los inicios de la serie hace diez años, y con seis títulos a sus espaldas antes de llegar a éste, la fórmula del juego se ha ido refinando entrega tras entrega, y es una tónica que se ha mantenido en Ace Combat X para PSP, un juego que combina los principales elementos característicos de la saga con las modificaciones necesarias para adaptarse sin problemas a las peculiaridades de un sistema portátil. Tiene todo lo necesario para convencer a los seguidores de la saga y, además, captar a unos cuantos nuevos, con una jugabilidad tan robusta y sólida como su apartado técnico que conforma un título realmente apetecible.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Windjammers 2 - Análisis
Windjammers 2 - Análisis
Análisis
2022-01-20 10:07:00
25 años después, el clásico de recreativas vuelve con una gran secuela que mantiene su esencia intacta.
Nobody Saves the World - Análisis
Nobody Saves the World - Análisis
Análisis
2022-01-19 09:27:00
DrinkBox Studios nos trae un RPG de acción al estilo clásico con transformación en diferentes personajes y un interesante cooperativo.
God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Monster Hunter Rise - Análisis
Monster Hunter Rise - Análisis
Análisis
2022-01-10 17:05:07
Una de las mejores entregas de la aclamada saga de caza de monstruos de Capcom se estrena en PC con una gran conversión a la altura de las expectativas.
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Sonic Colours: Ultimate - Análisis
Análisis
2021-12-21 16:31:00
Volvemos a completar la remasterización de Sonic Colours en Switch tras el lanzamiento de su versión 3.0, una actualización que hace que el juego por fin sea completamente disfrutable en la híbrida de Nintendo.
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Análisis
2021-12-20 14:45:00
Yoko Taro regresa con un nuevo, pequeño e imperfecto JRPG que consigue sobresalir y diferenciarse gracias a su peculiar estética.
PEGI +12
Plataformas:
PSP

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 15/11/2006
  • Desarrollo: Namco Bandai
  • Producción: Namco Bandai
  • Distribución: Sony
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 UMD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
7.77

PUNTÚA
Ace Combat X para PSP

14 votos
#35 en el ranking de PSP.
Flecha subir